≡ Menu




Torii: significado, en kyoto, en miyajima y más

El Torii es un límite entre lo profano y lo sagrado o la frontera entre el mundo terrenal y el espiritual, muchas personas conocen esta entrada aunque no por su nombre sino por la belleza que éste tiene en todo Japón y que se extiende en la religión nativa de ahí, la sintoísta, todos estos santuarios tienen en común los Torii que vienen de diferentes tamaños. Descubre más sobre este tema.

¿Que son?

Los Torii son unos arcos tradicionales originarios de Japón que normalmente encontramos en los santuarios sintoístas, a veces llamado shintoísmo (es una religión autóctona de Japón, la cual adora a los espíritus o genios de la naturaleza, también conocidos como Kami) y marca el límite entre lo profano y lo sagrado. Existen algunas edificaciones que son similares a los Torii en diferentes culturas como en la civilización tailandesa, además de parecerse a los Torana que se encuentran dentro de las construcciones budistas e hindúes (específicamente en Nepal y la India).

Tambien Te Recomiendo Ver...

Son dos columnas que mantienen dos travesaños análogos (la parte de abajo llamado nuki que cruza las columnas, y el arco de arriba es conocido como kasagi), esta es su forma elemental, sin embargo existen otras formas que varían dependiendo del santuario, como por ejemplo algunos Torii presentan un tejado (conocido como  ryōbu Torii) entre otras variaciones, que también se le pueden añadir ornamentos tradicionales como los shimekazari, los cuales son conocidos por ahuyentar a los demonios y a los malos espíritus.

Generalmente están pintados en una variedad de las tonalidades de bermellón (es una combinación del color rojo y naranja, siendo un color rojo anaranjado), se cree que la razón por la cual utilizan estos colores tan llamativos es porque ahuyentan a los mosquitos, para así tratar de evitar lo más posible el deterioro de los Torii, para producir un impacto visual y emocional a quien lo ve por primera vez y por último y no menos importante, para alejar a los malos espíritus o a los demonios según algunas historias japonesas.

Tambien Te Recomiendo Ver...

En algunos Torii nos encontramos con que presentan tablillas escritas colocadas en la parte horizontal. Normalmente en el pasado, los Torii eran edificados con piedra o madera, sin embargo, con el tiempo se empezaron a utilizar otros elementos como el acero inoxidable, cemento, cobre, el acero entre otros materiales.

Como se dijo antes, los Torii son las puertas al mundo sagrado, por lo tanto los debemos tratar con respeto y hacer una reverencia antes de poder cruzarlo, es importante saber que en los santuarios no sólo hay un Torii, sino que dependiendo del tamaño del santuario varía la cantidad de los Torii, aunque el más grande va a ser el de la entrada principal por lo que es conocido como Ichi no Torii (su traducción al español sería el primer Torii), estructuralmente le seguirían el ni no Torii y el san no Torii.

 Significado

Para poder conocer su significado, primero nos tenemos que remontar al primer momento en el cual se cree que fue construido por primera vez, ya por el año 922 a. C. en el período Heian, se cree que fue en ese año puesto que se encontraron textos que hacen alusión de los Torii, sin embargo se han encontrado unos edificados con piedra en el siglo XVII a. C., localizado en el santuario Hachiman en la zona de Yamagata.

Si nos ponemos hablar del Torii más antiguo en piedra, también podemos mencionar al Torii más antiguo construido con madera y ese sería en el santuario Kubō Hachiman construido por el año 1535, ubicado igualmente en la zona de Yamagata.

Tambien Te Recomiendo Ver...

Ahora, los Torii se caracterizan por marcar el camino hacia el santuario y en él puede haber tanto uno como más Torii, por lo que es el inicio del santuario, además de que nos proporciona el conocimiento para saber la diferencia de un templo budista y un santuario sintoísta, los cuales se encuentran muchas veces en el mismo espacio.

