≡ Menu




Teseo: mitología y todo lo que debes saber

Teseo, un joven, valiente, inteligente y apuesto con dorados cabellos, que tuvo como modelo a seguir a Hércules.  Su vida estuvo llena de muchas tragedias.

Teseo en la mitología griega

Teseo fue un héroe ateniense un poco más modesto que Heracles; su madre fue Etra y su padre fue Egeo o el dios Poseidón, la verdad es difícil saberlo pues en torno a su procreación existen muchas versiones. (ver artículo Perseo)

Tambien Te Recomiendo Ver...

Para muchos fue Poseidón porque Atenas estaba rodeada de agua, por esta razón consideraban al dios como el padre de Teseo.  Otras versiones apuntan que el rey Egeo estuvo ebrio con Etra, todo fue planeado por su padre el rey Piteo, en esa confusa situación el dios Poseidón hizo su intervención.

La historia larga es la siguiente, Piteo era el rey de Trecén, tenía un amigo llamado Egeo rey de Atenas, dicho soberano había tenido varios matrimonios pero por alguna extraña razón no tenía hijos. Él desesperado consultó al famoso oráculo de Delfos, le respondió en forma de clave pero de una manera un poco extraña que provocó la confusión de Egeo.

Le dijo textualmente que “no vaciara el odre de vino antes de volver a casa”, él sin entender nada se fue de regreso, aprovechó y se hospedó en el palacio del rey Pitreo en Trecén, al contrario de su amigo él si entendió perfectamente los que quiso decir el oráculo de Delfos.

Tambien Te Recomiendo Ver...

Piteo se ideo un plana para hacer que efectivamente el orde de vino se vaciara, distrajo y embriago tanto a su amigo que no tuvo otra opción que quedarse en el palacio, lo pusieron a dormir con Etra, el alcohol hizo su efecto y avivo la pasión en el embriagado amigo y acto se consumó.

Claro, con lo que contaban y ni mucho menos se dieron cuenta es que el dios Poseidón hizo de las suyas, por eso se dice que el dios de los océanos puede ser el padre de Teseo.

Inevitablemente Egeo debía regresar a su reino lo cual hizo, no si antes despedirse de Etra cuando su gestación ya estaba muy avanzada. Debajo de una roca le dejo a su futuro hijo un par de sandalias y una espada, pues si era varón debía levantarla – cuando tuviera la suficiente fuerza –  e ir a buscarlo y presentarse ante él.

Tambien Te Recomiendo Ver...

El travieso rey Piteo no tuvo más opción que aceptar el destino – que el mismo provocó  –  su nieto fue criado en su propia corte y siempre se afirmó que era hijos de poderoso dios de los ócienos, Poseidón. El nombre que Etra eligió para su agraciado hijo – afortunadamente lo era –   fue Teseo.

Al pasar de los años el niño fue creciendo, fue inteligente, ágil, tenia coraje, uno de sus modelos a seguir fue Heracles; una anécdota para contar en relación a ello fue una cena a la cual fue invitada el personaje, los invitados quedaban impresionados al ver la piel del león de Nemea, estaba reposando en una silla pero parecía tan real, incluso las personas que llegaban tarde huían despavoridas. (ver artículo Brigid)

Casualmente fue Teseo el que no huyó, más bien buscó un hacha y se abalanzó hacia el supuesto animal, Heracles lo detuvo con su fuerte brazo, lo felicito, lo incentivo a ser como él y por su puesto lo invitó a sentarse en la mesa, desde ese día Teseo luchó por aprender todo lo que puedo e intentó seguirle los pasos a su principal fuente de inspiración, Heracles. Esta anécdota sucedió cuando Teseo contaba con sólo siete (7) añitos de edad.

Así fue creciendo y creciendo, no sólo en tamaño y fuerza, también en conocimiento y belleza. Cuando era adolescente decidió ofrecerle su hermosa cabellera, compuesta por unos rulos perfectamente enrollados de un hermoso color rubio, era uno de sus atributos mas resaltantes; sólo la parte delantera de su cabellera fue ofrendada al dios Apelo, esta era una tradición que se llevaba a cabo por los jóvenes varones en Delfos.

