≡ Menu




Chonchón, lo que no sabías sobre esta leyenda

El Chonchón es conocido como un ave que trae malos presagios y mala suerte en los lugares que ronda, es una criatura que, cuenta la leyenda, se refiere a un brujo que usaba pomadas mágicas en su cuello que hace que su cabeza quede desprendida de su cuerpo, y se traslade volando a todas partes, lo que le permite hacer sus terroríficas artimañas de maldad y asiste a los aquelarres sobretodo por las noches oscuras sin luna. En este artículo sobre este animal que tiene la habilidad de transformarse y emitir su fatídico grito tue-tue, conocerás la verdadera actuación del Chonchón.Chonchón 1

¿Quién es Chonchón?

Se conoce con el nombre de Chonchón, Totue o Tue-Tue a un ser que pertenece a la mitología mapuche perteneciente a la cultura de pueblos indígenas que se encuentran en Chile y en algunas regiones de Argentina. (Ver artículo: Cherufe)

Esta criatura se asocia con el mito basado en una especie de ave como es el mochuelo, que quiere decir ave rapaz nocturna con similares características a las de un búho. También existen otras explicaciones que lo relacionan con el queltehue que quiere decir ave zancuda que es domesticada y habita en los jardines de las casas para que extermine los insectos dañinos.

Tambien Te Recomiendo Ver...

También se piensa que probablemente esté vinculado o haya tenido influencia en el origen de otras creencias de aves de la cultura chilota, como viene a ser el Coo y el Raiquén, así como existe la posibilidad con otras aves de la mitología de la Patagonia, que según narran las culturas son imaginadas como un tipo de “ave agorera” que predice sin razón, males o desdichas, es decir se refieren a un ave que trae mala suerte.

Chonchón es una cabeza que vuela y que normalmente hace sus apariciones en pueblos campesinos. Los pobladores intuyen que esta cabeza corresponde a un hechicero que se le había desgarrado cuando se aplicó una crema con efectos mágicos en el cuello, y que según pretendía que le crecerían las orejas de un tamaño gigante que le permitieran volar.

Chonchón 2

Tambien Te Recomiendo Ver...

El pájaro chonchón o tue-tue es realmente un Calcu, que se traduce como mapuche que realiza ritos con entidades malignas, y que se convierte en Chonchón aplicando pomadas mágicas en su garganta, lo que hace que se separe la cabeza del cuerpo y le broten plumas, garras y orejas para volar; si le apetece también puede convertirse en búho o lechuza, estos efectos de transformaciones generalmente lo hace por las noches, pero lo delata cuando está a los alrededores porque emite un sonido funesto y despavorido: “tue-tue”. Por lo que sale volando solamente la cabeza y su cuerpo queda en donde habita e inicia sus fechorías de maldad.

Origen

Esta criatura que tiene la similitud a un ave es proveniente de la cultura Mapuche, e igualmente se halla en el folklore chilote donde se distingue con los nombres de: Chaihue, Chuncho, Chucho, Chuchu.

Características del Chonchón

El Chonchón se caracteriza por ser una asombrosa ave con plumas de color gris ceniza, es la figura de una cabeza de un humano, posee grandes ojos, enormes zarpas punzantes y sus orejas son tan gigantes que las usa para trasportarse volando a todos los lugares. Este ser produce un fuerte sonido conocido como de mal presagio; “tue-tue-tue-tue”

Inicialmente en la mitología mapuche, cuando se habla de Chonchón se refiere a la transformación que hace el Calcu, que es el nombre que se le da a una persona que practica maldades en formas espirituales con el apoyo de los espíritus wekufe, que son entidades dañinas encargadas de hacer rituales con magia negra. Luego se asimiló esta creencia a las costumbres de la colonia en Chile, asegurando que la transformación a Chonchón estaba relacionada al poder maligno de los hechiceros y hechiceras que le prestan servicio al diablo.

Tambien Te Recomiendo Ver...

