≡ Menu




Descubre todo sobre Bochica, considerado un dios

Los Muiscas son mayormente conocidos como un grupo étnico llamado los Chibchas, quienes dentro de su religión y sus creencias tienen algunos dioses bastante importantes para ellos. Un claro ejemplo de esto es el dios Bochica, el cual representa la creación de muchos aspectos naturales muy importantes y tiene relación con Bachué, una diosa de esta misma creencia que tuvo cierta influencia dentro de la creación del mundo.

bochica 1

¿Quién es?

Es conocido como Bochica el dios que forma parte de la cultura chibcha o de la mitología muisca. Para los integrantes de ésta es aquel que les brindó enseñanzas relacionadas con oficios que eran sumamente útiles en aquella época, como lo era hilar el algodón y tejer mantas. Asimismo, tuvo la iniciativa de brindarles conocimientos relacionados con los principios morales y sociales. (Ver artículo: Urashima Taro)

Tambien Te Recomiendo Ver...

En este mismo orden, es visto como el creador de un hermoso salto llamado el Salto de Tequendama. Su aspecto físico era descrito como el de un hombre de piel clara, ojos azules, cabello de color rubio y una barba con un largo impresionante. Sus recorridos por diferentes regiones hicieron que se le acreditaran muchos nombres, dentro de los cuales se encuentran:

  • Neuterequeteua
  • Nemterequeteba
  • Nemquetheba
  • Chimizapagua
  • Zuhé
  • Xué
  • Zuhá
  • Sadigua
  • Sugumonxe
  • Sugunsua
  • Idacanzas

Las adoraciones dirigidas hacia este hombre se volvieron muy comunes en los antiguos pueblos de Colombia. Esto se dio gracias a su labor con respecto a los conocimientos y habilidades que les brindó. Hoy en día es reconocido como una figura importante de este grupo étnico y de este modo se ha conseguido mantener avivada la leyenda en cada persona nativa de Colombia. Bochica ha llegado a tener trascendencia en muchos países de América del Sur e incluso ha sido venerado por los participantes de la tribu Azteca.

Conoce su leyenda

Tambien Te Recomiendo Ver...

Todo comenzó en la época de los chibchas, específicamente, cuando se presentó una intensa lluvia durante días y noches. Esta situación ocasionó algunos desastres en la tribu y se perdieron los cultivos de todo el año, las casas se derrumbaron y se inundaron de forma masiva.

Como consecuencia, los caciques y el comandante del imperio sintieron mucha preocupación y decidieron llevar a cabo una reunión para discutir algunas soluciones pero el panorama estaba muy nublado porque los desastres habían sido bastante graves y las lluvias persistían y caía en grandes torrentes. Justo en ese momento, recordaron a un señor anciano que no formaba parte de su tribu pero que podía ayudarles, éste era Bochica. Dijeron que su aspecto era bastante curioso porque llevaba una barba tan larga que llegaba hasta su cintura y que su atuendo era una toga larga que acompañaba con el uso de sandalias y un bastón que lo ayudaba a caminar.

Su labor estuvo basada en inspirar a cada una de las personas que fueron afectadas por las lluvias y por este motivo les enseñó a orar, a sembrar, a cultivar, a hilar y a tejer. Cuando se tomó la decisión de acudir a Bochica pensaron que era la persona más indicada porque era famoso por su bondad y que por este motivo estaría dispuesto a brindarles ayuda para que así el imperio no llegara a su fin. El diálogo entre Bochica y los caciques fue un poco difícil porque no tenía dominio de su idioma pero poco a poco pudieron comunicarse de manera efectiva.

Seguidamente, fue a una habitación en la cual se dedicó a rezarle a su único dios y cuando terminó de hacer esto salió y les indicó a los habitantes del pueblo Chibcha una zona en el suroccidente de la sabana donde podían realizar todos los cultivos que quisieran. Es por ello que en agradecimiento, los indígenas organizaron una procesión que iba de su lado y que llegaría hasta el lugar indicado. Una vez allí, pasaron varios días y tuvieron la oportunidad de observar como la naturaleza de los arboles y la vegetación detenían la fuerza del agua de las lluvias. (Ver artículo: Leyenda de las Gemelas)

Tambien Te Recomiendo Ver...

