≡ Menu




Chorca, lo que no sabías sobre la mujer lechuza

La Chorca o la mujer lechuza es un personaje de la mitología de Honduras, aunque tiene versiones en varios países siendo México y Colombia los más famosos. este personaje es una mujer con características de persona ordinaria aunque con una belleza sorprendente en la mañana, pero en la noche se convierte en una especie de demonio al que le crecen alas y la nariz, para ir a los hogares de las familias que tienen un bebe recién nacido que no esté bautizado o consagrado, para así poder absorberles la sangre y dejarlos secos y muertos. Si quieres conocer más sobre este personaje te invitamos a leer este artículo.

Apariencia

La Chorca o la mujer lechuza un personaje de la mitología de Honduras que no es sólo una mujer sino que son varias, ellas tienen un aspecto delgado, joven, de tez blanca y pálida pero que sin duda es una mujer muy hermosa, sin embargo oculta un secreto y es que en la mañana parece una persona ordinaria pero en la noche se transforma en una criatura abominable y demoníaca a la que le gusta consumir la sangre de los bebés que no han sido cristianizados.

Tambien Te Recomiendo Ver...

La Chorca

Se le describe a la Chorca con unas alas gigantes con la capacidad de volar muy alto y a grandes distancias para poder llegar a los diferentes pueblos; una nariz lo suficientemente desarrollada para oler a grandes distancias la esencia de la sangre de los niños, para cuando ya llega al hogar de la familia se coloca en el techo en el punto exacto en donde se encuentra al infante.

Otra característica que se podría mencionar de la Chorca es que en su apariencia humana viven apartadas de los pueblos. Si la Chorca no llega a consumir sangre de los niños no cristianizados su apariencia cambia radicalmente, puesto que en vez de parecer joven y hermosa, se ve de la edad de una anciana con la cara deforme y llena de maldad, preparada para hacer lo que sea para volver a ser joven.

Tambien Te Recomiendo Ver...

Leyenda

Para poder comprender la leyenda en su totalidad primero debemos comprender que en un principio, en aquellos pueblos en los que todavía no se habían convertido al cristianismo, aparecían muchas veces cuerpos de bebés y niños muertos por la mañana, creando historias sobre que una mujer con características demoníacas y vampíricas, la cual se aparecía por la noche en esos poblados que no creían en Dios, por lo que la llamaron la Chorca o mujer lechuza quien en la mañana es una persona ordinaria pera que cuando llega la noche se transforme en una sedienta mujer que aquellos niños que no estaban bautizados le quitará la sangre. (Ver artículo: La Calchona)

Hubo una vez un leñador acompañado de su perro que iban caminando por las montañas pero de pronto se detuvo al ver una cabaña en la cual se encontraba una mujer con una tez blanca y pálida y con un cuerpo muy delgado, aunque eso no hacía que fuera menos hermosa de lo que era.

Él se había acordado todas las historias que circulaban sobre esa mujer ya que muchos decían que ella alguna vez había tenido un esposo pero que había muerto debido a una pelea, por lo tanto había quedado viuda, para más nunca tener una relación con otro hombre siguiendo viviendo sola en las cercanías de la montaña. Otros decían que ella era bruja porque parecía que nunca envejecía; como también habían hombres que contaban que al acercarse a su cabaña sentían atracción hacia la mujer.

Tambien Te Recomiendo Ver...

Sin embargo, el leñador no creía en ninguna de los cuentos anteriores, por lo que como ya estaba cerca de la casa de la mujer extraña y tenía mucha sed, decidió acercarse tan sólo un momento para pedirle agua, cuando ya casi estaba en la cabaña se dio cuenta de que la mujer estaba lavando ropa utilizando una artesa, la cual estaba colocada encima de varias rocas; cuando se acercó a la mujer le pidió el agua, ella le dijo sí y entró a la casa.

Cuando llegó hasta donde estaba el, traía con ella un vaso de agua, pero de pronto el perro del leñador empezó a ladrar violenta y ruidosamente, como si hubiera un peligro a la vuelta de las equina en dirección a la mujer misteriosa; el leñador le pegó al perro para que dejara de ladra para luego disculparse y agradecerle por el agua. Después emprendió su camino hasta llegar a la montaña.

Su esposa por otro lado estaba en el pueblo a punto de dar a luz, por lo que la comadrona llegó hasta el hogar de ellos para asistir el parto, cuando dio a luz salió un varón.

Ya en la noche, cuando el leñador llegó a la casa con su fiel animal, primero dejó todas las herramientas que había llevado a la montaña, mientras hacía eso se dio cuenta de que había un bebé llorando y cuando entró en la habitación mira a su esposa con su pequeño primogénito en los brazos, así que se les acercó y dio gracias a Dios porque naciera sin ningún problema, para después besar a su esposa.

