≡ Menu




¿Quieres saber quién es Yacatecuhtli? Apréndelo aquí

Yacatecuhtli, dentro de la mitología mexicana, era el dios del comercio y los viajeros. Era un dios anciano y como tal utilizaba bastón para caminar lo que además de ser un atuendo, se considero un signo evidente de este dios.

Yacatecuhtli

Yacatecuhtli como dios Mexicano

El dios Yacatecuhtli es conocido en la lengua náhuatl como el “Señor de la Nariz”, siendo que yacatl la raíz de nariz y tecuhtli la palabra para denotar señor. Dentro de la mitología mexicana Yacatecuhtli es el dios del comercio, por lo tanto es considerado como el patrón de los mercaderes y del intercambio, especialmente de los viajes comerciales. (Ver articulo: Tlazolteotl)

Tambien Te Recomiendo Ver...

El símbolo que representa al dios Yacatecuhtli es el “haz de varas”, el cual está conformado por el enlace de los bastones que usan los caminantes y una nariz. Físicamente, se le representa a este dios con una nariz sobresaliente que sirve como guía para los viajeros. Era uno de los dioses ancianos dentro de la mitología.

El dios Yacatecuhtli además de ser representado caminando con su bastón, también figuraba con cara pintada de color negro y blanco. En la cabeza llevaba un tocado de borlas de plumas de quetzalli, además de hermosas orejeras de oro. Portaba como vestimenta una manta azul adornada con flores hermosas y de todas las especies y una red negra.

En muchos escritos, este dios era descrito usando una especie de gorro el cual estaba elaborado de papel que llevaba puesto en la cabeza. También llevaba consigo un collar de piedras finas de color verde y una camisa. Debajo, un faldellín de flores acuáticas, las cuales eran bordadas o pintadas a mano.

En sus piernas el dios llevaba sonajas y cascabeles, mientras que su calzado eran unas sandalias tipo principescas. Como símbolo, portaba un escudo contentivo de la insignia del sol y en la otra mano, un ramillete de mazorcas rectas.

La adjudicación del título de Yacatecuhtli como el dios de los mercaderes y los viajeros, se viene dado por la tradición que tenían los aztecas mexicanos, de ofrecerle sus esclavos los cuales eran sacrificados en su honor y así mantenerlo satisfecho a cambio de favores pedidos.  (Ver articulo: Macuilxóchitl)

Tambien Te Recomiendo Ver...

Origen del dios Yacatecuhtli

El dios Yacatecuhtli tuvo su origen en la población de Pochtlan, la cual estaba ubicada al sur de Xochimilco, lugar que por mucho tiempo sirvió de asentamiento para los comerciantes y mercaderes.

Su leyenda señala que Yacatecuhtli tenía cinco hermanos y una hermana, los cuales llevaban por nombres Chiconquiáhuitl, Xomócuitl, Nácatl, Cochímetl y Yacapitzzáhuac, y la hermana se llamaba Chalmecacíhuatl.

Se dice que sus hermanos también se les rendían culto y eran venerados ofreciéndoles, al igual que él, esclavos, los cuales venían del mercado de Azcapotzalco. Los esclavos eran vestidos con los mismos atuendos del dios Yacatecuhtli como un tributo y para su agrado.

Los esclavos seleccionados para el sacrificio debían contar con ciertas características, entre ellas contar con un cuerpo perfecto y estar completamente sano. Antes del sacrificio eran bañados y los alimentan suficientemente para engordarlos. También los hacían cantar y bailar para mantenerlos contentos antes de su muerte.

Los esclavos podían tener una oportunidad de salvarse de su muerte, solo si este, bien fuese hombre o una mujer, contara con algún arte u oficio que fuese sobresaliente, solo así era considerada la opción de salvarles la vida y conservarlos para su disfrutar de sus servicios.

Culto y veneración de este dios

Yacatecuhtli también es conocido bajo la evocación del nombre de Yacacoliuhqui, “el de la nariz larga”. En el templo que se le rendía culto y veneración, su figura era vestida con papel sagrado, siendo este el mismo que se le ofrecía en el sitio donde se instalaba su imagen.

El bastón que utilizaba para caminar también se usaba como un signo de veneración al igual que el propio dios. Se dice que todos los comerciantes empleaban dicho objeto para ayudarse durante sus largas travesías.

Seguían un ritual donde todos los bastones eran colocados hasta formar una gavilla. Luego le ofrecían al dios la sangre que emanaba de sus lenguas, orejas, brazos y piernas. El bastón simbólico de este dios era conocido como ótatl, producto que estaba elaborado con un material de caña fuerte y resistente.

También celebraban una ceremonia llamada “lavatorio de pies”, la cual consistía en que al llegar los mercaderes de sus travesías, debían colocar un báculo en un lugar del templo local y le ofrecían al dios flores y comida. En medios de las ceremonias le eran dedicados canciones y bailes para venerarlo, con música y orquesta.

Dejar Comentario