En búsqueda de resolver el problema que los estaba perjudicando, Bochica tomó su bastón y mirando al cielo tocó las rocas con la finalidad de que se abrieran. Ante esta maravillosa acción muchos se quedaron anonadados y admirando la forma en la que el agua se volcaba por las paredes de las rocas. El resultado final final fue la creación de un hermoso salto de cataratas hermosas por donde fluía el agua y a partir de este momento se creó el Salto del Tequendama. Posteriormente, Bochica se fue silenciosamente sin ánimos de recibir más agradecimiento que la felicidad de los indios.

Bochica y el Salto Tequendama

La historia de Bochica y el Salto Tequendama está basada en un mito que fue mencionado por primera vez por el cronista Fray Pedro Simón. El relato comienza cuando Cibchachum los castigó cuando se llenó de furia por las ofensas y acusaciones que habían hecho los indígenas en su contra. La venganza cayó con una gran inundación que abarcó toda la sabana de Bogotá, la cual iba aumentando con el pasar de los días, ésta fue ocasionada como una consecuencia de constantes lluvias que llevaron a los indios hasta el templo de Bochica. Una vez llegaron a este lugar, hicieron ayunos y sacrificios como un método de demostrar el agradecimiento que sentían.

Dentro de toda esta situación un poco preocupante para los habitantes de esta zona, se presentó la formación de un arcoíris sobre el que se encontraba Bochica. En sus manos llevaba una vara de oro que decidió arrojar en dirección a la peñas, cuando esto pasó nació el Salto Tequendama y comenzó a caer el agua que estaba estancada en la Sabana de Bogotá. Gracias a esto y a los aprendizajes que les brindó se convirtieron en personas llenas de conocimientos y riquezas que les dieron felicidad a todos.

A pesar de esto, existen otras historias. En la cual, se habla de que durante mucho tiempo la tribu de los Chibchas tuvieron muy presente las enseñanzas que les inculcaron y de este modo fue que consiguieron construir las aldeas, ciudades y templos como lo fue el templo de Zoé. Pero al pasar de los años, a causa de los comercios con pueblos vecinos se crearon guerras dentro de las que los Chibchas tomaron una postura de dominio y orgullo y así dejaron de lado los cultos hacia Dios.

Dadas estas circunstancias, fueron castigados con acciones que se advirtieron por Bochica. Por lo que, se presentó un despiadado diluvio que llevaba demasiada violencia y se dieron inundaciones totales de los campos. Muchos hicieron memoria y se dieron cuenta de que ese era el castigo de Zoé.

Cuenta esta historia, que Bochica tuvo contacto con los indígenas y les comunicó que esos sucesos se dieron como castigo pero que Zoé se había apiadado y que debía servir como una reflexión para que no olviden que tienen compromisos con Dios. Bochica se encargó de resolver el resto de los problemas ocasionados mediante la creación de una hermosa y maravillosa cascada. (Ver artículo: Tió de Nadal)

Bochica como el creador del arcoíris

En el mismo sentido de las historias relacionadas con Bochica, se desarrolla la leyenda en la que se relata la llegada de personajes importantes desde Egipto y Palestina, quienes arribaron en un camello. Dentro de ésta, se reconoce que uno de estos personajes importantes es Bochica, quien resaltaba en esta sociedad por sus características físicas como la estatura, la piel blanca y los ojos azules. Asimismo, su atuendo, la manera de llevar el cabello y la barba lo hacían lucir de manera diferente.

Todo lo anterior, causó mucha curiosidad y las personas se le acercaron y de este modo Bochica comenzó a darles orientación para hacer las cosechas que favorecerían la producción anual. Igualmente, dio conocimientos básicos relacionados con el ser humano y los aspectos espirituales y personales que se relacionan con el amor, la honestidad.

