≡ Menu




Yoga: qué es, historia, beneficios, tipos, y más

El Yoga es una disciplina positivista de origen hindú que era practicada por los seguidores del brahmanismo. Sus prácticas son basadas en la moderación, en el éxtasis, la contemplación y la inmovilidad absoluta que tiene como finalidad alcanzar un estado de perfección espiritual y venerable.

Yoga

¿Qué es?

La palabra Yoga significa unión, que además hace referencia a una tradicional disciplina física y mental que se originó en la India formando parte de su cultura que luego fue traspasando las fronteras. El término Yoga se relaciona con la realización de los ejercicios de meditación que forman parte de las corrientes como el hinduismo, el budismo y el jainismo. La metodología del yoga cumple entre sus objetivos enlazar el alma individual con la divinidad, bien sea el caso de los dioses hindu Shiva, Brahma y Vishnú, entre otros, ante los cuales se mantiene una posición devocional y religiosa.

A través de la práctica del Yoga se puede obtener una percepción conceptual de lo que significa el Yo desde un punto de vista espiritual y no material. Además de esto, las técnicas que se emplean durante la práctica del Yoga buscan el bienestar físico y mental de sus practicantes, sin importar que estos tengan una posición más racionalista o atea que aquellos practicantes más religiosos. Esta disciplina aplica diversa técnicas donde se necesita de mucha concentración que contribuyen a conseguir un mayor control físico y mental.

La palabra Yoga es española y proviene del verbo yuj que es colocar el yugo, acción que se les hace a dos bueyes para unirlos. Llevando este concepto a otro plano aplicable, se tiene entonces que esta disciplina tiene como principio la concentración de la mente, la ejecución de la meditación profunda, entre otros actos como el de mejorar la memoria para recordar, articular, vincular, conferir.

¿Cuál es su filosofía?

Una teoría milenaria se esconde detrás de lo que es el Yoga, comprendiendo que su concepto va mas allá de ser una simple disciplina física que contempla la ejecución de varias posturas o ejercicios de respiración. Con la ejecución de las técnicas del Yoga se puede llegar a comprender el propósito tenemos en la vida y como llegar a vivir alcanzando un estado de compasión y apertura.

Desde un punto de vista científico, el Yoga estimula dentro de sus practicantes que vayan en la búsqueda de la verdad partiendo de datos empíricos. Además de esto, incita a experimentar la trascendencia de los sentidos, de la mente y el intelecto. El Yoga sólo es un instrumento que le brinda al practicante herramientas para transitar ese camino de transformación. Las corrientes religiosas por lo general basan sus ideales dentro de la comprensión de la verdad y para ello siempre cuentan con un guía o maestro que los orienta o enseña sobre las técnicas o prácticas de amor.

En el caso del Yoga, éste no se limita por falta de algún maestro o gurú y acepta diferentes filosofías religiosas, muy diferente a las creencias religiosas que se centran en la predicación y los rituales. Estas doctrinas se olvidan de los que es la verdadera fe, aquella que emerge de la libre experiencia, por lo que el ser sincero y mantenerse en la búsqueda de la verdad de forma abierta sin prejuicios de ningún tipo, será el único requerimiento para practicar el Yoga.

Practicando Yoga se puede llegar a experimentar técnicas de concentración para ampliar el conocimiento, renovar las fuerzas y lograr la paz interior. Tiene como creencia que con su metodología dirige al hombre hacia el camino donde comprende cual es su rol dentro del universo, sin que lo perturbe ningún elemento externo. Es una técnica que libera al hombre de sufrimiento, elevándolo hasta un estado permanente denominado como el sat-chid-ananda que es el compendio de la existencia, el conocimiento y la felicidad absoluta.

Nuestra mente necesita ser purificada a través del silencio y la devoción, todo esto para poder tener el discernimiento sobre la verdad, por lo que la filosofía del Yoga asegura que esto puede ser posible con la ejecución de su técnica, consiguiendo con ello la paz, la alegría y la liberación que la mayoría de sus practicantes se esfuerzan por lograr.

La filosofía yoguica expone que toda acción tiene una reacción, es decir, que todas las acciones que hacemos en la vida tienen un resultado bueno o malo y a este principio se le denomina como karma. Es el karma o estas acciones, las que nos unen a la rueda de nacimiento y muerte, conocido dentro de la corriente hindú como samsara. Lo que quiere decir que una vez que vivimos una experiencia, no debemos parar allí, por el contrario, debemos seguir nuestro camino para continuar con nuestro proceso evolutivo y de transformación. Dicha evolución se produce una vez que logramos que el Ser se encuentre en una etapa de realización, siendo el momento dónde el miedo a la muerte se dispersa.

Su historia

La doctrina del Yoga podría datar no menos de 35 siglos de antigüedad, un elemento demostrado por John Marshall, quien es un arqueólogo británico, a quien se le atribuye el descubrimiento del Mohenjo-Daro en Pakistán, un sello con figuras perteneciente al siglo XVII a. C., perteneciente a la tradición del valle del Indo. Esta figura contentiva en el sello es una criatura que se asemeja a un primate con cuernos, el cual aparece sentada y con las piernas cruzadas.

En torno a este sello se crearon cuatro hipótesis de lo que podría significar dicha figura, aunque dichas teorías no han sido confirmadas aun. Una de ellas, indica que la imagen sería el dios hinduista Shiva, rodeado por varios animales entre ellos un rinoceronte, una vaca, un elefante, un tigre y un ciervo. La teoría indica que se trataba de Shiva como Pashupati nombrado como el señor de las bestias y con ese nombre bautizó al sello.

Esta imagen del varón sentado y con las piernas cruzadas, estaría practicando una postura de yoga. Otros escritores occidentales alegaron que aquella manifestación era suficiente prueba de que en la cultura india ya se conocía sobre la práctica del arte del Yoga, por lo que la imagen de aquel sello es considerado como una forma primitiva de Yoga.

Otro de los grupos que tienen sus propias teorías sobre los orígenes del Yoga son los hinduistas, quienes mantienen la creencia de que es un método eterno, definido con la palabra anādi que quiere decir sin comienzo y por tanto siempre existió. Dentro de la corriente del hinduismo, el Yoga representa una de sus seis doctrinas ortodoxas.

Los beneficios que ofrece

Millones de personas se han hecho practicantes del Yoga durante miles de años en todo el mundo, quienes testifican que dicha disciplina les ha ofrecido tanto salud como paz mental. Son muchos los beneficios que se obtienen al realizar los ejercicios que comprende la técnica del Yoga. Sin importar la edad que se tenga, todos quienes lo practican,  pueden tener la certeza de gozar de un mayor bienestar en todos los sentidos así como poseer una excelente flexibilidad, un cuerpo firme y fuerte y hasta se puede lograr retrasar los aspectos vinculados con el envejecimiento.

Con el ejercicio de las asanas, se aumenta de forma satisfactoria la tonicidad muscular así como también con el desarrollo de una rutina de ejercicios, el Yoga brinda una mayor flexibilidad, lo que se traduce también en un incidente en el aspecto mejorando la estética. Otro de los elementos a considerar es que al recibir todos estos beneficios, esto viene a influir de manera efectiva en un crecimiento de la confianza y el valor para darle la cara a los retos más difíciles de la vida, de una forma más centrada y serena.

Su práctica es recomendable para combatir el estrés y la depresión, ya que proporciona que las personas tengan otra percepción sobre la manera de ver la vida, donde converge la armonía del cuerpo, la mente y el espíritu. La técnica milenaria del Yoga guarda el secreto que comprende una cultura de vida y una ideología, donde se transita el camino para percibir la realidad tal como es, viviendo el presente de una forma más consiente y descubriendo cuanta capacidad poseemos para corregirse y superarse a sí mismo, alcanzando la libertad y el poder ser feliz.

¿Cómo debe ser la respiración?