A esa misma edad le fue revelado el secreto de sus orígenes, su madre le indicó que debajo de unas piedras estaban unas pertenecías que eran suyas, él se fue corriendo a buscarlas, levantó la piedra y tomó el par de sandalias y la espada dejada por su padre. Preguntó en donde quedaba  Atenas y se dirigió para allá; el corazón parecía que saldría de su pecho de la emoción.

Habían dos (2) caminos para llegar a Atenas, el marítimo y el terrestre, el primero era más fácil y práctico, el segundo estaba lleno delincuentes. El joven decidió ponerse a prueba a sí mismo y escogió el camino terrestre.

Pasó por varios lugares, empezó por Epidauro, Corinto, Salamina, al lugar donde se encontraría con Escirón y Cerción, y el río Cefiso.

En Epidauro luchó con Perifetes, era un gigante que poseía un mazo, con aplastaba a todo ser viviente que se atravesara en su camino, otras versiones afirman que su nombre era Corinetes y era hijo de Hefestos¸ se dice que el gigante simbolizaba a las tormentas, las nubes negras y los rayos. Teseo obtuvo su primera victoria y guardó como trofeo el mazo de Perifetes. (ver artículo Mimas)

Siguió su camino y se dirigió a un istmo llamado Corinto, allí se enfrentó a Sinis, unos dicen que era la representación de los huracanes y otros que era un bandido, cualquiera que hay sido su verdadera representación, él era muy malo pues todo aquel que pasar por ese lugar era amarrado en la copa de los arboles.

El malvado Sinis tenía dos (2) métodos para torturar a sus supuestos enemigos; el primero el amarrando cada uno de los brazos de su víctima a la copa de un árbol, estos al enderezarse partían a la mitad a la persona; el segundo método consistía en doblar el árbol hasta hacerlo llegar al piso, amarraba a la victima de la copa y al soltarla salía volando a quien sabe dónde.

Teseo sufrió el segundo ataque del cual sorprendentemente salió ileso, se vengó de Sinis y le hizo lo mismo, nadie supo cuál fue su paradero.

Luego llegó a Salamina, primero se topo con Escirón él era otro bandido al igual que Sinis que le gustaba torturar a la gente de la siguiente manera, tenía un criadero con grandes tortugas a la las cual alimentaban única y exclusivamente con carne humana.

Dichos criaderos estaban ubicados en los desfiladeros rocosos, recordemos que  Salamina tenía mar, el bandido hacia que los visitantes se lavaran los pies, cuando estaban concentrados realizando la tarea les daba una patada que los lanzaba al agua, y terminaban siendo devorados por las hambrientas tortugas.

Teseo no cayó en su trampa, más bien fue al revés, empujo a Escirón. Se dice que lo arrecifes que se encuentran hoy en día el lugar están formados por los huesos del bandido.

Una vez vencido este obstáculo, se unió con Eleusis – según algunos autores – y lucharon contra de Cerción. Era el padre de una hermosa doncella, ella falleció a manos de su padre por haberse enamorado del dios Poseidón.

Desde que la asesino, siempre se quedó custodiando la tumba de su amada hija, asesinando a todo aquel que pasara por ahí. Sólo hubo alguien que le pudo dar fin a esta horrible práctica, fue nuestro admirado Teseo, arrastro a Cerción por todo el lugar hasta morir.

El último bandido con el cual se topo fue con el padre de Sinis, llamado Procusto. A diferencia de su hijo, sus métodos eran mucho más avanzados y refinados, tenía una artefacto llamando el lecho de Procusto, era una especie de cuarto que al ingresar a él terminabas muriendo.

Tenía unas medidas en especifico, si eras más pequeño de despegaban las coyunturas de ambos miembros (superiores e inferiores), hasta colocarle del tamaño “adecuado”; si eras más alto te cortaban todo lo que excedía antes de entrar. La gente que caía en este engaño era la que no sabía la verdadera identidad del malvado bandido, es decir, casi todos viajeros.

Teseo – no se sabe cómo – tenía conocimiento sobre quien era Procusto; no cayó en su trampa, más bien se cumplió el famoso dicho de cazador cazado, su destino fue morir en su propio artefacto, claro después de una larga y ardua lucha.

