≡ Menu




Aprende todo sobre el Becerro de Oro de los hebreos

Se tiene como concepto el Becerro de Oro a una escultura elaborada en este precioso metal que simbolizaba un carnero, este objeto para la cultura hebrea representaba ser un ídolo a quien ellos veneraban. En este interesante artículo de la mitología hebrea te invitamos a conocer lo que representa esta exótica y enigmática figura.

Becerro de Oro 1

Significado del Becerro de Oro

El origen de esta palabra proviene del vocablo hebreo êgel, que traduce Becerro de Oro. Este símbolo es una deidad que principalmente en la cultura hebrea se le rendía culto, y originalmente nace en Éxodo 32, donde se describe la historia del carnero que fue fundido en oro por el respetado sacerdote Aarón.

En los períodos bíblicos, los becerros, carneros o toros, solamente se utilizaban para alimentarse o para ser sacrificados, así como también se usaban para simbolizar a dioses importantes que se les veneraba bajo esta figura, los hebreos estaban acostumbrados con la devoción a los bueyes que creían eran dioses. Sin embargo, dentro de su cultura anhelaban una figura perceptible que les permitiera adorar a un Dios, al igual que lo realizaban otras naciones y creencias religiosas.

Tambien Te Recomiendo Ver...

Los hebreos, al ser liberados del sometimiento en Egipto por el Dios Todopoderoso que eran ordenados por Moisés, cargados con plata y oro que habían recibido por parte de los egipcios, Moisés se dispone a subir al monte del Sinaí para recibir los Diez Mandamientos, durante un tiempo de cuarenta días y cuarenta noches. Mucho tiempo después, el pueblo comenzó a sentirse temeroso y asustado porque Moisés no volvería, y se demoraba en regresar, en vista de que se sentían solos, varios de los que habitaban al pie del Sinaí, le ordenaron a Aarón que les creara dioses a los que ellos pudiesen venerar y seguir su fe. (Ver Artículo: Zohar)

Becerro de Oro 2

Es cuando aparece Aarón con su idea y le pide al pueblo que le recogiera todos los objetos y prendas de oro que poseían especialmente, los aretes que usaban las mujeres, niñas y niños, con esta cantidad del material precioso que consiguió reunir, procedió a fundirlo y con una herramienta especial, conocida como cincel, se dedica a elaborar el tan esperado símbolo por el pueblo hebreo, que resultó un Becerro de Oro y representaba a un dios que no era extranjero. El pueblo estaba alegre con esta figura y comenzaron a idolatrarlo con grandes festividades, y hasta acompañadas de orgías, irrespetando la posición que Dios les había inculcado sobre las deidades.  (Ver Artículo: Grigori)

Tambien Te Recomiendo Ver...

Aarón aprovechó el momento y  también edificó un gran sagrario delante del Becerro de Oro, y justo al día siguiente de su elaboración, convocó al pueblo para promulgar la imagen como un gran dios y declararlo el día dedicado a la celebridad del Señor. Ante este acontecimiento, el pueblo amanece y se va a primera hora llevando ofrendas, alimentos, bebidas, mientras que Aarón se regocijaba de su admirable obra y hecho que representaba para él y para su pueblo.

Esta figura del Becerro de Oro significaba para el pueblo hebreo un signo con un gigante poderío y la fuerza, representaba la procreación, el vigor sexual, la paternidad y hasta la misma riqueza porque estaba hecho en oro.

Cuando Moisés desciende del monte de Sinaí, que lo hizo porque el creador así se lo ordenó, y al estar en el lugar y  escuchar la algarabía y ver que tenían una imagen de un becerro de oro que estaban adorando, se enfurece e indignado no contiene la rabia, por lo que destrozó las tablas de la ley, arrojó al fuego la imagen del Becerro de Oro, lo demolió y esparció las cenizas en el agua y les dio de beber a los israelitas, entonces inmediatamente, le da órdenes a los descendientes de Levi que es el tercer hijo de Jacob para que asesinara a cada uno de sus hermanos, amigos y familiares, por lo que se derribaron aproximadamente tres mil hombres. Inmediatamente Yahvéh escarmentó a los israelitas.