En el Yoga se hace fundamental un tipo de respiración consiente para poder lograr un completo estado de relajación, siendo que ésta junto a la meditación, conforman los principales pilares de los distintos tipos de yoga que existen en todo el mundo. Existen tres tipos de respiraciones básicas empleadas en el Yoga. El primero, es la respiración baja o también conocida como abdominal, donde al entrar el aire en el diafragma baja y se hincha el vientre y al expulsarlo, el diafragma sube y el vientre se desinfla. Este tipo de respiración sirve para relajarse.

Otro de los tipos de respiración se denomina como alta o también clavicular, que conceptualmente es algo superficial y necesita gran esfuerzo, ya que cuando se inhala, deben subir los hombros y contraerse el abdomen. Cerrando esta clasificación se tiene también el tipo de respiración completa yoga o conocida igualmente como respiración profunda, donde al inhalar, debe visualizarse el aire llenando los pulmones con dirección de arriba y abajo, mientras que al exhalar, se vacía el aire dándole el sentido contrario.

El aire entra por la nariz y sale por la boca provocando que se muevan las costillas. También existen diferentes posturas que necesitan de una forma especial de respiración para cumplir con sus objetivos, aumentando o reduciendo la energía, favoreciendo el estiramiento y la visualización. La posición del Yoga Sukha purvaK requiere de una respiración sencilla, donde se vacían los pulmones completamente y luego se inhala de manera profunda, reteniendo el aire por ocho segundos, apretando el mentón.

Para completar el proceso, se levanta la cabeza y se exhala por un tiempo de ocho segundos profundamente. La posición de Yoga de Anuloma Viloma necesita de un tipo de respiración alterna, la cual contribuirá a equilibrar la energía. Para ello, se debe colocar el dedo índice de la mano derecha entre las cejas, mientras que se ubica el pulgar cerrando la narina derecha, inhalando por el lado izquierdo y aguanta el aire unos cinco segundos.

Luego, se debe cerrar con el dedo anular derecho la fosa izquierda y abriendo la derecha para exhalar por ese lado, estando sin aire por un período de cinco segundos. Siguiendo con el proceso, se debe inhalar por la derecha con la fosa izquierda cerrada y aguanta el aire, cerrando el lado derecho y exhalando por el lado izquierdo.

Nadis, canales de energía

El término de Nadi significa tubo, vaso o arteria, por lo que los Nadis se refieren a unos tipos de arterias inmateriales, conductores del prana o energía vital que circula a través del sistema energético no material presentándose como una especie de canales. Los Nadis de un cuerpo energético se unen a los de un cuerpo vecino a través de los Chakras. Dentro de las escrituras antiguas tanto de origen indio como tibetano, se nombran unos 72 mil Nadis, mientras que otros textos históricos indican que son 350 mil.

Además de los siete Chakras principales existen unos chakras secundarios los cuales comprenden una red casi infinita de finos canales energéticos los Nadis, los cuales se unen a los 14 Nadis principales que va en correspondencia con los Chakras. Con los nombres de Ida y Pingala se conocen a dos corrientes principales de energía o Nadis, que se encuentran dentro del ser humano y fluyen en los lados derecho e izquierdo, representando el lado positivo y el negativo.

Estas corrientes de energía se cruzan en nudos o puntos con los Chakras, constituyendo con ello el esquema del Caduceo o Eje de Hermes, el cual recibe el nombre de Meru Danda dentro de la terminología hindú. Una tercera fuerza llamada Sushumna se produce al equilibrar las fuerzas positiva y negativa. Cada Chakra es considerado como un vórtice de energía que gira con el dominio de una corriente positiva y otra negativa las cuales lo rigen.

Al cruzarse estas corrientes se cruzan también en los nódulos donde la dominante es la energía positiva. Cada Chakra gira con una dirección apropiada, pareciendo que da vueltas en dirección opuesta al anterior y al posterior según como este situado.

Tipos de Yoga

Existen diversos tipos de Yoga, pero para aquellos que practican esta disciplina, es su propio método el de ejecución correcta. Los seguidores de esta milenaria corriente, tienen por creencia que el tipo de yoga que emplea, sirve como mecanismo de unión o acercamiento a Dios. Entre los tipos tenemos:

Kundalini

El Kundalini Yoga es considerado una disciplina que contempla el entrenamiento físico, mental y espiritual. Dicha disciplina tiene sus fundamentos en los principios del yóguicos como por ejemplo el Kriya, el Raya, Shakti y Nada yoga, este último referido a la evolución de los canales de energía o Nadis, conocido como los “ríos” de energía que circulan por el cuerpo humano. Otra de sus bases se apoya en los pilares de las escrituras sagradas del Yoga Sutra con agregados de Bhakti o devoción a Dios, y tantra.

Al igual que el Laia Yoga, el Kundali se basa en el progreso de la energía, básicamente la prāṇa. Según los hinduistas, el Kundalini Shakti, representa un poder oculto que habita dentro del ser humano y que vincula con el dios Shivá a través del Chakra sahasrara o Chakra coronario, ubicado en la parte de arriba de la cabeza. Se dice que fue gracias al trabajo del maestro Yogui Bhajan que esta disciplina se propagó a nivel mundial durante el siglo XX.

Kundalini emerge de la boca del nadi o río, Sushumna y habita en el Chakra fundamental, el Chakra muladhara o soporte de la raíz, que se ubica en la columna vertebral. El Kundalini Yoga conlleva una función estérica la cual consiste en excitar la dormida Kundalini y subirla gradualmente hasta el Sahasrara Shakra a través del Nadi Sushumna. Con esta acción pretende incentivar el gran potencial creativo que está presente en cada persona, partiendo desde la conciencia hasta llegar al estado de felicidad auténtica.

Algunos de los resultados que se obtienen con las prácticas del Kundalini Yoga son la limpieza y purificación de los Nadis o también llamados canales de energía, la meditación sobre los Mudras y bandas, Chakras y las asana, los pranayama y kriyas. También se logra brindar un servicio desinteresado y el recital de los diferentes mantras de poder.

Yoga Yin

El Yin Yoga se practica manteniendo ciertas posturas durante lapsos de tiempo bastante largos, un aproximado entre 4 y 7. Para mantener dichas asanas o posturas, se usan como bases algunos ladrillos, cojines o también mantas acolchadas. Esta técnica tiene entre sus objetivos el requerir los tejidos conjuntivos y las articulaciones de una manera más profunda con la intensión de eliminar todas las tensiones que se acumulan en el cuerpo durante todo el día, logrando vaciar la mente y reequilibrar con ello el nivel de energía.

El Yin Yoga se opone a la teoría del Yang Yoga, que representa la acción, la superficialidad y el movimiento, mientras que el Yin Yoga encarna la meditación, la profundidad y la inmovilidad, aunque ambos son complementarios y útiles para vivir bien. La práctica del Yin Yoga es beneficiosa para todas las personas, en especial para aquellas que padecen de dolores de espalda y de cadera, ya que a nivel físico, al practicarlo les proporciona una mayor flexibilidad, una mejor circulación de la sangre y un alivio tanto de las articulaciones como de los ligamentos.

También a nivel mental conlleva beneficios ya que permite una relajación de la mente que permite reducir el estrés, y desarrollar la capacidad de auto-observación y auto-conocimiento. Aunque el Yin Yoga es practicado en su mayoría por mujeres, también los hombres pueden beneficiarse con su práctica, en primer lugar porque no suelen tener una gran flexibilidad y esto lo pueden mejorar gracias a sus posturas. Otro de los beneficios es que les permite aumentar su potencia de fertilidad en vista de que algunas de sus asanas estimulan la energía al nivel de los órganos reproductivos.

De igual forma, les resulta provechoso en el caso de los hombres que practican un deporte de alto nivel y que requiere de gran resistencia, previniendo las lesiones, ya que las técnicas se enfocan en particularmente en la cadera. Las posturas que comprende el Yin Yoga empleadas durante varios minutos, tienen gran efecto en los músculos y en las articulaciones inflamadas.

 Kriya Yoga

El Kriya Yoga es un tipo de yoga que comprende un grupo de técnicas de meditación que incluyen el pranaiama que es la respiración yóguica. Esta técnica fue revelada en el año de 1868, siendo descrita como un sistema de yoga muy antiguo similar a la teoría del raya-ioga. Este método consiste en un la puesta en ejecución de diversas técnicas de pranaiama, las cuales fueron creadas con el objeto de acelerar la evolución espiritual, para luego alcanzar un profundo estado de tranquilidad e unión superior.

