≡ Menu




Bakeneko, lo que no sabías sobre este personaje mitológico

El bakeneko es otro yōkai que, como sabemos son seres con habilidades y poderes supernaturales, compuestos por monstruos, espíritus y demonios, que forman parte del folclore japonés. El bakeneko es, en esencia, un gato, y posee muchas características comunes con el Nekomata, hay quienes sostienen que el Bakeneko es un primo no tan malvado de Nekomata, pero eso lo dejaremos a la apreciación del lector.

Bakeneko

Origen del Bakeneko

Resulta importante hacer algunas apreciaciones sobre por qué dentro de la mitología japonesa los gatos forman parte del mundo yōkai. Los gatos son seres vivos que poseen características muy particulares, son sigilosos, no producen sonidos al andar; su pelaje es sensible a la estática y cuando se enfurecen o se colocan en modo alerta, se erizan; sus ojos, pueden cambiar fácilmente de color dependiendo de la cantidad de luz.

Tambien Te Recomiendo Ver...

Aunado a lo anterior, son animales nocturnos, difíciles de controlar y sus mecanismos de defensa (o ataque) son relativamente importantes, pueden infligir daño sin mucha dificultad. Todas estas características, les han valido un puesto dentro del mundo yōkai.

Otro aspecto fundamental, y que resulta especialmente importante en la explicación de como el gato se fijó en el imaginario de los japoneses, es que los gatos, y los perros, han sido los animales que han estado al lado de los humanos en su tránsito de la vida silvestre, en el bosque, a la vida de ciudad, conservando sus rasgos característicos, lo cual les hizo acreedores de muchos mitos.

Tambien Te Recomiendo Ver...

Las historias sobre los Bakeneko, forman parte de la cultura popular, en donde se ha ido moldeando y adaptándose a los tiempos. Estos mitos o Kaidan, vocablo japonés con el que se designa a este tipo de historias cuya nota resaltante es su transmisión de boca en boca y entre generaciones.

Una de las tantas leyendas que explican el origen de estos seres mitológicos, se relaciona con las lámparas tradicionales japonesas, los Andones. Como ya se dijo, el andón es una lámpara que posee una pantalla de papel estirada, cuyo marco era normalmente hecho a partir del bambú, aunque también podía ser utilizada la madera y el metal.

Esa pantalla de papel, protegía la llama del viento, que se producía por la combustión generada a partir del aceite que, para la época, estaba contenido en una piedra. El aceite utilizado en estas lámparas, era hecho a base de pescado y su olor, como era de esperar, atraía a los gatos, quienes lo consumían.

Tambien Te Recomiendo Ver...

Los gatos llegaron a Japón como forma de control de plagas y para servir de mascotas, y dado que la dieta del japonés común de la época, se fundamenta en el consumo de vegetales y granos, la falta de proteína animal hacía que los gatos estuvieran siempre intentando buscar una fuente alternativa. Así, atraídos por la esencia del pescado proveniente de esas lámparas, procedían a comer de él.

Cuentan las historias que si un gato consumía este aceite, podía convertirse en Bakeneko. Algunos explican que cuando el gato se disponía a lamer el aceite, la sombra del gato se proyectaba en las paredes, adquiriendo formas extrañas e intimidantes, hecho que comenzó a generar la leyenda que explica la transformación de los gatos en Bakeneko, por el consumo del aceite de estas lámparas.

Otras relatan que esta conversión tenía lugar cuando los gatos cumplían 100 años de edad o llegaban a pesar más de 4 kilos. Si están familiarizados con la historia de los Nekomata, probablemente verán ciertas similitudes en cuanto a su origen y desde ya se advierte que la linea que separa a estas dos criaturas mitológicas es, muy estrecha.

El Bakeneko y el Nekomata están emparentados, algunos estudios sugieren que éste es una derivación de aquel, y muchas historias parecen coincidir en que las condiciones para que se un gato se transforme en alguno de estos seres, son similares: la edad, el peso, el largo de sus colas. Donde parece haber una diferencia es en el consumo del aceite de lámpara ya comentado, y que losBakeneko no son tan malvados como su otro primo felino.

No obstante, sigue siendo una criatura de cuidado y respeto, capaz de poner en riesgo la vida de las personas y con capacidades de poder tomar forma humana.

