≡ Menu




Aokigahara, lo que no sabías sobre el bosque de suicidios

Nuestro mundo está repleto de misterios y los lugares creados por la naturaleza han generado muchas más dudas y situaciones de suspenso que llegan generar temor en las personas. El bosque de suicidios lleva por nombre Aokigahara y así como a muchos les despierta un sentimiento de curiosidad, a otros les genera mucho miedo. De igual manera, su ubicación en Japón y éste ha permitido que hagan muchas especulaciones y suposiciones con respecto a lo que realmente ocurre en este lugar. Grandes testimonios han afirmado que se relaciona con los demonios existentes dentro de Japón pero por esta misma razón es que se ha convertido en un gran tema de conversación al que muchos no le encuentran respuesta.

Aokigahara 1

¿Qué es?

El Aokigahara es un bosque que se conoce a lo largo del mundo por las historias que en él se desarrollan. Se le han atribuido varios nombres como el Bosque de los Suicidios o el Mar de Árboles, este último se debe a que tiene una extensión de 35  km² que se encuentra repleta de grandes árboles. Su ubicación está delimitada en la zona del noroeste de la base de el Monte Fuji, específicamente entre la prefectura de Yamanashi y la prefectura de Shizuoka en Japón. Asimismo se encuentra a unos 100 km al oeste de la capital de Japón, Tokio. (Ver artículo: Leyendas colombianas)

Tambien Te Recomiendo Ver...

En ese mismo sentido, a lo largo del tiempo la gran mayoría de las personas que lo han estudiado lo han relacionado con la historia de los demonios japoneses que son propios de sus mitologías, además esto ha sido sustentado con la existencia de literatura que indica que el bosque tiene una maldición. De igual forma, ha tenido muchos sucesos de muertes que lo han llevado a ser el segundo lugar del mundo con más suicidios, después del puente Golden Gate en San Francisco, Estados Unidos.

Este bosque es reconocido como un espacio natural que se compone de mucha belleza pero que es tan aterrador que está quedando de lado porque sus pinos son aquellos que han sido testigos de las grandes olas de muertes que han habido dentro de él y así también son los que resguardan las historias mitológicas que han logrado llegar a muchos lugares del mundo.

Tambien Te Recomiendo Ver...

En otro orden de ideas, las literaturas, en su mayoría poemas, tienen más de 1.000 años de antigüedad y desde aquel entonces ha sido conocido como un bosque maldito. Gracias a esta situación el gobierno japonés ha tenido que tomar cartas en el asunto y en la actualidad está lleno de avisos que buscan que aquellas personas que desean suicidarse lo piensen más de una vez y así poder evitar una gran masa de personas fallecidas. En vista de que se han registrado casos de muertes de extranjeros, también han decidido usar señalizaciones en otros idiomas. Algunos ejemplos de los mensajes que llevan estos carteles son:

  • Tus padres te han regalado la vida y por eso es un hermoso regalo.
  • Antes de hacerlo por favor recuerda a tu familia, tus padres, tus hermanos y hermanas e incluso piensa en tus hijos.
  • No te quedes callado, habla de tus problemas.
  • No tienes porqué sufrir solo, antes de esto, contacta con alguien que te pueda ayudar.

Sin embargo, en algunos lugares de éste no se ha podido evitar esto y han tenido que ser clausurados por los gobernantes. Pero estas técnicas no han podido erradicar con la situación porque siguen produciéndose muchos suicidios al año.

En cuanto a temas geográficos, esta es una zona que tiene una formación de capas espesas de roca volcánica lo cual a lo largo del tiempo ha impedido que se hagan trabajos con picos, palas y/o herramientas manuales. También se han encontrado algunas vías alternas que se usan para llegar con más facilidad al bosque y son muy útiles cuando se lleva a cabo la búsqueda anual de cadáveres o personas desaparecidas. Para evitar perdidas, los excursionistas que participan en la búsqueda marcan su camino con cinta adhesiva para poder saber cual es el retorno y así no perderse. A medida que van pasando lo años se acumulan las cintas, puesto que estas no son retiradas al salir y mientras más adentro te encuentras en el bosque menos rastros humanos se van observando.

