≡ Menu




Jofiel: significado, historia, oración, invocación y más

Los arcángeles en la mitología hebrea forman parte de una jerarquía angelical. Sin embargo, no tienen la misma función que los ángeles, ya que, estos pueden transmitir mensajes celestiales de Dios. Asimismo, su nombre nos permite entender que son superiores a los estos, además se consideran como príncipes del cielo. Jofiel forma parte de la superioridad de los arcángeles y tiene un significado bastante importante.

jofiel

¿Quién es?

Es un arcángel muy importante, debido a, que es considerado como el vigilante de Dios y el arcángel de la sabiduría, la iluminación y el intelecto. Su nombre proviene de palabras hebreas que significan belleza divina y belleza de Dios. En este mismo orden, forma parte de los siete arcángeles del teólogo y místico Pseudo Dionisio, al  igual que Metatrón, Raziel, y otros. A este importante arcángel, se le han dado varios nombre que tienen el mismo significado, es por ello que también podemos conocerlo como Zophiel, Iophiel, Iofiel, Yofiel y Youfiel.

Significado de Jofiel

Como anteriormente se mencionó, su etimología se relaciona a las palabras hebreas de significado: belleza de Dios y belleza divina, además, representa a la custodia del Dios Todopoderoso. De esta misma manera, es aquel que nos ayuda a pensar con inteligencia, nos llena de iluminación y activa nuestro intelecto, es el poder de la luz del conocimiento ante la oscuridad de la ignorancia. Jofiel le muestra al hombre desde el amor, cuál es la enseñanza del ciclo que enfrenta, pues como todo proceso, este se repetirá hasta que no aprende la lección y su alma alcance la iluminación al comprender el plan que Dios tiene para él.

Por su parte, en la mitología hebrea, es un guardián cabalístico del Torá, texto sagrado que corresponde a la ley y patrimonio del pueblo israelita, base y fundamento del judaísmo, que estuvo presente en el Edén y que tuvo la capacidad de enseñar más de 70 idiomas a las almas que fueron creadas. Particularmente, para los judíos y hebreos forma parte de uno de los príncipes de la ley divina del Creador para lograr el el camino hacia la meta de la ascensión espiritual, la cual está relacionada con las vibraciones que se tienen con respecto al universo.

Historia

Su origen se remonta a muchísimos años atrás, en su aparición dentro de escritos como en el de San Dionisio Areopagita. Sin embargo, su existencia es más reciente que la de arcángeles como Miguel, Rafael, Uriel y Gabriel, ya que ellos, se encuentran presente en el conocido Libro de Enoc, el cual forma parte de los escritos de las iglesias ortodoxas y que a su vez está incluido en el Tanaj de los judíos. De hecho, en la antigüedad estaban nombrados como los 7 arcángeles Miguel, Rafael, Gabriel, Uriel, Selaphiel, Jehudiel y Barachiel; no obstante, en la actualidad son Gabriel, Uriel, Rafael, Samuel, Jofiel y Zadquiel, quienes fueron nombrados pero no de forma extra oficial.

Dentro del Zohar se expone que este maravilloso arcángel forma parte del comando de 53 legiones de ángeles y que también supervisa la lectura de la Torá en el Sabbat. Por su parte, los judíos se han encargado de darle un valor más y una categoría más, entrando de esta forma en la clasificación de los ocho ángeles príncipes de la Merkaba. En ésta, se coloca a Jofiel con mayor jerarquía que Metatrón.

Cabe destacar que dentro de su historia y origen existen muchos desacuerdos. Otra de sus historias está relacionada con su presencia en el paraíso, es decir, en el jardín del Edén. Él fue un fiel mensajero de Dios, principalmente tenía la función de cuidar el camino hacia el Árbol de la Vida luego de que Adán y Eva fueron expulsados por come de la manzana prohibida. (Ver artículo: Árboles del paraíso)

Asimismo, es visto como un de los arcángeles que está a cargo de la Orden de los Tronos. Además, dentro de su historia se considera como el que representa y es dueño del séptimo y último chakra, el cual se encarga de conectar al hombre con la divinidad y la iluminación  celestial.