Etimología de Bakeneko

El vocablo Bakeneko tiene algunas traducciones que podrían no ser tan fieles a su significado en el idioma original, el japonés. Así, las traducciones más comunes son “gato monstruo” o “gato fantasma”, pero lo cierto es que la más fiel y acorde a su origen japonés, sería “gato cambiante”, obedeciendo a la habilidad más representativa de estos animales.

La palabra en japonés se escribe 化け猫, u está compuesta por 2 kanji –  sinogramas utilizados en el japonés – bake (化け), que es traducido como cambiar o transformarse, y el kanji 猫, neko, que significa  “gato”. Al sumar estas dos definiciones, tenemos como resultado “gato cambiante”.

Bakeneko

Un nota curiosa en relación a la etimología de la palabra Bakeneko, es que el kanji 化け (bake), se utiliza para designar a muchos de los yōkai en la mitología japonesa y, más curioso aún, ese vocablo forma parte de la palabra obake, término genérico utilizado para designar a los monstruos, y que se escribe de la siguiente forma 御化け, traduciéndose como “cambiante”.

Adiconalmente, la palabra bakeneko es usualmente utilizada para designara los gatos mágicos en la nación nipona, razón por la cual pueden encontrarse relatos que confundan a estas figuras con el Nekomata u otras criaturas similares.

Habilidades y poderes

Como todos los yōkai, los Bakeneko tienen una serie de habilidades y poderes propios de su condición de criaturas mitológicas. En este sentido, a los Bakeneko se les atribuye, entre otras, las siguientes habilidades:

  • Pueden transformarse en humanos, hecho que los hacía entrar en un estado tal de excitación, que usaban servilletas en la cabeza y comenzaban a bailar. Los Bakeneko completaban ese poder utilizando las ropas humanas y de esa forma poder engañar a terceros y cumplir sus propósitos. Comúnmente, adoptaban la forma de personas ancianas.
  • Se creía que, al igual que sus primos, los Nekomata, tenían capacidad de manipular a los espíritus y muertos.
  • Podían hablar, habilidad que deviene del maullido de los gatos, que en algunos casos, asemejan a alguna palabra.
  • Conjurar y lanzar fuego.

De todos los poderes mencionados anteriormente, el que resalta más en los Bakenekos, es su capacidad de transformarse en humanos, incluso existe una leyenda según la cual en una localidad del Distrito de Oshika, al norte de Japón, un gato adoptó la figura de un hombre y quiso retar a un luchador de sumo.

A pesar de su capacidad de adoptar la forma humana, los Bakenekos conservaban ciertos rasgos felinos, que resaltaban en sus bocas, cachetes y ojos. Incluso, existen ilustraciones y obras de arte en Japón que los representan en forma de mujer, conservando las orejas puntiagudas típicas de los gatos.

Como se ha visto hasta ahora, los poderes de estas criaturas son aterradores, pero esto no significa que a partir de ahora debemos comenzar a temerle a estos animales. En efecto, de acuerdo a las fuentes consultadas para la realización de este artículo, el origen de todas estas leyendas puede también radicar en la necesidad de atender a nuestros gatos, y a las mascotas en general.

Así, no todos los Bakenekos son malvados, y las leyendas más comunes apuntan que solamente son crueles contra las personas de las cuales recibieron maltrato cuando eran gatos regulares, mientras que aquellos que mostraban compasión y cariño por estos animales, recibían la ayuda de sus gatos – ahora Bakenekos – para salir de una situación difícil, en caso de haber un cruzamiento en los caminos de ambos.

En las leyendas populares

Como se ha venido desarrollando, y al ser el Bakeneko parte del amplio y rico folclore japonés, existen una cantidad increíble de leyendas, que han sido recogidas por notables pensadores y artistas japoneses en sus obras. (Ver artículo: Yurei)

Así las cosas, a continuación serán relatadas brevemente alguna de las historias más populares, con las cuales el lector podrá entender muy bien el porque estas criaturas son tan temidas.

Rebelión Bakeneko de Nabeshima

Nabeshima Mitsushige, miembro del clan Nebeshima, fue un daimyō japonés, que gobernó en una zona de Japón en los inicios del período Edo. Los daimyō fueron una especie de señores feudales, que gobernaron distintas zonas de Japón hasta su caída, en el inicio de la era Menji, que fue el comienzo de la era imperial de la nación nipona.