Becerro de Oro 3

Tambien Te Recomiendo Ver...

Acto seguido, Yahveh alertó a Moisés de que los israelitas apresuradamente habían desamparado el camino de Él y que procedería a devastarlos, y que comenzaría un nuevo y gran reino desde Moisés. Fue cuando el profeta Aarón le ruega al Señor que lo absuelva de sus culpas y que solamente del oro recogido había salido una imagen de un becerro, y el Señor tiene piedad de él y de su pueblo por lo que nos los castiga fuertemente.

El profeta Aarón logró preservar su vida gracias al hecho de que su participación en la insurrección fue obligada y solicitada por los israelitas. También aunado a que la elaboración del Becerro de Oro en los periodos de la monarquía se remonta en el siglo X, cuando el pueblo se estaba implantado en la tierra prometida y el monarca del norte solicitó que el pueblo llegarA a Jerusalén.

Inmediatamente, Moisés se presentó delante de la entrada del recinto y les dijo que quien estuviera de acuerdo con el Señor que lo siguiera, ahí fue cuando todos los descendientes de Leví se juntaron con él, y pronunció al Señor, tú eres el único Dios de Israel. Luego de esto, Moisés decidió subir al monte del Sinaí, y para su sorpresa consigue las dos tablas de piedra similares a las primeras en las que estaban grabados los mandatos procedidos de Dios.Becerro de Oro 4

Los israelitas y los levitas no estaban de acuerdo con el Becerro de Oro por lo que se resistían a venerarlo, quizás por la creencia tradicional que era considerado como una condena moral por todos los patriarcas de Israel que mantenían que la veneración a objetos inertes con la forma de ídolos, era algo donde el pueblo había perdido la condición humana, y que al único que deberían de adorar era al Dios Todopoderoso.

La culpa del Becerro de Oro

Cuando los israelitas equivocadamente se sintieron abandonados por Moisés, porque se tardaba en regresar a Sinaí, surge el hecho que le piden a Aarón la creación de un Dios para adorar y Aarón se valió de la ocasión para presentarles un Becerro de Oro, como una imagen de un dios que podían adorar; el pecado del becerro de oro surge básicamente en que habían echado al olvido a su verdadero Dios, y que adoraban y veneraban a un falso Dios. La equivocación era que no estaban reemplazando a un verdadero Dios que lo representaba el carnero, sino fue el hecho que buscaron y cayeron en la tentación de tener un intermediario entre Dios y el hombre, en vez de buscar una verdadera relación directa con el Creador. Un pasaje que evidencia el pecado del Becerro de Oro es el Salmo 106.19-22, donde hace relación que los hebreos creyeron en un becerro que era una imagen fundida en oro, y que reemplazaron su gloria por la figura de un carnero que se alimentaba de pasto, cayendo en el verdadero error de olvidarse al auténtico Dios de la salvación.

Además que el pueblo rompió y profanó lo que Dios les había otorgado, porque los descendientes de Israel se aprovecharon para festejar a causa de la aparición de este ídolo. La acción de venerar una imagen creada por hombres es penada por los profetas, la religión de Moisés, no estuvo de acuerdo con la práctica de estas adoraciones.

El pecado del Becerro de Oro, se resume en la búsqueda de un gobernante falso, teniendo la dificultad o imposibilidad para:

  • Hacerse dueño de las emociones de los demás
  • Percibir los sentimientos y emociones del pueblo
  • Conocimiento para manejar las imposiciones impuestas por los demás
  • Tener capacidad para laborar en equipo armónicamente.

Imágenes del Becerro de Oro

La imagen hecha por Aaron para que el pueblo de Israel adorara fue la de un becerro en oro o revestida en este metal. Esta figura era muy popular en las civilizaciones del pasado, a continuación se mostrarán para su interés algunas de ellas.

Becerro de Oro 5

Becerro de Oro 6

Becerro de oro 7

Becerro de Oro 8

Becerro de Oro en la biblia

Según se encuentra las narraciones de las sagradas escrituras, el Becerro de Oro fue elaborado por el sacerdote Aarón, quien era hermano de Moisés, obedeciendo a la solicitud que le hizo la gran mayoría de los habitantes israelitas que habitaban en el monte del Sinaí, y este hecho ocurre por la ansiedad que tenían de seguir a un Dios que tuvieran delante de ellos. Este suceso se da cuando Moisés sube a la cima del mencionado monte.