De inmediato se paró y fue a buscar al sacerdote del pueblo, sin embargo, cuando llegó a la iglesia y no vio a nadie, se acercó a la sacristía en donde se encontraba el cuidador, cuando le preguntó en donde estaba el padre él le dijo que se había ido del pueblo por varios días. Dicho esto, el leñador se preocupó enormemente y con esa información se dio la vuelta y regresó junto con su esposa y le comentó lo que el cuidador le había dicho, eso hizo que la mujer se preocupara enormemente al igual que al esposo y a la comadrona que seguía ahí para velar la vida de la esposa y del niño.

Cuando de pronto, el perro comenzó a ladrar, asustando a todos los que estaban en la casa, por lo que el leñador inmediatamente agarró su machete como también una honda que tenía piedras caliches calientes y se preparó saliendo a la entrada de su hogar hasta cerca de donde se encontraba su perro, quien cada vez ladraba más y se volvía más inquieto.

Empezó a sonar un silbido que cada vez se acercaba más haciendo que el perro se volviera más inquieto, así que el leñador agarró su honda con más fuerza y apuntó hacia un lado rezándole a Dios para no fallar el tiro y que su hijo estuviera a salvo; disparó a la oscuridad, en eso escucho un ruido, se había dado cuenta de que le había pegado directamente a uno de los ojos de la Chorca, por lo que se fue silbando. El emocionado y contento leñador se dirigió al interior de la casa para contarle a su esposa y a la comadrona lo que había sucedido.

Al día siguiente, el leñador volvió a la montaña, y cuando terminó de cortar leña se dirigió a su casa con su fiel perro, en eso vio la casa de la señora que el día anterior le había dado amablemente agua así que se acercó para agradecerle dándole algunos leños. Cuando el leñador empezó a tocar la puerta vio que su perro empezó a arañar la misma pero no le hizo caso porque luego la señora le gritó que se largara: él le dijo que le iba a dejar unos leños en la entrada, pero ésta siguió diciéndole que se fuera inmediatamente de su casa. El perro de tanto arañar la puerta terminó abriéndola, y dejó ver que la señora había salido corriendo en dirección hacia la cocina, el perro no dudó en seguirla y ladrar por lo que el leñador siguió al perro hasta una puerta que conectaba el lado del jardín con la casa, cuando el perro alcanzó a la señora le mordió la pierna.

El leñador preocupado le pidió que a su pero que dejara tranquilo a la señora, pero al ver a la señora se dio cuenta de que no era la misma mujer que le había dado agua el día anterior, sino que era una señora mayor, con un ojo ciego y un moretón entre la zona media en donde se encuentra los dos ojos, que parecía como si le hubiesen lanzado una piedra en el ojo. En ese momento comprendió todo y le dijo que la señora que le había dado agua el día anterior, era joven, hermosa y podía ver con ambos ojos, así que ella debía ser la Chorca.

Cuando terminó de pronunciar la oración, la mujer empezó a reírse malignamente y le dijo que su hijo se salvó la noche aterir, pero que ya no tendría piedad con el recién nacido, al escuchar eso, el leñador sacó su machete y actuando de manera rápida le cortó la cabeza, para luego colocarla en un saco y llevársela al sacerdote, pero antes de hacer eso se dio cuenta de que las aves de rapiña se estaban comiendo su cuerpo.

Cuando llegó a la Iglesia, vio que ya el sacerdote había llegado a la iglesia así que le contó todo lo sucedió, abrió el saco y le mostró el rostro de la Chorca pero mágicamente el rostro se había transformado en un monstruo asustando completamente al sacerdote, quien agarró el agua bendita y la esparció en el rostro, para luego enterrarla en un lugar secreto para que ningún curioso la desenterrara.

Luego de que la historia fuera difundida por todo el pueblo, todos los pobladores se acercaron a la casa ya abandonada de la señora y comenzaron a incendiar la misma, para luego decirle al sacerdote que bautizara a todos los niños del pueblo.

Sin embargo, ella no era la única Chorca que existía, sino que habían más al acecho, escondiéndose esperando ver quienes serían las siguientes víctimas que no estén bautizadas, para poder consumir su sangre y así permanecer jóvenes y hermosas.

¿Cómo descubrir a la Chorca?

Existen dos formas para poder detectar a una Chorca, la primera es por medio de un perro, ya que ellos poseen un instinto desarrollado, con un olfato y oído maravillosos; estos animales empezarán a gruñir y ladrar cuando detecten la presencia de este personaje.

La segunda consiste en que la Chorca, cuando está  volando cerca del hogar de la víctima, empezará a emitir un sonido estridente muy pareció a un silbido, este silbido es muy característico del personaje por lo que si se le escucha es muy probable que está cerca del lugar.