Oración

Puedes tener varias versiones de su oración porque tiene diferentes usos y aplicaciones. La oración principal es la siguiente:

Amado Jofiel

Dios es mi belleza

Con tu amor y tu luz iluminas mi 

camino, mis sentimientos, ideales,

palabras y acciones. Lléname de 

inteligencia para aprender a 

aceptar y entender la esencia de 

la sabiduría divina para llegar a 

la fuente del amor y la felicidad. 

Eleva mis aspiraciones, mis 

estados de consciencia y guíame 

hacia el crecimiento espiritual

para así lograr la total armonía en 

mi cuerpo, alma y espíritu. 

Miro hacia mi interior y me lleno

de luz y de paz porque sé; que

ahora iluminarás mi vida.

Gracias, Amén. 

Otra de las oraciones más comunes para realizar peticiones concretas y específicas es:

Glorioso arcángel San Jophiel, intercede por mí, y ayúdame a alcanzar la sabiduría y lograr la iluminación.

Glorioso arcángel San Jophiel, imploro tu continua custodia para tomar decisiones acertadas.

Glorioso arcángel San Jophiel, envuélveme en tu color amarillo y ayúdame a llenarme de tus bendiciones de intuición correcta y percepción afinada. Ilumina mi camino espiritual y evapora de mi mente la niebla de la duda y la ignorancia.

Protector mío, concédeme la gracia que te solicito (haz tu petición) si es conveniente para el bien de mi alma y de todo el mundo. Acompáñame y guía todos mis pasos hasta alcanzar la vida eterna y el amor divino.

Amén.

Para los estudiantes

Debido a que es el arcángel de la sabiduría, muchos estudiantes aclaman su presencia para que les pueda brindar apoyo con sus inmensas virtudes relacionadas con el intelecto e inteligencia. Es por ello que se le elevan las siguientes oraciones:

Arcángel Jofiel, Arcángel de la infinita sabiduría que domina las 70 lenguas,

belleza de Dios,gobernador del Segundo Rayo,

tú que estás junto al árbol de la vida,

que escuchas todos los clamores de quienes acudimos a solicitar tu intercesión, óyenos.

Te pido que solicites a Kehihel, ángel de la verdad

Yelaviel, ángel de la fuerza

Raziel, ángel del conocimiento

Dambahiah, ángel de la sabiduría que abran para mí (o decir el nombre de otra persona) los portales del despertar y entender,

que así como arriba es abajo y lo que bien se aprende permanece.

Gracias te doy Bendito Arcángel Jofiel.

Así sea.

Al momento de la oración, no olvides:

  • Poner  al lado izquierdo de la vela un vaso de agua para que absorba cualquier negatividad.
  • Desechar el agua de este vaso todos los días.
  • Tener disposición para que la oración pueda funcionar.
  • Estar consciente de que esto no es un truco de hechicería y que es necesario conectarnos con el arcángel.
  • Orar en novenarios, es decir, por nueve días.
  • Llevar contigo la estampa de Jofiel.
  • Al terminar de estudiar agradecer por la ayuda brindada.
  • Apagar la vela luego de la oración y en caso de que se consuma colocar una nueva.

Por otra parte la segunda oración dedicada a los estudiantes no necesita ser en novenario. Esta dice:

Tú, Señor, que eres la verdadera

fuente de luz y de sabiduría

y el soberano principio de todo,

dígnate infundir en mi entendimiento

tu luz infinita.

Dame agudeza para entender,

capacidad para retener,

método y facultad para aprender,

sutileza para interpretar,

gracia y abundancia para hablar.

Dame acierto al empezar,

dirección al progresar

y perfección al terminar.

Tú que eres Dios

y vives y reinas

por los siglos de los siglos.

Amén.

Para el trabajo

En el caso del trabajo también podemos ayudarnos con Jofiel, ya que, puede brindarnos su sabiduría para tener más y mejores oportunidades de trabajo y que los resultados de las postulaciones sean positivas y a favor de la persona que eleva su oración. En este caso la oración es:

Te agradezco por venir a mi presencia

Vierte sobre mi la luz de la 

Sabiduría Divina

Ayúdame a tener conocimientos 

para comprender, asimilar y capacitarme 

ante las enseñanzas de la vida.