Kriya Yoga es considerada como una técnica muy avanzada que persigue como finalidad el desarrollo espiritual emanado de los tiempos de mayor intensidad espiritual, pasando a formar parte de la ciencia milenaria perteneciente a la cultura del Raya Yoga. El Kriya rige la energía presente en la columna vertebral, tanto a lo largo como alrededor de ella, logrando con ello neutralizar de manera gradual a los remolinos de chitta, que no es más que la verdadera fuente que emana las ilusiones.

Al mismo tiempo, con la práctica de esta disciplina se logra fortalecer los nervios de la columna vertebral y del cerebro con la intención de poder percibir las corrientes de energía y logra obtener una consciencia cósmica. Hay quienes consideran que el Kriya es la ciencia suprema del Yoga.

Yoga Hot

Yoga Hot es como se denomina al tipo de Yoga que se practica dentro de una habitación y con una temperatura que oscila entre 38 a 40 grados centígrados, lo que quiere decir que cualquier tipo de Yoga puede ser catalogado como “hot”, ya sea el Ashtanga, el Vinyasa, el Yin, entre muchos otros, siempre y cuando la temperatura en la que se ejecute cumpla con los parámetros ya descritos.

Existe un fuerte debate sobre si practicar el Yoga Hot es algo seguro en vista de las condiciones en las cuales se ejecuta. Algunos investigadores han indicado que en los Estados Unidos y Canadá, un numero entre 40 y 80 personas lo han practicado dentro de un espacio pequeño y con una temperatura de 40 grados centígrados, mas una humedad del 70 al 90 por ciento, hecho que es notable y más si se cuenta solo con un profesor para dirigir a todos los alumnos.

En el caso de España, se han realizado estudios donde esta disciplina se practica contando con salas pequeñas pero el número de participantes es más reducido y con menos humedad, originando que la sensación térmica no sea alta. Este tipo de yoga no es recomendable para las personas que padecen de alguna enfermedad o que hayan sufrido un accidente. Por el contrario, es recomendable que practique la Yoga Terapia, el Yoga Restaurativo, el Yin e incluso el tipo Hatha.

Las recomendaciones que se deben seguir antes de realizar una práctica del Yoga Hot es que los participantes deben hidratarse antes, durante y después de la clase. De igual manera, se recomienda ejecutar movimientos más enérgicos solo después de haber realizado clases lentas y tranquilas. Los ejercicios deben realizarse bajo la orientación y coordinación de un profesor especialista en Yoga Hot.

Dentro de las características con las que cuenta este tipo de Yoga es que puede llegar a ser adictivo, ya que es considerado el más potente y desafiante de los métodos usados dentro de el, gracias a que se suda mucho y por lo tanto se hace necesaria controlar la respiración y así como la ejecución de los movimientos.

En este tipo de Yoga, una práctica lenta es tan desafiante como los ritmos rápidos. Se debe estar atento a la respuesta de los músculos abdominales y del piso pélvico con cada postura. El Yoga Hot no es solo sudar, se refiere también a escuchar lo que tu cuerpo te dice, cuidar tus articulaciones, vigilar la hiper-extensión.

Karma Yoga

El Karma Yoga es conocido como el Yoga de la acción o también como el Yoga del servicio, ya que se refiere a dar todo de sí en la realización de las actividades, enfocando las palabras y la mente hacia Dios. Basados en la corriente del hinduismo, el Karma Yoga se asocia a las buenas obras que se hacen en la vida pero en busca de merecer una siguiente reencarnación donde la persona cuente con mejores condiciones de vida que en la anterior.

Se dice que en cambio, las actividades pecaminosas llevarán a la persona hacia una reencarnación viviendo malas condiciones de vida. Dentro del hinduismo se tiene la creencia de que con la práctica del Karma Yoga se logra liberar al alma permitiendo que al  morir, el alma retorno al lado de Dios.

Conceptualmente, el Karma Yoga es un término que hace referencia a un tipo de disciplina que basa sus enseñanzas en la teoría del Bhagavad guitá, que son las escritura sagrada del hinduismo. Etimológicamente la palabra Karma Yoga quiere decir “unión a través de la acción”, partiendo de que el termino karma significa “actividad”, mientras que Yoga significa “unión”, unión con Dios.

De igual forma, el concepto del Karma Yoga se conoce también como una disciplina de acción. El Karma Yoga se conoce también como Buddhi Yoga, teniendo entre sus premisas que el ser humano debe cumplir con su Dharma, es decir el deber, lo referido al deber religioso. Se dice que en caso de que se entreguen los resultados a Dios, el karma o la acción, no producirá reacción y con ello la persona recibe el moksha, llamado así a la liberación del ciclo de nacimientos y muertes.

Yoga Iyengar

En un principio, el término Yoga Iyengar, se acuñó al apellido de los primeros practicantes de esta disciplina con el objetivo de diferenciar este método de enseñanza entre los que eran impartidos por otros profesores. El nombre de Iyengar Yoga fue registrado como una marca denominativa con la cual sus fundadores garantizaban que sólo los profesores autorizados pudieran enseñar el yoga utilizando dicho nombre.

El Yoga Iyengar tiene como característica principal la intensidad que debe manifestarse al adoptar alguna asana o postura, al igual que cuando un tipo de pranayama que se refiere a la disciplina de la respiración, y el pratyahara que se trata a la actitud de introversión de los órganos sensoriales. Estos serían tres de los ocho estados del Yoga descritos por Patañjali, que relacionados a la observación de yama y niyama, guían a los alumnos del Dharana que es la concentración, el dhyana que es la meditación y el samadhi, llamado así al estado superior de consciencia.

Los ocho estados a los que hace referencia la corriente del patañjala-yoga, están introducidos dentro de las enseñanzas del Iyengar, haciendo un mayor énfasis en la práctica de las asana y las pranayama. La técnica empleada en dicho caso, se basa en la alineación y la percepción de éste, siendo dirigido por el Iyengar con la finalidad de que alcance su máximo nivel de refinamiento y desarrollo.

El instructor de este tipo de Yoga le ofrece a los practicantes elementos para establecer un anclaje mental en las diferentes acciones y movimientos que pueden manifestarse en la ejecución de cada postura y cada pranayama, acciones ideales para lograr la transformación mental que se necesita dentro de la práctica de la meditación. El método del Yoga Iyengar cumple un proceso largo que incluye meditación y esfuerzo físico.

Yoga Flow

El Yoga Flow es un estilo de Yoga que cada vez se practica más. Es una disciplina muy relajada tipo light o incluso catalogada como “friki”. Este tipo de Yoga se conoce con el nombre de Vinyasa Flow Yoga. El Flow Yoga tiene sus orígenes en la India y su metodología expone una práctica hecha con creatividad y mucha variedad a la que se le va agregando elementos tomados del Ashtanga Vinyasa, considerado como el tipo de yoga más físico e intenso.

El Yoga Flow se ejecuta realizando varias secuencias divertidas de asanas o posturas, que sean desafiantes, vigorosas y potentes, donde se emplee la fuerza, la elasticidad y el equilibrio. El ejercicio que comprende este tipo te hace sudar, y con ello le va aportando numerosos beneficios al cuerpo y la mente.

El Yoga Flow trata de un estilo motivante ya que las clases que se imparten son siempre diferentes en cada sesión. En el desarrollo de las mismas se debe llegar a un estado de relajación final a través de la ejecución de un trabajo tanto respiratorio como mental, sin la necesidad de entrar en profundidades espirituales. Este estilo es catalogado como tradicional y moderno, realzando una respiración sincronizada, mientras se trabaja la fuerza y la coordinación mediante el movimiento enfocándose en distintas posturas.

