≡ Menu




Sheol: qué es, en la biblia, comparaciones y más

En el Antiguo Testamento o en las sagradas escrituras de la mitología hebrea, la palabra Sheol se refiere a una zona donde los espíritus de las personas indomables y relegadas van a estar luego de que fallecen en pecado; es un terreno en tinieblas donde habitan las almas que parten del plano terrenal sin la convicción en Jesucristo. Te invitamos a ahondar en este interesante artículo de una morada muy particular.

Sheol 1

¿Qué es Sheol?

Existen distintas creencias que quieren darle un significado al origen de la palabra hebrea sche’óhl que a consideración de muchos estudiosos del tema, proviene del vocablo hebreo scha-‘ál, que textualmente traduce: requerir, suplicar. Según el religioso Samuel Pike, el lugar Sheol se refería a un ambiente específico de los muertos; y que su nombre quería decir hambre por el cementerio, como si siempre estuviera requiriendo más.

Tambien Te Recomiendo Ver...

No hay vocablo en el idioma español que divulgue con precisión un similar concepto sobre la palabra hebrea Sheol. Existen distintos textos que hablan del término inframundo en la redacción bíblica: Sheol perteneciendo al Antiguo Testamento, se describía escuetamente al refugio de los muertos sin importar diferencias morales. Esto ha traído como consecuencia numerosos desconciertos y omisión a que los intérpretes originales de la Biblia siempre difundieron con la expresión infierno a la palabra hebrea Sheol, y si se quiere incluyendo las expresiones Hades y Gehena, que estudiaremos más adelante.

La palabra en hebreo scheʼóhl aparece en su idioma originario en la Biblia más de setenta veces y su semejante en griego háides que también estudiaremos en párrafos siguientes, que tiene vínculo con la muerte; también aparece en algunas Biblias que se transcriben como la sepultura, las tinieblas, el abismo. Por lo tanto, en gran parte de dialectos no cuentan de calificativos que den a conocer con exactitud el significado tanto en hebreo como en griego. Por lo que la Transcripción de la Nueva Era, adecua las dos al idioma español: Seol y Hades.

De acuerdo a la ciencia religiosa hebrea, el Sheol era un ambiente o un territorio habitual donde absolutamente todas las almas de los difuntos, sin importar su condición como humano, y sin darle importancia el comportamiento de su existencia pasada, llegaban después de la muerte. Este recinto aglomera a todos sin clase ni distinción, ya que su misión es recibir en su intimidad a todos los difuntos del universo, ninguna alma se escapa de visitar este lugar. Con respecto a esto, la biblia cita en Génesis 37.35: “Todos sus hijos e hijas acudieron a consolarte, pero él rehusaba el consuelo y expresaba: voy a descender en duelo al Sheol, donde mi primogénito, su padre lloró”

Tambien Te Recomiendo Ver...

Igualmente en Mateo 28.1 y Génesis 49.30-31, el calificativo Seol no se le designa a aquellos sepulcros que se usan para sepultar a varias personas, como por ejemplo, los conocidos panteones familiares o las tumbas comunes. (Ver Artículo: Bene Elohim)

Tenemos que cuando las sagradas escrituras narran del Seol o Hades, se refiere a un territorio muy distinto a lo que se denomina un gigante pozo común, y también encontramos en Isaías 5.14 que muestra que el Seol es un lugar holgado, que ha aperturado ampliamente su entrada; mucho más de lo esperado.

En las escrituras sagradas, específicamente en Proverbios 30.15-15 se puede evidenciar que el Seol se refiere a un lugar que ha engullido un gran número de difuntos, y con el pasar de los tiempos anhela que lleguen más y más, siendo muy distinto a lo que sucede en los campos santos, que muchos de ellos no tienen el espacio suficiente para sepultar cantidades de cadáveres, e igualmente en Proverbios 27-20 se evidencia en su contenido que el Seol tiene la particular característica de sentirse insatisfecho, muy a pesar de la multitud que tiene en su morada, interpretándose como un lugar imaginativo para el entierro común a donde llegan los difuntos a descansar en el sueño de la muerte.

Tambien Te Recomiendo Ver...