Ilumina y embellece mis

pensamientos y mi camino laboral  y 

muéstrame a cada instante el amor, el brillo, la belleza y la perseverancia 

que hay en mi, en cada uno de los seres que rodean, en las cosas y en todas las experiencias. 

Permíteme trabajar para mi y para los demás con inteligencia

cúbreme con tu intelecto y divinidad

para alcanzar los objetivos que hoy me he planteado. 

Gracias Jofiel por llenar mi vida de sabiduría y alegría 

Amén.

Invocación

La invocación es usada en las religiones como una técnica para llamar a figuras importantes de la misma, estos pueden ser espíritus, ángeles, dioses, arcángeles o incluso entidades malignas como los demonios.

Es evidente entonces, que en este caso la invocación es hacia un arcángel que nos aporta enseñanzas significativas. Cuando se le invoca los resultados en uno mismo son generalmente de paz y de tranquilidad, de la misma forma nos permite  entender el Plan Divino, hasta llegar a comprender “La Unidad”, “el Yo Soy” y el “este Yo Soy”. Sin embargo, invocarlo, no basta son sólo nombrarlo, necesitamos tomar en cuenta una serie de aspectos que son esenciales para esto. Todos estos entendimientos se dan, porque se invoca cuando se necesita claridad mental. Por otra parte, la Cábala afirma que es el ser celestial que debe invocarse para crear amuletos significativos y propios de cada ser.

Primeramente, debemos estar en total disposición, estar sincronizados en mente y alma  y tener claridad mental. Entonces necesitaremos:

  1. Una vela de color amarillo
  2. Una cartulina
  3. Su sello
  4. Una oración

Es importante mencionar que esto debe llevarse a cabo preferiblemente el día lunes. De acuerdo con lo anterior, cada persona debe crear el espacio en el cual realizará el ritual, puesto que, las preferencias siempre varían y dependen de los gustos y la comodidad de cada uno. Además en este lugar debe poner imágenes, objetos o decoraciones adecuadas con las acciones que allí se realizan. Los pasos a seguir son los siguientes:

  1. Tomaremos la vela con nuestras manos y la frotaremos de arriba a abajo siete veces, esto con la finalidad de entrar en contacto con el arcángel Jofiel y sus habilidades.
  2.  Seguidamente, dibujaremos en la parte superior de la cartulina blanca el sello de identificación del arcángel y debajo escribiremos nuestras peticiones y nuestro agradecimiento hacia el por la ayuda que nos ha brindado hasta lo momentos.
  3. Procederemos a encender la vela para que posteriormente hagamos una lectura de nuestros agradecimientos y nuestras peticiones.
  4. Ahora, doblaremos la cartulina y la pondremos debajo de la vela con mucho cuidado.
  5. Es momento de alzar nuestras plegarias hacia Jofiel mediante oraciones como las mencionadas anteriormente o ésta en específico: Amado arcángel Jofiel, amado arcángel Jofiel, amado arcángel Jofiel.  Acude, acude, acude. Envuélveme, envuélveme, envuélveme con tus ángeles de luz amarilla: ayúdame en mi búsqueda de la iluminación. Descúbreme la suprema sabiduría. Llena mi vida de alegrías y risas. Llena de luz mi mente, mi cuerpo y mi espíritu. Revélame los dominios etéreos.  Ilumina mi poder de crear. Gracias, gracias, gracias, por tu amor, por tu guía y tu bendita existencia. Aquí y ahora te envío todo mi amor y gratitud. Amén. 
  6. Concéntrate, cierra tus ojos y visualiza un espiral de luz dorada entrando por tu chakra corona y  y recorriendo todo tu sistema energético, visualiza al Arcángel Jofiel, siéntelo y visualiza tu petición cumplida y agradece por ello.
  7. Una vez deseado desde tu interior, abre los ojos
  8. Por último quema la cartulina con la vela hasta que se consuma por completo.

¿Cuál es su color?