Tambien Te Recomiendo Ver...

¿Cómo llegar a Aokigahara?

Como se mencionó anteriormente, se encuentra a 100 km de la ciudad de Tokio en Japón. Si te encuentras en otro país, el primer paso que debes seguir para llegar a este bosque es tomar un avión desde donde estés hasta Japón. Una vez te encuentres en el territorio de este país, es recomendable que consigas un guía o en su defecto un mapa para que no tengas oportunidad de quedar atrapado en este gran bosque. Para ello debes ubicarte en las cercanía del Lago Saiko, desde el cual es válido tomar el tren, el autobús o cualquier transporte que esté disponible, otro método para llegar es en un carro particular pero siempre resulta complicado el hecho de aparcar y recordar dónde se encuentra el auto. (Ver artículo: Leyendas de Guatemala)

Muchos han dicho a manera de especular que hay mitos que cuentan que los GPS y las brújulas pierden su función a causa de los yacimientos de hierro magnético que se encuentran en el bosque de los suicidios. Pero esto no debe ser motivo para que no sean llevados por prevención.

Historia que le rodea

El bosque Aokigahara tuvo una formación ocasionada por las corrientes de lava que fluían con total normalidad por las erupciones volcánicas que se generaban desde el monte Fuji en los años de formación de las tierras, es decir entre el año 800 y el año 1083. Aquella que tuvo mayor importancia sobre la formación de este bosque fue la erupción de Jōgan, esto se debe a que fue tan fuerte que tuvo la capacidad de contribuir mucho con esto. La duración fue de 10 días y abarcó las bahías de Edo y a la provincia de Kai y así dio paso a la formación de tres lagos diferentes.

Posterior a estos sucesos pasaron muchos años hasta que llegó la imposición del feudalismo en Japón y una vez ya estuvo constituido el bosque lo usaban para deshacerse de personas que sufrían enfermedades dentro de las epidemias y las hambrunas de la época, eran generalmente los niños y las personas de la tercera edad y así dejaban que simplemente se murieran dentro de éste.

Gracias a estas acciones se desarrollaron historias que hablaban sobre la forma en la que Aokigahara estaba encantado por los espíritus de los que se murieron en él. Sin embargo, no fue el único motivo que significó un impulso a los suicidios, ya que, en el año 1960 se publicó una historia en la que dos personas cometían suicidio dentro de este lugar y fue complementado por el manual de suicidios en el bosque, el cual fue redactado por Wataru Tsurumi quien tenía la idea de que morir en este lugar significaba plenitud total y que éste a su vez era un lugar muy ideal para estas acciones. (Ver artículo: Leyendas de Bolivia)

La leyenda de Aokigahara se originó en las épocas antiguas. Uno de los testimonios acerca de esto se relaciona con los nipones y su creencia sagrada con respecto a este lugar, siendo visto por ellos como una de las entradas a los cielos pero otros creían que se relacionaba con las características de un purgatorio y así era observado por los yureis y yokais de igual forma eran ellos los que consideraban que los que perdieron la vida en este lugar se convertían en fantasmas que evitaban a toda costa que los que se atrevieran a entrar tuvieran la oportunidad de salir.

Dadas todas estas creencias, con el pasar de los años fueron aumentando las tasas de suicidios de forma anual. Pero lo registrado ha sido muy poco para lo que se habla en las calles de Japón porque el efecto dominó se ha ido acentuando con el pasar de los años y de esta misma forma ha crecido la presión social que ocasionan todos los trastornos que hacen que se despierte el deseo del suicidio. De igual forma.

Aokigahara es un bosque demasiado frondoso y oculta tal vez el doble de personas fallecidas que las que se han podido encontrar, es por ello que las insinuaciones sobre las maldiciones del lugar han crecido con el pasar de los años.