Una vez que el pueblo de Israel tenían la imagen de oro que para ellos era su Dios a venerar, esto los hizo llenarse de emoción y exclamaron con fervor que ese era el Dios que los había librado de Egipto, al mismo tiempo que bailaban desvestidos alrededor del altar que habían construido. Una vez que Moisés regresó al monte de Sinaí traía consigo en las manos las dos tablas que contenían escritos por ambos lados las escrituras verdaderas plasmadas por Dios.

Vamos a continuar con el tema que representa el aspecto de ídolo y de los idólatras, sobretodo en este caso del Becerro de Oro. En las sagradas escrituras, en el pasaje de Génesis se encuentra que ya se veneraban ídolos, sin embargo, en Éxodo 32, ya se narra como un hecho único porque adoraban una imagen como un dios pero era de una forma aberrante y exagerada porque cayeron en el aspecto absurdo. En este pasaje de la Biblia se pueden observar dos acontecimientos, uno que se refiere a las personas que estaban al pie del monte del Sinaí y que requerían un ídolo para adorar; y el otro acontecimiento se refiere a la cima del Sinaí que representa ser un acto maravilloso y espectacular porque allí Moisés recibiría el diseño del tabernáculo para ser enseñadas y aplicadas al pueblo.

Lo que quiere decir que mientras Moisés estaba en el Sinaí, el pueblo que pertenecía a Dios se dejó llevar por la pasión y empezaron a venerar falsos dioses como el Becerro de Oro. Si  llevamos estos pasajes a la actualidad, podemos recitar que suceden los mismos entre los cristianos de la época contemporánea con la actuación de los cristianos, mientras que Dios se demora en los cielos el pueblo de Dios no sólo hace becerros de oro para adorar, sino que también construyen otros falsos ídolos para creer y venerar.

Becerro de Oro 9

Moisés, viendo el pueblo de Israel que estaban cometiendo faltas, le suplica a Jehovah que rememorara el ofrecimiento que había prometido a los israelitas de que serían una gran raza, que gozarían de poseer el juramento y tocarían la tierra prometida. Entonces, Jehovah le pronunció a Moisés que llevara dos nuevas rocas a la cima del monte de Sinaí, y otra vez Jehová  plasmó en éstas lo que conocemos muchos como los Diez Mandamientos. Moisés se encargó de promulgar estos mandamientos entre toda la muchedumbre de los distintos pueblos.

La adoración del Becerro de Oro, según se evidencia en Éxodo 32, era una mezcla de veneración de un carnero y el sentimiento que adoraban a un Dios, esta actitud es muy vista entre los cristianos actuales, ya que pueden adorar de forma inadecuada a cualquier imagen, pensando que cualquier objeto puede representar la presencia del propio Dios. (Ver Artículo: Palmoni)

Dios denomina a Israel en lengua hebrea como un pueblo de dura cerviz, Kashe Oref,  que traduce, gente con la nuca o el cuello duro o tieso. Si una persona posee la nuca dura o adormecida no le permite girar a ver a ningún otro lado, la cabeza representa la dirección del cuerpo humano, pero si el cuello no se lo permite por su dureza el hombre no puede o le cuesta hacer su voluntad. Dios con esto quiere decir, que un pueblo rígido de cabeza no recibe los saberes de Dios, y que por su sandez no está preparado para cambiar su forma de existencia, su pensamiento y actuación.

Becerro de Oro 10

Finalmente en este párrafo, Dios está dispuesto siempre a perdonar y reanudar nuestra más íntima conexión con Él. Tenemos la gracia de acoger el perdón de nuestras culpas y pecados a solicitárselo. Así como a Moisés, podemos rogar y suplicar que Dios Todopoderoso absuelva a otros y seamos el vinculo para llevarles su mensaje de piedad y misericordia.

¿Por qué un becerro?