En este tipo de práctica el elemento de la respiración es clave al momento de adoptar alguna postura o realizar simples ejercicios gimnásticos. Durante las clases de Yoga Flow se fluye tanto física como mentalmente a la par del movimiento, obteniendo como resultado un cuerpo fuerte y elástico. De igual manera, se consigue el aumento del nivel de energía, favorece la espalda fortaleciendo los músculos, estabilizando también las emociones.

Las clases del Flow Yoga se dictan con música, lo que representa un estimulo adicional. Dependiendo del maestro, se pueden utilizar mantras o música hindú. Igualmente, durante las sesiones se utiliza música terapéutica, distintos sonidos que van influyendo el nivel el vibratorio de nuestra energía, equilibrándola. Tres pilares fundamentales son los que sustentan la disciplina del Flow Yoga, el aislamiento de músculos claves, la respiración y el movimiento aeróbico.

Yoga Jivamukti

La actividad de la clase en el Yoga Jivamukti es muy vigorosa e intelectual, siendo estos elementos estimulantes. Cada sesión se presenta de manera metódica y educacional, estrechando un vínculo entre los estudiantes y la fuente de donde emanan estas ideas. De igual manera, durante las prácticas se van incorporando cada uno de los principios sobre los cuales se sostiene dicho método, entre ellos las Escrituras, el Bhakti, el Ahimsa, el Nada Yoga y la  Meditación.

Los creadores del Yoga Jivamukti, son David Life y Sharon Gannon, quienes introdujeron en esta nueva técnica elementos pertenecientes al Ashtanga yogam, en especial lo asociado a las enseñanzas espirituales, enfatizando en la aplicación de la filosofía del yoga y su influencia en la vida diaria.

Por más de 30 años los creadores de esta disciplina le han demostrado al mundo los servicios y beneficios que se tienen con la ejecución del Yoga, en especial los múltiples beneficios espirituales. Ciudades como Nueva York, Toronto, Londres, Sydney, Berlín, Munich, entre otras, han creados escuelas especiales donde se ha redefinido el yoga en Occidente, haciendo de su práctica algo muy popular hoy en día.

Yoga Ashtanga

El Aṣṭāṅga Yoga o Ashtanga ioga se describe a través de los términos aṣṭa que significa “ocho” y aṅga es miembro, complementando el término donde se conoce como el yoga de las ocho partes. Ha sido descrito dentro del texto clásico Yoga-sutra donde se trata el aforismo sobre yoga, el libro más antiguo sobre Yoga. La palabra Ashtanga quiere decir “óctuple camino” por lo que el Ashtanga Yoga se considera como la doctrina que ejerce “el control de las actividades de la mente”, y las ocho partes que comprende el Yoga Ashtanga se accionan para alcanzar dicha meta.

El tipo de Yoga Ashtanga es de un estilo dinámico que utiliza un cuerpo flexible y saludable como base para poder desarrollar el espíritu. A través de la ejecución de las técnicas que comprenden sus ejercicios se pueden adoptar asanas o posturas, diversas técnicas de respiración o pranayama y el ejercicio de la meditación. El Yoga Ashtanga se diferencia de otros tipos de yoga por la incorporación en sus prácticas del vinyasa o que se refiere a la sincronización de la respiración mediante el movimiento, al igual que la respiración ujjayi que es un tipo de pranayama.

También se le añaden las bandas conocidas como los cierres energéticos; y del dristis o miradas, que se entrelazan cuando adoptan algunas posturas. Con el uso de estos elementos, los participantes tienen mejor concentración, ayudando con ello a aumentar los niveles de energía durante el tiempo que duren las sesiones o prácticas. Con esta técnica se puede purificar el cuerpo físico, mental y emocional al ejercitarse con una correcta respiración.

Con el seriado de asanas o posturas pueden curarse tanto el cuerpo físico como el espíritu. Adoptando las posturas del Yoga Ashtanga se desarrolla e intensifica la concentración, ayudando también a controlar y purificar el pensamiento. Como respuesta a esta práctica se tiene que conduce a un estado de alegría, logrando la paz interior y el equilibrio. También trae como beneficio la auto-transformación y la auto-realización, ya que el Yoga Ashtanga es el camino hacia la autorrealización del ser.

Hatha yoga

El Hatha Yoga, es uno de los tipos de yoga que se hizo popular gracias a sus posturas corporales, con las cuales se le da firmeza y elasticidad a los músculos. Esta disciplina data del los siglos XV y XVI, siendo creado por el yogui Suatmarama. Sus principios están basados en los ágamas tántricos. El Hatha es uno de los métodos en la práctica del Yoga más difundido en todo el mundo. Al ser catalogado con otros tipos de yoga, éste se puede catalogar como suave.

El Hatha Yoga se caracteriza por lo suave que se realizan las transiciones entre una postura y la siguiente. Se debe tener en todo momento absoluto control de la respiración y también se debe mantener el cuerpo en un estado meditación a lo largo de la sesión. igualmente persigue como propósito, lograr que el cuerpo esté idóneo para el proceso de la meditación.

Sivananda yoga

Sivananda Yoga es considerada como una derivación no oficial del Hatha Yoga, mediante el cual se ejecuta una capacitación, teniendo como punto de partida un centro de enfoque integrador de diversas disciplinas yóguicas, por lo tanto el Sivananda Yoga, es vista como una escuela de Hatha yoga tradicional. Esta disciplina imparte sus conocimientos sobre cuatro caminos del yoga que son, el karma, el bhakti, el raja y el jnana. Para que el participante pueda elegir alguno de los cuatro, debe practicarlos todos, escogiendo uno de ellos como principal y tomando el resto de complemento.

Los profesores del Sivananda deben ser profesionales en el área, especialistas y cursantes del programa de formación en Yoga Sivananda. En cuanto a los estudiantes, estos varían en cuanto a edades y sus grados de instrucción. El adiestramiento que comprende el Yoga Sivananda se basa en el proceso de meditación, utilizando como elementos los mantras, distintas asanas de yoga y su finalidad es lograr un control mental.

A diferencia de otros tipos de Yoga, aquí no hay música durante la clase, ya que el alumno debe estar muy concentrado durante el ejercicio. Los tipos de posturas comienzan con el pranayama que es el control de la respiración, siguiendo con las asanas o posturas, con las cuales se logre obtener una auto-sugerencia y la relajación como resultado final. Por ser una escuela, se imparten conocimientos basados en diferentes textos de yoga, donde se explican las técnicas de control mental, los procesos de meditaciones grupales, entre otros cursos.

Las filosofías del sistema Sivananda se puede sintetizar en cinco principios que son, el ejercicio adecuado buenas Asanas; una respiración adecuada aplicando el Pranayama; una relajación adecuada con la técnica del Savasana, una dieta adecuada, específicamente comida vegetariana y un pensamiento positivo y meditación a través del Vedanta y Dhyana.

Yoga Tantrico

La relación sexual como ritual donde el hombre y a la mujer experimentan la esencia del ser humano es una de las premisas de la doctrina del Yoga Tantra, a pesar de que durante su práctica, el sexo representa solo una parte ínfima de un ala del tantra. Esta disciplina persigue el objetivo de convertir dicho momento de placer físico, y transformarlo en un momento infinito. El Tantra se acciona a través de los procesos de meditación, la renunciación, las ceremonias y el misticismo, siendo así el Hatha yoga una de sus principales ramas.

Para la ejecución de las técnicas del Tantra se requiere de mucho trabajo y dedicación por parte de la pareja. No contempla solo el hecho de abrazarse ni conseguir orgasmos, por lo contrario consiste en observar a tu pareja, ir tocándola, sentirla poco a poco con la intensión de despertar el deseo estimulando todos los sentidos.

El Tantra Yoga se refiere a la fogosidad que conlleva el deseo sexual, contiene técnicas y ejercicios dirigidos a abrir los canales de energía o activar los Chakras utilizando para ello el sexo. Basados en el Tantra, en el momento de una penetración se están comunicando diversas fuerzas internas contenidas en el universo y a las que hay que potenciar.