El hechicero que se trasforma en Chonchón

Se trata de un hombre que se dedica a realizar diferentes y maléficos rituales, y espera que caiga el ocaso y ya al entrar la noche con su oscuridad, el brujo que se encuentra descansando en su habitación, procede a untarse por alrededor de su cuello un pomada con acciones mágicas que de inmediato le desprende el cuello del resto de su cuerpo, y de forma sorprendente las orejas le comienzan a crecer y se le forman unas gigantes alas que las utiliza para volar.

Chonchón 3

La causa que este brujo que se transforma en Chonchón es lo que le permite visitar a las reuniones en las cavernas donde sólo asisten brujos; así como le da acceso a que se desplace con facilidad por los cielos. El Chonchón, siendo una entidad que se va a dirigir a lugares maléficos, y antes de emprender su vuelo, rigurosamente debe de exclamar lo siguiente: “sin Dios ni Santa María”, a partir de este instante el Chonchón ya está preparado para atravesar las frías y tenebrosas noches que están ubicadas al sur de Chile. La cueva donde se reúnen todos los hechiceros está custodiada por un guardián conocido como Imbunche, quien está autorizado de dar acceso a los hechiceros que sean como chonchón, debido a que la entrada de la cueva solamente pueden ingresar los que tienen forma de cabeza.

¿Cómo atrapar a un Chonchón?

La mejor forma de atrapar a esta criatura es colocando trampas mágicas que le quiten poder y fuerza y lo haga que aterrice al suelo, la manera más indicada es pronunciar la oración de San Cipriano que dice:

“San Cipriano va para arriba. San Cipriano va para abajo”, sosteniendo en las manos, una vela del buen morir.

La persona una vez que recita la oración hace que el Chonchón se derribe dando varias vueltas y cae al suelo. En el caso que te tropieces con el Chonchón que esté rondando las zonas cercanas a donde habitan, y quieren conocer quien es el hechicero, solamente deben de gritarle: “Ven mañana por sal”

Chonchón 4

De manera asombrosa al día siguiente llegará a la puerta de tu casa, exigiendo la sal y la que le debes de entregar, y por ninguna razón se las deben de negar. También existe la forma para combatirlo es haciendo un ritual con una tijera que se coloca abierta simulando el sello de Salomón, que era un sello que utilizaba el rey Salomón para expulsar los demonios. Es importante hacer este rito, de lo contrario, el Chonchón perturbará diariamente, logrando que los miembros de la familia fallezcan de enfermedades extrañas y se lleva con él las almas.

Para rechazar y evitar la presencia de un Chonchón existen variados métodos y supersticiones, que pueden ir desde colocar o llevar encima una cruz que también se puede dibujar en el piso, así como quemar algunas hierbas aromáticas, y que puede ir acompañado su rito con pronunciar la maravillosa oración de el “Magnificat”.

Leyenda de Chonchón

Existen variadas y nutridas leyendas en distintas versiones sobre esta criatura conocida como el Chonchón, sus relatos chilotas y mapuches se fundamentan en aves con características dañinas y monstruos voladores. Es posible que chuncho (Glaucidium nanum), que es un pájaro pequeño y de costumbres nocturnas y perteneciente a la raza de los búhos y lechuzas, hayan originado las distintas leyendas que se desarrollan del Chonchón.

Cuentan las leyendas que el Chonchón se trataban de hechiceros kalkus, que se refiere a una persona de la cultura mapuche, que son los mismos creadores de engendros como ivunches que quiere decir persona deforme según en esta cultura, que son quienes provocan los embrujos transformando en Chonchones en sus desfiles y arremetidas nocturnas.

Existen algunos casos en que su ocultamiento como ave es tan perfecto que pasa inadvertido, sin embargo, muchos de los brujos que se posesionan del aspecto de un chonchón, son mujeres transformadas en estas extrañas criaturas.

