≡ Menu




Niké: todo lo que debes saber sobre la diosa de la victoria

Niké – Nike o Nice- es conocida como la gran diosa de la victoria. Representada normalmente como una pequeña escultura con halas ubicada siempre en la mano de otro dios más importante.

Niké como una diosa

En los inicios de la mitología, se le veía como una diosa independiente que no tenía que acompañar a ningún otro dios pero tras la batalla de Salamina en el año 480 a.C, se comenzó a asociar con otros dioses, sobre todo con la diosa griega Atenea, llegando incluso a confundirlas, es debido a este hecho que se le fue otorgado el nombre de Niké, ya que era un apodo de Atenea con el significado de Victoriosa.

Tambien Te Recomiendo Ver...

Lo cierto es que Niké desde este momento comenzó a ser asociada siempre con cualquier otro dios con más reconocimiento que ella y gracia a esto, es que comenzó a ser mostrada como una pequeña escultura alada sujetada en la mano de alguna otra divinidad, en un claro ejemplo de esta situación era el caso de la estatua de Zeus, donde se encuentra sosteniendo la figura en su mano.  (Ver artículo: la diosa Atenea)

Niké

Origen

Cuenta la leyenda que pasó sus primeros años de vida entre los mortales viviendo una vida como cualquier otro pero que, al conocer el verdadero lado de los de los humos, ese lado oscuro que nunca nadie le narro que podía llegar a tener la humanidad, cosas como el crimen, el odio y la maldad y por esto decide regresar al Olimpo.

Tambien Te Recomiendo Ver...

 

Dentro de la mitología griega, autores como Hesíodo, nos la presenta como hija de los titanes Palante y Éstige, por lo que estaba situada en la primera estirpe de divinidades y, por mismo, era anterior a la generación de dioses Olímpicos. Sin embargo, relatos mucho más recientes, la describen como la compañera de juegos de Atenea, en base a eso existían varias leyendas que unen a las diosas; de hecho, Niké no es más que uno de los epítetos de Atenea.

Características

La diosa Niké como símbolo del triunfo en la mitología griega, se ha representado como una pequeña mujer de gran belleza y que en su espada contaba con unas alas, sosteniendo en todo momento una palma o una guirnalda de laurel.(Ver articulo: El dios Hermes)

Tambien Te Recomiendo Ver...

En cuanto a sus atributos como diosa, se le otorgaron tradicionalmente dos principales, que eran: primero el poder correr y el segundo consistía en poder volar, ambas cualidades en una velocidad tal que podía competir con el mismísimo dios Hermes y debido a este motivo es que en lo habitual era representar con alas, pero además de estas dos características, no sé sabe si posee o no otras cualidades excepcionales, salvo que se cuente el ser portadora también de una muy buena suerte.

Representaciones

La representación más conocida de Niké, es como se mencionó con anterioridad la pequeña estatua en la mano del Zeus de Olimpia. Pero no es la única, de esta diosa ha habido un larga lista de obras de arte en su nombre, entre algunas de estas, podemos resaltar:

  • Desde los Juegos Olímpicos de Ámsterdam en el año 1928, en reverso de las medallas olímpicas aparece la imagen de la diosa Niké con una corona de laurel, y gracias a este hecho fue un empresario tuvo el impulso de nombrar de igual manera a su empresa de material deportivo
  • El hecho de que presidía competiciones atléticas o militares debido a su buena suerte por lo mismo proporcionaba la victoria a los que se la pedían fue otra de las razones por las que Phil Knight tomo la decisión de nombrar así a su empresa -Nike Inc.-; tanta fue su inspiración que el logotipo de la misma está inspirado en una de las alas de la diosa de la victoria -creado por Carolyron Davidson en 1971-.

  • La victoria de Samotracia -el nombre utilizado actualmente para referirse a la escultura- ha estado en las escalinatas del Museo del Louvre desde el siglo XIX, fue retirada por una temporada para su restauración y regresó a su lugar habitual con el mármol visiblemente más limpio.
  • La diosa Niké a pesar de ser vista como una diosa de compañía, ella cuenta con su propio templo para adorarla, en la acrópolis de Atenas. Es construcción es de unos 8 metros de altura que fue elaborado en el siglo V antes de Cristo conmemorado la victoria a los persas en la Batalla de Salamina -480 a. C.-.
  • Es por este templo conmemorativo que los griegos desde hace siglos exigen que les devuelvan la escultura de la diosa que hoy está en el Louvre, alegando que dicha estatua es por derecho de ellos y merece estar en el lugar de su origen.

Dejar Comentario