Algunas de las técnicas empleadas la disciplina del Tantra son los ejercicios de meditación, que se pueden realizar tanto de manera individual como en pareja; los Mantras, masajes de tipo energéticos, sensuales y relajantes; bailes en pareja, en especial aquellos donde se dé un contacto más físico e intimo. Los resultados que se obtienen de esta práctica son, quitarse la vergüenza, aumentar la autoestima, tanto la propia como la de nuestra pareja, aumenta el bienestar del cuerpo y se liberara el estrés.

Yoga Terapéutico

La práctica del Yoga de por sí sola es considerada terapéutica, por lo que el tipo terapéutico comprende la ejercitación del cuerpo teniendo la meditación como una práctica habitual, entendiéndose esto como una herramienta efectiva donde se logra obtener el equilibrio físico y la armonización mental.

El Yoga Terapéutico tiene sus bases dentro del principio del conocimiento profundo sobre aspectos relevantes de la anatomía y fisiología del cuerpo humano. Este conocimiento se hace necesario dentro de la ejecución de esta disciplina ya que se debe adaptar el ejercicio en función a las características biomecánicas y patológicas con las que cuenta el participante. La ejecución de esta metodología tiene como objetivo equilibrar el físico de manera individual.

Otra de las características con las que cuenta es que sus clases suelen ser más suaves y menos exigentes que las del Hatha yoga. De igual manera, se hace un mayor énfasis en el proceso de relajación, meditación y en especial de visualización ya que son conocidos por todos como métodos efectivos y terapéuticos. Dentro de este tipo de Yoga se considera sumamente importante el alineamiento corporal que se debe adoptar en la ejecución de las posturas. Se pueden ayudar con elementos como mantas, sillas, cinturones e incluso una pared.

Las clases del Yoga Terapéutico son personalizadas, es decir que se desarrollan en grupos reducidos. Fueron creadas específicamente para reequilibrar los desajustes físicos que tenga el individuo practicante, mejorando también las afecciones que tenga ya sean orgánicas y/o psicológicas.

A través de su práctica tratamos nuestras dolencias, ya que se pone de manifiesto una conciencia despierta, que se basa en el concepto de que el cuerpo tiene abundantes recursos, entre ellos la capacidad para la autorregulación y auto equilibrio. La ejecución consta de una potente herramienta preventiva cuyo uso no sólo es terapéutico, empleada en el plano físico como en el psicológico.

A través de las clases del Yoga Terapéutico se busca una nueva forma de explorarnos y de tratar nuestra condición física sin reforzar las dolencias. Para lograr dicho cometido, se establece una metodología donde prevalece la confianza en nuestro propio cuerpo, sin caer en la pasividad, sino por el contrario tomando física y mentalmente un papel activo en el proceso de sanación.

Yoga Acrobático

El Yoga acrobático o también llamado Acro Yoga, es un ejercicio dinámico y fácil de realizar. Tiene como principal característica la diversión porque le añade un elemento de interacción con el otro, así como la incorporación de retos y desafíos. La metodología del Acro Yoga consiste en adoptar posturas tradicionales del Yoga y combinarlas con acrobacias típicas dentro del circo, tomando en cuenta también que comprende el proceso de concentración, sumándole los elementos de la tranquilidad y el equilibrio.

Este tipo de Yogas tiene sus orígenes en los Estados Unidos, práctica que tiempo después se fue popularizando en todo el mundo. El tipo acrobático puede ser practicado por cualquier persona siempre y cuando cumpla con ciertos requisitos. Esta práctica tiene como característica que se ejecuta en pareja y los participantes deben complementarse en todo momento.

La dinámica consiste en que uno de los participantes se coloca debajo y el otro arriba. Quien esté en posición de abajo debe contar con suficiente fuerza, balance y solidez, mientras que la persona que va arriba es la que se encarga del equilibrio, por lo que debe tener flexibilidad y algunos conocimientos sobre Yoga para adoptar correctas posturas. Las posiciones que se manifiestan en la práctica de este tipo de Yogas son múltiples y al añadirle el elemento acrobático, surgen atractivos variantes.

Los elementos que la conforman son una acción denominada como la ceremonia del círculo, los progresos de las Asanas y Posturas realizadas en pareja. También se suma el masaje tailandés, el llamado vuelo terapéutico y las acrobacias en pareja. Dentro de los ejercicios la realización de los movimientos se basan en las emociones pero con la mente concentrada.

El ejercicio de “volar” en diferentes etapas del Acro yoga le proporciona al participante una  sensación de estar volando en realidad, con libertad y provecho de un espacio aéreo. Estos ejercicios que se realizan en el aire le otorgan al practicante flexibilidad y relajación de la musculatura corporal, así como en medio de la interacción, los participantes persiguen hacer más estrechos la confianza y la entrega al ejercicio que se esté practicando.

Los elementos acrobáticos que se incluyen dentro de esta disciplina van apareciendo de manera constante a lo largo de cada clase, poniéndose de manifiesto en las asanas o posturas para alcanzar el equilibrio de a dos, tres o más personas. El Yoga acrobático trabaja la conciencia corporal, la cual se hace más fuerte gracias a que los ejercicios se desarrollan en parejas, grupos de tres o más personas. Dentro de los beneficios que se obtienen con el desarrollo de estas prácticas se potencializan el alineamiento, la flexibilidad, el equilibrio y la fuerza, así sean principiantes dentro de la disciplina.

Yoga Hormonal

El Yoga Hormonal es un método que fue diseñado en el año de 1992, con la finalidad de prevenir molestias causadas por el desequilibrio hormonal que surgen a consecuencia de diversos factores como el estrés, los del medio ambiente, la ansiedad, las dietas, el insomnio o simplemente por genética. Su método comprende una serie de ejercicios dinámicos derivados de distintas tradiciones del yoga como el yoga nidra, el kundalini, el hatha y yoga energético tibetano. Sus ejercicios van dirigidos al fortalecimiento tanto a nivel físico como energético.

Dentro de sus beneficios está la reducción y hasta eliminación de muchos síntomas ocasionados por la peri menopausia o climaterio. De igual forma, ayuda a aumentar los niveles de fertilidad, calma los síntomas y estados emocionales que se relacionan con los bajos niveles hormonales tales como la menopausia precoz, las asfixias, la aridez urogenital, problemas de incontinencia, infección de orina, desvelos, sudores nocturnos, ansiedad y depresión, síndrome pre-menstrual, entre otros, regulando con ello los distintos ciclos.

También la práctica de esta disciplina permite la protección natural contra los desequilibrios que originan enfermedades de mayor cuidado como el cáncer de mama, cardiopatías, la osteoporosis, quistes, cólicos menstruales, acelera las curaciones de miomas, entre otros, ya que ayuda en la prevención de tener la necesidad de una Terapia hormonal sustitutiva así como sus efectos secundarios. De igual manera es beneficiosa en aquellos casos donde se presentan dolores articulares, mujeres con problemas circulatorios, hipotiroidismo y osteoporosis.

Yoga Kurunta

El Yoga Korunta comprende escrituras antiguas sobre originario de la India que data de principios del siglo XX. Este texto se ha tomado de referencia para otros tipos de yoga, aunque se dice que el texto original no se conservó, llegándose hasta cuestionar su legado y existencia. Hay quienes señalan que los orígenes de los ejercicios que comprenden asanas modernas, es un derivado de las enseñanzas del Krishnamacharya que se toman como bases para las “luchas de poder” presentes dentro de los métodos que se emplean en medio de las competencias del yoga moderno.

Las escrituras de este texto antiguo del Yoga se compone de estrofas que a su vez se usan como sutras rimados y medidos, que es la forma común en que son transmitidos los textos orales pertenecientes a la tradición guru-shishya. El texto también describió diversas listas de grupos distintos de posturas o asanas. De igual manera refleja aspectos sobre enseñanzas relacionadas a la corriente del vinyasa, drishti, bandhas, mudras y otras en general.

En cuanto a la terminología del Yoga Korunta puede referirse a la pronunciación del Yoga grantha, que significa “libro sobre yoga”. El primer texto sobre el Yoga fue llamado Kurantaka, muy conocido por algunos sabios sánscritos originarios de la India, el cual tiempo después fue conocido  con el nombre de Kapala Kurantaka.