Mitsushige y su clan, controlaban una zona llamada Saga, también conocida como Hizen, dicho feudo ocupaba lo que actualmente es la Prefectura de Saga, en la isla de Kyushu en Japón. Cuenta la leyenda que durante el régimen de este señor feudal, un bakeneko utilizó su poder contra Mitsushige.

Bakeneko

La historia comienza con la designación de Ryūzōji Matashichirō, un poderoso miembro del clan Ryūzōji, por parte de Mitsushige, como su oponente en el Go, un juego de mesa muy popular de la época, cuyo origen milenario se ubica en China, y que consiste, básicamente, en posicionar tus fichas con la finalidad de dominar la parte del tablero de tu oponente.

Ryūzōji hizo molestar Mitsushige, y fue condenado a morir, la razón de este disgusto no parece clara, probablemente haya sido porque el daimyō no maneja muy bien la derrota. En definitiva, condenado a muerte, la madre de Ryūzōji comenzó a preocuparse y desesperarse por el destino de su hijo.

Deprimida, esta madre desconsolada se refugió en su gato, con quien descargó toda su tristeza y pesar, para luego suicidarse. El gato, lamió la sangre de su dueña y se convirtió en un Bakeneko, luego de lo cual procedió a atormentar y a fustigar a Mitsushige, vengándose de el dolor que le hizo sufrir a su antigua dueña.

Uno de los métodos empleados por el Bakeneko para atormentar a Mitsushige, fue adoptar la forma de su geisha preferida, llamada Otoya. Una noche, cuando Otoya estaba en su habitación, preparándose para dormir, el Bakeneko entró en el cuarto, la atacó y posteriormente la mató, ocultado el cuerpo y asumiendo su forma.

Una vez adoptada la forma de esta geisha, pudo lograr escabullirse en la habitación de Mitsushige facilmente, y cada noche el Bakeneko, utilizando sus hechizos y poderes, succionaba la sangre de este. Cada vez más débil, Mitsushige comenzó tener alucinaciones y sueños debido a su delicada condición de salud.

Tras varias semanas de ataques, uno de los aliados y hombre de confianza de Mitsushige, Komori Hanzaemon, decidió prestar su colaboración y se dispuso a montar guardia con otros oficiales, para impedir que nadie molestara a Mitsushige. Una noche, mientras luchaba contra el sueño, Komori pudo darse cuenta que una hermosa geisha se lograba escabullir en la habitación de Mitsushige.

Esa misma noche, decidió atacarla, sin embargo, logró escabullirse. Pasaron algunas noches y el líder del clan logró recuperar sus fuerzas, mientras su fiel siervo le explicaba que aquella geisha era la causante de todo el alboroto. Como era de esperarse, Mitsushige no hizo caso de las palabras de Komori, por lo que éste se vio obligado a tomar otras medidas.

En secreto, planificó otro ataque, durante el cual la geisha perdió su forma, y se convirtió en un gato de inmensas proporciones. Durante la lucha, el Bakeneko, una vez más logró escapar. Días después, Komorí encontró el cuerpo de Otoya, prueba suficiente para demostrarle a Mitsushige sus afirmaciones.

Finalemente, y luego de varias semanas. Komori logró matar al Bakeneko salvando a Mitsushige, su familia, y el control sobre el feudo que dirigían.

Toda esta historia de animales fantásticos, coincidió con una rivalidad entre clanes por el control del feudo Saga, todo ello debido a un conflicto de sucesión dentro del clan Ryūzōji, el cual controlaba la zona, pero luego de una serie de repentinas muertes de los herederos del clan, el clan Nabeshima asume el control y desde ese momento, comenzó a sufrir algunos ataques paranormales proveniente de los espíritus del antiguo clan gobernante.

Esta leyenda, llegó a ser tan popular que incluso fue adaptaba para representar una obra de teatro Kabuki, una particular forma teatral japonesa en donde se emplea maquillaje colorido en sus actores y se ejecuta un representación dramatizada y estilizada de las obras.Bakeneko

La obra se hizo muy popular y fue presentada en diversos teatros, sin embargo, debido a la incomodidad que generaba dicha expresión artística dentro del clan Nabeshima, la misma fue prohibida dentro del feudo, lo cual no impidió que la historia siguiera propagándose.