Más nunca los valientes viajeros que usaran las vías terrestres para llegar a Atenas debían tener a los personajes anteriormente descritos.

Nuestro héroe en cierta forma se sentía sucio, pues si bien deseaba ser como Heracles pensó que el camino fuera tan arduo. Para purificarse viajo al río Cefiso, allí fue atendido por los sacerdotes del dios Zeus. Una vez realizado este procedimiento se dirigió a Atenas.

Por fin llego a su destino

Al llegara a Atenas llamó la atención por su larga túnica blanca y sus hermosa cabellera rizada, los hombres se le quedaban mirando y se burlaban de él pues lo consideraban afeminado, al contrario de las mujeres que lo encontraban muy atractivito.

Una anécdota para contar es que pasó muy cerca de la construcción de un templo en honor al dios Apolo, los albañiles se burlaron de él, incluso le gritaban piropos como si fuera una mujer sólo para molestarlo; en eso se encontró un carro lleno de piedras arrastrado débilmente por un par de bueyes, pues el mismo estaba muy pesado, él lo tomo con sus dos (2) manos y lo lanzó lo más lejos que pudo, de esta manera les callo la boca.

Siguió su camino al palacio de su padre (mortal) Egeo, estaba casado con la reina Medea tenían un hijo llamado Medo; todo el poder lo tenía ella, su padre simplemente era un objeto de decoración, era el rey de Atenas mas no ejercía.

Teseo fue invitado a un banquete en su honor, Medea no dudo ni por un segundo en dejar de invitarlo, más bien lo atendió con todos los honores tal cual como si fuera un rey, lo que nadie sabia era que enveneno la copa de Teseo pues no podía permitir que el joven héroe le quitara el trono a Medo.

Finalmente el oráculo de Delfos fue cumplido, accidentalmente y como cosas del destino Teseo dejó caer la copa, ese fue la alerta para Egeo y cuando miró la espada del joven se termino de dar cuanta que era su hijo. El rey Egeo desterró a su esposa e hijo pues se terminó de dar cuenta que su relación era por puro interés.

Teseo paro de realizar hazañas, se dedico junto con su padre a reforzar el gobierno, a hacer reformas y asambleas incluso con el pueblo pues deseaban escuchar y tomar en cuenta sus inquietudes, su padre se quedó solamente con el poder ejecutivo;  finalmente lograron que Egeo ejerciera nuevamente como el verdadero rey de Atenas.

Teseo y el Minotauro

El héroe retomó nuevamente sus hazañas, pues ya se había aburrido de ser la mano derecha de su padre. Partió a la isla de Creta pues se enteró sobre la existencia del Minotauro. Al llegar a la isla se dispuso a ser uno de los atenienses a ser sacrificados, estos servirían como alimento para la criatura; cada nueve (9) años se debía realizar este ritual.

El minotauro era un fea criatura mitad hombre y mitad toro, para ser más exactos era el cuerpo de un apuesto y musculoso joven combinado con la cabeza de un toro.

Esta criatura era producto de la relación de la reina de Minos  con un hermoso toro blanco que iba a ser ofrecido al dios de los océanos Poseidón; el rey Minos se encariño tanto con el animal que no lo mató, en venganza el dios hizo que la reina se enamorara perdidamente del animal.

Para consumar su amor hacia el toro le pidió en secreto al famoso inventor ateniense Dédalos que le construyera algún artefacto para que ella pudiera estar con el toro; se le construyo una vaca de madera en la cual se escondería cómodamente en su interior.

El animal creyó que era una vaca y sus instintos salieron a flote, la reina quedó satisfecha mientras que Minos no sabía nada. A los nueve meses nación un hijo que el rey pensaba era suyo, cuando se dieron cuenta todo fue un caos, el rey no lo pudo matar porque era hijo de aquel animal al cual le había tomado cariño.

Por eso mando a Dédalo y su hijo Ícaro a construir una estructura la cual sirviera para esconder al animal y que nadie supiera de sui abominable existencia, sus orden fue fielmente cumplida.

