≡ Menu




Coatlicue: significado, leyenda, representaciones y más

Coatlicue o “la que tiene la falda de serpiente” era la diosa azteca de la vida y la muerte, de la tierra y de la fecundidad. Ella es la Madre Universal y los aztecas dedicaron todo su compromiso.Coatlicue

Su representación más conocida es una figura humana que lleva una falda de serpientes y un accesorio de manos y corazones, arrancado de las bajas. Su cabeza está enmarcada por dos serpientes enfrentadas, una imagen de dualidad, una idea esencial en la perspectiva de los desarrollos precolombinos.

Relato de su leyenda

Coatlicue era una diosa salvaje, ansiosa por el perdón humano. Sus patas afiladas en manos y pies aluden a la ferocidad del puma, criatura sagrada inigualable, y las serpientes que lo cubren, suplantando incluso partes de las estructuras de vida, simbolizan a la humanidad.

Tambien Te Recomiendo Ver...

Coatlicue era la madre de todo y de todos, incluidos los seres divinos aztecas, similar al señor de la guerra y al sol Huitzilopochtli. La leyenda dice que fue liquidada con ella cuando se cortó las tripas cuando estaba limpiando. Este enigmático origen indignó a sus otros cuatrocientos jóvenes, a la luz del hecho de que una diosa podía imaginar niños con diferentes seres divinos, motivados por el poder de su hija, la diosa Coyolxauhqui, que eligieron para ejecutar a su madre irrespetuosa.

Así fue que quitaron la cabeza de Coatlicue, sin embargo en ese preciso segundo, Huitzilopochtli fue concebido equipado y mató a un número significativo de sus hermanos y hermanas, cuyos cuerpos progresaron para convertirse en estrellas. He diseccionado Coyolxauhqui y he lanzado su línea recta hacia el cielo, donde fui a poseer el lugar de la luna, mientras que lo que quedaba del cuerpo se dirigía a la profunda y oscura garganta de una montaña, donde permanecería para siempre.

Tambien Te Recomiendo Ver...

En el Museo de Antropología e Historia de la Ciudad de México se puede ver la enorme Coatlicue, la Diosa Madre aparece aquí hablando al universo de sustancias perfectas y humanas. Las sociedades precolombinas, viendo las progresiones de la naturaleza, comprendieron que durante el tiempo hubo un período de sequía y otro de aguaceros, es decir, de vida y muerte en un ciclo constante.

Esta idea de dualidad se ejemplificó en el origen del universo, en sus propios seres divinos y en la existencia cotidiana. Coatlicue combina esta perspectiva del hombre mesoamericano, su universo de energías contrarias e integral y la obligación de mantener un ajuste generalizado.

Su ropa habla de la vida y el paso, la guía de la resurrección, la madre embarazada de Huitzilopochtli, esta diosa también recibió los nombres de Tonantzin ‘nuestra (a) madre (nān-) adorada (- tzin) y Teteōīnān’ madre (nān -) de los seres divinos (teteō-) ‘. Fue respetada como la madre de los seres divinos y se le habló como una dama que llevaba una falda de serpientes. Tiene pechos caídos, que simboliza la riqueza y una banda para el cuello de manos y corazones que habla a la vida. Su mitad mejor era Mixcoatl.

Tambien Te Recomiendo Ver...

En este video, se habla del mito de Cuatlicue:

Merece la pena especificar que “dios” no interpreta o no existe en los dialectos hablados por las sociedades prehispánicas de México, y no solo esta palabra, sino que son: encantamiento, ángel caído, mensajero santo, diablos, dualidad, decir los principales. Aquellos que son confundidos con las viejas composiciones y algunas representaciones. Estas palabras se especifican como el comienzo de la palabra, la importancia de los anales contados por los españoles en medio de la temporada del éxito de la región mexicana.

Significado

Coatlicue, era un libro o mejor referido en el dialecto náhuatl como “momochtli”, la conexión característica entre la vida y el pasar, dos lados de una idea similar. La descripción más comprensible de Coatlicue que aparece en la imagen de arriba, se encuentra en el Museo Nacional de Antropología de la Ciudad de México.

