≡ Menu




Aprende todo sobre el demonio Akaname

Akaname es conocido como el demonio que succiona la inmundicia, también se le conoce como el demonio invitado. Todo lo que necesites saber acerca de este personaje mitológico japonés podrás encontrarlo aquí.

Akaname

¿Quién es Akaname?

Akaname es considerado, en la mitología japonesa, como un demonio que se encarga de succionar la suciedad, este se alimenta de todos estos desperdicios, es muy visto dentro de la casa o lugares públicos ya que es lugar perfecto donde estos se pueden alimentar. Estos demonios se suelen encontrar en los baños, bañeras, inodoros y cocinas; estos succionan con su larga lengua todos los desechos que estén cerca. (Ver artículo: Genbu)

Los demonios Akaname se suelen ver en los baños antiguos y descuidados, siendo las noches el momento donde estos se muestran y deciden alimentarse, estos producen sonidos en dichos baños. Muchos japoneses aseguran que estos yokais se encuentran de esta forma sólo para poder alimentarse de la suciedad, y mientras realizan esta actividad producen ruidos, es un ser benevolente no le hace daño a ningún ser humano. Estos poseen una apariencia horrible a la vista, tanto que causa miedo y terror al verlos. Usan su lengua para succionar todas las malezas y suciedades de los baños y los lugares donde se concentran los desechos humanos, dejando después los lugares limpios sin ningún tipo de mancha. Estos demonios son considerados los únicos capaces de realizar labores de limpieza mientras se alimentan.

Características

Akaname es un yokai que fue ilustrado por Toriyama Sekien en el primer libro de su tomo, donde este abarca a este demonio como seres pulcros que llevan la limpieza por donde pasan. El nombre Akaname proviene de Aka que significa suciedad y el Name (lamer). Estos seres son de color rojo, poseen un cabello negro y largo, grandes colmillos y garras; tienen la estatura de un niño de 5 años y posee una lengua larga, la cual le permite absorber y comer todo la suciedad y desecho escondidos por diferentes lugares. (Ver artículo: Mawu-lisa)

Los japoneses creen que gran parte de la limpieza de sus casas recae en los Akaname, quienes son los únicos yokais que se alimentan de la suciedad, muchos ven a los japoneses como personas muy limpias y pulcras, todo esto debido a su cultura y disciplina a la hora de mantener el orden de las cosas y la limpieza de las mismas, muchas de las casas de los japoneses son limpiadas a profundidad en especial los baños y bañeras. La creencia de que estos lugares siempre se mantienen limpios, son por culpa de este yokai el cual lleva siglos visitando múltiples casas, acechando a las personas que no se dedican al aseo y limpieza de sus casas.

Leyendas sobre el Akaname

Muchos de estos demonios son conocidos desde siglos previos, fue en el año 1776 cuando el nombre Akaname tomo fuerza, y todo esto ocurre en la publicaciones de los libros más importantes que hablan sobre los yokais llamado Gaza Byakko Yagyô que significa el desfile nocturno de los cien demonios.  Fue en este libro donde la aparición de este yokai se presento de forma más fuerte.

Su piel rojiza, junto con sus otras facciones propias de un yokai lo hizo muy reconocidos y nombrados en la diferente casa por sus grandes labores y aportes que hacían a estas. Su lengua cuenta como un succionador capaz de comerse toda la suciedad y a su vez pulir y limpiar los diferentes lugares donde se concentra la mugre y los desperdicios. (Ver artículo: Ryujin)

Los lugares en Japón donde este yokai se mostraba son arbitrarios hoy en día, ya que no poseen su hábitat natural donde estos se desenvolvían, el hábitat natural de un Akaname son las casas tradicionales japonesas, en donde los baños de ésta se separan de su estructura principal, siendo construidas con madera, las cuales contenían una gran cantidad de moho, que es el alimento preferido de los Akaname.

Estos seres son inofensivos contra los seres humanos, ya que, sólo se limitan a comer los lugares que tengan un alto porcentaje de suciedad. Estos yokais no se relacionan con los humanos directamente, ya que, muy pocas veces dejan ser vistos por estos, debido a que no se relacionan porque los Akaname no poseen un lenguaje claro con el cual puedan comunicarse con otro seres vivos, a parte de ellos mismos. E lugar donde estos puede coexistir pacíficamente es cuando las personas, luego de una larga ducha, se alejan para descansar y en la oscuridad de la noche, estos demonios vienen a alimentarse de la suciedad que es botada por los seres vivos. Estos yokais poseen una forma particular, la cual causa que los humanos se alejen de ellos por miedo y terror.

Dejar Comentario