El Chonchón es el Calcu o hechicero o hechicera que se convierten en esta entidad, que luego que se unta en toda su garganta un determinado ungüento, la cabeza se separa del cuerpo al mismo tiempo y va transformándose con plumas, garras y enormes orejas y una vez logrado sale volando a los aquelarres para comenzar sus fatídicas patrañas. (Ver artículo: Akelarres)

Chonchón 5

Una vez que se ha convertido en Chonchón, no debe de olvidar otro ungüento con poderes mágicos que le permita regresar a su forma humana. En el caso que haya extraviado o destruido la crema y no la tenga a su alcance, el Chonchón comienza a descender en picada hacia el suelo, lo que le produciría la muerte, por no aguantar el fatal destino en quedar convertido en un Chonchón para el resto de su vida, y en el suelo lo que queda es la imagen de un cadáver de una lechuza o búho.

La leyenda sobre el Chonchón relata que esta entidad se propone a recorrer lugares a donde le apetece hacer maldades o causar enfermedades extrañas, comienza a posarse y revolotear con sus alas sobre los techos de las casas, o también se le ocurre ingresar a las habitaciones donde se encuentra la persona enferma y comienza una batalla espiritual con el espíritu del quebrantado, donde éste queda incapaz de defenderse y el Chonchón comienza su maldad con chuparle toda su sangre, y que si no se actúa para recuperar la salud, el enfermo fallece a escasos días de haberlo visitado esta despreciable criatura. Por esta causa, cuando los campesinos cercanamente a sus viviendas escuchan el grito continuo de tue-tue que por cierto lo detestan, quiere decir que ha llegado para anunciar que puede ocurrir la muerte de alguna persona querida.

Esta criatura conocida como chonchón tiene distintas leyendas que han ocurrido a lo largo de los pueblos y que su gente va contando de boca en boca para que no pase por desapercibida tan horrenda ave. Uno los relatos cuenta que habían en un  pueblo unas muchachas que con travesuras habían llamado al Chonchón, y al día siguiente a muy tempranas horas de la mañana, se les presentó en la puerta de la casa de una de ellas, un hombre con aspecto de viejo, de tamaño pequeño y reclamando la sal que le habían ofrecido las jóvenes, cuando se la entregaron él arrogantemente les dijo: “No se vuelvan a burlar de la gente pasajera”.

También cuenta la leyenda que a otras personas del pueblo, el Chonchón se le presentó para almorzar, y era un elegante y hermoso caballero que agarró el salero y lo introdujo en el bolsillo de su pantalón y se despidió educadamente. Se debe advertir que a estas personas que se acercan no se les debe de ofrecer ningún regalo, porque se ha confirmado que regresan en su forma humana a requerir y hasta la presente no se sabe que pueda ocurrir si por casualidad les llegarás a negar lo que se le ofrece.

Chonchón 6

Muchas de las personas de los pueblos cuentan entre sus historias que llegaron a invitar a Chonchón a cenar a sus casas, con el fin de obtener un beneficio del hechicero, pero que si desea solicitarle alguna intención al brujo, durante esa misma noche lo debes de invitar a desayunar. Podrás asegurar que muy temprano al amanecer, llegará un mítico hombre al frente de la puerta la casa exigiendo tu invitación, y debes de atenderlo con mayor esmero durante la comida.

Durante el tiempo que comparten los alimentos, se debe de aprovechar su estadía al máximo haciendo todas las preguntas de lo que quieres saber, por ejemplo sobre el destino, o algún consejo importante que necesitas, quien sin ningún problema te responde a tus inquietudes, ya que agradece el gesto de la invitación a comer. Es importante que quienes extienden la invitación no deben de propasarse.

Cuando el invitado termina de comer y disfrutar la estadía en la casa, se retira y más nunca lo volverán a ver. Existen personas osadas que se les ocurre montarle una trampa mágica al hechicero, que consiste en dibujar usando sangre de un animal el sello del rey Salomón y colocarlo debajo de la silla donde se sentará el invitado y que una vez que está en la silla no puede movilizarse por lo que disimula que no quiere irse y que esta cómodo.