Al instruirse sobre el conocimiento de la Biblia y sobretodo en el tema de la resurrección, se podrá deducir con más exactitud y claridad que el Seol o Hades, en la palabra de Dios Todopoderoso atañe este territorio con la muerte de la que realmente se renace o se resucita, tal como lo narra en los siguientes versículos de la Biblia.

Sheol 2

Job 14.13: Oh, habrá alguien que me proporcione, que me oculte en el Seol, que me escondas hasta que calmes tu rabia, que coloques tiempo, y no me olvides.

Hechos 2.31: mirándoles previamente, converso de la resurrección de Cristo, que su espíritu no fue abandonado en el Hades, ni su cuerpo observó pudrición.

Revelación-Apocalipsis 20.13: y el océano arrojó los difuntos que contenía dentro de sí; y la muerte y el Hades concedieron los difuntos que tenía en ellos, y los juzgaron a cada uno según sus acciones.

Igualmente en la Biblia señala que muchos le sirvieron a Jehová, y específicamente en Génesis 37.35 se observa que se levantaron todos los descendientes para reanimarlo, pero a él no le agradaba que lo consolaran, por lo que les dijo que bajaba apesadumbrado y llorando con su primogénito hasta el Seol.  En el pasaje de las sagradas escrituras, en Hechos 24.15, se evidencia que tanto los justos como injustos aguardan en Dios la esperanza de su resurrección.

El día que el Señor llegue a la tierra, todos lo que fallecieron en Cristo, renacerán primero, después los que están vivos serán transfigurados para tomar al Señor en el aire. Esta es la señal de la primera resurrección, la segunda resurrección serán para aquellos que están en el Hades el océano que representa al universo, y renacerán según su comportamiento.

Pronunciación de Sheol

Hay quienes aseguran de cómo se plasma la palabra Sheol, mientras que otros mencionan que su enuncia Sheol, y que la forma correcta de dicción es igual a como se escribe: SE-OL y que la pronunciación adecuada es Cheol. La palabra en arameo se plasma Seol con una tilde sobre la letra e, lo que indica que en español se transcribe en Sheol y que se asemeja a la pronunciación en arameo.

Sheol 4

A continuación vamos a descifrar cada vocablo de Sheol: She-ol:

S:  suh, zuh

H:  huh, silent

E:  eh, ee, silent

O : ah, ō, uh, oo, ů

L:  luh, ul

En la actualidad, la pronunciación cheol es usado con menos frecuencia, por lo que está siendo más utilizado la enunciación seol, que es la forma de cómo se plasma en las escrituras. La razón que se le puede encontrar es que en español se habla tal como se escribe, y no como se hace en el lenguaje arameo que se conjugan tanto como se escribe y de cómo se pronuncia.

El Sheol para los Judíos

En el tiempo que precedió la primera visita de Cristo, los judíos diferenciaban en dos porciones el Sheol: la primera parte guardada a los ateos, hostigados en el instante de su ausencia de este mundo terrenal; y en la otra parte se guardaba a los dichosos, que se denominaba la nirvana o el seno de Abraham. El mismo Jesucristo evocó las exclamaciones y proveyó significativos rigores sobre la morada de los muertos, estos se encuentran en las sagradas escrituras en Lucas 16.19.31, y en Lucas 23.43, interpretándose en sus narraciones que desde el momento en el que las personas se despiden de este mundo, el difunto se deleitará con el bálsamo del sosiego, llegando al edén esperado.

Los judíos tenían la creencia que Sheol está ubicado en un lugar subterráneo de la tierra, y que la circunstancia de los fallecidos no era sentir ni sufrimiento ni gozo. Nunca se relacionaba el Sheol con el premio para los honestos ni el escarmiento para los perversos. Todos eran iguales tanto los buenos como los malvados, los opresores como los mártires, soberanos como esclavos, conversos como airosos, absolutamente todos juntos perduraban sin conocimientos unos con los otros.

Los judíos denominaban a Sheol como el territorio a donde se destinaban a todos los difuntos favorecidos o no favorecidos, este pasaje se encuentra en Ec. 9.3. En el Antiguo Testamento el Sheol era calificado como una tierra del abandono y de la tranquilidad tanto para creyentes como para los no creyentes.