Muchos conocen el símbolo del Becerro de Oro que fue hecho por Aarón para Israel, sin embargo, la mayoría no comprenden lo que el becerro significaba o que asociación tenía con la cultura religiosa del medio oriente. El becerro no representaba ser un simple ídolo, era un sistema de culto que penetraría en Israel y destruiría la creencia religiosa de Judá.  (Ver Artículo: Elohim)

Siempre ha existido la inquietud de por qué un becerro y no otro de la especie animal, lo que da a pensar que no ha sido algo que inventaron en un momento de pasión y desespero, sino que esta imagen de alguna manera está conectada con otras creencias de los israelitas vistas en anteriores oportunidades. Los israelitas se sumieron en la idolatría en Egipto mucho antes del Éxodo, según se encuentra en Ezequiel 20.7-8: para ese entonces en ese país se veneraba al buey o al toro Apis. Lo que se presume que Aarón elaboró el Becerro de Oro tratando de imitar o retornar un recuerdo de ese culto.

Al buey Apis se le atribuían ciertas cualidades y como se consideraba sagrado se le rendía culto como un dios, le edificaron una vivienda sólo para él y a ese lugar acudían a realizarse consultas, que contestaba dependiendo de la habitación que se dirigiera el individuo luego de la consulta o también si el buey comía alimento que le suministraba en su mano el consultante.

Igualmente, se considera la interrogante por qué no crearon un león, un oso o un antílope, pues se despeja la incógnita del simbolismo religioso por el hecho de venerar algunas deidades. Es decir, que en sus creencias estaban conectando el símbolo del Dios Luna, quien era figurado por los cuernos hacia arriba del carnero. Estos cuernos no los tiene casi ningún animal en la madurez  y bien formados, sólo se encuentran en el becerro que representa la luna creciente en el horizonte, con sus orejas en forma redondeadas que al mismo tiempo representa al Sol, la Luna y la estrella de la mañana, que con su luminosidad guiaba a Egipto.

Becerro de Oro 11

Entonces, Ezequiel en su pasaje en la Biblia narra que en los comienzos de la existencia hay una figuración impresionante que se vivió en esa época, según él en monte Sinaí donde se refiere de forma metafórica reino de Dios. El versículo narra sobre las cuatro patas que tiene la cima:

Respecto a la similitud de sus rostros, había un rostro humano, y el rostro de un león del lado derecho para las cuatro de ellas, y el rostro de un toro del izquierdo para las cuatro de ellas, y el rostro de un águila para las cuatro de ellas ”

Al momento que se entregó el Becerro de Oro, este símbolo celestial le fue descubierto al pueblo judío, y enseguida ellos visualizaron las cuatro patas del trono de Dios. En cada una de las patas se representa un rostro distinto, tiene un aspecto de conexión con Dios y el mundo material en que habitamos, desde las aves principalmente el águila, hasta animales del mundo salvaje como el león, animales domésticos como el toro, y terminado con el hombre. Se cree que tiene la intención que tenían los israelitas era ingresar a la tierra de Israel e iniciar una nueva vida que fuera normal con una sociedad que se dedicarían a la agricultura, por lo que pensaron en seleccionar el toro en representación de lo doméstico.

El Becerro de Oro para niños

Desde la creación del Becerro de Oro hace miles de años, el pueblo de Israel se sentía muy desdichado, debido a que los egipcios los utilizaban y mantenían como esclavos y de paso asesinaban a sus niños. Fueron salvados de esta situación cuando llega al pueblo un hombre llamado Moisés y enseguida todos los hebreos lograron recuperar su liberación e irse por el desierto hacia la tierra prometida, un lugar en donde no iban a ser esclavos de nadie y serían libres y gozarían de bienestar.

Pero antes de hacer el tan esperado viaje, Moisés los reunió en el pie del monte del Sinaí, y les dijo que aguardaran su regreso, porque él debería ir a buscar los mandamientos que le entregaría el Señor. El pueblo de Dios entra en desesperación porque Moisés no llegaba, es entonces cuando la gente del pueblo le ruega a Aarón que le elaborarán una imagen para adorar, puede ser también una buena oportunidad que vio Aarón para ser un poderoso líder. Pero, su actitud no fue la más correcta porque echó de un lado las leyes de Dios e hizo lo que le parecía a su manera.