Casos en este bosque

Este denso bosque verde ubicado a los pies del monte Fuji ha tenido la capacidad de hacer interferencia con muchos radios, GPS y brújulas. Por eso y su amplio terreno resulta muy fácil que las personas que decidan entrar en él se pierdan y por ello es que se han marcado muchos senderos pero hay personas que deciden e insisten en salir de ellos porque desean conocer mucho más allá de ellos. Generalmente son aquellos que se adentraron en él con la finalidad de no salir más nunca, es decir, son aquellos que entran en este bosque con la intención de morir y no prestan atención a los avisos que se han colocado con la intención de crear un poco de consciencia.

Asimismo, se le ha categorizado como una zona que tiene la capacidad de hacer que el lado oscuro de la imaginación de las personas salga a flote y que haga notar cometiendo cualquier cantidad de muertes. Se ha registrado con bastante curiosidad el testimonio del fotógrafo Tomasz Lazar, quien escuchó acerca del tema de Aokigahara por primera vez en su instituto y fue debido a que las historias de terror y la ciencia ficción le llamaban mucho la atención pero no le dio mayor importancia hasta que tomó en sus manos un proyecto en el cual debía basarse en las consecuencias y por este motivo pensó en el famoso bosque Aokigahara y en el romanticismo que podrían llegar a tener las historias que se daban dentro de él.

Para el fotógrafo, el punto principal a estudiar fueron las consecuencias de la depresión en grandes países como lo es Japón, en los cuales no se toman el tiempo de hablar sin tabú sobre este tipo de temas que se relacionan con los problemas mentales y la salud de la misma. Dado esto, Lazar se sintió muy motivado y emprendió su exploración con el apoyo bibliográfico de algunas guías que obtuvo en la biblioteca y después de empaparse de información se dio la tarea de aventurar por el bosque poco a poco y con bastante frecuencia. Para no perderse usó infinidades de cintas de colores que ataba a los árboles y otras cintas las usó para marcar los lugares exactos en los que había conseguido personas muertas, en este proceso descubrió muchos cuerpos y también encontró otras cintas usadas tal vez por los rescatistas.

Posteriormente, se dio cuenta que los oficiales y las autoridades tomaron la decisión de parar el registro de las muertes porque tenían cierto miedo a que se volviera tradición ir al bosque y suicidarse. Y de igual forma se empezaron a tomar muchas precauciones con respecto a esto porque los patrullajes fueron aumentando para que estuvieran al pendiente de los turistas y los visitantes regulares de este lugar porque temían a que ocurriera tan seguido otra vez. Pero también notó que aunque había significado cierto cambio, aún así las personas buscaban una manera de acudir allí y lograr el cometido que estaban buscando. Según relatos del fotógrafo en 37 días pudo conseguir 36 cadáveres en compañía de un guía que lo ayudó a ver lugares constantes en los que se daba esta situación y también consiguieron muchos campamentos abandonados, ropa, chaquetas, cuerdas que colgaban de los árboles y botellas de cloro viejas y vacías.

Pero le comentó al guía que su objetivo principal nunca fue obtener fotos de muertos sino capturar a través del lente de su cámara las energías que podía transmitir el bosque Aokigahara, para ello usó técnicas fotográficas que hacían lucir a los árboles y a la vegetación en general de colores blancos resplandecientes porque en este país ese color significa duelo o muerte y quería que se viera a este lugar como el trayecto final de algunas personas.

¿Cómo es el turismo en el lugar?

El turismo dentro de este lugar es bastante limitado porque se encuentran muchas zonas que están restringidas y otras que están repletas de vigilantes. Pero esto no ha ocasionado que no se prohíba adentrarse en la totalidad del bosque pero sí hay demasiadas señales de advertencia para que las personas tomen conciencia y busquen ayuda y no recurran al suicidio. Esto es debido a que en la década de 1950 el gobierno local ha llegado a declarar un número estimado de 500 cadáveres encontrados, de los cuales, muchos tenían edades que oscilaban entre los 30 años al momento de fallecimiento pero ha sido una situación que con el pasar de los años ha ido aumentando, ya que, desde 1988 los números de suicidios han aumentado hasta tener aproximadamente 73 muertes en el bosque de los suicidios.