Los judíos conocen a Sheol como un lugar y no como una posición, que solicita sin ningún distingo a cualquier alma, ya que recibe en su aposento a los fallecidos de toda la humanidad. En la Biblia, se encuentra concretamente en el pasaje de Proverbios 30.15.16 donde se refiere al Sheol como un útero infértil, un terreno que se recompensa sólo con agua, y que la hoguera nunca se queja ni dice que ya basta.

sheol

Los judíos tenían la convicción del Sheol como un espacio, que describían como tétrico y oscuro, a donde se dirigían todas las almas que fallecían. Según se narra en el Antiguo Testamento, no se intimidan a los que cometen culpas y pecados con ninguna otra existencia de dolor luego de la muerte. La teología judía, posteriormente describe este lugar exclusivo para los justos y otro para los castigados, refiriéndose al primogénito del hombre, cuando pronunciaron el lamento sobre la muchedumbre de Egipto, porque se sintieron obligados a descender, junto con sus descendientes de las naciones solemnes, al inframundo y con los que caen en la sepultura. Finalmente, la creencia de la religión judía establece que dificultaban que hubiese vida luego de la muerte.

Sin embargo, al pasar el tiempo comenzaron a tener la creencia en la resurrección de la vida, y los judíos manejaban las dos creencias: los fariseos creían en el renacimiento y los saduceos, que se refieren a personas hebreas como justos y rectos, no creían en ella. La resurrección la concebía de manera terrenal, y a los pecadores se castigaban con la muerte eterna en el infierno. Para la gran mayoría de los judíos el infierno es Gehena, refiriéndose como un lugar a donde los malvados se purificaban de sus pecados, donde permanecen por espacio de un año, mientras que otros vivirán eternamente.

Para concluir este segmento, podemos expresar que solamente Dios tiene el poder sobre el Sheol y tiene el don y el poder de extraer de este lugar a las almas que se lo merecen por ser dignos de la resurrección de su cuerpo.  (Ver Artículo: La Reencarnación)

Sheol en la Biblia

Para los textos bíblicos la palabra Sheol significa el lugar a donde partían todos los difuntos inmediatamente luego de que dejan de existir en este plano terrenal. En otras ocasiones esta palabra es calificada como la sepultura, además de mencionarse como el propio infierno.

Así como en el Antiguo Testamento, la palabra Sheol se nombra en varios versículos como una expresión que no se refiere ni al bien ni al mal, sencillamente todos los difuntos van a este lugar. Hay momentos en que se menciona Sheol como un lugar donde está el cuerpo físico enterrado, no comenta del aspecto del alma ni hace mención a otros entes.

Sheol 7

La palabra Seol está narrada en muchos y distintos versículos y pasajes de la Biblia, se encuentra plasmada en las escrituras sagradas hebreas, el vocablo Sheol que es dedicada para puntualizar la pompa de los muertos. Lo que sencillamente la conceptúa como el aposento de los muertos o el recinto de las almas o espíritus de los difuntos. Esta palabra es usada en el Nuevo Testamento para referirse al inframundo como el hades, que también quiere decir el lugar de los muertos.

Igualmente, en el Nuevo Testamento se señala a Seol como un territorio donde se amontonan las almas de quienes fueron incrédulos en su vida y deben estar en este lugar, hasta la espera del día de la resurrección final y les llegue el veredicto en el juicio del Gran Trono. Dicen que las almas o espíritus de las personas que actuaron justa y correctamente van en línea recta ante la presencia de Dios, justo en el momento de su muerte, donde los espera un hermoso paraíso que es el seno de Abraham.

Finalmente, el Seol es accesible a la misericordia del Dios Todopoderoso que con su propia presencia se hace percibir por su prójimo. Los practicantes del Antiguo Testamento poseían la certeza de la perfección y el deleite futuro en la reencarnación de su carne.