¿Cómo mata a sus víctimas?

En este caso, como en el punto anterior, también existe dos formas para que la Chorca mate a su víctima, pero antes de esto, se tiene que saber que la Chorca consume la sangre de los bebés que no han sido bautizados y sólo ataca a los padres u otras personas que intenten separarla de su meta.

El primer método que se mencionará es que la Chorca se coloca en el techo exactamente encima de donde se encuentra él bebe dentro de la casa, para luego con una hilo, pajilla o filamento, bajará por las rendijas del techo y llegará hasta el bebé, después de hecho esto, este personaje empezará a adsorber la sangre de la víctima dejándola seca y muerta. (Ver artículo: Niños de ojos negros)

En el segundo método nos encontramos que la Chorca puede extraer la sangre directamente del bebé, con esto nos referimos a que puede absorber la sangre por la mollera o por el ombligo. Sin embargo, es muy macabro como deja los cuerpos de sus víctimas secos y muertos, siendo más impresionantes que la mayoría de los casos las mamás veían a su bebe muertos en sus brazos.

¿Cómo se puede evitar la muerte de los bebes?

Según la leyenda, el padre tiene que buscar un sacerdote para que los bebés estén bautizados y consagrados inmediatamente después de que la madre de a luz, esto es muy importante porque con el bautizo este personaje lo omitirá, siendo una protección contra la maldad de este personaje ya que en las noches cuando la Chorca busque y huela el aire buscando sangre del infante irá rápidamente hasta donde viva la familia; si no han sido bautizados la Chorca, adsorberá la sangre del bebé y morirá.

¿Cómo se mata a la Corcha?

Para poder deshacerse de este personaje, lo primero que se tiene que saber es que ella va por la sangre de los bebés no bautizados y que estará en la noche cerca del hogar en donde exista una familia con esa característica y al estar cerca mostrará su presencia por medio de un silbido; en segundo lugar lo que se tiene que hacer es tratar de herirla en un punto débil: llámese ojos, cuello o en las alas; para que luego de esto la Corcha se vaya a ocultar o huir.

En tercer lugar, se deben registrar los hogares de los habitantes del pueblo para que así la encuentren en un estado débil y más sumándole que si no consume sangre ella estará muy vieja, aquí también se podría recurrir a las malas lenguas del pueblo que dicen que una mujer es bruja, sería bueno revisar el lugar y más si viven lejos de éste; en cuarto lugar, tenemos que se tiene que perseguir y defenderse porque la Chorca no morirá sin pelear, luego de esto se tendrá que acercar para cortarle la cabeza. (Ver artículo: Tuonela)

En quinto lugar, tenemos que se tiene que llevar la cabeza de este personaje a un sacerdote para que con agua bendita la santifique, en este punto, la cara de la Chorca se transformará en una mujer demonio; y por último, en sexto lugar, se tendrá que enterrar o quemar la cabeza de la Chorca, y con respecto al cuerpo también se puede realizar estos dos últimos pasos o dejarlo en el lugar en donde se separó el cuerpo de la cabeza para que los cuervos o algún otro animal se lo coma.

Realidad en la historia

En este punto se hablará sobre las posibles maneras de entender cómo los bebés murieron en esas condiciones y encontrarle un sentido en la vida real sin tocar temas fantásticos y mitológicos, para dar respuesta usando la ciencia en la leyenda de la Chorca.

En primer lugar, tenemos que esta mitología se creó hace mucho tiempo en una época en donde no existía lo que hoy conocemos como medicina forense, por lo que no se podría estudiar las muertes de los bebés que se mencionan en la leyenda para dar una explicación científica; un ejemplo de esto es que los bebés pudieron haber muerto porque la madre los aplastó cuando dormía profundamente sin alejarse del infante; otro ejemplo sería que se ahogan por cualquier manera, por lo que al no encontrarle explicación alguna se dio una explicación sobrenatural de estos hechos.

En segundo lugar, tenemos el tema sobre el bautismo, éste empezó a desarrollarse en el siglo I a.C., empezando por colocarle agua bendita en la cabeza del bebé para quitarle el pecado original, que tiempo después, ya por el siglo XIX, comenzaran a ser aceptado en los adultos que dejaran unirse y que se conozca completamente a la religión Católica, creándose cuando Jesucristo fue bendecido por Juan el Bautista.

Se cree que los españoles cuando empezaron a colonizar América e intentaron llevar su religión a los indígenas, no estaban de acuerdo puesto que ellos creían firmemente en sus dioses de la naturaleza, por lo que como un medio para un fin, crearon una historia en donde una mujer transformada en una lechuza absorbiera la sangre de los bebes que no estuvieran bautizados para que los padres asustados contactaran a un sacerdote para que bendijera al bebé y así la Chorca no se lo llevara.