Como se fue explicado, no se sabe a ciencia cierta su origen, por lo que en el caso de su significado etimológico no pasa desapercibido, por lo cual existen varias soluciones a este problema, ya que hay varias versiones etimológicas de la palabra Torii, como por ejemplo que se origina de tōri-iru que significa “pasar y entrar” o que proviene de la palabra exacta Torii, significando hogar de pájaros y tiene sentido cuando descubrimos que en el sintoísmo los pájaros son respetados por considerarlos los mensajeros de los kami japoneses (deidades veneradas en el sintoísmo).

Una leyenda japonesa nos cuenta como la diosa Amaterasu (diosa del Sol) estaba muy enojada con su hermano, por lo cual decide ocultarse en una cueva y con una piedra cubrió la entrada, esto ocasionó un eclipse por lo que generó pánico al pueblo pensando que ya no iba a ver más el Sol, así que la gente asustada decide construir una gran vara larga para colocar todos los gallos del pueblo.

Tiempo después, los gallos empezaron a cacarear creando todo un alboroto haciendo que la diosa curiosa decidiera salir para ver qué pasaba, por lo que poco a poco empezó a mover la piedra, sin embargo, fue un luchador de sumo quien movió la piedra ocasionando que saliera el sol, se cree que esta fue el primer Torii.

Aunque hay otros significados de la palabra Torii que pueden remontarse en la época en la cual a las personas de bajo rango tenían terminantemente prohibido entrar al santuario, por lo que a ellos se les conocía como pájaros, los cuales tenían que esperar debajo de este arco, por lo que se considera que de ahí viene el origen etimológico de Torii, es decir, la morada de los pájaros o también donde se encuentran los pájaros. Aunque también existe la teoría de que los Torii provienen de la India por su parecido a la Torana.

Los Torii para poder ser construidos con madera utilizan los árboles que se encuentran en los caminos cercanos, por lo que para los japoneses simbolizan una unión y amor a la naturaleza, además de tener un significado de prosperidad, del cambio de lo profano a lo sagrado, buena suerte y el propósito de ahuyentar a los malos espíritus del santuario.

Para algunos, su significado tiene un trasfondo de apartar todo los pensamientos negativos que uno aflige mientras va pasando por los Torii (cabe mencionar que los Torii también pueden encontrarse alineados unos de otros) y eliminar las impurezas para poder prepararnos para presentar nuestros respetos a la deidad del santuario.

Puede ser curioso, pero no sólo los Torii se encuentran en los santuarios sintoístas, ya que pueden ser colocados en las empresas o en las casas pagando una alta suma de dinero además de considerar en que dios de piensa adorar (recuerden que en la religión sintoísta veneran a los dioses de la naturaleza, no es monoteístas sino politeísta).

Sin embargo, también puede ser construido como un talismán, ya que según unas leyendas se cree que los Torii son protectores en contra de los terremotos, por lo que se recomienda edificar a casa o empresas que estén ubicadas cerca de estos, ya que aunque no se crea, en los terremotos que han sucedido en Japón los Torii han seguido en pie, a esto se le consideran dos cosas: o son edificados con unas estructuras fuertes o simplemente al ser puesto como símbolo de protección tienen ese poder para proteger detrás de él todo lo que hay.

Torii en Kyoto

Construido cerca del siglo XVIII, es uno de los más importantes y más antiguos santuarios sintoístas de Japón, localizado al sur de Kyoto (la ciudad), específicamente en el barrio Fushimi, y se encuentra en la base de la montaña apodada Inari, ubicada a unos 233 metros sobre el mar. Es conocido por los nombres “El santuario sintoísta de Fushimi Inari” o “Fushimi Inari Taisha” en japonés sería 伏見稲荷大社, y es caracterizado por ser el principal santuario que venera a la deidad Inari (siendo representado como mujer, como hombre o como una especie de combinación de ambos).

Inari es la deidad de la agricultura, arroz, fertilidad, el éxito, los zorros y de las industrias y comerciantes, por lo cual hace que la mayoría de los Torii sean donados al santuario teniendo los nombre de los donantes en la tablilla para que así les proporcione a su trabajo una buena suerte. Además el santuario cuenta con un espacio privado para el cultivo debido a que en la montaña se encuentra un clima idóneo para los cultivos.