Aquí, algunos datos curiosos sobre esta diosa:

Apareció con la falda de viento de la marca registrada, puedes ver los vientos en todas partes a lo largo del hito y suplantar partes de las estructuras de vida. La cabeza es suplantada por dos serpientes que se encuentran, una imagen de la dualidad que cuando se abre todo el universo, otra referencia a las articulaciones veladas (con caras).

En la base, fuera de la vista del invitado está Tlaltecuhtli, sosteniendo dos árboles en las plantas de los talones de la diosa. Su distrito de tierras en México-Tenochtitlan.

Coatlicue Y Huitzilopochtli

Coatlicue era la madre del Centzon Huitznáhuac cuatrocientos surianos, señores de las estrellas del sur, y Coyolxauhqui, quien dirigió a sus hermanos. Él vivía en la ladera de Coatepec, donde hace una compensación; Él tenía su montón claro. Una vez, mientras limpiaba, un plumaje delicioso cayó del cielo, que ella recogió y puso en su seno.

En este vídeo algunos detalles sobre esta historia:

Cuando terminó con la limpieza, buscó la pluma que había guardado, sin embargo no pudo descubrirlo. Alrededor de ese momento, ella quedó embarazada del dios Huitzilopochtli. Ese embarazo desconcertante le ofreció otros cuatrocientos niños (el Centzon Huitznáhuac) que, impulsados ​​por su hermana Coyolxauhqui, decidieron asesinar a su madre desfavorecida.

Necesitaban hacerlo, pero Huitzilopochtli estaba totalmente amueblado y completado con sus hermanos y hermanas estrella. Quité al líder de su hermana Coyolxauhqui, que se quedó en el punto más alto de la pendiente, mientras el cuerpo eviscerado se movía hacia el pie de la ladera. Esa historia fue contada en el Templo Mayor del complejo formal de Tenochtitlan.

La colosal pirámide delegada con el santuario de Huitzilopochtli habló al Coatepec (estaba constelada con cabezas de serpiente en piedra), y al pie yacía el monumento de piedra del eviscerado Coyolxauhqui. Los decomisos humanos que se hicieron en el punto más alto de la pirámide hicieron referencia a la vieja fantasía de que los ensamblajes de las víctimas se debieron a un nivel más bajo que el cuerpo de la diosa Coyolxauhqui.

Hay cinco partes básicas de la divinidad Madre y Coatlicue de la falda de las serpientes en el Espacio Materno, todo inclusivo y enorme, y además la eternidad La madre naturaleza, la madre tierra favorecida, la madre de la vida y la muerte y ella es la madre interna. Ciertamente Coatlicue entre los nahuas habla decisivamente a la tercera perspectiva, de la Madre Divina. Conocido como “Temor al amor y la ley” a cargo del deterioro de las deformidades mentales. Es una Proserpina similar entre los griegos o Hécate entre los egipcios. Diosa del paraíso y la tierra. Como Diosa de la Tierra, tiene bajo su control toda la naturaleza y los elementales de la tierra, y además, bajo su dirección, trabajan en los asistentes celestiales de la muerte.

Escultura

Los antiguos aztecas hablaron a un enorme monumento de piedra con una figura posterior hablando en su ángulo, Cloaticue Madre Tonantzin (nuestra adorada).

Coatlicue en su parte superior transmite doblemente hacia delante que hacia adelante y hacia atrás, como Janus de la religión grecorromana, en este sentido va a los dos recursos creados, otro entendimiento es la dualidad: el Principio Eterno Masculino y el estándar Eterno femenino, que comienzan toda la formación del Universo.

Dos pechos flácidos mantienen apretado su pecho; (La Madre Naturaleza alienta física y profundamente a cada uno de los descendientes de la tierra) una banda de cuero adornada con dos corazones en medio de cuatro Manos que se abren hacia afuera, aludiendo a esta imagen, diciendo el Axioma del Arcano No. “Al trabajo de tus manos dale favores y en la idea poned corazón.”

