≡ Menu




Descubre todo sobre Shahada, en el islamismo su historia y mucho màs

Shahada es conocido como el testimonio propio del dios Allah, ésta es una fórmula que sirve para llevar un estilo de vida. Todo lo que necesitas saber acerca de este testimonio islámico podrás encontrarlo aquí.

¿Que es Shahada?

Shahada, mejor conocido como Ashadu an lâ ilâha il-lâ l-lâh wa ashhadu anna Muhammad rasûlul-lâh, es una forma de vida sencilla y que para muchas personas les cuesta llevar y hacer parte de su día a día.

Tambien Te Recomiendo Ver...

Esta famosa fórmula de vida se divide en dos partes esenciales, la primera encarna de manera clara y sencilla que en el mundo no existen dioses, sino todo lo contrario, existe es un sola deidad suprema que no exclusivo de los árabes, fue el gran Muhammad, quien lo concibió como un dios completamente diferente a todos los que habían conocido los anteriores profetas. (Ver articulo: Difunta Correa)

La segunda parte de esta frase habla que Muhammad es el único enviado del Dios Alah para volverse su vocero y su voz en el mundo, en esta frase se asemeja a Muhammad como el único mensajero de Dios que trata de reafirmar la existencia de éste y de su nueva cultura; en este parte del refrán se habla que Muhammad es uno de los mensajeros que se encarga de llevar la nueva palabra de Dios.

Shahada encabeza de manera acertada a través de sus escritos antiguos que nada es real, verídico o creíble a salvo de lo sagrado, inalcanzable e increíble a lo que se le refiere a Allah y Muhammad, quien viene siendo testigo de toda la verdad que esta deidad decidió imponer en el mundo.

Tambien Te Recomiendo Ver...

Con la palabra Shahada muchos de los religiosos y creyentes buscan como se debe experimentar el mundo, lo que lleva esta palabra es verificar que el mundo posee un gran orden interno, una lógica profunda y un sentido propio. Cuando los religiosos pronuncian la palabra Shahada no acepta un credo, sino que busca declarar de manera pública que la persona está en búsqueda de un camino espiritual con completa seriedad y sin ningún tipo de limitaciones.

Lo que los musulmanes buscan con la pronunciación de Shahada es encontrar algo más allá que la fe, que según muchos creyentes de esta religión aseguran que es una virtud sobrenatural que hace llevar que la persona acepte lo que no puede comprender con la finalidad que lo salve, en cambio, los musulmanes buscan el Imán que indica la confianza que se ha creado en el mundo, volviéndolo como aquel capaz de apertura a la realidad en todos los ámbitos de la vida. (Ver articulo: Eósforo)

En árabe, la palabra Shahada significa testificar, también es conocido por el islamismo como la profesión de la fe, declarando que la fe viene siendo la voluntad de esta deidad sobre las personas y sobre todas sus acciones; en la fe islámica las enseñanzas que tuvo Muhammad son fundamentales para reafirmar y crear esta religión.

Tambien Te Recomiendo Ver...

La recitación de esta célebre palabra se simboliza con la creación de los cinco pilares del Islam, según la concepción suni (leyes antiguas que hablan sobre las reglas dictadas por Allah), cuando la persona se inicia en la religión musulmana ésta tiende a pronunciar con sinceridad y en voz alta Shahada junto con los dos testigos requeridos según su tradición, la persona que nombra esta palabra a partir de ese momento es considerado como musulmán.

Algunas traducciones hechas sobre Shahada indican que no hay más dios que Alá y que el único profeta de él es Muhammad, esta es la traducción habitual que se le da. Algunos de los musulmanes chiíes le agregan a la pronunciación Alīyun wāliyu-llāh, que significa que Ali es el único representante de Dios, esto viene al final de la pronunciación de Shahada, siendo esto una regla propia de esta rama de los musulmanes.