Yoga Dharma

El Dharma Yoga aporta múltiples beneficios a nivel físico, a la vez que contribuye a controlar los pensamientos e incremento de la concentración. Este tipo de yoga es muy popular alrededor del mundo, llamado así en homenaje a su creador el maestro gurú de Yoga Sri Dharma Mittra, en el año de 1.950. Esta técnica es conocida como “maestro de maestros”, o también como “la roca del yoga”.

Sus clases son especiales gracias a las inversiones y posturas. Esta disciplina tiene un compendio de 908 posturas, las cuales pasaron a ser referencia a nivel mundial, por lo que han sido adoptadas en la mayoría de las escuelas de yoga más prestigiosas en todo el mundo.

En una clase de Dharma se pone de manifiesto una estructura sólida, caracterizada por su estilo en la secuencia de inicio denominada como Shiva Namaskara, que es una técnica muy propia de este estilo. Parte de la dinámica son las posturas invertidas o colocarse de cabeza a mitad de los ejercicios, cambiándolo por la fase final que es como generalmente se venía haciendo. Cuando asumes unas posturas, las utilizas como una oración viva.

Dentro de este estilo encontrarás diversas posturas que estimulan el cuarto Chacra, referido al centro energético ubicado en el centro del pecho. Esto se hace con la intensión de desbloquear las emociones y los sentimientos, produciendo que la persona sea más tierna y afectuosa. La teoría del Dharma comprende las seis posturas madre del yoga, las cuales conforman las bases de un ejercicio más equilibrado y posturas con diferentes variantes en todas sus sesiones.

Las posturas que se ejecutan durante el Dharma aportan diferentes beneficios, entre los cuales está una mejor concentración, ofrece una sensación de paz, favorece la energía y la fuerza del pensamiento. De igual manera, las posturas invertidas ayudan a mantener la mente atenta, permiten alinear la espalda especialmente la ubicación de los canales energéticos. También ayudan aumentar la circulación sanguínea y la oxigenación de todo el cuerpo, así como tonificar los órganos internos.

Yoga Mental

El Yoga Mental es considerado un método que tiene como función aprender y mejorar los ejercicios de meditación a través del desarrollo de numerosas técnicas, que accionan tanto en el plano físico como en el mental, atravesando el plano energético. El empleo de estas herramientas comprenden una serie de ejercicios dinámicos y estáticos para liberar las tensiones, preparándolos para una postura de meditación que sea confortable, la realización de una serie de ejercicios respiratorios y pranayama.

Dentro de esta disciplina se agregan varios ejercicios de atención, concentración e interiorización que desembocan en un estado meditativo de una manera natural, siendo la meditación el eje básico del programa del Yoga mental. El proceso de observación es una de las técnicas utilizadas dentro de la práctica, en especial de los fenómenos que se asocian directamente con las vivencias que surgen a lo largo de las prácticas de meditación, ya sea en que tenga que ver con el cuerpo, el nivel respiratorio, las experiencias de los procesos mentales, emociones, entre otros.

El proceso de observación se desarrolla enmarcado en dos pilares fundamentales que son la atención y la aceptación. La persona que medita asume una condición de un espectador pasivo, es decir, se limita sólo a observar sin realizar ningún tipo de análisis intelectual. La intensión que se pone de manifiesto en esta técnica es la de indagar y profundizar sobre la realidad de las cosas tal y como se presentan. La meditación, más que una práctica, se convierte en un modo de experimentar los acontecimientos diarios y cotidianos vistos desde una óptica consciente, abierta y en plena libertad.

Asanas o posturas usadas

Las posturas de yoga, llamadas técnicamente como asanas, forman parte de los ejercicios de Yoga que sirven para unir el cuerpo con la mente. El maestro Patanjali, indicó que las posturas de yoga deben adoptarse mediante la realización de las practicas y mantenerse hasta que se logre una conexión entre el cuerpo físico con la esencia divina de la humanidad. Las asanas o posturas del yoga se hicieron populares debido a la práctica del Hatha Yoga.

Es importante tener en cuenta tres elementos fundamentales al momento de adoptar las posturas del yoga. Estos factores son, la inmovilidad, la relajación y la duración. Las asanas o posturas es el hecho de imitar una asana determinada, sino por el contrario, su función es conseguir el equilibrio y la concentración en algún punto determinado, incluyendo en la acción una adecuada respiración.

Imágenes 

Se presenta a continuación las distintas asanas o posturas del yoga, comenzando por la postura del Loto que es la más clásica de yoga; la asana del Gato que es de las posturas simples; la postura del Niño considerada como la postura perfecta para intercalar con otras de gran dificultad. La postura del Perro es utilizada para fortalecer las muñecas y los hombros; La postura de la Rana trabaja la flexibilidad del cuerpo en especial la de las piernas.

La siguiente postura que se muestra es la de la Cobra, con la que se refuerza la parte baja de la espalda, eliminando la tensión que se acumula allí, equilibrando el flujo de energía sexual con la energía umbilical. La postura de la vela, es una de las asanas invertidas en el yoga, con la cual se aumenta la circulación hacia el cerebro. También está la postura de la Silla, donde se asume una posición de cuclillas que sirve de conexión con la tierra, ayudando a estimular los músculos del corazón, las piernas y los brazos.

La postura del guerrero, se practica de pie y trabaja sobre el tipo de energía que nos conecta a la tierra. Es una de las posturas básicas del yoga. También está la postura del pez con la cual se previene y corrige los hombros abombados y los cuellos desalineados, se estimula la glándula tiroide y se activa el Chakra de la garganta. Con la postura de yoga La Vaca se logra calentar las caderas, piernas y hombros, cerrando con la postura del saludo al sol, considerado como la asana mas completa del yoga y con la cual se tiene el control de la respiración con movimientos continuos.

Para combatir el estrés

El yoga es uno de los ejercicios más utilizados actualmente para combatir el estrés, ya que es un tipo de disciplina con tradición amplia dentro de lo referente al cuidado físico del cuerpo como al crecimiento personal y espiritual. Es un mecanismo a través del cual se puede armonizar el cuerpo y mente, siendo este el punto donde las asanas o posturas juegan un papel fundamental permitiendo aliviar las tensiones y preocupaciones.

Se tiene la creencia de que una persona puede cambiar sus pensamientos cuando comienza a practicar yoga, ya que produce que el cuerpo se relaje, que la mente alcance la conciencia de sí misma y de cuales son sus necesidades, mejorando con ello poco a poco los hábitos de nuestra vida. A través del desarrollo de los ejercicios se puede alcanzar el punto de perfecto equilibrio físico y psicológico, ganando un gran bienestar, para lo que se debe ser constante.

Para disminuir el estrés se deben hacer los ejercicios del yoga por lo menos durante dos meses. Incluso los psicólogos recomiendan las prácticas del yoga para trabajar la atención plena, aliviando las tensiones físicas y armonizando la mente, ya que son los estados mentales promovidos por este tipo de disciplinas, que ayudan a mejor emociones y las preocupaciones, eliminando la carga de estrés. Los cambios que se producen en el cuerpo son visibles luego de practicar yoga por un lapso de 12 minutos, durante 8 semanas seguidas.

Los cambios notorios que se presentan luego de la práctica del yoga son la reducción de los procesos inflamatorios y el fortalecimiento del sistema inmunitario que son dos puntos vulnerables y que son atacados cuando padecemos de estrés. La postura del niño es una de las ideales para combatir el estrés, ya que es utilizada dentro de las sesiones de yoga para descansar. Esta asana otorga el descanso mental y se usa para apaciguar la ansiedad y el estrés en general.

Yoga para adelgazar

La disciplina del yoga a través de sus posturas ayudan a perder peso. Cuando se practica esta disciplina, sus ejercicios están orientados hacia la quema de calorías. De igual manera, mejoras tu salud mental, aspecto que influye en lo que se refiere a disminuir la ansiedad, teniendo como respuesta el poder comer en menor cantidad y mejor. Se dice que al combinar una dieta saludable y balanceada con algunos ejercicios de yoga, se puede lograr también cuidar la figura de manera saludable.