Ariadna y Teseo

Según una versión, al llegar  a la isla de Creta Teseo quedó flechado por Ariadna (hija del rey Minos). Se dice que ambos se enamoraron a primera vista. Ates de entrar al laberinto, Ariadna en secreto le entrego un ovillo de oro que le habían obsequiado los dioses a la muchacha.

Ella se lo obsequio con la promesa que después de salir de esa ruda situación (asi lo esperaban ambos), huirían y se casarían. El astuto héroe amarro el hilo en la entrada y mediada que iba transitado por los angostos pasillos lo iba desenrollando. Finalmente llego a donde estaba el animal, lo canso huyendo él, luego tuvieron un combate cuerpo a cuerpo en donde logró vencerlo.

Rápidamente escapo del laberinto, antes que lo matarán a flechazos pues se dieron cuenta que no era un simple joven y bello ateniense, sino que era Teseo, el joven que quería seguirle los pasos a Hércules y alegaba ser hijo del dios Poseidón.

Tomó de la mano a la joven princesa y huyeron en el único barco que quedada, pues él se había encargado de destruir a los demás, sabía que escapar con la hija del rey no sería nada fácil.

Una tormenta los desvió de su camino hacia Atenas, los llevó hacia la isla de Naxos. Allí se detuvieron pues si seguían montados la tormenta los haría o naufragar o morir.

Hay muchas versiones acerca del abandono de Ariadna. Unos dicen que la princesa se bajó del barco para descansar pues se encontraba mareada; otros que todos se bajaron del barco y al terminar la tormenta se volvieron a subir, ella se había dormido y por la emoción de la victoria más el hecho de haberse terminado la tormenta, la dejaron abandonada en la playa pensando que ella venía detrás de ellos.

Teseo se regreso a Atenas, pero se le había olvido un detalle – claro, además de haber dejado abandonada a Ariadna en Naxos – fue cambiar las velas del barco de color, pues negro significaba que había muerto y blanco que había salido victorioso.

Cuando el barco se acercaba a las costas de Atenas, el rey Egeo vió las vela negras pues estas habían sido puestas así porque era poco probable que alguien se salvara del Minotauro eso incluía a su hijo.

Al ver las velas negras Egeo se suicido pues pensó que su hijo había muerto. En su honor Teseo bautizó al mar de Atenas como el Mar Egeo.

Mientras tanto el destino para la desdichada princesa Ariadna, que  se quedo abandonada en la isla de Naxos, no fue tan malo después de todo. Luego de vagar varios días triste y abandonada en la isla, llamo la atención del dios de vino Dionisio, él a ver su belleza y comprobar que su amor hacia el joven Teseo era verdadero, se enamoró perdidamente de ella.

Al principio ella se resistía pero con el pasar de los días decidió darle una oportunidad pues veía que los sentimientos del dios eran sinceros, un día mientras compartían un buen rato en la isla ella decidió aceptarlo. Finalmente se casaron y él le pidió permiso al dios Zeus para que fuera inmortal y viviera con ella el Monte Olimpo como su legítima esposa.

Al ver todo lo que pasó la joven muchacha y que el amor era mutuo, decidieron darle de comer Ambrosía (la flor de la inmortalidad), fue así entonces como ambos se quedaron el Olimpo disfrutando de su amor.

Antíope y Fedra

En una de sus tantas aventuras Teseo tuvo como compañera sentimental a la amazona Antíope, al igual que sus hermanas era fuerte, valiente y bella; tuvieron un hijo llamado Hipólito. Su final no fue bueno, el hijo termino muerto y ella despreciada por Teseo. (ver artículo Pentesilea)

Se dice que las amazonas eran exageradamente feministas – por llamarlo de algún modo – así como las mujeres eran minimizadas en la antigua Grecia, y sólo eran consideradas como un objeto para la creación de vida, los hombres eran vistos de la misma manera por las amazonas.

En su territorio no vivían hombres, ellos sólo estaban ahí una vez al año, esto era para procrear y mantener la especie de las amazonas, una vez cumplida su función eran asesinados.

Sólo unos pocos hombres pudieron conquistar el corazón de las amazonas, fueron Eneas, Hércules y Teseo.