Con esta fórmula, el musulmán pronuncia la unidad y la unicidad divina, siendo la unidad cuando éste declara que sólo existe un ser único que puede ser considerado como dios, la unicidad se viene dando cuando este Dios no necesita ningún tipo de asociados u otras figuras divinas. La dicha divina es en esencia una sola, esta creencia es la que ha causado muchas polémicas y conflictos durante mucho tiempo, la forma en que la religión musulmana se ha proclamado por encima de otras religiones, asegurando que sólo existe un Dios que es único y propio de la cultura.

Esta afirmación hace que acompañe a todos los musulmanes durante lo largo de su vida, esta palabra se les es pronunciada a los niños recién nacidos. Los musulmanes ayudan a los moribundos a que pronuncien Shahada con la finalidad de que ese Dios los ayude en su camino; también acompañan la pronunciación de Shahada con el dedo índice apuntando al cielo siendo el gesto que acompaña a Shahada. (Ver articulo: Yurupary)

La única y sincera creencia al respecto de esta palabra basta para que la persona sea considerada como musulmán, su única pronunciación junto con los dos testigos, después de una ablución, se constituye como el ritual necesario para sumar a la persona como musulmán, de acuerdo también con la doctrina islámica, habla que no basta con la pronunciación de Shahada para llevar al creyente al paraíso, por tal motivo es necesario que la persona cumpla con esta obligación por el resto de su vida.

Declaración de fe

Uno de los primeros cinco pilares de la cultura islámica es una frase la cual es muy repetida a lo largo y ancho del planeta, dicha palabra es usada por más 2.000 personas en el mundo durante cinco o más veces al día; esta declaración es dicha por las personas con la finalidad de proclamar su identidad como musulmán. Según los antiguos religiosos aseguran que dicha palabra se encuentran grabadas en cada célula del cuerpo de las personas.

Las palabras son:

Ash Hadu: “Atestiguo”

An La: “que no hay”

Ilaha: “Dios”

Il-La “sólo”

Allah, Wa Ash Hadu: “yo atestiguo”

An-Na: “que”

Muhammad, Rasulullah:  “Muhammad es el mensajero de Dios”.

Con esta frase, que según los mismos musulmanes es capaz de retumbar por el universo, mucho antes de del amanecer y después que el Sol se ponga, los musulmanes proclaman Shahada con la finalidad de abrir las puertas del universo con todas las diferentes creaciones de su Dios, dando gracias y afirmando el poder absoluto de éste sobre todo ser vivo en la tierra. (Ver articulo: Huayra Tata)

Estos aseguran que en el mundo proclama con su canto Shahada cada nota musical, las noches con las grandes estrellas suspendidas por todo el espacio, el continuo ir y venir de las olas en todas las costas del planeta, el sonar de los vientos en el bosque y todas las selvas, el sonido del agua de las diferentes cascadas que caen desde lo alto y se rompen contra el suelo, l canto de todos los animales.

Ash hadu an la ilaha il-la Allah, Wa ash hadu an-na Muhammad Rasulullah: los puntos que contienen estas declaraciones hablan sobre la creencia absoluta sobre Allah, creer que Allah es el único señor absoluto que no ha engendrado ni ha sido engendrado, y que ningún ser en el mundo ha sido capaz ni será capaz de asemejarse a él. Los musulmanes interponen a Alah sobre todas las cosas poniéndolo como lo primero y lo último que tiene cada persona durante su vida.

Profeta Muhammad

El Corán es conocido como la palabra única creada por Allah, siendo un instrumento para descifrar la existencia de la luz para aquellos que buscan la iluminación, recitar cada palabra de éste hace que caiga un efecto sobre la persona que asegure escucharlo en donde encuentre calma y refugio. La educación que se instruyó en el islamismo tradicional empieza con la memorización entera sobre el Corán.

Los hombres y las mujeres que han logrado memorizar a lo largo de su historia son los Huffed, esta familia tiene el peso de ser los encargados de proteger, memorizar y registrar el Corán, la memorización y su estudio son la base de todas las ciencias conocidas. El Corán viene siendo la narración atemporal en donde se habla del hombre y la mujer, haciendo que estos recuerden quienes son en realidad.