Variación de la leyenda

Existen muchas variaciones de la Chorca o mujer lechuza, incluso se le llega a comparar con los vampiros de Europa, África y Europa, en donde este personaje es una criatura inmortal, con una apariencia hermosa y quien consume sangre humana para poder permanecer con vida, siendo conocida en Mesoamérica como la leyenda del Nahual.

En las culturas americanas también se menciona a este personaje con sus respectivas diferencias siendo principalmente en los países México y Colombia, donde se conoce este personaje, leyendas que tienen sus semejanzas con las leyendas que se cuentan de la Chorca por Honduras, pero conocidas no por ser la Chorca sino por ser la mujer lechuza.

A la Chorca se le llega a comprar con el Nahual mesoamericano, el cual es un brujo o bruja que se puede transformar o adoptar su forma física en cualquier animal y en elementos de la naturaleza, como también realizar hechizos o actos de brujería, en estos caso se pueden realizar tanto buenas acciones como malas, teniendo unos inicios de que cuando una persona nace tiene un guardián que lo protege y guía, apareciéndose a través de sus sueños.

Sin embargo, referente a este articulo existe una variante del Nahual que se llama Tlahuelpuchi, que es de origen azteca y cuenta que es una mujer que tiene la capacidad de transformarse en cualquier animal, teniendo una mezcla de bruja y vampiro; este personaje sobrenatural tiene la capacidad de que su cuerpo se transforme en vapor, pero tiene que consumir sangre humana o la de cualquier animal, sin embargo, siempre tiene que ser de los niños.

En México y en Colombia tenemos la misma leyenda, la cual consiste en que una bruja tiene la capacidad de transformarse en una lechuza, siendo la leyenda más conocida como la de México que empieza así: Hubo una vez una mujer de nombre Rafaela, esta señora estaba casada con un buen hombre, desde lejos se podía observar que ambos tenían un matrimonio común y corriente, sin embargo, en las noches ocurría un fenómeno muy extraño, y éste era que luego de que la mujer hiciera toda la limpieza de la casa, y le cocinara a su esposo, éste quedaba profundamente dormido y no había nada que lo despertara.

En ese preciso momento se iba a la hamaca para luego acostarse y sin que nadie la viera se quitaba la cabeza, haciendo énfasis en las precauciones puesto que Rafaela siempre hacía lo que fuera pertinente para que su esposo no descubriera lo que ella hacía en las noches, para hacer esto colocaba una almohada junto a su cuerpo para que simulara ser ella durmiendo en la hamaca, ya hecho lo anteriormente mencionado, su cabeza se transformaba en un búho para dirigirse a visitar a un brujo (al igual que ella). (Ver artículo: Diamante Hope)

Uno de los mejores amigos del esposo, que casualmente caminaba cerca del hogar de Rafaela y de su esposo, se dio cuenta de que la bruja había salido, así que no muy confiado de lo que había visto, decide espiarla, por lo que cuando se dio cuenta de todo lo que había visto era real y no un producto de su imaginación, que en realidad era la mujer lechuza, le cuenta a su mejor amigo, empezando con lo delicado del tema, el esposo le contesta que no lo preocupe que comience hablar, así que él le dice que tiene que tomar precauciones puesto que su esposa se convierte en la mujer lechuza.

Dicho esto, asustó completamente al esposo de Rafaela así que éste decidió ir en busca de una curandera, quien le dijo que tenían que colocarle un brebaje y sal en el cuello de la mujer cuando éste esté separado del cuerpo para que nunca más se vuelva a unir.

Así que en la noche, el esposo muy asustado, estaba preparando con la sal y el brebaje, y después se dispuso a fingir dormir, cuando la esposa ya había separado su cabeza de su cuerpo y se había ido a reunirse con su akelarre, el esposo colocó lo que le había dado las curandera en el cuello de su esposa.

En la mañana, cuando la cabeza y el cuello estaba unido, Rafaela sintió que le ardía el cuello para, enterarse rápidamente que su esposo la había descubierto, pero al separar su cuerpo y convertirse en lechuza murió. Cuando el esposo y su mejor amigo vieron el cuerpo y la cabeza separada, los agarraron y los quemaron para no volver a ver a la mujer nunca más.

Nahual

La mujer lechuza o la Chorca es un personaje muy interesante y muy tenebroso, que con las características de una mujer demonio que trata de consumir la sangre de los bebes para permanecer hermosas y jóvenes, entendiendo a la Chorca como no sólo una mujer sino varias que visitan a los infantes y los dejan sin ninguna gota de sangre, que para poder detectarla se necesita de la ayuda de los perros o del silbido que ésta produce en su descenso hacia el hogar de la familia que tenga un bebé que no este bautizado.

Dejar Comentario