El 4 en Kabbalah es poner grandes bases, consolidar la existencia material con el otro mundo, tener un ajuste. El cráneo a la altura del ombligo del dios demuestra el paso del sentido del yo, los totales mentales deben borrarse de nuestra mente intencionalmente o sin querer. Ella es la devoradora de hombres, los traga y los transforma en serpientes emplumadas.

Su falda de serpientes entretejidas con las cabezas hacia abajo se equilibra en su abdomen por métodos para un cinturón de serpientes que está debajo del cráneo y se cuelga con las cabezas como una corbata sin pasear, simbolizando que todo lo que existe en el Universo es el resultado del tercer poder (el Espíritu Santo).

Los lados de la falda están embellecidos por dos pliegues de plumas de quetzal, que descienden a la parte inferior de las piernas. Entre sus pies y una serpiente gruesa muestra sus mandíbulas. En cada uno de sus dos ojos de Águila esforzándose por ver hacia el Infinito.

En la parte inferior, en el plano de ayuda de la figura, en bajorrelieves, descubrimos Mictlantecuhtli, (Señor de Mictlan), quien junto con su media naranja Mictecacihuatl gobiernan el mercado negro. Desde el ombligo de Coatlicue se abre la boca del abismo.

En el límite del refugio del santuario, los educadores muestran el comienzo de un libro en el que están compuestas cada una de las letras de la Madre celestial; Antes de este libro, para retirar que necesitan borrar su identidad, no hay muchos que pasen “al borde del asilo”.

El minuto debe morder el polvo, dejar de existir para convertirse. Sin embargo, primero necesita regresar al cofre de la Madre Divina con el objetivo de que pueda ser concebida profundamente. El que no conoce a las madres de la Madre nunca alcanzará al Padre.

La gran figura de la diosa Coatlicue tiene una gran importancia en cuatro dimensiones, que va más allá de nuestras facultades físicas.

…” Tengo un toque de tacto,

Lloro, me lamento y pienso,

Yo digo y recuerdo.

Dios, en el caso de que nunca pateé el cubo,

¡En caso de que nunca desapareciera! …

Voy a donde no hay desaparición,

Donde triunfo se logra!

Gracioso, en la remota posibilidad de que nunca haya fallecido,

En el caso de que nunca desapareciera”…

Fragmento del poema de Nezahualcóyotl.

La parte del Coatlicue le habla al ser humano del personaje femenino al que se le han agregado componentes vegetales y cuerpos humanos. Su nombre implica en náhuatl: “el que tiene su falda de serpiente”. Esta divinidad era la diosa, madre de la tierra, la luna, las estrellas y el sol, exhibida en su niño más querido: Huitzilopochtli.

Hay mucha discusión sobre la personalidad de la palabra, algunos especialistas la asociación con Tlateotl (maestro / mujer de la tierra), otros piensan que es una mezcla de los rasgos de varias cosas, por ejemplo, Tlatecuhtli, Mictlantecuhtli y Cihuacoatl. Por fin Boone la relación con los militares, las criaturas femeninas y los poderes del poder ruinoso que debilitan a sumergirse y devorar a la humanidad hacia el final de los tiempos.

Esta pieza le habla a la diosa dañada de su cabeza, sus brazos y piernas. En el caso de que mire hacia la zona donde estos puntos más alejados se unen a la mitad, puede ver grupos con círculos suaves, que repiten el tejido adiposo debajo de la piel, una indicación inequívoca de desprendimiento.

Esta es la motivación detrás de por qué los vientos (los corales falsos) se levantan del cuello y las muñecas que simbolizan la sangre que prepara la tierra y, en consecuencia, su asociación con los reptiles. Mucho antes de las imágenes católicas, estos terrenos que bendicen a las serpientes con un carácter satánico y deshonesto, en Mesoamérica se identifica con riqueza. Para reafirmar esta gratitud puedes ver a otra serpiente bajando entre sus piernas que se identifica con el ciclo menstrual de la diosa.