Estos tienen la finalidad de llevar a la práctica individual y social, llevándolos a descubrir que cada persona tiene una luminosidad interna que le posibilita un establecimiento de un tipo de sociedad en donde todas las personas puedan interactuar con completa tranquilidad, con la finalidad de crear un lugar cómodo para todas las criaturas vivas del planeta. (Ver articulo: Lobizón)

Muchos de los profetas de la cultura han recaído bajo la tutela de diferentes personas alrededor del mundo con la finalidad de crear de ellos una voz capaz de brindar la palabra única y exclusiva de Dios para todos los seres vivos en el mundo, durante el primer periodo de existencia en el mundo, siempre hubo un elegido por Dios con la finalidad de ser la voz e esta persona.

El primer profeta dentro de la cultura musulmana fue Muhammad, quien fue el encargado de llevar la palabra de Dios a todas las personas que buscaban de ellos la fe y creencia de un Dios capaz de escucharlos y hacer de la voz de éste su voz propia; el último encargado de llevar la palabra de Allah dentro de esta religión fue el rey Sulaimán, quien era visto como un gran guerrero capaz de llevar la palabra de este Dios.

Los musulmanes no hacen ningún tipo de distinción entre los diferentes profetas de otras culturas, asemejan que todos estos tuvieron la bendición de recibir un mensaje y se encargaron de comunicarla y distribuirla por todo el mundo, muchas personas se familiarizaron con esos profetas y decidieron aunar en sus pasos y otros desmentirlos y renegarlos.

El último mensaje importante que recibió Muhammad por parte del arcángel Gabriel fue la célebre frase de Shahada, donde habla que no hay ningún otro Dios que Dios y que el único mensajero de éste es Muhammad.

Para los musulmanes, el único profeta más amado fue Muhammad, ya que ellos pueden atestiguar sobre la veracidad de éste porque ya poseen todo tipo de conocimiento sobre la vida y obra del mismo, es decir, cuándo nació, dónde nació qué ocurrió en las diferentes etapas de su niñez, juventud, madurez, adultez, como andaba por el mundo lo que comía, si se sentía feliz o molesto, su aptitud y actitud en la guerra y durante la paz. (Ver articulo: Estrella de David)

La generosidad  y la carismática personalidad que poseía, la constitución física de su cuerpo, el color de sus pelos e incluso como eran sus manos, poseían todo el conocimiento sobre él y el cómo se volvió el profeta de Allah, cómo llevó su vida instruyendo la nueva religión sobre los conocimientos que le iban dando poco a poco y en la constitución de sus nuevos reglamentos y leyes.

En la múltiples creencias de los diferentes decretos revelados por cada uno de los profesa, sean de diferente índole, bueno o malo, los musulmanes preceden que este tipo de situaciones vienen siendo la voluntad de su dios Allah, por tal motivo intervienen diferentes frases que se han mantenido a lo largo del tiempo de la cultura musulmana como: Tenía que pasar así o no puede ser de esa manera.

Todos los musulmanes, en algún momento de su vida, han sentido que todo lo que pasa en su vida viene siendo la absoluta voluntad de su dios Allah, y tratan de atribuir lo bueno y lo malo, decretándolo como parte del destino, donde los mismos musulmanes lo asocian a que todo se encuentra escrito y que ellos sólo siguen el libreto de su historia escrita por esta deidad divina.

Vida del Musulmán

Muchos de los musulmanes se entregan a la completa sumisión de su Dios, y por tal motivo llevan su vida como verdaderos musulmanes, con la práctica y creencia de su Dios en todos los ámbitos de su vida. Durante su vida ellos cargan con la creencia de su profesión de fe, que consiste en creer que no hay otro dios que Allah; los musulmanes encarnar en sus vidas de manera hereditaria, con la finalidad de llenar su vida y la de sus descendientes con el mensaje que trajo Muhammad cuando éste estaba vivo.