El Seol y el Abadón están delante de Jehová

Hemos descrito el Seol como el territorio a dónde van los difuntos luego que parten de la existencia terrenal; y Abadón es una entidad maligna y perversa que significa destrucción, perdición y ruina. La Biblia narra que aquellos que soportan el sufrimiento en el inframundo, aguantarán el dolor ante la apariencia de Jesucristo. Cuando se refiere a la maldad y destrucción que causaba Abadón a la humanidad, se puede apreciar claramente en Apocalipsis 14.9.11 que ninguna mala acción o hecho dañino puede estar oculto ante la mirada misericordiosa de Dios, porque Él no le da la espalda a ningún gesto de maldad y no podrá escapar de la justicia divina. (Ver Artículo: Dis Pater)

En las sagradas escrituras se encuentra en Proverbios 15.11 el versículo que narra sobre: “El Seol y el Abadón están delante de Jehová; ¡Cuánto más los corazones de los hombres!”

Podemos observar que los nombres el Seol y Abadón están relacionados entre sí, y que traducidos se refieren al inframundo. Sin embargo, la palabra de Jehová es más fuerte y está lleno de misericordia y piedad; y por qué no las almas de los hombres también están delante de Jehová. Se refiere a una forma espectacular de dar a conocer que Dios conoce los más recónditos misterios y secretos de la existencia humana, y tiene la potestad de señalarnos el sendero por el que debemos andar.

Sheol 7

Dios es el creador de las almas y de su naturaleza esencial, que está llena del Espíritu Santo para que habite dentro del ser con su luz y divinidad como una lámpara encendida. El inteligente encamina su vida de acuerdo a la justicia divina de Jehová y por esto, siempre estará bajo el amparo en momentos de dificultad; mientras que el estúpido tiene confianza en su propia razón y se halla bajo la furia de su Creador.

El Sheol, el Hades y Gehenna

Representa gran importancia sobre los escritos comparativos que contienen los vocablos en el contenido bíblico y en sus textos históricos, en este caso particular nos referimos al estudio de las palabras Sheol y Hades, las cuales son iguales, ya que se refieren conjuntamente a la morada de los justos, y al infierno; la diferencia radica en que la primera proviene del lenguaje hebreo y la segunda del lenguaje griego.

Sheol es un vocablo hebreo usada en el Antiguo Testamento que quiere expresar: el más allá reino de los muertos o el infierno. Al Sheol lo perciben como una cárcel oscura donde sólo existen ruinas, destrucción y muerte, con la principal reinante las tinieblas y el silencio. En el Sheol no existe la presencia de Dios, ni obras buenas, ni conocimiento, ni inteligencia. Los difuntos en este lugar no tienen ninguna relación valiosa con Dios, no pueden ni siquiera alabarlo.

Como se puede observar estas dos palabras, tanto Sheol como Hades tienen el mismo significado: territorio donde moran las almas que se han apartado de sus cuerpos físicos como resultado de la muerte física, no siendo el lugar eterno para los difuntos.

En la cultura de los viejos hebreos no tenían la creencia que el Sheol era un lugar de tortura permanente y mucho menos que estaba ubicado debajo de la tierra, para estos primitivos consentían que el Sheol era un sarcófago o sepulcro, el cual era un espacio inerte donde solamente se iba a reposar. En su cultura lo simbolizan como un territorio con la entrada protegida por puertas.

Sheol 8

Según las sagradas escrituras, en los pasajes de Génesis, se plasma al Sheol como un territorio en donde todos los difuntos tienen la gracia de reencontrarse con todos los seres de sus antepasados, familia y su pueblo, por lo que finalmente se interpreta como un lugar que no necesariamente es un sepulcro común en donde a todas las personas se le dan sepultura.

Ahora vamos a observar el segundo vocablo Hades, que para el estudio bíblico de la muerte y el más allá es una expresión de origen griego. Este vocablo representa ser una conexión de carácter gramatical que nos transporta desde el Antiguo Testamento de la muerte al enfoque del Nuevo Testamento.

En la cultura judía, la Septuaginta, que se refiere a sus escrituras sagradas, el vocablo Hades aparece 71 veces, siendo el equivalente en lenguaje griego a la palabra Seol, que se narra 64 veces en su texto sagrado. En el versículo Job 33.22 la palabra Hades traduce: ángeles devastadores que son delegados por Dios para asesinar al hombre, lo que quiere expresar a desapegar entidades espirituales. (Ver Artículo: Kokabiel)

Igualmente, como se evidencia en uno de los versículos del libro de Job, se identifica al Hades como la monarquía de las sombras y apariciones. Notoriamente concebían que se refirieron al mundo de las almas, y que Hades significa el reino de los espíritus desencarnados, desde el concepto hebreo de Seol como tal.