Chonchón 7

Cuentan que tanto en los campos y en algunas lugares del sector urbano, por las noches se siente la presencia de este pájaro maléfico, que grita muy cerca de las casas. Algunas personas relatan que una vez que se les ocurre ir a la búsqueda del ave que grita a ver de qué se trata, es imposible que logren ver en donde está el ave que genera estos chillidos. En los lugares apartados, como son los campos, cuando es de noche y no tenían electricidad, las familias acostumbraban a comer cerca de los fogones, y que obtenían la luz con velas encendidas, esto era tradición antes de ir a descansar en sus habitaciones.

Esto trae como consecuencia una leyenda en la casa de Choroico, que es una población en Mapuche y es probable que también haya sucedido en otros lugares, les contamos la historia que es muy conocida por todos los habitantes de la comuna.

Cuentan los pobladores que para ese tiempo existía una familia que tradicionalmente se reunían en la mesa que estaba cerca del fogón con su mechero de parafina, en eso comienzan a sentir unos fuertes golpes en el techo de la casa que estaban acompañados de un ruido espantoso que decía: “tue-tue-tue-tue” y este sonido generaba sin parar. En eso, el jefe de la familia procede a levantarse de donde estaba compartiendo la cena en la mesa, y con su carácter fuerte y enojado comenzó a ofender al supuesto pájaro, fue al patio molesto para mirar lo que era, pero era imposible que alcanzara visualizar de donde provenían los gritos, lo extraño era que se escuchaban tan cerca como si estuviera dentro de la casa; los niños estaban muy asustados, porque su padre le decía toda clase de insultos para que la entidad se fuera “vete ave de mal agüero, hechicero, anda a gritar a otro lugar”, el Chonchón no se inmutaba con nada de lo que decían continuaba gritando cada vez más fuerte.

El padre de la familia observa que no ve ninguna criatura, pero si notaba que había una frialdad insuperable que de inmediato ingresó a la casa. Los niños que sintieron temor le preguntaron a su padre “¿Qué era esa ave y porque le decías brujo”?

El hombre enseguida le respondió a sus hijos que este pájaro es el conocido “Chonchón o Tue-Tue,”, comienza a relatar que cuando era niño, tenía el recuerdo que esta ave también llegaba a su casa a gritar, y que su papá le contaba, que había una señora que habitaba muy cerca de la casa y le sucedió la siguiente historia.

Hubo un día que llegó un ave al tejado de su casa y comenzó a gritar tan fuerte tue-tue, y la señora ya cansada y fastidiada por el grito incesante, ella le preguntó al ave ·¿tienes hambre?”, y la señora le dijo que si paraba de gritar lo invitaría a te invito a desayunar en la casa; además, la intención de la señora era observar a la rara ave que no dejaba de molestar ni se atemorizo con los sonidos que hacían para que el ave se fuera, y que cada vez gritaba con más fuerza.

Chonchón 8

La leyenda de la señora contaba que el ave se tranquilizó, paró de gritar y la señora pudo conciliar su sueño plácidamente. Pero para su sorpresa, a la mañana del siguiente día, tocan la puerta de su vivienda y al abrir la puerta observa una anciana con nariz arqueada y una verruga en el rostro, su traje era de color negro con gris. La señora saludó cortésmente a la anciana y le preguntó qué deseaba, con lo que le contesta que viene por la invitación que le había hecho anoche; la señora sintió tanto susto pero igual la hizo pasar al comedor para que desayunara. Hay quienes afirman que le han prometido darle sal, azúcar u otros productos que deben cumplir en entregárselos, no importa que la aparición sea de un hombre o mujer.

Continuando con las distintas y variadas versiones de historias acerca de este pájaro conocido como Chonchón, también les vamos a narrar:

En todos los lugares y espacios oscuros bien sean campos o zonas urbanas existen y existirán brujas, brujos y Chonchones, en el Valle de Azapa, en la comuna llamada el oasis de Pica, en Chile, había una salitrera que estaba en estado de abandono conocida como La Noria, y otros lugares conocidos como Salamanca, Andacollo, Popudo, Valparaiso, Talagante, Melipilla, Chillán, Arauco, Villarrica, Puerto Montt, archipiélago de Chiloé, Punta Arenas, Tierra del Fuego, que no faltaban la presencia y los relatos de los Chonchones.