Gran parte de la vida religiosa y el estilo de vida que llevan estas personas tienen que ver con el manejo y la práctica de Shahada, las dos frases que enmarcan esta es la base del estilo de vida que llevarán; los musulmanes creen que el plasmo de esa regla, sumado con sus componentes de su fe, junto con los pilares fundamentales del islam son reglas que se desprenden de Shahada. (Ver articulo: Gugalanna)

La creencia de Allah, de sus ángeles, libros, y de sus profetas a lo largo de toda su vida, y el día de su juicio final y como llegará a sus vidas, en los diferentes manifiestos de los sucesos naturales, se encuentra detalladamente escrito, todas las normas fueron escritas por su profeta Muhammad, quien fue el encargado de llevar todas estas enseñanzas a todo el pueblo musulmán.

La vida de los musulmanes vive bajo las diferentes reglas y requerimientos que la sociedad necesita para poder ser considerada musulmana y no de otra cultura religiosa. Gran parte de las personas que rinden culto a esta religión es con la finalidad de alcanzar a Muhammad, quien para ellos fue la representación perfecta de las órdenes de Allah y el método de vida correcto que deberían de llevar las diferentes personas que se encuentran dentro de esta cultura religiosa.

El estilo de vida que llevan representado con las enseñanzas y la forma de vida que llevó Muhammad durante su vida peregrina, este en parte es la forma de vivir que deben llevar cada uno de los hombres de esta religión, teniendo en cuenta que no hay mejor forma de vida que cumplir las reglas impuestas por Allah, que son la única forma de llevar a sus seguidores al paraíso terrenal y de esa manera poder alcanzar los cielos y el descanso eterno.

Iniciación musulmán

Muchas personas que decidan sumarse a esta religión tienen que tener presente lo que significa ser musulmán y lo que eso engloba, muchos nuevos iniciados tienen que conocer todo acerca del Islam, que para los propios religiosos tiene considerado como el medio natural para toda la creación, que se traduce también como el “yo”, considerándolo como único y perfecto; cuando una persona decide sumarse a estas creencias es considerado como si estuviera regresando a su única y perfecta esencia natural.

Los musulmanes consideran que cualquier persona que sea capaz de adherirse al estado del ser, puede llegar a ser un musulmán, sin importar de donde venga o quien sea. Ellos consideran a Allah como el término para referirse y llamar a su Dios, refiriéndose a la misma deidad que es venerada por los cristianos y judíos. Los musulmanes respetan y veneran  a todos los profetas del cristianismo y el judaísmo.

Luego de esto, los creyentes tienes que proceder a leer todas las escrituras que conforman el Islam, éste se resume en el libro del Corán que es visto como el libro religioso central dentro de la cultura islámica, es aquí donde se abarca la palabra de Dios de forma concreta sin ser cambiada, modificada o adulterada, siendo la culminación de todas las escrituras judías y cristianas.

La persona que quiera sumarse a esta religión tiene que tener conocimiento también sobre el Hadith, el cual es visto como la forma y base de la cultura islámica, las personas tienen a leer estos textos sagrados con la finalidad que les puede otorgar una comprensión completa de la historia y las diferentes leyes junto con todas las enseñanzas dadas por Mahoma que son las bases de todo el credo islámico.

Después, esta persona debe buscar el consejo de un auténtico profeta religioso de la cultura musulmana, esta persona se llama Imán, quienes son los líderes religiosos que conducen los múltiples servicios religiosos dentro y fuera de sus tierras, estos Imanes son elegidos por el conocimiento de todas las escrituras islámicas y sus diferentes cualidades morales. (Ver articulo: Mabon)

Muchos consideran un buen Imán a aquella persona que es capaz de aconsejar y guiar los diferentes procesos de la vida dentro del Islam, esta persona también tiene la potestad de decidir si la persona tiene cavidad en la vida del Islam y sus enseñanzas. Luego, si la persona se siente apta y tiene el permiso y potestad por parte del Imán, debe proceder a recitar el Shahada.

Esto ocurre única y exclusivamente si se siente seguro de querer llegar a ser un verdadero musulmán con todos los derechos y beneficios que éste goza dentro de la cultura, la única forma de pasar a formar parte de este nuevo culto religioso es recitando el Shahada.