Los estudiosos de las sagradas escrituras no ponen en tela de juicio para especificar que Hades es el lugar especial a donde van las almas sin el cuerpo; además aclarando que tampoco es el cielo, como se tiene entendido que es lugar a donde se dirigen las almas de los buenos luego de la muerte y que están en la espera de la resurrección.

El tercer vocablo crucial es Gehenna, esta palabra se encuentra doce veces en el Nuevo Testamento y quiere decir: infierno, es una expresión que califica el destino final de los incrédulos luego de la resurrección y el juicio final. Las palabras Seol y Hades detallan la morada temporal de los fallecidos hasta que llegue el día de la resurrección, Gehenna es el territorio de escarmiento para su futuro eterno.

La palabra Gehenna se origina del vocablo Ge Hinnom, que quiere decir Valle de Hinom. Este valle está ubicado a las afueras de la muralla del sur del antiguo Jerusalén. Esta palabra se narra en la Biblia en distintos versículos como Valle de Hinon, Valle del Hijo de Hinom, Valle de los Hijos de Hinom; no se narra como el infierno, sino como un lugar auténtico, ubicado en el antiquísimo Jerusalén.

Esta palabra tiene varias connotaciones, por ejemplo en el lenguaje griego Geena, en el lenguaje hebreo: Gai Ben Hinnom y expresa que es el infierno o purgatorio judío. El vocablo Gehena igualmente está en el Nuevo Testamento y en las primeras narraciones cristianas como un sitio en donde el mal es derribado.

Para la religión judía, el Gehenna es el territorio donde los malvados irán a purificar sus maldades. Sus creencias la tenían que se refería a un lugar donde los judíos adoraban y celebraban muertes a los humanos y a entes paganas. Como resultado de estos espantosos rituales, el Valle de Hinnom era aborrecido y distinguido como impuro por los judíos compasivos.

En el tiempo de Cristo, este aborrecimiento del Valle de Hinnom causó que este lugar se convirtiera en el botadero de basura de la ciudad, donde todos lanzaban los desperdicios de Jerusalén. Allí arrojaban tanto los cuerpos impuros, como la basura que botaban al valle, aunque siempre lo limpiaban quemando fuego, pero esto jamás dejó que las orugas o sanguijuelas desaparecieran, por lo que siempre estaban presentes en el lugar. Esta presencia de un sumidero de basura asquerosa hacía que en la consciencia de los judíos siempre estuviera presente como el destino final de todos aquellos que idolatraban falsos dioses.

Finalmente, Gehenna terminó siendo como el vertedero de inmundicias, donde eternamente iban a parar los fanáticos que serían arrojados luego de la resurrección. Los incrédulos sufrirán en el inframundo por siempre, porque la hoguera jamás dejaría de chamuscarlos y los gusanos siempre estarán a su alrededor. Los judíos concluyeron finalmente en sus creencias que este lugar significa el lugar del juicio final.

Un religioso hebreo conocido como Alfred Edersheim, concluye de que la Gehena se concebía en los tiempos de Cristo, para señalar al lugar del escarmiento eterno, estando consciente de los malvados luego de la resurrección.

Finalmente, las ilustraciones realistas y de manera asombrosa la verbosidad que se encuentras en las escrituras describen al Gehenna como el máximo territorio para el martirio inmortal de los malvados, esta expresión se trasladó visiblemente al Nuevo Testamento por la sabiduría de Cristo y los Apóstoles.

Entonces, concluyendo en las comparaciones de los vocablos el Sheol, el Hades y Gehenna; podemos citar que tanto las dos primeras palabras se refieren a un mismo sentido “la morada de las almas a donde reposan después de retirarse del plano terrenal”, la diferencia entre ellas es el idioma en que está expresado; la tercera palabra se refiere a un lugar a donde van los malvados y otros lo conceptúan como el paraíso a donde van a descansar con el sueño eterno.

Dejar Comentario