En un principio, la edificación se iba a realizar en la colina de Inariyama, ubicada al sudoeste de Kyoto, sin embargo, fue el monje Kukai quien pidió la reubicación por el año 816. En la parte inferior de la montaña está ubicada la entrada y el santuario principal, en el medio de la colina tenemos el santuario interior, al cual se le accede por un camino formado por bastantes Torii, esta es la zona más desacata del santuario y se les conocen como Senbon Torii o las Mil Puertas.

Cabe mencionar que se empezó a realizar la donación de los Torii en el periodo Edo (período que duró entre el 1603 al 1868), realizado por dos motivos, el primero para que un deseo se les hiciera realidad, y la otra razón era para mostrar agradecimiento por un deseo cumplido. Era tanta esta creencia que se empezó a extender por toda la zona, llegando a tener aproximadamente unos 10.000 Torii y estos poseen un color bermellón, el cual le da un aire de espiritualidad y están pintadas utilizando la famosa técnica inari-nuri, el cual también sigue esta técnica el santuario principal, los Senbon Torii son un sendero que lleva a la cima de la colina Inari.

La puerta principal es llamada Romon y es la que da el acceso al santuario, fue edificada en el año 1589 a petición del gobernante Toyotomi Hideyoshi, cuenta la historia que la madre del gobernante estaba enferma de gravedad, por lo cual Hideyoshi le rezó a Inari que la salvara y si hacía esto él donaría una suma grande a su santuario, esto propició un cambio favorable en la salud de su madre, por lo que él cumplió su promesa y donó una grande suma de dinero al santuario, y con esa donación lograron construir la puerta de Romon, siendo el acceso principal del santuario Fushimi Inari.

El santuario principal se llama Hoden y en éste se bendicen a las cinco deidades de la colina Inari, el edificio posee un estilo Uchikoshi Nagashi-Zukuri, además de tener una decoración en los corredores característico del período Azuchi-Momoyama (a finales del año 1500). Sus muros tienen unos 10 metros de alto, la ornamentación es colorida y un ejemplo de esto sería que en el techo hay unos colgantes de oro llamado kon pukurin, para los adornos en metal se les conoce como tarukibana  y los travesaños kaeru mata ubicados en el techo. Este edificio sufrió un incendio en el año 1468, debido a la rebelión de Onin, sin embargo gracias a las donaciones del pueblo fue reconstruido en el año 1499.

Terminando el recorrido del sendero de Senbon Torii, descubrimos el Okusha Hohaisho, que también se le puede llamar Okuno-in yahi, nos encontramos con el salón de plegarias en el santuario interior, el cual fue edificado en el año 1499 para rendirle culto a las deidades de la colina Inari, los cuales están ordenados para observar las tres cimas de la montaña desde este punto. Cabe destacar que aunque fue construido en el año 1499, el Okuno-in fue destrozado por un desastre natural en el año 1794, siendo ya por el año 1975 su reedificación más grande.

Torii

También a la derecha del Okusha Hohaisho tenemos dos lámparas llamadas Omokaru-ishi y estas lámparas son de piedra, las cuales tienen una leyenda y es que si pides un deseo delante de las lámparas, y después las levantas, si te das cuenta de que están más ligeras que en el inicio, es que se te realizará el deseo, en cambio, si te parece más pesadas, no se te cumplirá el deseo.

Ahora, si proseguimos el camino, nos encontraremos con el estanque Shin-ike o Kodama Gaike, los japoneses tienen una creencia la cual consiste en que si estás buscando a alguien le tienes que dar dos palmadas en los pies del estanque haciendo que se produzca un eco que te llevará hacia la persona que estás buscando.