Su color es el amarillo o el dorado, este se representa con estos colores debido a que tienen un significado bastante similar a lo que transmite este arcángel. Dicho de otra forma, estos colores, amarillo y dorado, están relacionados con el Sol, el cual nos puede contagiar de alegría y buenas vibras. A su vez, también se asocia con la inteligencia, intelecto y la expresión de la mente. En el caso del dorado, tiene el mismo efecto, ya que, se relaciona con el color del oro y puede llenar fácilmente de energía excelentes a quienes se identifican con estos colores.

En el caso de Jofiel, se usa este color porque describe a la perfección todas las cualidades que posee y también la habilidad de transmitirlas a las personas que oran por el y que lo invocan.

Color de la vela

Al igual que su color propio, el de la vela es el amarillo.  A pesar de que Jofiel no se encuentra representado por una vela de color amarillo, esta no deja de ser una canal de conexión espiritual con el arcángel. Es por ello que al momento de la invocación es importante, de esta misma forma es fundamental emplear su uso al momento de la oración para los estudios o para el trabajo.

Aspecto físico

Su aspecto físico está directamente relacionado con su significado y con sus colores, además lleva elementos esenciales para la demostración física de esto.

El Arcángel Jofiel está vestido con ropas doradas, que representan sabiduría e iluminación, también lleva una espada ardiente en una mano, representando su trabajo en el jardín del Edén, el cual era cuidar el Árbol de la Vida, y un libro en la otra mano, como símbolo del conocimiento y la inteligencia.

Sus elementos y tareas se representan por:

  • La espada de Jofiel es una de las espadas de fuego que Dios colocó en el camino que conducía al Árbol de la Vida tras expulsar a Adán y a Eva del paraíso. Existen algunas personas que creen que era la espada de un ángel o un arcángel, pero realmente Dios puso a dos de ellos y a la espada como un medio de separación.
  • Las plumas de pavo real son otra de sus representaciones físicas más resaltantes, ya que, están simbolizando la belleza de su nombre que significa “Belleza de Dios” y mostrando los múltiples ojos de las plumas de este animal como símbolo de la conciencia.
  • Y evidentemente está representado por su color que, como anteriormente se mencionó, es el amarillo o el dorado, pero más comúnmente el dorado, pues se denomina como un color que no existe en los planos espirituales en que se encuentra el alma humana y solo corresponde a santos, sabios, dioses, ángeles y arcángeles.

¿Cómo es su sello?

Su sello es el que podemos observar en la imagen. Está compuesto por tres círculos de diferentes tamaños y simboliza el rayo amarillo que contribuye con la protección de el Árbol de la Sabiduría y del Árbol de la Vida. Asimismo, representa el poder de la luz del conocimiento frente a circunstancias que se oponen a este, haciendo que se promueva la inspiración artística e intelectual.

Es usado comúnmente para elevar las plegarias y peticiones al momento de la invocación. No es un símbolo que se observe con mucha regularidad, ya que, la imagen principal del arcángel de Jofiel es él mismo con su belleza y abundancia plena de la sabiduría divina.

Uso en la metafísica

Para empezar a describir este punto, es fundamental que conozcamos gran parte de los que es la metafísica y qué se busca con ella.

Esta palabra significa de forma etimológica “más allá de lo material o lo físico”. Específicamente es un área de la filosofía que se encarga de estudiar aquellos acontecimientos de la vida que son inexplicables por otros campos de la ciencia, como la matemática, la física, la biología y la química. Dicho de forma diferente, es aquella que puede estudiar los campos espirituales de algunos eventos de los seres humanos. Puede ver aquellos aspectos que simplemente no son tangibles y que pueden considerar irreales por algunas personas. Los principios de la metafísica son:

  • El principio de mentalismo, el cual describe y propone que  “El TODO es Mente; el universo es mental.”. Entonces todo aquello que nos compone es mental.
  •  El principio de correspondencia que se define como la equivalencia o igualdad de todos los objetos, este postula que: “Como es arriba, es abajo; como es abajo, es arriba.”.
  • El principio de vibración en este caso es dinámico y platea que: “Nada está inmóvil; todo se mueve; todo vibra.”.
  • El principio de polaridad, el cual nos indica que no existe una sola versión de las cosas o de las situaciones en sí. Todo es doble, todo tiene dos polos; todo, su par de opuestos: los semejantes y los antagónicos son lo mismo; los opuestos son idénticos en naturaleza, pero diferentes en grado; los extremos se tocan; todas las verdades son medias verdades, todas las paradojas pueden reconciliarse.”.
  • El principio del ritmo, es aquel que no permite la inmovilidad ni el estancamiento y es por ello que dice que:”Todo fluye y refluye; todo tiene sus períodos de avance y retroceso, todo asciende y desciende; todo se mueve como un péndulo; la medida de su movimiento hacia la derecha, es la misma que la de su movimiento hacia la izquierda; el ritmo es la compensación.”
  • El principio de causa y efecto nos ayuda a pensar que nada ocurre porque sí y que todo tiene un motivo y una razón de ser. “Toda causa tiene su efecto; todo efecto tiene su causa; todo sucede de acuerdo a la ley; la suerte no es más que el nombre que se le da a la ley no reconocida; hay muchos planos de casualidad, pero nada escapa a la Ley.”
  • El principio de generación esta relacionado a la forma en cual seguimos dentro de este plano, gracias a esto expone:”La generación existe por doquier; todo tiene su principio masculino y femenino; la generación se manifiesta en todos los planos.”

Este y todos los arcángeles tienen un papel fundamental sobre la metafísica, debido a que es donde se respalda su existencia y permite que las personas no dejen de confiar en el plano espiritual que mueve absolutamente todas la energías que nos hacen actuar.

El arcángel Jofiel es muy bien visto por los creyentes de la metafísica, esto se debe a que les brinda una gran sensación de sabiduría e inteligencia ante la forma de responder a los estímulos del mundo. Además, se usa la metafísica en todo momento de este interesante ritual de invocación y de oración. También, tiene la grandiosa habilidad de establecer conexiones interdimensionales, casi como si fuera una escalera cósmica, de forma tal que cuando tomamos la decisión de iniciar nuestra búsqueda espiritual y trabajar en cada uno de nuestros cuerpos, podemos movernos con cierta libertad a través de los diferentes planos energéticos y siempre con la posibilidad de recuperar fragmentos del alma que pudieron desprenderse en algún momento de nuestra vida al experimentar un fuerte dolor, miedo desbordado, conmoción o una enfermedad muy grave.

Conclusiones

Para ir concluyendo con este tema tan interesante, es necesario entender que el último punto que fue mencionado, es bastante importante y cierto, porque nos ayuda a comprender que la ciencia no es la única que puede explicar los sentimientos espirituales con respecto a los dioses, los ángeles, arcángeles y/o demonios. Nos permite ubicarnos en otras formas de pensar acerca de las mitologías gracias a su amplio enfoque con las energías y las formas de vibrar de las personas que, sin duda, son un sentimiento que no se plasma de manera tangible.

Asimismo, el significado de este arcángel es bastante valioso a la hora de llevar a cabo las oraciones o al momento de invocarlo, porque la sensación de paz y de tranquilidad es, sin duda, una de las razones más comunes por las que muchas personas se acercan a él. Cabe destacar que no sólo forma parte de la mitología hebrea, sino que lo consideran tan influyente que está incluido en otras mitologías como la cristiana, quienes lo ven de una forma un poco distinta pero que adquiere el mismo significado de inteligencia y divinidad.

Finalmente, constituye en sus creyentes un rayo dorado de pureza e intelecto que puede llegar a inspirar las energías positivas que necesitamos para alejarnos de la maldad, la cual está representada en esta mitología como los Shedim, quienes sin duda deben permanecer lejos de nuestros cuerpos y almas para que no sean contaminados con las malas acciones que llevan consigo.

Además, hay momentos en nuestra vida en los que sentimos que caminamos en círculos, nos encontramos en situaciones parecidas a las que pudimos haber vivido antes, a veces no hallamos la salida a una situación que nos consume o nuestra mente simplemente no cuenta con la claridad para discernir y así tomar acción, probablemente el amor que sentimos por nosotros mismos se ve afectado y tal vez parte de nuestra alma se desprendió a causa de experimentar una fuerte conmoción para la que no estábamos preparado; y para solucionar todo lo que te agobia, Jofiel aporta sus virtudes quien es amado y custodio del rayo sanador amarillo que lo identifica.

Dejar Comentario