De hecho, hay desarrollos históricos del siglo XVIII que son consignados en contra de probables brujas que eran capaces de transformarse en el terrible Chonchón o Tue-Tue. En algunas regiones de Argentina, como Mendoza, Neuquén y Bariloche, también se escuchan leyendas sobre su temible presencia. No obstante, la leyenda del Chonchón es de la cultura Mapuche y es adaptado exclusivamente a los lugares apartados como los campos, donde se le conoce como tue-tue; la divulgación de esta criatura también fue conocida en Santiago, donde se ha extendido este mito entre generación y generación, para los arcaicos pobladores esta creencia es muy cierta de la existencia de esta horrible y fatal criatura de conducta nocturna y que detesta la luz.

Chonchón 9

El historiador, político y escritor conocido como Don Benjamín Vicuña Mackenna, escribe en sus obras “Historia Crítica y Social de la Ciudad de Santiago” en el año 1868, sobre las leyendas de los Chonchones que eran uno de los terrores que hostigaban a los habitantes santiaguinos a principios de siglo XIX, y que para ese tiempo habían muchas denuncias de sus supuestas visiones en la ciudad. Cuenta que el Chonchón era una costumbre muy popular, se trataba de un animal cuya forma era la cabeza de un hechicero que apartaba de su cuerpo y que podía volar con sus gigantescas orejas en forma de alas, que las movían como si eran un pájaro. Las alas de estos animales tenían variados aspectos según sus relatos: podían ser huesudas y recubiertas con membranas como si fueran murciélagos, otras eran emplumadas a la semejanza de un búho, o igual tenían el aspecto de enormes orejas que parecían a las de un perro.

También, Julio Vicuña Cifuentes conocido escritor, filósofo y folclorista de origen chileno, escribió en “Mitos y Supersticiones recogidos de la tradición oral chilena” en 1915, donde desprende la idea que los Chonchones se trataban de una especie de hechiceros especiales que tenían la capacidad de transformarse en esta extraña figura, que según eran los más poderos y temerosos que practicaban la magia negra. (Ver artículo: La Fiura)

El conocido como Rodolfo Lenz, lingüista, filósofo, lexicógrafo y folclorista alemán quien se naturalizó en Chile, está de acuerdo con la creencia de lo que plasma Vicuña Cifuentes, quien comenta que muchas de las costumbres no razonan al chuncho en ningún momento asociándolo con el terrible Chonchón, sino que se trata de leyendas diferentes. Sin embargo, la leyenda que atañe a Chuncho tiene la exactitud sobre su canto muy particular que no es la de tue-tue-tue-tue, sino chun-chun-chun-chun. Pero finalmente se traba del mismo personaje que da origen a la leyenda del chonchón.

Mientras existían otras personas con visualización más mítica, presumían que era una clase de asociación de animales de la naturaleza entre un mago y un ave, y que su imagen era un disfraz de ave que buscaba pasar sin que la vieran mientras hacían sus maldades.

 

Cuentan los pobladores que como no se conocía la real identidad y procedencia del chonchón porque era un hechicero oculto y oscuro, no era extraño que en algunas zonas y lugares más populares del Santiago viejo, se pensaba que muchas de las ancianas que aún permanecían con vida fueran señaladas como las posibles hechiceras que tenían la habilidad de transformarse en estos horribles animales que volaban.

El conocido Justo Abel Rosales, investigador, periodista, cronista, archivero y escritor chileno, en su texto “Historia y tradiciones del Puente de Cal y Canto” de 1888, también narraba en sus leyendas de la aparición de espantosos chonchones y funestas enormes aves que se posaban sobre un puente y que gritaban y batían sus gigantescas alas ocasionando temor entre las personas que pasaban por el lugar.

Con todas estas escrituras de famosos escritores chilenos, recogidas de sus distintas leyendas, no podríamos poner en duda de que los chonchones fueron aves de mal augurio que pudieron haber existido en esos pueblos campesinos y lugares rurales, atemorizando a la población.

Dejar Comentario