Al transcurrir cierta cantidad de tiempo, se fueron olvidando de todas aquellas enseñanzas que había brindado Bochica y los hombres muiscas estaban invadidos por los pecados como la codicia, el egoísmo, la ambición y la envidia, por lo que se desarrollaron luchas y guerras que eran impulsadas por las riquezas. En ese momento, Chibchacún quiso hacerlos caer en cuenta y retumbó fuertemente los truenos y relámpagos y comenzó una serie de lluvias interminables que se sentían igual de fuertes en el sur, en el norte, en el este y en el oeste. Es entonces cuando llega a sus pensamientos, aquel hombre que los había educado, mejor conocido como Bochica; el famoso hombre llevaba mucho tiempo sin visitar los pueblos de los muiscas.

Tratando de acabar con los desastres, elevaron muchas plegarias y súplicas a los dioses, y de tanto optimismo que dedicaron a estas acciones apareció Bochica y en ese preciso instante pararon todas las señales de lluvia. Todo tomó su forma anterior y las consecuencias de las prolongadas lluvias era poco perceptibles. Cuando el panorama se aclaró lo suficiente, se dieron cuenta de que un rayo de colores se reflejaba en el cielo y vieron por primera vez la aparición de un arcoíris que abarcaba gran parte del cielo.

Aportes literarios

Con referencia a la importancia que Bochica tuvo para el pueblo colombiano, se han realizado algunas investigaciones, sin embargo, la que se realizó por Andrés Camilo Bohórquez Roa ha sido mas reconocida, ya que, escribió un libro que lleva por título “Bochica en las Crónicas de Indias” y es en el que se da la oportunidad de conocerlo desde otros puntos de vista, con el objetivo de que se pudiera hacer registro del mito a lo largo de la historia. Dentro de esta trayectoria investigativa se han registrado a diversos autores.

Descripción del Nuevo Reino de Granada

Alonso Medrano es quien describe a Bochica como un hombre de piel blanca y de cabello rubio y largo, que usaba un vestido largo. Su obra es titulada como Descripción del Nuevo Reino de Granada, escrita a finales del año 1598, dentro de ésta se le hacía referencia como el santo varón porque Medrano no le otorgó ningún nombre en específico. Desde este mismo punto de vista, era como el maestro del camino de la salvación y tenía la tarea de bautizar a los niños al momento de nacer.

Dentro de esta descripción, se hace referencia a la forma en que el santo varón, mejor conocido como Bochica, tenía muchas oportunidades y de este modo pudo dar la fundación de dos carreteras que, según su criterio, estaban hechas a cordel por su perfección y simetría. Asimismo, expuso ante los habitantes de la tribu muisca que tenía sentimientos de veneración hacia lugares como Sogamoso y que ese era el motivo por el que no se atrevía a andar por allí, esto sin tomar en cuenta el uso que ya le estaban dando los españoles, como lo fue el de Caminos Reales.

A pesar de que prefería no rondar por los alrededores de Sogamoso, este fue el lugar que el autor Alonso Medrano le otorgó a su muerte. Esto también estuvo conducido por pensamientos que éste tenía acerca de su origen, ya que, suponía que era proveniente de los Apóstoles o que directamente era el Apóstol Santiago.

Apologías y discursos de las conquistas occidentales

En el caso de esta obra, fue titulada como Apologías y Discursos de las Conquistas Occidentales y publicada en 1599; su autor es Gonzalo Jiménez de Quesada y el objetivo que propuso dentro de esta literatura fue la búsqueda del origen de aquella cruz que se encontraba tallada en una piedra en el pueblo de Vélez. Como consecuencia de todas las acciones que llevó a cabo para descubrir esto, los ancestros le contaron una historia que coincidía exactamente con la de Bochica y que llevaba características muy similares.

En representación de las características, se establecieron parámetros físicos como la barba larga y de color blanco, su atuendo con bastante similitud a la de los apóstoles, la cruz entre sus manos y las enseñanzas a las que dedicó mucho esfuerzo y en las que se adentró profundamente con las doctrinas nuevas que llegarían en el futuro. Este autor no le dio ningún nombre y tampoco realizó referencias en cuanto apodos o alias.

Historia del Nuevo Reino de Granada

Esta obra fue una en las que se dieron más especificaciones acerca de la descripción de Bochica y el mito que se relaciona con él. Su autor fue Juan de Castellanos y la publicó en el año 1601 como una extensión de las Elegías de Varones Ilustres de Indias, pero la llamó Historia del Nuevo Reino de Granada.