Sus piernas en el componente que ofrece a la divinidad han sido adicionalmente desfiguradas y suplantadas por los puntos más alejados de un auténtico halcón, una criatura que le habló al sol en el mundo mexicano. Completas son algunas plumas que realzan sus colinas más bajas que, además, tienen los halcones brillantes y cuya capacidad es envolver los tibiotarsos y parte de los tarsometatarsos de estas criaturas aladas.

La extravagancia y el asombroso trabajo de la pieza se apoderan de la localización, particularmente en la estilización de su forma y en la elaboración de ejemplos y superficies que abarcan su sacralización. (ver articulo Ixtlilton)

La diosa transmite un accesorio con corazones, manos y una calavera dándole un carácter malvado. Estos componentes revisan el carácter alfa-omega de la divinidad al hablar a la Tierra, lo cual es nutritivo y, sin embargo, devora a la humanidad misma. El accesorio era una necesidad de penitencias humanas, de desinterés para hacer el fluido crucial y de las guerras que estimularon la economía y las cuestiones gubernamentales del ámbito mexicano.

En su medio descubrió más indicios sobre su rica naturaleza ya que tiene pechos flácidos y sellos de estiramiento en el área del estómago, similares a los que una madre tiene una y otra vez. Para decirlo claramente, es una falta de procreación en el mundo mexicano.

Cloatlicue y Mixcoatl

Mixcoatl (en náhuatl: mixcoatl, ‘Storm”mixtli, nube, coatí, serpiente o reunión’), también llamado Taras en Michoacán y Camaxtle en Tlaxcala y Huexotzinco, en el folclore mexicano, el señor de las tempestades, de la guerra y de la persecución . Los mexicanos confiaban en que la Vía Láctea era una representación de este dios, a pesar del hecho de que existe otra clase llamada Iztac-Mixcoatl, un viejo dios divino como Ometéotl. También es un personaje increíble, padre de Cēlcatl Topiltzin Quetzalcoatl y guía de una reunión de niños que se instalan en Tula (en el actual Hidalgo) en el siglo X.

Sin duda existen divergencias entre Xipetótec, Camaxtle, Mixcoatl y Tezcatlipoca Red entre las religiones mesoamericanas, a pesar de que en la cosmogonía náhuatl, la producción del universo, que solo existe en un cielo, que llamaron el decimotercero, en el cual una pareja vivió Divine, Ometecuhtli y Omecíhuatl, que multiplicaron cuatro jóvenes.

El primogénito fue Tlatlauhqui (“Tezcatlipoca Rojo”), que fue venerado especialmente por los Tlaxcaltecas y Huejocincas bajo el nombre de Camaxtli sin embargo aclimatado por los mexicanos como Xipetótec, “Nuestro Señor The Skinning “; el segundo hijo fue Yayauhqui (“Tezcatlipoca Negro”); el tercero era Iztauhqui-tezcatlipoca o (“Tezcatlipoca Blanco”) o Quetzalcóatl; los cuatro fueron Omitéotl-Inaquizcóatl, Xoxoauhqui (“Tezcatlipoca Azul”), absorbidos por los mexicanos como Huitzilopochtli.