Luego, si caminamos unos minutos más, nos encontramos con la intersección Yotsu-tsuji, en la cual podemos admirar muchas cosas, como la naturaleza y el panorama de la ciudad de Kyoto y la montaña Inari, además si seguimos caminando llegamos a uno de los santuarios que se encuentran ahí, llamado Miyuki Hōhaisho (abierto en el año 1963), el cual contiene unos bambús negros alrededor que lo hacen más llamativo, además de realizarse el ritual fude-zuka, que consiste en enterrar pinceles de caligrafía antiguos.

Al llegar a la tercera cima de la montaña Inari podemos apreciar unas ruinas antiguas, en las cuales se adora a la deidad Shiragiku Okami, y el santuario se le conoce como Shimosha Shinseki. Si después observamos un Torii de piedra (que es caracterizada por sus hermosas decoraciones) sabremos que nos encontramos con un sector llamado Ai-no-mine y es sagrado, ya que se adora a la deidad Ise no Okami.

Torii

Tenemos otro lugar conocido como Ni-no-mine en el cual encontramos un santuario dedicado a la deidad Aoki Okami, para después llegar un santuario conocido como Ichi-no-mine y en este santuario adoran a la deidad Suehiro Okami.

Otro de los santuarios que encontraremos es llamado Mitsurugisha que al lado encontramos una roca conocida como la roca del trueno, por la creencia de que en el pasado muchos truenos y rayos pasaron por la roca y no la destruyeron; cerca de este santuario podemos ver el santuario Yakuriki o también llamado Yakurikisha la cual según su nombre tiene magia curativa, en la cual veneran a la deidad de la Tos, haciendo que muchos actores vengan para rezar de que no se les vaya la voz.

Para después trasladarnos a unos 200 metros más, al sector de las plegarias de Gozendani, está centrada entre las tres cimas de la montaña Inari, en esta se pueden rezar a todas la deidades del santuario, ya que desde este punto se puede obtener una buena vista de toda la colina. En este lugar podemos encontrarnos con varios festivales, siendo el más importante el Oyama-sai, en el cual se les ofrece sake a todas la deidades del lugar.

Por último, tenemos el santuario Suehiro, y tiene una característica muy especial que es que aunque normalmente son los zorros (también llamados kitsune) quienes son los guardianes de los santuarios, tenemos que en el santuario Suehiro los guardianes son las ranas también llamadas Kaeru-koma.

En Miyajima

En la isla de Itsukushima, o mejor conocida popularmente como Miyajima, que significa isla del santuario, ya que toda la isla gira entorno del santuario, ubicada cerca de Hiroshima, nos encontramos con uno de los santuarios más bellos y mejor conservados en todo Japón y es el santuario de Itsukushima o también conocido como Itsukushima Jinja, el cual se le considera Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO desde el año 1996, y un modelo para la arquitectura tradicional con un ambiente natural.

Este santuario es mundialmente reconocido por el Torii flotante, ya que una de las curiosidades de este santuario es que está edificado sobre el agua en la costa de la isla. Se considera que su edificación fue por el año 593, aunque ciertamente no es comprobado. Sin embargo, poca de la información que se conserva es que en el año 1207 hubo un incendio que destruyó los edificios más importantes del santuario, que terminaron volviendo a re-edificarlo, no obstante, al final otro incendio lo derrumbó ya por el año 1223, por lo que en el año 1233 fue reconstruido de nuevo y así se quedó como lo vemos hoy en día.

Con el paso del tiempo se les han añadido nuevas áreas al complejo, un ejemplo de eso sería la pagoda Tahōtō, edificada en el año 1523, la pagoda de cinco niveles llamada Gojūnotō construida en el año 1407 y varios altares para las diferentes deidades que veneran en el santuario.

El santuario está constituido por varios edificios, entre los cuales predominan el salón de las ofrendas Heiden, el salón principal Honden, el oratorio Haiden igualmente tenemos el Torii de la entrada que lleva a la plataforma para las ceremonia Hirabutai (en este se pueden realizar obras de teatro) que unen al centro del santuario.

