≡ Menu




Cerro del Muerto: cuál es la historia, como llegar y mucho más

El Cerro del Muerto es una montaña que se encuentra en Aguascalientes, México y está constituida por un bosque de encinos y una gran diversidad de especies animales. Fue declarado como área natural protegida en el año 2008. Actualmente se presenta como un sitio ideal para caminatas, días de campo o simplemente practicar algún deporte al aire libre. En este artículo podrás conocer la leyenda que este sitio posee.

Cerro del muerto

Historia del Cerro del Muerto

El Cerro del Muerto es una vistosa montaña ubicada en México, específicamente dentro del municipio Jesús María, del estado de Aguascalientes. Lo componen varios lotes de terrenos donde abundan bosques de encino en las partes altas y también en las laderas y cañadas, dentro de estos también están matorrales espinosos, que se entremezclan con el bosque de encino y praderas. (Ver articulo: Murumendi)

Tambien Te Recomiendo Ver...

Es una de las montañas que forma parte de la Sierra del Laurel, una derivación de la Sierra Madre ubicada en occidente. El famoso Cerro del Muerto se ha hecho elemento simbólico del estado de Aguascalientes, debido a que le ofrece a nativos y visitantes una vista especial del atardecer, pues lo distinguen coloridos ocasos, que se presentan de forma especial durante los meses de agosto y octubre.

Tiene un tamaño monumental, de unos dos mil cuatrocientos cuarenta metros de altura, que le dan un aspecto de imponente. Dentro de los lados más accesibles que tiene de ruta hacia la montaña está el “Picacho”, ubicado cerca de la carretera Federal con dirección al Calvillo. Entre los sitios turísticos está considerado como uno de los más populares y visitados, especialmente los fines de semana, donde se reúnen gran cantidad de deportistas, escaladores y corredores.

El Cerro del Muerto fue decretado como un área natural protegida por el Gobierno del estado de Aguascalientes, el pasado 26 de mayo del año 2008, otorgándole la categoría de Monumento Natural. Este reservorio natural ha permitido atraer la atención pública, la cual a su vez ha impulsado la inversión de recursos para su mantenimiento y conservación.

Tambien Te Recomiendo Ver...

Como área recreacional cuenta con un centro de atención especial para los visitantes y un módulo de vigilancia. También cuenta con un grupo de guardias forestales que hacen constantemente recorridos por la zona, específicamente dentro del área que comprende “El Picacho”, lo que permite un mejor control ante cualquier siniestro inesperado.

Por ser un monumento natural, su preservación se encuentra amparada dentro de la Ley de Protección Ambiental del Estado de Aguascalientes, ya que según lo asentado dentro del artículo 66, siendo estas áreas protegidas al igual que la biodiversidad y los hábitats asociados que en estas extensiones de terrenos se encuentren.

El Cerro del Muerto contiene un paisaje excepcional que ha servido de distinción para el estado de Aguascalientes, así como los hábitats y ecosistemas naturales que conforman este sistema montañoso. Pero a pesar de ser monumento natural y ser ejidal, el Cerro del Muerto tiene carácter de propiedad privada, por lo que es necesario que para mantener su sustentabilidad se unan varios factores, haciendo un buen uso y aprovechamiento de sus recursos naturales.

Tambien Te Recomiendo Ver...

¿Cómo llegar?

El Cerro del Muerto está ubicado dentro del estado de Aguascalientes en México, específicamente entre los municipios de Aguascalientes y Jesús María. Para llegar allí existen varias vías de accesos, una de ellas, considerada como una de las más usadas, es la ruta que se consigue a partir de la ciudad de Aguascalientes que da con la carretera federal No. 70, la cual sirve de vía de enlace con el municipio de Calvillo. Tomando este camino, a una distancia de 10 km aproximadamente, se agarra la vía que conduce desde la ciudad de Aguascalientes hasta el Calvillo, por la parte sur.

Una vez transitado dicha carretera se llega hasta el imponente y montañoso Cerro del Muerto. De igual forma, se encuentra el punto de acceso principal que es la vía hacia “El Picacho” o lo que es mejor conocido como “Los Pies del Muerto”, en el cual se colocó una vereda que guía hasta lo más alto del Cerro. La zona del Picacho es el sector más popular del Monumento Natural Cerro del Muerto.