Las asanas o posiciones del yoga asumidas en los múltiples ejercicios, ayudan a tonificar los músculos, permitiendo también que el organismo funcione mejor y produciendo la liberación de las toxinas. A través del proceso de respiración se le aporta oxígeno a las células del cuerpo para un mejor funcionamiento. Además de todo, proporciona la energía física y psicológica elementos necesarios para tener el control sobre las ganas de comer.

Para aquellas personas que manifiestan abiertamente su deseo de adelgazar, los maestros del yoga recomiendan diversas posturas que ayudan a la persona a armonizar su cuerpo, su mente y su espíritu, buscando en esta disciplina una herramienta efectiva para adelgazar. Se recomienda los usos de las asanas del pez o Matsyasana, la de la cobra, de la Vela, la postura del Guerrero y también la asana del saludo al sol.

Su práctica para la artrosis

El yoga es una de las terapias con actividades físicas más recomendable en los casos de artrosis, ya que ayuda en el proceso de relajación y con ello se reduce también el dolor, se mejora la movilidad y se refuerza el tono muscular. Sin embargo, pacientes con artrosis deben tener en cuenta varios elementos al momento de practicarlo, como por ejemplo, pacientes con edad avanzada edad, o con mucho sobrepeso, incluso con problemas de equilibrio, no pueden practicarlo.

Para los pacientes con artrosis se le presenta como una alternativa la práctica del yoga en silla, que es una variación más suave del yoga. Este estilo se puede desarrollar mientras se está sentado o también apoyándose en una silla. Su uso se recomienda para personas mayores, gorditas y con problemas articulares.

Muchos son los estudios que se han realizado sobre el efecto que causa la práctica del yoga para pacientes con artrosis, teniendo como resultados arrojados que mejora la movilidad y alivia el dolor. Se presenta así entonces como una forma efectiva para mejorar la calidad de vida de las personas con artrosis, que difícilmente pueden ejecutar otros tipos de ejercicios regulares.

Los estudios señalaron que los efectos del yoga en silla sobre el dolor y la función física en ancianos con artrosis, luego de un experimento donde se puso a prueba a varios participantes que durante sesiones de 45 minutos y dos veces por semana en unas ocho semanas, experimentaron la sensación de una mayor reducción de dolor. Además de esto, los practicantes del yoga de silla sintieron la reducción del cansancio y una mejora de la velocidad en sus movimientos.

La práctica del yoga se recomienda con el objetivo de reducir el dolor articular, mejorar la flexibilidad y el equilibrio, así como del mismo estrés y la tensión; y aunque muchos ancianos no pueden realizar estos ejercicios de yoga tradicional debido a la falta de tono muscular, el yoga en silla se les presenta como una alternativa efectiva para mejorar la calidad de vida de los enfermos de artrosis, reduciendo incluso el consumo de tratamientos farmacológicos y los efectos secundarios que a veces producen los analgésicos y los antiinflamatorios.

Información en caso de tener hernia discal

Los ejercicios que comprenden el yoga pueden ayudar a las personas con hernia discal, pero su práctica debe hacerse con sumo cuidado y bajo prescripción médica, ya que de lo contrario, esto podría ser contraproducente y ocasionarle mayores lesiones. Durante la primera fase de la enfermedad lo más recomendable es tener reposo absoluto siendo esto esencial para restablecerse debidamente. Sin embargo, durante este periodo el yoga cuenta con ciertos elementos que le pueden brindar un apoyo moral en aquellos momentos donde deben permanecer en cama e inmóviles.

Los ejercicios de respiración propios del yoga son de gran utilidad para superar y disminuir la sensación de dolor. Es de gran utilidad que los pacientes aprendan como alargar la exhalación, ejecutando respiraciones más profundas y abdominales. Dicha herramienta le permitirá al paciente poder relajarse, ejerciendo esto un efecto beneficioso reduciendo considerablemente el dolor.

De igual manera pueden utilizar la práctica del Nîdra Yoga, que es una técnica basada en la relajación, la cual es conocida con el nombre de yoga del sueño, ya que permite relajar el cuerpo, la mente y regir sus propias emociones. Su método se basa en la técnica de la visualización y la respiración que tienen grandes resultados disminuyendo el estrés a consecuencia del dolor.

El yoga viene a ser empleado como una herramienta de reeducación, una vez que los dolores se han atenuado y las lesiones mejorado, incluso sirve como un elemento para prevenir alguna recaída. La práctica regular del yoga se podrá hacer siempre y cuando se cuente con el visto bueno del médico. Se pueden contar entre los beneficios de esta disciplina en hernia discales que está el refuerzo de los músculos dorsales que son aquellos que sostienen la columna vertebral.

De igual manera, mejora la tonicidad de la espalda, recuperando con ello una movilidad normal, en vista de que el hecho de estirar y relajar los músculos dorsales es el ejercicio ideal. Dentro de la dinámica se cuenta que en el inicio de la terapia los ejercicios deben ser más suaves y se deben adoptar posturas pasivas. Luego de un tiempo se podrá ir adoptando otras posturas que permitan mayor extensión, dando como resultados mayor tonificación y flexibilidad.

¿Cómo practicarla con osteoporosis?

Durante los ejercicios del yoga se practican contracciones musculares de corte isométrico que ayudan a fortalecer los huesos ya que se ha comprobado que cuando estos están sometidos a ciertas fuerzas de tensión y compresión, se fortalecen. Desde el punto de vista de varios estudiosos, el yoga se considera como una herramienta esencial para fortalecer los huesos, siendo un elemento en el avance de la mejora en la osteoporosis.

Y es que el yoga brinda muchos beneficios dentro de esta área entre los que podemos nombrar, las mejoras en el equilibrio y la postura, lograr subir el nivel de movimiento articular, una mayor y mejor coordinación motora, favoreciendo la relajación de los músculos y alivio en el dolor. Los principales objetivos que persigue el yoga sobre la acción en la osteoporosis es vigorizar los huesos, fortificar la musculatura y mejorar el equilibrio.

Los pacientes con osteoporosis deben tomar varios elementos en cuenta a la hora de practicar el yoga, ciertas precauciones que ayudarán a disminuir los riesgos en que se pueden incurrir en el momento de la ejecución de los ejercicios, llámese lesiones óseas y fracturas. Para esto se deben seguir ciertas pautas  para realizar una práctica de yoga segura previa consultar los médicos especialistas.

Dentro de las recomendaciones están, evitar los saltos y los movimientos bruscos; asumir unas posturas con contracciones isométricas; evitar las tensiones de la columna y evitar los ejercicios abdominales; practicar las posturas con una extensión leve; se debe evitar las extensiones extremas de la espalda; tomar precauciones con respecto a las torsiones y mantener posturas de equilibrios. Con respecto a las posturas invertidas, éstas resultan muy beneficiosas para fortalecer la musculatura de los brazos así como su acción en la parte alta de la espalda.

Unión del Yoga y Chakras

A raíz de la ejecución de la práctica del Yoga se identifican los siete centros principales de energía que se pueden trabajar con la intensión de mejorar las emociones y su incidencia en varias partes del cuerpo y los Chakras se incumben en las glándulas contentivas en nuestro cuerpo. Por esa razón se dice que al trabajar ése estos canales de energía, se pueden mejorar así nuestra salud involucrando el estado de ánimo. Tal es la relación que cada Chakra se asocia a una emoción.

Los Chakras actuarían entonces como una especie de remolinos de energía que se abren en menor o mayor grado dependiendo de la salud y el estado anímico de la persona. Es entonces cuando la disciplina del yoga propone activar dichos remolinos de energía a través del desarrollo de sus ejercicios y sus asanas o posturas. Estos siete canales de energía conocidos como Chakras son, el Chakra Corona que se asocia a los sentidos y esta relaciona con la glándula pituitaria, que es la encargada de segregar las hormonas que  controlan el sistema endocrinológico.