Una de las características que tiene el gran Torii es que al ser edificado sobre el agua, cuando nos encontramos en periodos de marea alta, el Torii parece flotar en el agua concibiendo un ambiente de lo más hermoso, en cambio cuando hay periodos de marea baja podemos pasear tranquilamente por la arena hasta llegar al inicio del Torii, y poder observar lo maravillosos que es y su inmenso tamaño porque las personas no se imaginan el tamaño que de verdad tiene el Torii hasta verlo de cerca. Por estas razones se le considera al gran Torii el símbolo de la isla y fue edificado en el año 1168, el cual está a unos 212,7 metros del oratorio Haiden y a unos 200 metros de la costa.

Como se mencionó anteriormente, el gran Torii está localizado sobre el agua por lo que debido precisamente a eso éste ha sufrido muchos derrumbes, por lo que se reconstruye constantemente, el que se encuentra actualmente en pie fue construido en el año de 1875 y se sabe que antes de éste estuvieron en pie otros siete Torii desde su creación por primera vez,.

Estos pesan unas 60 toneladas además de tener unos 16,6 metros de altura, y posee una longitud de 24,3 metros, una circunferencia de 9,9 metros y cada una de las columnas mide unos 13,4 metros de alto, edificado con una madera de alcanforero de no más de 500 o 600 años de antigüedad; utilizaron esta madera debido a que es una madera fuerte y con esto evita la descomposición y a los insectos, también en la edificación del Torii fue utilizado la madera de ciprés y de cedro.

Como se mencionó al comienzo del articulo, el Torii es un límite del mundo profano a lo sagrado o con otras palabras entre el mundo terrenal y el espiritual, y con un color bermellón. El gran Torii es considerado un protector contra  los malos espíritus, igualmente tenemos que si lo observamos muy bien, se encuentran pintados una luna y un sol (una al este y el otro al oeste) para los creyentes del Feng Shui se debe a que en la dirección noreste es la entrada del demonio haciendo que el Sol no permita la entrada de estos demonios.

El príncipe imperial Taruhito, un comandante (por las guerras Boshin y la Rebelión Satsuma) del siglo XIX pintó la tablilla de la Torii, ya que además de ser un comandante era un calígrafo importante. Aunque muchos piensan que el Torii está anclada al suelo marino y que por esa razón es que ha durado muchas veces se tiene que saber que no es así, sino que está soportada sobre sí misma debido a que está sujeta por unas seis columnas de piedra que pesan una siete toneladas colocadas inteligentemente bajo las columnas del Torii.

Tattoo

Los tatuajes son un medio de expresión y los tatuajes japoneses tienen un estilo característico debido a que cada imagen utilizada tiene un significado, un trasfondo para una intención específica, ya que los tatuajes japoneses nos narran escenas importantes y trascendentales en su cultura como también personajes, santuarios religiosos y a la naturaleza, con esto me refiero a animales, flores, árboles entre otros.

Un ejemplo de lo anterior son los Torii, las personas que deciden realizarse un tatuaje con el Torii representan partes únicas y espléndidas de estos lugares que simbolizan el límite entre lo terrenal y lo espiritual, además de proporcionar buena suerte y prosperidad, a estos tatuajes se les pueden añadir más elementos como los santuarios.

Aunque muchos japoneses consideran de mal augurio los tatuajes, ya que para muchos representan a los criminales, debido a que en el siglo XIX se les colocaba a estos un tatuaje para que sean reconocidos; cabe destacar que algunos lugares públicos como los baños en aguas termales, conocidos como los onsen, se les prohíbe la entrada a aquellas personas que tengan un tatuaje, aunque en el pasado los tatuajes tradicionales significaban un estatus en el clan o un símbolo de sagrado matrimonio pero que con el tiempo fueron considerados de mal gusto.

Los Torii un símbolo para los creen en la religión sintoísta de prosperidad, buena suerte y un protector en contra de los malos espíritus, que han soportado terremotos y hasta lo más importante el pasar del tiempo aunque con muchas dificultades, que incluso al pasar por aquí se tiene que inclinar como muestra de respeto.

Dejar Comentario