Otra de las maneras de llegar hasta este sistema montañoso es siguiendo el giro que comunica a la carretera Federal a la altura del No. 70, con la misma pero a la altura del No. 45. Esta vía se encuentra de forma paralela a los límites del área natural protegida, existiendo en la misma varios caminos privados que llevan al Cerro del Muerto. La carretera Federal que dirige hacia la comunidad de Villa Hidalgo se encuentra situada al sur del Cerro del Muerto, presentándose ésta como otra de las vías alternativas que conducen al Cerro del Muerto.

De esta misma carretera se deriva un camino de terracería que inicia en la comunidad conocida con el nombre de “Los Caños” y que se encuentra de manera paralela a los límites que van a dar con el área protegida del Cerro del Muerto. Por esa misma vía también se llega a la comunidad del “General Ignacio Zaragoza”, conocida popularmente con el nombre de “Venadero”, a unos 18 kilómetros de la carretera Aguascalientes y el Calvillo dentro del municipio de Jesús María.

Aspectos relevantes  

El Cerro del Muerto tiene como dirección la provincia de Sierra Madre Occidental, situado en la subprovincia Sierras y Valles Zacatecanos. Este sistema montañoso está contemplado por lomas, mesetas, laderas, fondos de valle, llanuras de contextura de pisos rocosos, lomeríos, con altitudes que oscilan entre los 1,842 y los 2,440 metros sobre el nivel del mar. (Ver articulo: El Galipote)

Tal como su nombre lo dice, el Cerro del Muerto adopta el aspecto de una persona recostada y que tiene la cabeza con posición hacia el lado suroeste. Lo que vendrían siendo los pies, lugar que comprende los terrenos del “Picacho”, están del lado sureste. En la dirección del oriente podemos observar el Valle de Aguascalientes, dejando la Sierra de Guajolotes en el noroeste, siendo éste interrumpida por un pequeño valle. En la dirección suroeste se encuentra el firme montañoso de la Sierra de Laurel.

Suelos y rocas

Al norte, el Cerro del Muerto cuenta con una pequeña porción de rocas metamórficas que dan cuentan de esquistos jurásicos, es decir, son rocas cuya data es de mayor antigüedad en todo el estado. De igual manera, en sus suelos se pueden conseguir reserva de depósitos sedimentarios estilo continental, tipo areniscas, conglomerados e incluso una mezcla de ambos. Gran parte del tipo de rocas que se encuentran dentro del Cerro del Muerto son en su mayoría calientes y pertenecientes a la era Cenozoica del periodo terciario.

Muy cerca del “Picacho” se ubican las rocas tipo metamórficas, específicamente en un 0.8% de toda el área. El suelo que se encuentra en el Cerro del Muerto es del tipo Feozem, contentivo de una capa superficial oscura y con una saturación del 50% e incluso mayor a eso, elementos libres de carbonato de calcio, y unos 100 centímetros de profundidad. La superficie del suelo consta de una extensión que abarca 2 mil 600 hectáreas del área protegida; también contiene suelos tipo Litosol que son aquellos suelos delgados, típico de encontrarse dentro de estas áreas montañosas y rocosas.

Dentro de los suelos del Cerro del Muerto se encuentran diversas áreas con pendientes moderadas debajo de las cuales se pueden conseguir materiales geológicos como basalto, presentándose como una zona sin ningún tipo de utilización ni agropecuaria o forestal, ya que esto podría originar la pérdida del espesor del suelo, dada a sus características y condiciones.

El clima y las lluvias

En cuanto al tipo de clima que se hace presente en el Cerro del Muerto, se registran tres en varios punto cardinales, por ejemplo en lado este y sur, el tipo de clima es semiseco templado, con chaparrones escasos a lo largo de todo el año, hecho que cubre casi el 60 por ciento del terreno protegido. La temperatura media anual se encuentra entre los 16 grados y 18 grados centígrados, siendo la temperatura media más fría de -3 grados a 18 grados y la más caliente mayor a los 18 grados, por lo que se cataloga como un clima de verano cálido. (Ver articulo: Octavius)

Este tipo de climas origina a su vez precipitaciones anuales entre los 400 y 600 milímetros. De igual forma se presenta un clima templado con lluvias y baja humedad, que cubre el 40% restante de la extensión del terreno del Cerro. Las lluvias llegan en la época de verano, específicamente durante los meses de mayo a octubre. Otro de los climas es el semiseco semicálido, con precipitaciones durante las épocas de verano e invierno, durante los meses de enero, febrero y marzo.

