≡ Menu




Ometéotl, lo que no sabías del dios de la dualidad.

Dentro de la mitología mexicana se encuentra el dios Ometéotl, conocido como el dios de la dualidad. Su nombre hace referencia a “dos dioses”, debido a que este dios es conocido por ambos géneros y por ende es el Ometecuhtli (señor) y Omecíhuatl (señora) de la dualidad.

Ometéotl

Ometéotl significado.

Ometéotl es una deidad peculiar, debido a que la misma abarca tanto el género masculino como el femenino. En la mitología maya se le consideraba como Ometecuhtli la propiedad masculina de la creación. (Ver Artículo: Macuilxóchitl)

Este dios se remonta a la antigüedad, debido a esta razón no era adorado como suele saberse de los otros dioses, de hecho el mismo tampoco era muy conocido. El conocimiento de este dios surge más que todo por la poesía perteneciente a las clases más altas, en la cual se hacía mención a este dios. Sin embargo, los templos y sacrificios no eran acostumbrados con esta deidad.

Suele llamársele también por los nombres “in Tonān” que significa nuestra madre y por “in Totah” que significa nuestro padre. En general esta deidad recibe muchos nombres e interpretaciones, una de las principales razones se encuentra en que la interpretación que da la mitología mexicana de esta entidad se refiere a que conforma la unidad de todo.

Podría decirse que Ometéotl es el dios supremo, que lo abarca todo y habita en lo más alto del cielo; es considerado el padre y la madre del universo, todo proviene de él, por ello no es superable por ningún otro dios en el que crean, puesto que este es el más cercano a la representación de la energía cósmica del mundo.

Se suele referir a esta deidad como “el uno mediante quien todos vivimos, como el o la que representa el verdadero ser de todas las cosas” esto le da el poder de la naturaleza misma. Podría incluso hacerse la comparación con el Dios de los cristianos.

Ometéotl como deidad.

Recibe múltiples nombres, cada uno de ellos haciendo referencia al poder por sobre todo que se le confiere a esta deidad, además de la unificación que representa.

Ometecuhtli (señor) es considerado el esposo de Omecíhuatl (señora) estos dioses que conforman a uno solo Ometéotl, son los padres de cuatro dioses importantes para la mitología mexicana.

  • Xipetótec, es la representación de la renovación, es la juventud, el alba y el maíz. Es conocido por ser el Tezcatlipoca rojo con dominio del Este.
  • Tezcatlipoca, es el señor de los cielos y la tierra, relacionado con la vida, defensa y protección del hombre. Se le conoce por ser el Tezcatlipoca negro con dominio del Norte.
  • Quetzalcóatl, es también considerado un dios de la vida, la luz y la sabiduría, además de brindar fertilidad. Es el Tezcatlipoca blanco con dominio en el Oeste.
  • Huitzilopochtli, su relación como dios se da con el sol y se le considera como el dios que desciende. Se le conoce como el Tezcatlipoca azul con dominio en el Sur.

Estos cuatro dioses y hermanos (ordenados de mayor a menor) han llegado a ser considerados dependiendo del culto que se les brinde como los dioses originales, sin embargo, son los descendientes de estos. Unidos representan en sí a los cuatro elementos fundamentales del universo, los cuatro elementos “agua”, “tierra”, “aire” y “fuego”. Además, la mitología explica que de sus cuatro colores nacieron las cuatro razas del mundo.

Aquí mas sobre este dios y otros: 

Diferencia entre Ometéotl y Omecihuatl.

Omecihuatl es considerada la figura femenina de Ometéotl, quien se divide en sus dos géneros como hombre y mujer. Tanto Ometecuhtli como Omecihuatl están identificados con un animal, el primero de estos con el águila y el segundo con la serpiente.

Omecihuatl es considerada como la Virgen cósmica y la fuerza femenina divina. Otro de los símbolos de esta diosa parte de la deidad Ometéotl, es su representación con la Luna, la cual fue asignada desde la cultura Nahua de los pueblos creyentes en los mismos. Por su parte, Ometecuhtli es la representación del Sol, el Cristo perteneciente al Cosmos y la fuerza masculina divina.

Ambas partes del dios se contraponen pero a su vez se complementan, son el antagónico al otro pero ambos necesarios para dar equilibrio y poder integrar todo lo que es el mundo. Conforman cada parte del universo e incluso a los seres humanos quienes, a su vez son la representación mortal de ellos como hombres y mujeres que procrean.

Ometéotl tatuaje.

Este símbolo característico desde las ceremonias que se le llegaban a realizar a este dios, es sumamente conocido además de ir plasmado desde hace tiempo en las pieles de las personas, muchas veces guerreros creyentes en Ometéotl.

Es un diseño conformado por unas runas centrales divididas en blanco y negro, exactamente iguales de lado y lado, para ir seguidamente protegidas por un par de serpientes enrolladas entre sí que terminan de frente en la parte superior.

Imágenes de Ometéotl.

Dejar Comentario