Para el año 2002 se superaron las cifras de muertos dentro de la zona, gracias a que aumentaron de 73 anuales a 78 fallecidos al año. No obstante, no fue una cifra que se mantuvo por años porque en el año 2003 ascendió hasta los 100 fallecidos anuales y así progresivamente; han sido tantos que el gobierno ha perdido la cuenta y de manera satisfactoria para ellos porque de esta forma han dejado de estar atribuidos a las zonas del bosque.

Pero aún así representa una alta tasa y los avisos preventivos y de ayuda cada vez han aumentado para hacer que de verdad se tome consciencia de las acciones. Las comisiones que se encargan de la búsqueda de los cuerpos fueron establecidas en 1970 y son alrededor de 300 personas las que se ofrecen para realizar estos trabajos de manera anual. De igual forma, la policía nacional hace patrullas cada cierto tiempo para observar la actitud de muchas personas y darse cuenta de quienes desean acabar con su vida.

También hay una película sobre el tema

Al volverse una historia tan popular, en Estados Unidos hicieron una película inspirada en esta historia tenebrosa. Fue llamada en este país como The Forest pero en Latinoamérica la nombraron como el Bosque Siniestro; se basó en un género de suspenso con algunos rasgos de terror. Su dirección estuvo a cargo de Jason Zada y fue escrita por varias personas entre las que están destacadas David S. Goyer, Nick Antosca y Sarah Cornwell. su estreno fue reciente, fue el 8 de enero del año 2016.

Personajes

Entre sus personajes están actores muy reconocidos, de los cuales Natalie Dormer y Taylor Kinney tuvieron la oportunidad de ser protagonistas. Las interpretaciones se repartieron de la siguiente forma:

  • Natalie Dormer interpretó a Sara y a Jess.
  • Taylos Kinney fue Aiden.
  • Eoin Macken tuvo la interpretación de Rob.
  • Stephanie Vogt protagonizó a Valerie.
  • Yukiyoshi Ozawa interpretó a Michi.
  • Rina Takasaki fue la imagen de Hoshiko.
  • Noriko Sakura fue Mayumi.
  • Yûho Yamashita tuvo el papel de Sakura.
  • James Owen protagonizó a Peter.

Sinopsis

La trama de esta película se desarrolla dentro de el bosque Aokigahara o el Mar de los Árboles, lugar que se conoce por sus historias de suicidios y que en la vida real es famoso por este motivo. En ese sentido una muchacha estadounidense tomó la decisión de ir a buscar a su hermana Jess en Japón donde misteriosamente ha desaparecido. Se adentró en el bosque y no tuvo precaución y se apartó de la senda y Sara tuvo la osadía de ir al bosque para conocer cuál era la verdad sobre el destino de su hermana que estaba perdida en él. Para conseguir esto tuvo que hacer conexión con algunas almas de los muertos, quienes han tenido el poder de aprovecharse de los espíritus de los que se atreven a entrar en el bosque siniestro.

Tráiler

Este tráiler es un pequeño cortometraje en el cual se pueden apreciar con claridad todos los aspectos de la sinopsis, dando así una mejor noción de lo que será la película.