En definitiva, la época más calurosa en el Cerro del Muerto se presenta durante los meses de mayo y junio, mientras que el mes más húmedo es agosto y el mes más seco es en marzo.

Debido a que el Cerro del Muerto se encuentra ubicado dentro la cuenca del río Lerma-Santiago, se manifiestan dos subcuencas, la del Juchipila y de Río Verde, del cual a su vez se derivan varios arroyos que desembocan en el Río San Pedro, en el Valle de Aguascalientes. Con respecto al caso de Juchipila, esta cuenca se une con el río Texas o de Malpaso, que igualmente converge en el Río Juchipila.

Dentro del Cerro del Muerto se encuentra presente unos 15 cuerpos de agua, que constan de pequeños aguaderos, que se manifiestan únicamente en época de lluvias. Los cuerpos de aguas más famosos dentro del Cerro del Muerto son Los Palos de los Fierros, Las Víboras, Xoconoxtle, Los Coyotes Los Chivos, Peña Blanca, El Muerto, Las Carboneras, La Chorrera y El Barreno.

Flora y Fauna

El Cerro del Muerto es conocido por su variedad de flora y fauna, por lo que dentro del área protegida se registran 182 especies de plantas terrestres que pertenecen a 43 familias y 122 géneros de plantas. Dicha diversidad representa un 11% del total de especies de plantas ubicadas en todo el estado de Aguascalientes. Dentro de las especies de plantas están las composita, las graminea, las cactácea, leguminosa y las liliacea.

De igual forma, el Cerro del Muerto sirve de refugio para muchos animales vertebrados, teniendo en esta área un registro de más de 140 especies, que representa casi un 40% del total de estos animales que habitan en el estado de Aguascalientes, teniendo un total de 387 especies. También tienen grupos de anfibios, reptiles, aves y mamíferos.

Debido a que no existen cuerpos de aguas profundos sino simples arroyos, no cuentan con la existencia de peces. Entre los anfibios se cuenta con 4 tipos de familias y 4 géneros siendo los más comunes los Bufonidae con 3 especies, los Hylidae con 2 especies y los Scaphiopodidae y Ranidae con una especie cada una.

En cuanto a los reptiles, se encuentran dentro del Cerro del Muerto unas 13 especies comprendidas entre 6 familias y 11 géneros entre serpientes, lagartijas, tortugas y culebras como el caso de la culebra borreguera o también llamada Conopsis nasus, el alicante o denominado Pituophis deppei, las culebras de agua o Thamnophis spp, entre otras y en el caso de las lagartijas, está la espinosa o su nombre científico denominado Phrynosomatidae.

Para la región del área protegida se reporta la mayor representación de aves estando entre ellas las tipo paseriformes, falconiformes y apodiformes. Dentro del Cerro del Muerto existen muchas especies de gorriones, representados específicamente en 12 especies constituidas por la familia de Tyrannidae donde conseguimos a los mosqueritos y las papamoscas con 16 especies. Una especie particular que habita en este sistema montañoso y que es típica de la zona, es el llamado guajolote silvestre, conocido con el nombre científico Meleagris gallopavo.

De igual forma, están otras especies que sólo se pueden apreciar en este importante reservorio natural como el azulejo o conocido como Aphelocoma ultramarina; también está el saltaparedes risquero o mexicanus y la coa cuyo nombre científico es Trogon elegans. Dentro de la clasificación del tipo de aves migratorias se encuentran los verdines, los paros o Parus sclateri, el colibrí, los gorriones, las golondrinas, entre muchas otras especies.

Se pueden conseguir dentro de las praderas que componen este importante sistema de montaña, ratas y ratones de campo, al igual que ardillas terrestres y arbóreas. También dentro de las especies carnívoras están animales como coyotes, mapaches y pumas. La zona de montaña así como las cuevas se prestan también para la presencia de murciélagos. Dos especies de mamíferos endémicas propias de México se pueden encontrar en los terrenos del Cerro del Muerto. Existen clases de felinos como el puma, específicamente el Puma concolor y también el lince o gato montés.

En el caso de los mamíferos llamativos dentro del lugar está el venado característico de cola blanca y la famosa zorra gris, dos especies carismáticas que llaman la atención e interés cinegético. Gracias a su ubicación geográfica, el Cerro del Muerto se presenta como un excelente corredor de tránsito de diversas especies de animales, sirviendo como un refugio natural ideal para las especies donde las poblaciones y familias de animales han disminuido de manera considerable en el valle de Aguascalientes.