Estos cuatro seres divinos que siguieron 600 largos periodos de latencia, se reunieron y presentaron lo que debían arreglar y los asuntos que deberían forzar sobre el que hicieron, y las posiciones concurrieron, enviados a Quetzalcóatl y Huitzilopochtli, a cargo de hacer el Sol Medio, eso brillaba poco ya que no era completo; luego otra vez, al pasar la escena 2, el número Camaxtle o Camaxtle, “el gobernante desnudo”, 5 la fuerza divina de la llama sin embargo adorado como señor de la persecución, con el nombre de Mixcoatl, “nube de viento” o “la tromba” ” , reconocido como Mixcoatl-Camaxtli, 6 así que después de la oleada, me tecpatl, me trasladé al Octavo Cielo e hice cuatro hombres y una dama para dar el sol hasta el final, pero como el agua, así que Mixcoatl y Camaxtle (en náhuatl: Camaxtle, ‘ El que tiene ropa interior y zapatos ” cactli, calzado; maxtlatl, ropa interior; e, que tiene ‘), es el mismo entre los Tlaxcaltecas y Huejocincas, mientras que Xipetótec fue considerado por las personas que habitan en un momento similar., Que tiene su fuente en Zapotlán , Jalisco, 7 que atribuye las dolencias de apostemas y sarna.

En el siguiente vídeo, aprenderás sobre los mitos y realidades que rodean a esta diosa azteca:

Como estaba, los seres divinos Xipetótec y Mixcoatl estaban conectados con los seres divinos externos a los grupos de gente Nahua, Mixcoatl como señor de los Otomi, fuerza divina de persecución, que vivía en las montañas y eran vistos como todos los buscadores, y Chichimecs; mientras que Xipetótec como dios de los zapotecos y los yopis, vecinos de los mixtecos, grupo de personas que vivía hacia la costa del océano Pacífico.

Creadores, por ejemplo, Paso y Troncoso dicen que Mixcoatl fue duplicado por el Camaxtle, el dios principal de los chalqueños, bajo cuyo nombre se construyeron los inquilinos de Tepeaca, Zacatlán, Cholula, Tlaxcala, Huexotzinco, por lo que las funciones que se consideraron en Mixcoatl México, comprometido con Camaxtle en Tlaxcalla; en Michoacán, adoraron a Mixcoatl con el nombre de Taras, y solo les dieron serpientes, criaturas voladoras y conejos.

Relación entre Cloatlicue y Guadalupe

Son los componentes compartidos entre Coatlicue y la Virgen de Guadalupe; El fundamental de ellos es su parte como madres de la fuerza divina principal de sus religiones individuales.(ver articulo Ehécatl)

La personalidad materna, la imagen de seguro y reconocimiento se extiende a sus adherentes, del mismo modo que sus jóvenes y su veneración los lleva a considerar estas representaciones como una madre.

Ambos imaginaban a su hijo agónico y sin adulterar, no había cooperación masculina. Ambos también lo hicieron a través del contacto con una representación de la naturaleza divina. A causa de María, era el alma bendita como una paloma. ¿Quién consideró a Jesús sin tener un hombre? Por otra parte, la diosa Coatlicue, siendo la madre de 400 seres divinos, tuvo una reunión decente, un círculo de plumas que se había deslizado del cielo, se puso la falda y después de eso se consideró en Huitzilopochtli, Señor de la guerra, quien fue concebido equipado perdonar su vida y se convierte en la figura fundamental del panteón de los antiguos mexicanos.

Además, ambos compartieron el lugar donde fueron adorados, un sitio que desde las circunstancias prehispánicas ha sido visto como sagrado: el Tepeyac.

Lugar de reverencia

La ladera del Tepeyac, cerca de la ciudad de México, fue utilizada como un lugar para santificar por su aprecio a Toci-Tonantzin o “Nuestra venerada madre” en conjunto con Coatlicue, también llamada Teteo Inan (la madre de los seres divinos).

Como un número sustancial de estructuras religiosas, el santuario fue demolido en medio de la conquista de México. En cualquier caso, los sacerdotes franciscanos guardaban un pequeño santuario en este lugar con el objetivo de que los prosélitos pudieran hacer su progreso al cristiano de una manera menos salvaje.