Este autor le dio varios nombres de manera bastante definida como lo fueron Neuterequeteua, Bochica o Xue que son expresiones que se le dieron en diferentes regiones. Su apariencia era igual que en los otros textos, barba blanca y larga, cabello a la altura de la cintura. Su atuendo no salía de lo que usaba comúnmente porque llevaba una túnica bastante larga, los pies descubiertos y descalzos, pero a diferencia de las otras oportunidades, dentro de esta obra usaba el cabello recogido con una venda.

De la misma forma que en Descripción del Nuevo Reino de Granada, su lugar de muerte fue en Sogamoso. En este sector de Colombia fue donde decidió dejar todos los conocimientos que tenía porque los consideraba como una herencia que no debía perderse y que tenían que perdurar en el pueblo durante muchos años y de este mismo modo lo veía el autor de la obra porque quiso mantener mediante la escritura, que la consideraba como un don.

Noticias Historiales de las Conquistas de Tierra Firme en las Indias Occidentales

Para el año 1626, el Fray Pedro Simón redactó un texto con el nombre de Noticias Historiales de las Conquistas de Tierra Firme en las Indias Occidentales. Dentro de éste, el mito de Bochica era uno de los principales y se hacía mención directa de este personaje por lo tanto aparecía con el nombre de Bochica o se le llamaba como Nemterequeteba, Xué y Chimizapagua. El Fray Pedro Simón establece que fue hace aproximadamente 1400 años atrás que Bochica llegó a las tierras colombianas y que su procedencia era de los llanos de Venezuela.

Al igual que en las otras escrituras, tenía características como la piel blanca, el cabello blanco, una barba muy larga de color blanco y no usaba ningún tipo de zapatos sino que iba descalzo. De este mismo modo, se dio con el atuendo, puesto que, llevaba una túnica y el cabello estaba amarrado. Impartió el conocimiento como un pilar de vida y decidió darles las herramientas para que lo pusieran en práctica, es por ello, que aprendieron a hilar el algodón y diseñar mantas. Es así como consiguieron cambiar su forma de vestir por una más delicada y elaborada.

En este mismo orden de ideas, el Fray quiso que Bochica fuera un dios que fuese reconocido a nivel mundial y que no tuviese poder sobre ninguna persona de manera negativa. Sin embargo, al estar dentro de los pueblos chibchas, desarrolló grandes habilidades para comunicarse con los dioses propios de esta cultura e incluso se llegó a pensar que tenía más jerarquía que Chibchachum. Asimismo, no quería expresar una forma de muerte para Bochica pero sí le hizo un desenlace a la historia con su desaparición.

El mito de Sadigua

El mismo autor anterior hizo varias distinciones literarias bastante importantes y logró distinguir al mito de Bochica como una propiedad de bogotanos mientras que en Sogamoso se relata la historia de el mito de Sadigua. No obstante, no se hace la misma referencia a Bochica en ambos porque incluso el nombre cambia, pero esto es debido a las variaciones de la lengua muisca y la importancia que le dieron a Bochica en este pueblo porque en otros escritos se habla de sus muerte en este lugar.

Dadas estas condiciones esta provincia hizo su propio mito con algunas características bastante definidas y notorias como:

  • Su atuendo, el cual siempre ha sido autentico y poco modificado por diversas versiones de la historia, sólo que en esta ocasión en sus manos llevaba una cruz y un bordón.
  • Le otorgaron el nombre de Sadigua por era un hombre que se desaparecía constantemente y esa palabra describe totalmente su actitud.
  • Logró visitar muchas comunidades de este pueblo como Ganza, Bubanza, Socha, Tasco, Tópaga, Monguí, Tutasá, Mongua, Pesca, Yaconi, Bombaza, Tota, Guaquirá, Sátiva, Sogamoso e Iza. Dentro de estos sitios muchos lo veneraron y le  agradecieron por su labor inexplicablemente hermosa y favorable.
  • Se encargó de hacerlos conscientes del bien y del mal y de que los dioses siempre conocen nuestras acciones y sus intenciones por lo que ellos estaban encargados de castigar o premiar a los comportamientos de cada habitante del pueblo. Además como un método para aprovechar su tiempo hilaron hilo y algodón para diseñar ropa u otros.