Tradiciones

Debido a su importancia para la cultura de los habitantes de Aguascalientes en México, el Cerro del Muerto se ha vuelto un símbolo representativo dentro de la conmemoración de las Ferias de las Calaveras, las cuales se programan para realizarse cada año y durante la primera semana del mes de noviembre. Parte de las actividades conmemorativas es la realización de una caminata nocturna, donde los participantes llevan lámparas, siguiendo con ello la realización de una actividad especial denominada “Ilumínale los Pies al Muerto”. (Ver articulo: Mary Celeste)

Otra de las actividades que forman parte de las tradiciones más populares está la búsqueda de un tesoro que está basado en una leyenda que guarda el Cerro del Muerto. Se cuenta que debajo de la imponente montaña se encuentran construidos varios túneles que tienen varias entradas. Según se dice, en los más profundo de estos se esconde uno de los más grandes tesoros que fueron el producto de recopilaciones hechas por los indios de la región, quienes en sus tiempos, se dedicaban a robar las caravanas que recorrían con frecuencia la Ruta de la Plata.

En otros relatos sobre el origen del tesoro señalan que el mismo no le pertenecía a los indios, sino más bien a un afamado bandolero de la región y sus alrededores que lleva por nombre Juan Chávez. De estas dos versiones no se tiene acierto de lo real pero existe evidencia de los túneles y cuevas, que en su mayoría no han podido ser exploradas por falta de equipos adecuados, por lo que se optó por taparlos.

Sin embargo, se tiene conocimiento de personas que se atrevieron a explorarlas sin tener ninguna experiencia, contra todo pronósticos y desafiando probabilidades, teniendo como resultado su desaparición. De igual forma, el Cerro del Muerto incluye una historia donde se indica que en sus túneles se aloja una especie de hongo, que se aloja en los pulmones al respirar sus esporas, que luego terminan asfixiando a la persona, provocando que pierda la memoria e incluso que quede inconsciente.

Lugar para actividades recreativas

Los espacios que comprenden las extensiones del Cerro del Muerto, específicamente el Picacho, se presentan como un centro de atracción importante para nativos y foráneos que les gusta practicar diversas actividades al aire libre, especialmente durante los fines de semana. Los habitantes del estado de Aguascalientes tienen como tradición y costumbre realizar actividades recreativas al aire libre, presentándose el Cerro del muerto como el sitio ideal dada a sus características toscas y silvestres.

Las celebraciones de días de campo es una de las actividades más recurrente por los visitantes de esta montaña, prestándose también como el sitio ideal para la exploración de la flora y la fauna, realizar caminatas y otras actividades que involucran la educación ambiental.

Hoy en día los espacios del Cerro del Muerto se prestan incluso como zonas residenciales teniendo que gran parte de la población ha construido casas de campo, cabañas, restaurantes y hasta tiendas de autoservicio ubicadas específicamente en las faldas de El Picacho, que es una de las zonas de gran influencia dentro del área protegida. Este crecimiento del urbanismo ha influido un poco en el cambio de los paisajes naturales, pero a la vez abre el abanico de oportunidades turísticas ya que algunas casas de campo ofrecen sus servicios de visita y recreación.

Leyenda del Cerro del Muerto

Cuenta una de las leyendas que el Cerro del Muerto era un lugar donde se reunían varias tribus como los Chichimecas, los Chalcas, y los Nahuatlacas, con la intención de establecer acuerdos para que sus grupos habitaran dentro de esos espacios y hacerlo punto de partida y de movimiento. Los representantes de cada tribu eran sacerdotes, uno por cada grupo, los cuales dentro de sus características tenían que eran hombres muy altos y fornidos, con un físico majestuoso e imponente.

Cuentan que cuando ya habían finalizado las negociaciones y establecido los acuerdos, llegada la noche, a uno de estos representantes, el sacerdote de la tribu Chichimeca, tuvo por ocurrencia bañarse dentro de un charco de agua caliente denominado “la Cantera”. Dicen también que al momento que se lanzó al agua, nunca más salió de allí, desapareciendo para siempre. (Ver articulo: Leyenda del Dorado)

Con el nombre de “La Cantera” fue bautizado uno de los manantiales de aguas termales que se encuentran en el Cerro. Según describe la leyenda, existen muchos charcos que fueron hechos por otras tribus que existieron anteriormente, los cuales para poder obtener agua, hacían un hoyo, al cual le echaban agua y sal, para luego taparlo. Pasado tres o cuatro años, se daban cuentan que ya había un inmenso manantial de aguas sulfurosas. Así, otros fueron siguiendo esta tradición dentro de otras zonas de la región, obteniendo así el nombre de Aguascalientes.