Otro de los Chakras es el llamado del Tercer ojo o denominado como frontal, que es el Chakra del tiempo y la luz. Éste se vincula a la glándula pineal, encargada de regular el sueño. El Chakra Garganta, relacionado con la comunicación y el crecimiento; el Chakra del Corazón asociado al amor y a la compasión, el cual va relacionado a una glándula perteneciente al sistema inmunológico. (Ver articulo: Chi kung)

El Chakra Manipura o también llamado umbilical, que es el que rige la energía, asimilación y digestión; el Chakra Sacro, vinculado con la sexualidad y la creatividad, relacionado con el páncreas; Chakra Raíz o también llamado fundamental, se asocia con el instinto y la seguridad, relacionado a algunas partes del cuerpo como los testículos en el caso de los hombre y los ovarios en el caso de las mujeres, órganos que desarrollan hormonas según sean los cambios de ánimo de las personas.

El significado de Namaste

Namaste es una expresión muy conocida dentro del mundo árabe referida al saludo. Dicho término se ha utilizado en numerosas culturas en Asia, tanto para decir “hola” como para despedirse con el “adiós” tradicional dentro del idioma español. Es por ello entonces que la palabra Namasté no sólo se utiliza para saludar y despedirse, sino también para pedir, dar gracias, mostrar respeto o veneración y hasta para rezar.

Generalmente, la pronunciación de la palabra va acompañada de una ligera inclinación de la cabeza junto a la posición de las palmas abiertas y unidas entre sí, ubicadas en la posición del pecho, como una pose de oración. Etimológicamente el nombre de Namasté se origina del término namas que significa reverencia o adoración, y en el cado del te visto como un pronombre personal tuám que significa tú o usted, a ti o a usted.

El sonido del término Namasté se pronuncia con la e doble, pero no se hace igual a la e que aparece acentuada dentro del idioma español. También existe la palabra Námaskara, que significa saludar o también hacer reverencias, partiendo de la raíz namas como reverencia y krí  el hacer. (Ver articulo: Ausura)

El término Namasté se utiliza dentro de los contextos de las prácticas del yoga tomado conceptualmente como un saludo de encuentro o también de despedida, teniéndola además como una expresión de buenos deseos. Se utiliza también al acercarse a una persona que tenga un rango superior en Asia del Sur y dentro de las culturas budistas. Namasté es una palabra originaria proveniente del idioma hindú, concepto que se extiende a la India del Norte.

Para embarazadas

Se dice que el Yoga es uno de los ejercicios más adecuados a ejercer por las mujeres durante su tiempo de embarazo. Son múltiples los beneficios que le pueden traer a las embarazadas la práctica del yoga por ser ésta una actividad física de bajo impacto, siendo este elemento tan provechoso para la madre como para el bebé.

Ademas de ser el mejor ejercicio para el embarazo, es el más efectivo, ya que comprende actividades especiales como caminar o realizar diversos ejercicios mezclados con las dinámicas de las clases prenatales. El yoga puede ser realizado con seguridad en mujeres que padecen depresión, en vista de que está comprobado que puede ayudar a reducir los síntomas depresivos que se presentan durante el embarazo.

La técnica es mayormente efectiva cuando se acompañan por las practicas de determinadas asanas o posturas que incluyen un proceso de meditación y relajación profunda, herramienta principal e ideal para las mujeres que padezcan de depresión o también de ansiedad. Otro de los beneficios que presenta su práctica durante el embarazo, es que ayuda a reducir el estrés y también aumenta considerablemente la función inmunológica.

Pero el yoga no sólo se presenta como un aliado durante el embarazo, sino que también prepara a la embarazada para la experiencia del parto, ya que fue comprobado de manera científica que el yoga ayuda a reducir los dolores de parto e incluso reduce los riesgos de tener que requerir de una cesárea. Otra de las cosas que brinda el ejercicio del yoga a las embarazadas es la disminución del dolor en espalda ocasionado por el peso de la embarazada y que se logra mejorar adoptando una correcta postura corporal.

También le ayuda a dormir mejor en vista de que todas las actividades que comprende su práctica son relajantes, reduciendo con ello la sensación de fatiga y el estrés. En cuanto a la parte de la energía, a través de la ejecución de las técnicas del yoga, la madre puede tener una conexión aún más fuerte con su bebé, una vez que logra  enfocar su respiración, volviéndose más consciente de su cuerpo.

Para Niños

A través de las técnicas del yoga, los niños aprenden a ejercitar mejor su respiración y podrán relajarse para así reducir los niveles de estrés. También le servirá para darle las herramientas necesarias y así poder manejar situaciones conflictivas y problemas para concentrarse. El yoga les brinda elementos para que puedan ejercer un dominio físico y psíquico.

Con esta disciplina los niños obtienen beneficios a nivel físico y mental como por ejemplo el desarrollo y una mayor destreza de los músculos motores; pueden alcanzar mayor flexibilidad en las articulaciones y además mejora los hábitos en cuanto a la postura de la columna vertebral.

Otro de los beneficios son el masaje que se le produce en los órganos internos, una notable mejoría en cuando a su dinámica de respiración, mejora su circulación sanguínea, estimula su autoestima, le ayuda a disminuir el nivel de estrés infantil, le brinda mayor agilidad y entereza.

Del mismo modo incluye otros elementos provechosos como que lo ayuda a calmarse y relajarse, fortalece su estiramiento, mejora su capacidad de atención, concentración y memoria, estimulando su imaginación. Esta doctrina armoniza las características que comprenden su personalidad y el carácter, los ayuda a canalizar su energía física y mejora el nivel de comprensión e interacción con los demás.

El factor motivación es muy importante tratándose de niños, por lo que en las clases de yoga para niños no participan más de 15 niños, esto con la finalidad de brindar una atención algo más íntima y personalizada. Al practicar el yoga, los niños deben sentirse cómodos y relajados, por lo que es recomendable que vistan con ropas holgadas, ligeras, confortables, lo que les dará mayor movimiento y comodidad a la vez.

Yoga Vs. Pilates

Tanto el yoga como el Pilates comparten similitudes al igual que diferencias. Al optar por practicar ambas disciplinas se pueden obtener beneficios más completos que favorezcan a nuestro organismo. A pesar de ser diferentes, existen personas que confunden ambas técnicas y esto se debe a sus múltiples similitudes entre las que se encuentran el significado de sus terminologías, teniendo que Yoga significa “unión” haciendo clara refiere a la unión entre cuerpo, mente y espíritu; mientras que el termino de Pilates se define como la coordinación de la mente, cuerpo y espíritu, enfocándose en el ser integral.

Al igual que el yoga, los pilates son prácticas de bajo impacto y se realizan en cualquier ambiente, siendo necesario elementos como colchoneta o esterilla para poder practicarlos. En el caso particular de los pilates, el grueso de las colchonetas debe ser mayor en vista de que los ejercicios se enfocan en la columna vertebral.

El Yoga es una doctrina milenaria que se originó en la India, mientras que el pilates fue diseñado como un sistema de entrenamiento basado en las teorías del yoga junto con varias técnicas de las artes marciales y hasta del físico culturismo. El tema de la respiración es fundamental a practicar en ambas pero se diferencian en como la aplica cada una ya que en el yoga la respiración es abdominal enfocado en la postura para un efecto más relajante, mientras que para el pilates la respiración se hace de forma torácica.

Ambas prácticas buscan lograr una corrección en la postura, la flexibilidad muscular y mejorar el bienestar conectando el cuerpo físico y lo mental. El pilates contiene ejercicios dirigidos a fortalecer el cuerpo y mejorar el tono muscular, y por su parte el yoga se encamina hacia lograr un estado de relajación profunda que tenga como resultado la paz mental con asanas o posturas corporales. La metodología del yoga consiste en adoptar posturas que van desde los extremos, es decir manos, los brazos, los pies y las piernas, hacia el centro.

Para el pilates el mecanismo es contrario ya que las posturas van desde el centro del cuerpo hacia los extremos. El yoga comprende el enfoque espiritual a través de posturas físicas, tomando este principio como un modo de vida, mientras que para el pilates, lo mental forma parte de la conciencia en el cuerpo, convirtiéndolo en algo netamente físico, teniendo entre sus bases la fluidez, la precisión, la respiración, la concentración y el control.

Dejar Comentario