Historia General de las Conquistas del Nuevo Reino de Granada

La Historia General de las Conquistas del Nuevo Reino de Granada fue titulada y publicada por Lucas Fernández de Piedrahita en el año 1688 y en líneas generales su objetivo con este texto era reafirmar los anteriores porque le dio a Bochica características ya establecidas por otras personas. Le da un nombre claro y delimitado que hacía referencia al idioma principal de los chibchas. Su aspecto físico no tuvo variaciones pero sí estableció que su tiempo en el pueblo de los muiscas fue de 2000 largos años.

En el caso de esta historia, el autor involucró otras consideraciones en cuenta a las enseñanzas que brindó a las comunidades porque se centró en la inmortalidad, las resurrecciones y el amor y fanatismo a la cruz. Priedrahita dijo que Bochica fue enviado directamente desde el cielo y que era un dios no tan poderoso que podía habitar entre los humanos para darles conocimientos útiles para la vida

Historia de la Provincia de San Antonio del Nuevo Reyno de Granada

El Fray Alonso de Zamora escribió la Historia de la Provincia de San Antonio del Nuevo Reyno de Granada en 1701, en este escrito tuvo la iniciativa de darle características a Bochica que se relacionaran con las creencias que el mismo tenía pero no las impuso para hacer cambiar la percepción de este personaje. Es el caso en el que su nombre queda de la misma forma, sin ninguna variación de idiomas.

Le dio varios conocimientos básicos a los muiscas o chibchas sobre la creación y así fue como le dio a la naturaleza un autor único y aparte. Se basó en que los indígenas creen en los ídolos con tres cabezas que representaron a tres diferentes unidos con un mismo corazón y es así que quiso expresar la creación de la naturaleza. En vista de que necesitaba permanecer mucho más tiempo dentro de este pueblo quiso hacerlos entender las explicaciones relacionadas a la inmortalidad y a la resurrección de los muertos.

Al igual que en el libro anterior, fue un dios que tenía la capacidad de transitar entre los humanos y su estadía con los chibchas tenía el objetivo de predicar el conocimiento de los valores para que los pueblos fueran los que tuvieran la oportunidad de heredar los poderes, la santidad, la divinidad y el buen actuar.

Sitios de las Cordilleras y Monumentos de los Pueblos Indígenas de América

Sitios de las Cordilleras y Monumentos de los Pueblos Indígenas de América se desarrolló en el año 1810, bastante lejano al primer acontecimiento de las escrituras acerca de Bochica. La idea nació en un alemán llamado Alexander von Humboldt o Alejandro de Humboldt quien en base a su intelecto científico y explorador dijo que la procedencia de Bochica era de Escandinavia o en su defecto de las tierras nórdicas.

Particularmente, este hombre no tenía la intención de plasmar una nueva historia sino llevar a cabo un análisis completo de todas las anteriores para que de esta forma se llegaran a puntos medio o características iguales. Por esta razón llegó a la conclusión de que el nombre más común era Bochica y que su aspecto físico era sencillamente el cabello y barba  blancos y largos, vestido con túnica y sin algún tipo de calzado.

De igual manera, llevó a cabo comparaciones con el mito de Manco Cápac proveniente de Perú, quien también tuvo labores increíbles con los pueblos indígenas según establece el mito.

Dio conclusiones bastante definidas y concretas con respecto a las enseñanzas y dijo que se basaron en el vestirse, cultivar, construir y socializar con las personas de sus sociedades. Añadió algunas consideraciones personales con respecto a su origen porque piensa que llegó a América como un náufrago que venía desde Europa. Dijo que el tiempo estimado que permaneció entre los indígenas del pueblo Chibcha era de 2.000 años hasta que un día desapareció en un hermoso valle. Esto sucedió cuando los indios ya tenían bastantes conocimientos y herramientas para seguir su vida de manera sana.

Dejar Comentario