Producto de la dispersión de la historia, la misma fue mutando a medida que era pasada de generación y generación, e incluso llegó a influir en lo que para la época, era la incipiente industria del cine japonés, en donde se produjeron y realizaron varias películas contando algunos de los kaidan más populares, entre ellos, las historias de los Bakenekos.

Las prostitutas Bakeneko

También conocidas como Bakeneko Yujo, no son más que Bakenekos que adoptaban la forma de una mujer y que se dedicaban a la prostitución. El origen de esta leyenda se cree está en la figura de las meshimori onna, que eran mujeres que se dedicaban a atender al público en las posadas y hostales que se ubicaban en los caminos y estaciones postales que cruzaban todo Japón.

Debido a la alta competencia que existía, los dueños de estas posadas u hostales exigían y obligaban a estas mujeres, no solamente a servir como meseras, sino que también las incitaban a la prostitución, con la finalidad de atraer a más viajeros y clientes. En una de esas tantas posadas, una de las 53 mujeres al servicio de su dueño, era en realidad un Bakeneko que había adoptado la forma de una mujer.

La historia de esta Bakeneko se regó como pólvora y se regó el temor entre los hombres que buscaban el placer en las prostitutas de la época. En este orden de ideas, durante el período Edo fueron publicadas diferentes obras y pinturas, en donde se relatan historias sobre este tipo de prostitutas.

Bakeneko

Estilo de ilustraciones que eran vendidas en la época

Una de esas historias, narra la experiencia de un samurai joven, que mientras se encontraba en Yoshiwaram, una localidad famosa por su prostitución en la época, disfrutó de la compañía de una de las mujeres que se dedicaban a este oficio. Luego de haber consumado el acto, y mientras se disponía a descansar, pudo darse cuenta que la mujer con la que había estado estaba inclinada al pie de la cama, comiendo pescado y arrancando la carne con sus dientes.

Mientras admiraba la escena, pudo darse cuenta que la sombra que proyectaba la mujer sobre la pared, no era humana, sino que se asemejaba a la de un gato, en ese instante el samurai quedó impactado, por haberse dado cuenta que pasó la noche con una de las ya famosas prostitutas Bakeneko.

Otras historias cuentan que, en lugar de carne de pescado, las prostitutas Bakeneko fueron encontradas por su clientes, comiendo carne humana, proveniente de partes que lograba esconder en la habitación donde se acostaban con los clientes. Todas las historias relacionadas con las prostitutas Bakeneko, siguen una misma linea, los hombres que se acostaban con ella, las descubrían en medio de la noche, comiendo.

Asimismo, estos clientes señalaban que la cara de esas mujeres no se conrrespondían a la de una persona, sino a la de un gato, con las características orejas puntiagudas y nariz triangular. Como suceden con este tipo de historias, han surgido muchisimas versionese interpretaciones, cada una más fantasiosa y épica que la anterior.

Con el tiempo, las prostitutas Bakeneko fueron perdiendo el carácter temible, y comenzaron a ser incluso, muy buscadas por los hombres que poseían algún tipo de fantasía distorsionada. Así, muchos clientes comenzaron a preferir a estas mujeres y perseguían a cualquiera que, según los rumores, eran en realidad Bakeneko. (Ver artículo: Yamamba)

Durante ese período, muchos artistas del momento vendían ilustraciones y pinturas en donde representaban a hombres, en su mayoría samurais, caminando felizmente con sus Bakenekos en forma de mujer, sin temor de que estas conservaren su cabeza felina. Para diversificar el negocio, muchas mujeres del mundo de la prostitución, adoptaban determinados nombres, tenían gatos como mascotas y ofrecían menús que incluían productos del mar, para atraer a los hombres que buscaban a este tipo de mujeres.

Totsuka-juku

Esta historia es particularmente interesante, pero no es la única de su tipo. Totsuka-juku fue una estación de correos que formó parte del antiguo sistema postal japonés, actualmente la localidad ocupa uno de los distritos de la ciudad de Yokohama.

Cuenta la leyenda que en una tienda de soya de aquel sitio, por las noches, las servilletas desaparecían sin que los dueños de aquel negocio pudieran determinar sus causas, hasta que una de esas noches el dueño del local estaba llevando un pedido especial, cuando se percató que desde una calle totalmente sola, provenía un ruido de alboroto que llamó su atención.