Cuando la persona recita el Shahada automáticamente pasa a formar parte de la cultura como un musulmán más dentro de la comunidad. La primera parte de Shahada se refiere a que no existe otro dios que Allah, viendo que los otros dioses de diferentes religiones, junto con las cosas materiales y terrenales tienen un lugar dentro de dios y que el único lugar donde puede residir esta deidad es en el corazón.

La segunda parte de Shahada se basa en un reconocimiento de la palabra de Muhammad, quien es el profeta de Dios y el único capaz de pronunciar la palabra de dios, los musulmanes poseen la obligación de vivir con los diferentes principios que dio Mahoma que fueron revelados dentro del Corán, la Shahada es el único juramento que se hace para seguir todo estos principios.

La Shahada se debe recitar o declarara con completa sinceridad y con plena comprensión de todo lo que eso implica. La persona puede convertirse en un completo musulmán con la pronunciación de esas palabras, ya que ellos creen que la recitación oral es el reflejo de las diferentes creencias que se llevan en el corazón de cada persona.

Cuando la persona pasa a formar parte de la comunidad musulmana y hacer uso de la palabra y declaración de fe Shahada lo tiene que hacer frente a dos testigos, los cuales están presentes durante su oración. Para los musulmanes es estrictamente necesario contar con varios testigos para así convertirse en un auténtico musulmán, ya que ellos consideran como Dios permanece dentro de cada uno de los corazones de las persona.

Ese ritual religioso debe estar presente en la comunidad musulmana para todos aquellos que decidan iniciarse dentro de ella, esto se hace presente ante dos testigos musulmanes y un Imán, quien es dentro de los musulmanes como el líder religioso quien es el encargado de certificar su nueva fe ante su dios Allah.

Luego, la persona después de haberse convertido en un musulmán oficial, debe tomarse un baño como una forma de purificación. Tomándose como un acto simbólico donde se libra de su pasado y este es capaz de emergerse dentro de la oscuridad hacia la luz. Los musulmanes consideran que ningún pecado es tan grave como para que una persona sea capaz de prohibirle y concebirle una nueva pureza a su alma. (Ver articulo: Kingu)

Cuando la persona recita el Shahada anuncia que todos los pecados que éste cometió antes de su vida son saldados y perdonados de forma simbólica, donde éste empezará con una nueva vida centrada en el sacrificio diario para convertirse en una buena persona en el resto de su vida.

Las personas después de este baño de purificación pasan a vivir el resto de su vida bajo las enseñanzas del Islam y del Corán, estos deben ofrecer sus oraciones a Dios, la persona debe pedir ayuda a un musulmán para poder orar a su Dios e ir a las diferentes mezquitas, en donde hacen sus cinco oraciones diarias, estos consideran que estas oraciones deben ser una actividad de completa relajación, de esta manera poder escuchar a su dios.

De esta manera, los musulmanes buscan a través de la oración conseguir una gran conexión espiritual directa entre el espíritu y el alma de la criatura que fue el responsable de crear el universo. Asimismo, los musulmanes deben rendir diferentes oraciones a los deberes religiosos que deben de cumplir durante lo largo de su vida; en el islamismo estos deben cumplir con múltiples obligaciones.

Las personas deben seguir una etiqueta que es propia de todos los musulmanes, ya que cuentan con la obligación de vivir su vida de una manera, poseen ciertos comportamientos propios de sus reglas, evitando así ciertos comportamientos, estos deben seguir con la dieta del Halal, que tienen la finalidad de evitar consumir carne de cerdo, la sangre y el alcohol; la carne que pueden consumir debe ser debidamente sacrificada por el musulmán.

Deben decir la palabra Bismilah antes de comer, esto significa “en el nombre de Dios”, esto lo hacen con la finalidad de agradecer los alimentos dados por Dios, estos deben comer y beber con su mano derecha, deben poseer una gran higiene personal.

Dejar Comentario