≡ Menu




Las Sirenas: características, mito y mucho más

Las sirenas son bellas y dotadas criaturas mitológicas que están llenas de mucho misterio. Acompáñanos a descubrir varios datos sobre su fascinante mundo.

¿Qué es una sirena?

Una sirena es un ser mitológico que aparece en muchas culturas. Usualmente es mitad mujer u mitad pez, el torso es de una bella y joven mujer de largos cabellos, la parte inferior es la cola de un pez, es decir son seres híbridos de los cuales todavía no se tiene la certeza de su existencia (ver artículo La diosa Andrómeda)

Tambien Te Recomiendo Ver...

Dependiendo del lugar de origen  pueden estar agrupadas, bien sea en grupos de tres (3), cinco (5) u ocho (8) sirenas, ellas nunca andan solas.

 Características de las sirenas

Las sirenas son seres mitológicos presentes en numerosas culturas, sobre todo en las antiguas y en zonas en donde el mar predomina. Se caracterizan por vivir en grupos, aunque veas sólo a una las demás están cerca y asechando.

En la mayoría de las mitologías se presenta como un ser híbrido, es decir, una combinación entre una bella mujer joven (torso) de larga cabellera con cola de pez. Algunos dicen que se encuentran desnudas, otros que adornan su cabellera con conchas y perlas, al igual que usan joyas compuestas por conchas y perlas.

En cuanto a su vestimenta se dice que algunas utilizan su largo y hermoso cabello para tapar sus senos, otros que usan conchas, o también collares confeccionados con perlas y conchas, otra sirenas simplemente andan denudas pues su belleza es su mejor atuendo. Independientemente de su vestimenta o joyas, ellas siempre serán famosas  por su llamativa belleza.

Hay historias que las compraran con las ninfas, se dice estas criaturas también gozaban de mucha belleza. Para la mitología griega las sirenas vivían en lo que hoy conocemos como Sicilia; esta afirma que su forma estaba compuesta por el torso de mujer y el cuerpo de ave, todo lo contrario a como conocemos a las sirenas.

Tambien Te Recomiendo Ver...

También se dice que tenían una horrible cara como la de un monstruo o que su cara podía cambiar de bonita a fea dependiendo de la  situación; para atraer a los hombres usaban su forma más bella y cuando ya los tenían seducidos cambian su cara e intentaban sumergirlos en el agua. (ver artículo Cíclope)

Su voz era otra de las características más resaltantes, era una voz muy dulce, angelical, aguda, y sobre todo musical. Su canto lo acompañaban con instrumentos musicales como por ejemplo las liras y flautas.

Uno de los tantos significados que tiene la palabra proviene de otras como sir (púnico) que significa canto, y seiren (semítico) cuyo significado es hembra que fascina con sus cantos. El griego es otro de los idiomas que tiene usa esta palabra, sirena viene del Σειρήν Seirến y significa las que encadenan o atacan.

La palabra sir en persa significa canto; mientras que Kimaira en sánscrito se traduce en quimera.

Otro significado es el de aves de almas ya que por su fisionomía de mitad ave y mitad mujer, eran capaces de atraer con sus encantos a los hombres hasta perecer, y como tenían alas era fácil raptarlos o ellas fugarse, como en la antigüedad no existía el transporte aéreo era mucho más fácil. Esta fue una de las representaciones mas aceptadas desde la antigüedad hasta la edad media.

Como vez en muchas partes del mundo se la palabra sirena significa casi lo mismo o se relaciona con el canto, la belleza y seres híbridos.

Las sirenas a veces eran confundidas con las arpías, estas eran feas y repugnante, no poseían ningún encanto; la única manera de diferenciarlas era viéndolas en persona.

Una desventaja de ser sirena era morir si un hombre escuchaba su canto, pero no se sentía atraído hacia ellas; esta situación era poco común que sucediera.