Luego del episodio donde el sacerdote se lanzó al agua y desapareció, la tribu de los Chichimecas esperaron por mucho tiempo y de forma paciente a que su jefe apareciera, incluso lo buscaron en otro de los charcos que había en el lugar, pero todos los intentos resultaron en vano. Varios días transcurrieron y el sacerdote nada que volvía, esto originó que los integrantes de la tribu se reunieran nuevamente, llegando a la conclusión que podía tratarse de una traición por parte de los Chalcas, aunque por otra parte no lo consideraban posible, ya que en el encuentro habían establecido un pacto de honor.

Pero cuando comenzaron a transcurrir los meses, y al ver que el sacerdote no regresaba, eso les dio la certeza a los Chichimecas de que los Chalcas lo habían asesinado. Llevados por una profunda ira, auparon al resto de sus compañeros para emprender una guerra donde enfrentarían a sus enemigos. Esto dio comienzo a una guerra de la cual los Chalcas desconocían las causas. Para tener refuerzos, la tribu de los Chalcas solicitaron la ayuda de los Nahuatlacas, quienes se habían mantenido en una posición solo de espectadores, colocando a su sacerdote al frente de la batalla.

Pero estos no se unieron a ellos, alegando que el conflicto no era con ellos. A los Chalcas no les quedó más remedio que disponerse a enfrentar el ataque. En medio de la batalla ocurrió algo sorprendente, había aparecido el sacerdote perdido. Sin embargo, el hecho de que apareciera el sacerdote ya era algo inútil, pues no se podía suspender el conflicto y en medio del enfrentamiento, el corazón del sacerdote de los Chichimecas fue atravesado por una flecha.

El sacerdote fue regando el camino con su sangre para tratar de hablar con su tribu, pero no lo logró y sin poder decir ninguna palabra cayó muerto. Se dice que con su cuerpo sepultó a todos los Chichimecas y sus cadáveres formaron lo que hoy en día se conoce como el famoso Cerro del muerto ubicado en el municipio de Jesús María, del estado de Aguascalientes en México.

Imágenes del Cerro del muerto 

Por su imponente extensión, altura y demás características, las imágenes que existen sobre el Cerro del Muerto son especiales, ya que muestran diversos estados del clima en distintas fechas del año donde se presenta una gama de colores fantásticos que son el principal turístico de propios y foráneos que solo lo visitan para observar sus paisajes, sus famosos atardeceres, sus exóticas fauna y floras. Aquí les dejamos varias de ellas donde se precia un poco de cada cosa.

Conoce sobre el incendio que hubo 

Dentro del famoso Cerro del Muerto, los incendios han sido un factor recurrente, en especial en las últimas décadas, situándose los siniestros entre los meses de febrero y mayo. Generalmente los incendios se producen en la parte baja, específicamente el área que está poblada con las casas de campos y otros negocios, cuando sus dueños empiezan a limpiar sus terrenos sin ningún tipo de control, ni cuidado de cuánto va a expandirse el fuego.

Otras de las causas que se vuelven común son las fogatas hechas por los visitantes en el Picacho y que luego quedan mal apagadas. Más de la mitad del área protegida del Cerro del Muerto presenta en un riesgo de incendio muy alto, más de un 41% y esto se debe a la gran cantidad de matorrales, pastizales y el bosque de encino, que componen la geografía del Cerro inclusive su compleja topografía.

Uno de los más grandes incendios que tuvo lugar dentro el Cerro del Muerto fue el ocurrido en el año 2008, cuando el fuego se apoderó de una extensión de más de 1,600 hectáreas, lo que representó casi un 30% del área protegida, lo que ocasionó que la vegetación se viera fuertemente afectada. Para poder controlar el incendio fue necesario recurrir a helicópteros cisternas, recurso económico y humano ya que el incendio se prolongó por más de una semana.

En las acciones participaron los propietarios, organismos públicos entre ellos el CONAFOR, Protección Civil, el Ejército Mexicano e instancias ambientales de los gobiernos tanto en el estado de Aguascalientes como los municipios que resultaron afectados.

Dejar Comentario