Según lo indicado por el escritor español Bernardino de Sahagún:

Hay una colina llamada Tepeacac y la llamamos Tepequilla española, y ahora se llama Nuestra Señora de Guadalupe. En este lugar tenían un santuario dedicado a la madre de los seres divinos, que llaman Tonantzin, lo que implica a nuestra madre. Allí hicieron numerosas penitencias por el aprecio de esta diosa, y acudieron a ella desde terrenos excepcionalmente remotos, de más de veinte asociaciones de todos los lugares de México, y llegaron en muchas contribuciones: vinieron a personas y servidores y jóvenes damas en estas reuniones.(ver articulo Ometéotl)

El desafío de la población en general era extraordinario hoy en día y todos decían ‘¿qué tal si vamos a la reunión de Tonantzin’? y ahora que la Iglesia de Nuestra Señora de Guadalupe trabaja allí, también la llaman Tonantzin, aceptando la puerta abierta de los ministros que la llaman Tonantzin. (…) y vengan a visitar a este Tonantzin desde lejos, en la medida anterior, cuyo compromiso es igualmente sospechoso, a la luz del hecho de que donde quiera que haya numerosos lugares santos de Nuestra Señora, y no vayan a ellos, y se originan desde tierras lejanas a este Tonantzin como hace algún tiempo. 

Hasta la fecha hay una discusión a nivel de los anticuarios acerca de los conquistadores españoles que optaron por utilizar la religión Tonantzin como una premisa para construir la facción de la Virgen de Guadalupe. La mezcla de convicciones acababa de comenzar en cualquier forma, los lugareños escribieron el nombre de Guadalupe-Tonantzin, ya que pensaban que era un personaje similar.

La Basílica de Guadalupe, el enfoque principal de la súplica de la Virgen en México, completó su desarrollo en 1709. Hoy es el propósito de reunir a uno de los viajes religiosos más importantes en América Latina y el mundo. En este momento, la facción de Tonantzin-Guadalupe está ensayando para miles de indígenas de México y diferentes naciones de la masa continental.

Coatlicue y la piedra del sol

Piedra del Sol, también conocido como el Calendario Azteca, pertenece a la cultura mexica, del pasado mesoamericano prehispánico. Este enorme monumento podría haber funcionado como la base de los sistemas calendáricos solares y rituales, y como punto de partida para observaciones astronómicas complicadas.

La ubicación original exacta de este monumento no ha sido determinada, pero se sabe que estaba en algún lugar de la plaza principal de Tenochtitlan, donde se encontraban el Templo Mayor y los principales edificios de culto y poder político.

La Piedra del Sol fue descubierta el 17 de diciembre de 1790 en el lado sur de la Plaza Mayor en la Ciudad de México, en un área cerca de la zanja que corría a lo largo del lado sur del Palacio Nacional. (ver articulo Agni)

Durante las obras de nivelación de la plaza, en 1790, se descubrieron las dos “piedras” más famosas de la antigüedad indígena: la Coatlicue Máxima y la Piedra del Sol o el calendario azteca. El Coatlicue se dejó en el patio de la Universidad Real y luego se volvió a enterrar, y el Calendario se adjuntó a la pared de la Catedral.

El primer estudio sobre la Piedra del Sol fue realizado por Antonio León y Gama en 1792. Desde entonces, ha habido innumerables estudios sobre el monolito. Una de las preguntas constantes sobre esta escultura calendárica es si su posición era horizontal o vertical. Ahora se sabe que la posición de la Piedra del Sol debe ser horizontal y mostrar la imagen del relieve solar como en muchos otros monumentos de forma cilíndrica.

También se han hecho varias propuestas sobre el valor numérico de cada uno de los elementos presentados en el relieve, es por eso que en las operaciones matemáticas complicadas, se asume que el monolito representa la suma de observaciones astronómicas y es el resultado de complicados cálculos calendáricos.

Su uso en tattoo

al igual que otros dioses de las diferentes culturas, coatlicue ha inspirado a personas de diferentes edades ha realizar representaciones con su imagen, una de las mas significativas es cuando deciden grabarla de forma permanente en su piel.

Imágenes representativas

Existen muchas formas de representar a esta diosa, la mas común es una mujer, muy hermosa, con serpientes que recubren desde su cintura hasta las rodillas, garras y colmillos.

Dejar Comentario