¿Por qué hay tantos muertes? Conoce algunas razones

  •  En base a que es un sitio sagrado por los nipones y a que la naturaleza le ha otorgado estar cerca de el monte Fuji y de la ciudad con un aspecto hermoso, lo que se suicidan en este sitio consideran que serán bendecidos por los dioses japoneses y morirán en plenitud siendo bien recibidos por la naturaleza que los trajo al mundo.
  • El silencio que abunda en este lugar da paz y la poca presencia de viento hace que los animales silvestres no tengan muchas oportunidades de vida y así el suicidio se da con mayor fluidez y así muchas personas toman esta terrible decisión. Algunos van con la idea ya plasmada en sus mentes pero otros se dan cuenta de muchos aspectos por los que sufren a causa de la silenciosa tranquilidad que hay en el lugar y es allí en el bosque que toman la decisión de hacerlo y buscan todos los métodos posibles para llevarlo a cabo.
  • Durante el siglo XIX se daba de forma constante el abandono de ancianos y niños dentro del bosque por parte de las familias que tenían muy pocos recursos económicos y que atravesaban epidemias y hambrunas que los llevaban a actuar de esta manera y el lugar adecuado para hacerlo era la naturaleza del bosque de Aokigahara.

  • Tiene grandes asociaciones con los demonios japoneses propios de su mitología porque en la antigüedad se consideraba como un lugar lleno de maldiciones y mala suerte que llevaban a la muerte.
  • Se relaciona con el cuento de Kuroi Jukai o el Negro Mar de Árboles que fue escrito por Seicho Matsumoto en el año 1960 y que representa una pieza fundamental en la cultura de los japoneses y en base a éste se han desarrollado ideas de que sí es una zona que conduce a los deseos del suicidio.
  • Muchos se vieron motivados por otro texto que en la actualidad está prohibido dentro de Japón, en el cual se daba una explicación bastante profunda sobre por qué ese lugar resultaba tan perfecto para morir y la manera en la que se veía al ahorcamiento como un arte. Exponiendo de esta forma un manual completo para llevar un suicidio exitoso en el bosque de Aokigahara.
  • Se le ve diferente a la cultura del suicidio porque se establecieron antecedentes sobre este en la Segunda Guerra Mundial cuando los pilotos Kamikaze cometieron suicidio por su honor y de esta misma forma se dio con algunos samuráis que son importantes en esta cultura. Estableciendo de esta forma que no es visto como pecado al momento en el que se hace por honor y el honor para cada persona es visto de diferentes puntos de vista. Dado esto es que se considera una de las razones de que en el bosque ocurran tantos suicidios convirtiendo a este país en el sexto con mayor tasa de personas que atentan contra sus propias vidas.

Conclusiones

Con base a todo lo mencionado en relación al bosque Aokigahara, se puede concluir que es un bosque que se llena de personas con muchos objetivos, algunas para acabar con su destino, otras sólo para vivir una experiencia diferente y otras que simplemente desean observar todo lo que se siente en el Aokigahara con mayor claridad y certeza.

Asimismo, ha representado para muchas familias la tristeza de la pérdida de un familiar, un amigo, una pareja o sencillamente la de un ser querido con el que en alguno momento compartió parte de su vida. Así poco a poco el gobierno de Japón tomó una solución que no ha resultado ser tan efectiva, ya que, quien desea quitarse la vida no tendrá límites ni mucho menos el plan de leer carteles con motivación y ayuda relacionada a la superación personal. Por este y otros motivos es que muchos habitantes consideran que es una zona maldita que tiene que estar clausurada porque de no ser así puede expandir su maldición a muchas personas para ocasionar el fin de una vida.

Incluso, su alcance ha podido llegar a las pantallas del cine con una película que fue llevada a cabo en Hollywood, un lugar que se encuentra totalmente desconectado de lo que es el bosque en sí pero que ha trascendido tanto que pudo tener este auge. Esta es una manera de hacer que la historia, sea real o una leyenda se expanda por todas las zonas del mundo para que al tener conocimientos sobre él se tomen precauciones con las visitas. Pero sin lugar a dudas el bosque Aokigahara es uno de los lugares más llenos de antecedentes oscuros que no permiten que los fantasmas de los que ahí han muerto descansen en paz y plenitud y por este motivo se ha convertido en un ciclo o un circulo vicioso.

Dejar Comentario