≡ Menu




Aprende todo sobre Heimdall, un dios guardián

Heimdal o Heimdallr, es el dios guardián dentro de la mitología nórdica. Se dice que era hijo del dios Odín, el líder de todos los dioses, junto a nueve mujeres gigantes que lo amamantaron  con sangre de jabalí.

¿Quién era el dios Heindall?

La palabra Heimdall o Heimdallr, en el idioma nórdico antiguo, es el prefijo heim que denota hogar, casa, mientras que el sufijo dallr es de origen desconocido. Es el dios guardián de esta mitología que gozaba una gran habilidad visual, un oído muy fino y podía estar sin dormir varios días.

Tambien Te Recomiendo Ver...

Su sensatez era tan asombrosa que se le designó como guardián de la casa de los dioses Asgard y del Bifrost. Si simbología estuvo relacionada a el arco iris que hace de puente hasta la morada de los dioses por lo que también fue el guardián del arco iris.

Tambien Te Recomiendo Ver...

Al dios Heimdall se le conoce con otros nombres, entre ellos está Hallinskide e Irmin, dado a que muchas veces se le identificaba con su padre Odin. Al igual que los dioses Er, Heru, Cheru y Tyr, se le representaba portando una espada la cual destaca por sus relucientes características.

Heimdal compartía además con el dios Bragi las actividades de darles la bienvenida a los héroes en Valhalla, que era conocido como el paraíso de los guerreros. Con la evocación del  nombre de Riger, era reconocido como el dios de clases sociales que forman la raza humana.

Heimdall

Tambien Te Recomiendo Ver...

Sus orígenes

Se dice que sus orígenes vienen dado de una historia asombrosa donde su padre, el dios Odin, tras un paseo a orillas del mar, observó a nueve bellas gigantes, quienes eran las doncellas de las olas. Estas se llamaban Egia, Augeia, Ulfrun, Aurgiafa, Sindur, Atla, Iarnsaxa, Gjálp y Greip, las cuales se encontraban profundamente dormidas en las blancas arenas de la playa. Odín quedó tan impactado por la belleza, que se desposó con las nueve y se combinaron, en el mismo momento, para traer al mundo a su hijo Heimdall.

Las nueve madres alimentaban al bebé con la potencia de la tierra, el rocío del amor y el calor del sol, aspectos que lo fortalecieron haciéndolo crecer en poco tiempo. Siendo ya mayor se unió a su padre Odín en Asgard. Allí se encontró a los dioses admirando con orgullo el arco iris del puente Bifröst, el cual acababan de construir con materiales de fuego, aire y agua, los elementos naturales. (Ver articulo: Tyr)

Se dice que estos materiales aún pueden verse dentro del arco, en el que brillan los tres colores principales significativos de estos elementos, el rojo representando, el azul al aire y el verde.

Heimdall, como dios

Heimdall además de ser el dios guardián, era conocido como el dios Blanco, dado a que portaba una armadura de metal color blanca y de características muy brillante. Llevaba consigo una espada del mismo metal y gran brillo llamada Hofuth. Sin embargo, se dio a conocer más como el custodio del arco iris, así como el dios del cielo. (Ver articulo: Aesir)

También como el protector de las fértiles lluvias y los rocíos, que traen buenos tiempos a la tierra y la siembra.  Los dioses designaron a Heindall como el dios guardián del arco iris a lo cual el accedió con responsabilidad y desde entonces veló día y noche el sendero de arco iris.

Para cumplir con la labor, los dioses le concedieron sentidos muy agudos para que fuese capaz de detectar a sus enemigos. Se convirtió en un símbolo de la luna creciente y de la luna llena. Heimdall era tan bondadoso como hermoso y todos los dioses le amaban.

A veces era relacionado con los Vanes dada a su relación con el mar por parte de sus madres, elemento que fue de gran importancia para los antiguos nórdicos, ya que se tenía la creencia de que el mundo había emergido de allí.

Por sus grandes conocimientos, era considerado un hombre muy sabio. Se le distinguía por sus dientes de oro, que destellaban al sonreír. También tenía un veloz corcel de crines de oro llamado Gulltoppr.

Se puede ver al dios Heimdall, con un cuerno llamado Gjallarhorn, un obsequio del dios Odín, para que éste anunciara el combate entre dioses y gigantes, después del cual acaecerá el fin del mundo, es decir, la batalla final entre las fuerzas del bien y las del mal, episodio conocido como el temido Ragnarok.

Se dice que Heimdall intervendrá en la lucha en la que morirá a manos del dios Loki convirtiéndose en símbolo del Poder, ya será el último dios en caer en la batalla del Ragnarok.

La perspectiva desde Marvel

La historia del dios Heimdall, ha tenido adaptaciones fílmicas dentro de la compañía de Marvel, quien gracias a su puesta en pantalla ha renovado su popularidad, presentándolo ante millones de personas dentro del auditorio, quienes se sintieron cautivados por lo enredado de su historia y el carisma de sus muchos personajes.

Su personaje ha sido representado en varias películas, dentro de las cuales, al igual que gran parte de los personajes del universo Asgard, están enmarcadas dentro de las leyendas de figuras de la mitología nórdica o escandinava, en este caso de Heimdall el dios guardián.

Dejar Comentario