Cuando se acercó, se dio cuenta que se trataba de un grupo de gatos reunidos, formando una especie de olla y en el centro de ella, se encontraba el gato de la tienda, vistiendo una de las tantas servilletas robadas, participando de la algarabía generalizada.

El lugar donde supuestamente fue visto a este gato danzar, es llamado Odoriba, cuyo significados es “lugar para bailar”, y aun conserva su nombre en la actualidad, incluso, ahí se encuentra una estación del sistema metro de la ciudad de Yokohama, que lleva ese nombre.

En el animé

El animé es la palabra que se utiliza para designar a todo el género de producciones animadas hechas en Japón. A lo largo de la historia, los centenares de animé han ido permeando en la cultura occidental y se ha hecho muy popular en el mundo, con varias series que son iconos en la cultura popular moderna.

Como era de esperarse, el anime está obviamente influenciado por la historia y cultura japonesa, es por eso que las criaturas mitológicas de la nación nipona también han tenido representación en este genero artístico.

Dado que los ejemplos resultan ser numerosos, para este artículo abarcaremos algunos de ellos.

Ayakashi

En un animé de terror producida por Toei Animation, una reconocida empresa de producción audiovisual japonesa, responsable de títulos muy conocidos como Dragon Ball, Candy Candy o Mazinger Z. Ayakashi, está ambientada en época antigua de Japón y constó de once capítulos, relatando tres historias.

La primera historia, se trata de la versión animada de la obra Yotsuya Kaidan (recordemos el significado de la palabra kaidan), un clásico del genero de horror en Japón y que ha inspirado un gran número de otras producciones, la segunda historia es la adaptación de otro clásico, llamado Tenshu Monogatari, traducido como “Dioses de la Torre Oscura” y la tercera, llamada Bakeneko, una historia original creada por Kenji Nakamura y Michiko Yokote. (Ver artículo: Raijin)

Esta historia, narrada entre los capítulos 9 y 11, se centra en el período Edo, en una ciudad cuyo nombre nunca es revelado, donde se celebra la boda de la nieta de una familia de clase acomodada. Durante la celebración, un vendedor ambulante de productos farmacéuticos entra en la casa donde la celebración tenía lugar, para ofrecer sus productos.

Minutos después, la novia cae muerta de forma repentina y el vendedor logra que los invitados se refugien dentro de la casa, preparando algunos hechizos y protecciones para protegerlos contra el supuesto ser maligno que quiere asesinarlos.

Este maligno ser se trata de un ente de apariencia felina, que intenta con sus poderes romper con los conjuros de protección invocados por el vendedor, quien identifica a la criatura como un Bakeneko.

Monokoke

Es otra serie animé y es una precuela de Ayakashi, que fue comentada en el punto anterior. Fue producida por el mismo estudio y consta de doce episodios. La serie se centra en la vida del boticario o vendedor de fármacos que intervino en los sucesos donde un Bakeneko atacó a una mujer durante la celebración de su boda.

Como se puede advertir, la serie está ambientada en el período Edo de Japón, donde operaba un sistema de castas, siendo la samurai la más alta y la de los comerciantes, como el boticario, la más baja. En definitiva, la serie se centra en la vida de este misterioso personaje y su lucha contra una serie de entidades supernaturales.

Entre los muchos enemigos a los cuales tienen que enfrentar, están varios Bakenekos, razón por la cual no es de extrañar la forma en la cual actuó en los eventos narrados en los últimos capítulos de la serie Ayakashi.

Restaurant Kaidan

Es una serie animé infantil de historias de terror, inspiradas en el floklore japonés. La serie de televisión está inspirada en una serie de publicaciones editadas por Miyoko Marsutani e ilustradas por Yoshikazu Takai y Kato Kumiko.

La serie contó con veintitrés capítulos y fue producida igualmente por Toei Animation. Cuando la serie culminó, tuvo una adaptación cinematográfica. Cada uno de los episodios está dividido en 3 actos o “platos”, la entrada, el plato fuerte y, por último, el postre.

Cada uno de estos capítulos es introducido por un personaje determinado. Normalmente, en el postre o tercer acto, se relata una historia de fantasmas. El episodio dos de esta serie, es introducido por un Bakaneko. Gran parte de las historias se desarrollan en el pueblo de Yamazakura, un pueblo en el que ocurren eventos paranormales y donde se encuentra ubicado el restaurante Kaidan.

Dejar Comentario