≡ Menu




Orfeo: Mitología Y Todo Lo Que Debes Saber

Orfeo fue un personaje que según las historias, cuando tocaba su lira, los espectadores se reunían para oírlo que hacer que sus almas descansaran. Se enamoró de la hermosa Eurídice y logró hacer que Cancerbero se durmiera cuando bajó al inframundo para revivirla.

orfeo 1

Orígenes de Orfeo

El artista e intérprete Orfeo era hijo de el dios Apolo y Calíope, quien era la musa de la poesía narativa, aunque algunos decían que era hijo de Eagro, rey de Tracia.

Tambien Te Recomiendo Ver...

Orfeo podía cantar y tocar tal cosa, personas, criaturas, árboles, arroyos y piedras. Fue uno de los viajeros que se aventurarón a Colchis en busca del vellocino de oro. Su habilidad era extremadamente valiosa en numerosas ocasiones, por ejemplo, cuando tocaba apaciguar temperamentos alterados en medio de una batalla. Además fue capaz de contrarrestar el canto de las sirenas que con sus poderosas voces condujeron a los marineros a la muerte, mientras se asfixiaban tratando de encontrar su melodía más allá de las aguas.

Orfeo y Eurídice

Después de la excursión de los Argonautas, Orfeo regresó a Tracia, donde comenzó a mirar a Eurídice con ojos de amor. El amor fue compartido y Orfeo eligió dar la bienvenida a la boda a Himeneo, Señor del matrimonio. Tras la llegada de la boda, una serpiente mordió a Eurídice en el área posterior del pie, algunos afirman que mientras escapaban de Aristeo, un apicultor. El resultado fue su muerte y el melancólico Orfeo no podía imaginar su existencia sin ella, por lo que bajó al mundo de los muertos para pedir que Hades y Perséfone se la devolvieran.

Tambien Te Recomiendo Ver...

Sus canciones suplicando al dios mientras se unía a la lira movieron la fuerza divina de la muerte e incluso las criaturas malévolas del Tártaro. En palabras de Ovidio: “Mientras cantaban con la música de la lira, las almas estallaban en lágrimas”. De hecho, incluso el Hades se quedó estupefacto y le permitió tenerla con la condición de que no debía ver atrás hasta el momento en que salieran de allí.

Orfeo se va muy alegre, seguido por Eurídice, quien fue más lentamente debido al dolor causado por el mordisco de una serpiente. Justo antes de irse, se dejó llevar por la ansiedad  y volteó, lo que hizo desaparecer a su amada en la bruma del dominio de los muertos, y se despidió sin que él escuchara.

Orfeo volvió a entrar al mundo  de los muertos, sin embargo, el barquero Caronte no tenía ningún deseo de atravesar la laguna estigia haciendo caso omiso de sus serenatas. Comprendiendo que siempre había perdido un Eurídice, Orfeo ayunó durante siete días sin sustento en las orillas del estanque de las mareas. Después de regresar a Tracia, donde dijo que no quería nada que ver con mujeres y eligió a los hombres en su lugar.

Tambien Te Recomiendo Ver...

Esto no le agradó excesivamente a las Ménades, con las que, en circunstancias más alegres, se había retozado en medio de las ceremonias por apreciación del Señor del vino. Enloquecidas y horrorizadas, saltaron sobre Orfeo, gritando de tal forma que en ningún caso su canto los aplacaba.

De esa forma, lo mutilaron hasta solo dejar en su lugar su cabeza y su lira, que cayeron al río Hebro, que los llevó al océano mientras seguían sonando -al igual que para algunos la cabeza seguía articulando el nombre de Eurídice- hasta llegar a la isla de Lesbos. La lira estaba en el cielo como un grupo de estrellas, y el espíritu de Orfeo encontró una Euridice en el reino de los muertos. Desde ese momento en adelante, pudieron estar en paz en los Campos Elíseos, el reino paradisíaco de los muertos.

Orfeo y su religion

La reverencia de Orfeo en Tracia fue similar a la de Dionisio. Del mismo modo, como sucede con la fuerza divina del vino y la vegetación, los Misterios órficos para rendir homenaje a Orfeo se ven abrumados por la muerte y la restauración, ya que, como lo indica una antigua forma de su leyenda, el artista descubrió cómo liberar a Eurídice del reino de los muertos a causa de Dionisio, su benefactor.

El orfismo terminó en una religión partidista en el siglo VI a. C. en Grecia, en la que sus seguidores consideraban a Orfeo el creador de una creencia que despreciaba el cuerpo como un recinto en el que el espíritu estaba aprisionado. Simplemente después de que el ciclo de muerte y resurrección fue liberado de sus límites. Era probable que los eruditos y lógicos posteriores, como Platón, se vieran afectados por estas líneas de razonamiento.

Así termina la historia de este apasionado músico, quien con su arte, logró llegar a sitios donde ningún mortal pensaría llegar. si quieres aprender más de el, puedes hacerlo en el siguiente video:

Dejar Comentario