El pueblo de Dios comenzó a venerar y orar a este símbolo, le decían a los infantes que si lograban ver el carnero que estaba hecho de oro, de alguna manera muchos se dieron cuenta que estaban desacatando las instrucciones de Dios. Esta acción hizo que Dios estuviera triste y manifestó a su pueblo que deben orar a Él, y por esta desobediencia el creador los castigará.

El objetivo principal que se quería transmitir a los niños sobre el Becerro de Oro era la importancia de los mandamientos de Dios que están plasmados en las tablas de ley de Moisés, enseñándoles que la rebeldía trae como consecuencia malos resultados para quienes no acaten las ordenanzas del creador. Igualmente, se quiere dar a conocer a los niños que se están formando y creciendo en la religión que no deben de adorar ni orar a falsos dioses, ni tener confianza en objetos que te llenen de riqueza, fama, porque pueden caer en el error de olvidarse de lo que realmente es importante, como lo es el amor que te dará Dios y tu familia; además que no está bien visto que le demos la espalda al verdadero Padre Celestial, porque solamente Dios ama a su prójimo y nos provee lo mejor que necesitamos realmente.

Lo que dice el estudio bíblico para aclarar el tema

En el Antiguo Testamento, en el versículo Éxodo 32, es donde inicialmente se narra sobre la aparición y construcción del Becerro de Oro. La historia nace cuando el pueblo de Israel se sintió abandonado por Moisés, y a su hermano Aarón le rogaron que les creara un Dios para adorar. Se pudiera entender que esta acción fue como una supuesta prueba de crear otro Dios, y la verdad es que aparentemente no era la intención. Más bien se puede interpretar que fue como construir un lugar con un símbolo que figurara a Yahvéh en medio del pueblo.

Se pudiera descifrar que el lenguaje utilizado era politeísta, en primer lugar cuando Moisés se tarda un tiempo largo en regresar, simbolizando el número de cuarenta días con su estadía en la cima para tomar las tablas de Dios. Durante este tiempo, el pueblo perdura solo sin la presencia de un guía, el pueblo aprovecha el momento para pedirle a Aarón que les hiciera un Dios. El requerimiento se puede sentir como una necesidad de aspiración tanto humana como natural de tener un símbolo que les representará la divinidad que está unido a lo que el hombre quiere ver con sus propios ojos.

Luego se refieren a una celebración que hicieran en honor a Yahvéh, es probable el sentido originario de la narración es rendir culto a Yahveh de forma irregular.

El asunto primordial de esta historia es la creencia del pueblo de Israel en una falsa imagen que representaba a un dios que no era el verdadero, percibiéndose como una infidelidad dentro de la única fe  en el creador del universo que es Dios.

Becerro de Oro 12

El primer mandamiento plasmado en las tablas de los diez mandamientos de Dios, dice que no se deben de poseer otros dioses aparte de Yahvéh, porque sólo a Yahvéh se debe de amar, alabar, adorar y servir, Dios dijo que se olvidaran de falsos dioses egipcios, que no fueran a elaborar imágenes de ningún tipo, pero todo ocurrió porque Moisés no regresaba pronto, el pueblo de Israel trató de buscar a un dios a quien seguir, y fue su forma de hacer una imagen para venerar según su creencia.

Ya hemos aclarado que es una verdadera falta negar la existencia de Dios y que tenga el poder de liberación que le da su palabra a su prójimo, y de hecho más error es negarlo a Él.

Dios es inminente, interviene mucho más allá de toda eventualidad del humano, por siempre es el Dios de la confianza y el anhelo y de toda esperanza. El Becerro de Oro por su parte, es un objeto de material que simboliza de alguna manera una falta inducida por la desconfianza y la desesperanza. Es una figura inventada para tratar de incentivar un dios hecho a la necesidad momentánea de un pueblo que había perdido la esperanza y cayó en angustia por la soledad de no tener un Dios a quien venerar.

Becerro de Oro 13

Dejar Comentario