≡ Menu




Descubre todo sobre Hanan Pacha, lugar mitológico celestial

Hanan Pacha es un lugar perteneciente a la mitología inca, considerado uno de los tres reinos que estaban en la cosmogonía inca, era un lugar en donde residían tanto los dioses como aquellas personas que habían sido justas y buenas en el mundo terrenal que al morir iban a convivir con los sagrados dioses muy importantes en su cultura. Conoce más sobre este reino en este artículo.

Cosmogonía según los incas

Los incas dividían el mundo en tres reinos, el primero era el Uku Pacha, éste era el lugar en donde residían las personas que morían, llamado también el reino del inframundo; el Kay Pacha en donde residen los humanos, es el reino terrenal y por último y no menos importante está el Hanan Pacha el lugar en donde residían los dioses. (Ver artículo: Dilmun)

¿Qué es?

El Hanan Pacha es un lugar perteneciente a la mitología inca, esta era un conjunto de creencias en donde la cultura estaba relacionada con todo lo que le rodeaba, teniendo una religión politeísta, es decir, que cree en varios dioses, teniendo como importancia unos periodos de caos y de cosmos.

El Hanan Pacha se puede definir como el mundo de arriba, considerado como celestial y supraterrenal, este lugar era representado con el animal cóndor; éste era el lugar en donde los dioses como Illapa, Mama Quilla, Inti, Mama Cocha entre muchos más, residían. Este lugar también era considerado el mundo de las estrellas y de los planetas.

Se representaba por el cóndor ya que es un animal que sobrevuela a los mortales y que por lo tanto al estar tan lejos de los mortales podía convivir con los dioses, situando su morada en el cielo, también se explica ya que el Hanan Pacha no era solo un lugar sino que se podía transformar en humanos mejorando su comunicación con los otros dos reinos.

Tambien Te Recomiendo Ver...

Divinidades principales del Hanan Pacha

En Hanan Pacha habitaban principalmente dioses, aunque los más importantes que tiene que ser mencionados son los siguientes el dios Inti, el dios del Sol siendo hijo de la dios Viracocha y esposo y hermano de Mama Cocha, era un dios protector y benévolo; el dios Viracocha que es el dios creador, relacionado con las tormentas, el sol y el mar; la diosa Mama Quilla, ella era la diosa de la Luna, esposa y hermana del dios Inti, a ella se le realizaban ceremonias por las mujeres en agradecimiento ya que ellas las cuidaban y protegían; Pachacamac era el dios de fuego, siendo muy importante en la mitología inca, era muy temido por ellos, se les atribuían los terremotos y los temblores que ocurrían en la tierra.

¿Los humanos podían residir en el Hanan Pacha?

Los humanos podían habitar en el Hanan Pacha, sin embargo, no todos. Las únicas personas que tenían la potestad de tener un lugar en él eran aquellas que habían tenido una justa y buena vida, en donde al cruzar un puente hecho con pelo en el mundo terrenal (Kay Pacha) se tomaban en cuenta sus buenas acciones y así el puente te llevaría había el nuevo hogar, es decir, hacia Hanan Pacha.

Tambien Te Recomiendo Ver...

Era por esto que los humanos tendían en realizarle oraciones, rituales, culto y ofrendas a los dioses para que estos los tomaran en cuenta y al morir fueran para allá, formando parte de este reino celestial en donde convivían con los dioses sagrados. Siendo importante mencionar que entre los otros dos reinos y este, estaban comunicados entre sí por lo cual las entidades naturales y espirituales podían interactuar.

Apus incas

Estos eran los espíritus de las montañas, que dominaban y protegían tanto el pueblo inca como a los ciudadanos, estos eran unos espíritus y se tenía la creencia de que como eran tan grandes y traspasaban mayormente las nubes se comunicaban con el Hanan Pacha, lo cual permitía que existiera una comunicación entre los dioses y los humanos por medio de ritos, ceremonias y ofrendas, teniendo gran relevancia en la cultura inca.

Hanan Pacha era un lugar mitológico, en donde los humanos que habían sido buenos podían darse el lujo de vivir ahí y convivir con los dioses, para poder llegar a este mundo era necesario cruzar un puente hecho de pelo en donde media tus buenas acciones, en la cultura inca veían este lugar muy sagrado considerándolo el máximo honor en donde la persona al morir podía residir ya que lo compartía con los dioses y ahí conversar con ellos, cosa que en el mundo terrenal no se podía hacer, un lugar mágico que podía comunicarse a través de entes mágicas o espíritus con los otros dos reinos.

Dejar Comentario