Nuestro héroe ateniense recayó en la belleza de mujeres de Creta, esta vez se involucro con Fedra la hermana de Ariadna. Por un lado Teseo no había olvidado a su amada Ariadna, así que quiso revivir ese amor no consumado casándose con su hermana menor; en segundo lugar quería hacer que las relaciones entre Atenas y Creta.

La joven era ambiciosa y no había olvidado quien era él, sabía que era un rey muy poderoso, eso abrió aun mas sus agallas. Finalmente se casaron.

Lo peor vino después, primero la rutina se apoderó de ellos, él no puedo convencerse que ella podría ser Ariadna, y ella simplemente quería su poder. En segundo lugar – lo terminó de desencadenar la desgracia –  fue que Fedra se enamoro del hijo de Teseo, llamado Hipólito.

Ella le declaró sus sentimientos, él se sintió asqueado y la rechazó, sólo quería consagrarse a la diosa Artemisa. Ella no pudo con el rechazo, y se suicidó. No sin antes escribir una carta en donde volteó toda la historia, le hizo creer que era Hipólito el que gustaba de ella, al no poder lidiar con eso mas el rechazo de su esposo, decidió quitarse la vida, con esto queda demostrado que la ambición nunca llega a nada.

Teseo en la película

Al igual que los personajes más celebres de la mitología griega, a Teseo también se le realizó su propia película. La más reciente y famosa a fue Imortals (2011), protagonizada por Henry Cavill (el mismo actor de la más reciente película de Superman), fue dirigida por Tarsem Singh y su guion fue escrito por Vlas Parlapanides y Charley Parlapanides, la música estuvo a cargo de Trevor Morris.

La cinta tiene una duración de 110 minutos, en dodne su género es la fantasía y la acción. Sus protagonistas fueron Henry Cavill, Stephen Dorff, Luke Evans, Isabel Lucas, Kellan Lutz, Freida Pinto y Mickey Rourke.

La historia se basa en la tierra es nuevamente amenazada, esta vez el rey Hiperión – cegado por el poder –  cae en guerra con los hombres; sólo hay un problema y es que los dioses son pueden intervenir ya que les fue prohibido realizar cualquier intervención en asuntos terrenales.

El rey Minos por su parte quema Grecia, y tiene un ejército de hombres desfigurados, en búsqueda del arco de Epiro; este famoso artefacto permite que quien lo manipule tenga el poder de destruir los muros del Tártaro (el lugar más oscuro del inframundo) para liberar a los Titanes.

A ninguno de los reyes le importa si sus acciones ocasionan destrucción, sólo quieren tener el control de todo. En eso hace su intervención Teseo, un simple campesino que cansado de los abusos decide enfrentarse a quien sea con tal de restablecer la paz en la tierra.

Muchos han criticado a la cinta pues afirman que no se basan ni respetan a la mitología griega, pues existen muchas discrepancias sobre todo en las fechas, por ejemplo dice que data 1.228 años A.C. Otras son que Teseo no es ningún campesino, la película dice que el arco fue fabricado por Ares en vez de Hefestos.

Los titanes serán utilizados para vencer a los dioses, cosa que fue al contrario en realidad; Hiperión es un dios no un rey mortal como lo muestran en la cinta; los dioses mueren en la película mientras que la mitología son inmortales, tal es el caso del dios Ares, murió a de Zeus por haber ayudado a Teseo.

El Tártaro era el lugar más oscuro y tortuoso del reino de Hades, el inframundo; en la película era un simple abismo que llevaba el mismo nombre.

El arco Epiro en realidad no existió, era una zona ubicada al noreste de Troya. Lo que si existieron fue un arco muy poderoso que ni el mismo Hércules puedo controlar que efectivamente se encontraba en Troya pero no se llamaba Epiro. (ver artículo La guerra de Troya)

La base de operaciones del dios Hefestos los ciclopes no era a los pies del monte Olimpo (película); en la mitología se encontraba del monte Etna. Como puede ver tienen bastantes discrepancias, pero como la película fue realizada con fines comerciales y no históricos, no se apegaron fielmente a la mitología griega.

Simplemente tomaron los que les pareció y los transformaron, así que si eres un fanático de la mitología griega te recomendamos no ver este tipo de películas, pues te pueden decepcionar, ya que Hollywood muchas veces no se apega a la historia real.

Dejar Comentario