Como son tantos los autores que escriben sobre estas criaturas mitológicas no se sabe a ciencia cierta si siempre las sirenas tienen nombres o no; en el caso de Homero en la Odisea ellas no tienen nombres pero las ninfas sí, caso contrario a otros autores que afirman eran dos (2) llamadas Telxiepia y Aglaofema y otros que eran tres (3) sirenas.

Para estos autores fueron Telxiepia, Agláope y Pisínoe; otros afirman que se llamaban Leucosia, Parténope y Ligia.

Historia de una sirena

Las sirenas tienen muchas historias en diversos tiempos, una de las más resaltantes es una de la mitología griega, trata sobre unos de los tantos viajes que realizó Odiseo para regresarse a casa.

Según las historias un grupo de sirenas habitaban la isla de Artemisa. A través de su canto eran capaces de atraer hasta a los mas rudos marineros, seduciéndolos con su melodiosa y angelical voz y su exuberante belleza.

Con esa serie de atributos seducían a los marineros y los convencían de vivir en el agua, cuando ellos ya están en la cumbre del embelesamiento eran arrojados de sus embarcaciones y jalados hacia el fondo del mar donde finalmente morían ahogados. (ver artículo Caribdis)

La sirena más famosa en este viaje de Odiseo era Parténope, era la menor de todas las sirenas y una de las más bellas.

Su mascotas eran los inteligentes delfines los cuales la mantenían informada de todos  los movimiento de su amado Odiseo. Ella se enamoró de su inteligencia, arrogancia y virilidad.

La hermosa sirenita quedó encantada con Odiseo, por eso al enterarse de su viaje a Ítaca sabia que pasaría cerca de su isla. Para ver a su amor secreto ella se adorno su hermoso cuerpo con algas, soltó su larga cabellera de espumas, y su cara la adornó con una mirada brillante por el amor. La espera fue sentada impacientemente en una roca.

Mientras tanto el astuto Odiseo, al saber que navegaría por territorio sireno, le ordenó a toda su tripulación taparse los oídos con cera y que lo amarraran al mástil de su barco, sin importar sus suplicas para ser soltado debían seguir remando.

Sus ordenes fueron cumplidas al pie de la letra, la pobre Parténope cantó y cantó hasta quedarse sin voz, fue tanto lo que cantó que hasta su vista perdió, el barco de su amado paso de su amado Odiseo paso de largo y siguió hasta Ítaca para reencontrase con su esposa Penélope.

El trágico destino de nuestra querida sirena fue la muerte, eso le sucede a todas las sirenas que no consiguen retener al mortal, al ser consideradas insuficientes deben morir.

Su cuerpo fue arrastrado por la corriente hasta llegar al actual Golfo de Nápoles. Unos pescadores semejante belleza y al darse cuenta de quién era ella la sepultaron con todos los honores que una sirena merece, su sepulcro tiene escrito su nombre, la ubicación exacta en el la colina de Pizzofalcone en Nápoles.

 Sirenas y tritones

Los tritones son la versión masculina de las sirenas. Los griegos los consideran unos dioses mensajeros del mar, su forma es la misma que las sirenas, son un ser híbrido con torso de hombre y una (1) o dos (2) colas de pez.

A diferencia de las sirenas, ellos andan con un tridente y un cuerno de concha, algunos autores afirman que integraban el séquito de Poseidón. Los tritones son hijos de Anfítrite y el dios de los océanos.

Viven más de trescientos (300) años y su memoria también es como la de los peces, no tienen recuerdos. Todos los días Poseidón les da oportunidad de ir a la superficie, durante dos (2) deberán encontrar la manera de vivir eternamente.

Eso lo logran haciendo que un humano los ame sinceramente tanto así que los tritones quieran vivir en la tierra, por eso se les da el plazo de dos (2) horas. Si un día no lo logran, la marea vuelve a subir y ellos se desvanecen confundidos en forma de espuma bajo la hermosa luz de la luna.

Hay varios autores que piensan la vida de los tritones sólo durará cien (100) a diferencia de las sirenas, ellos si padecerán de enfermedades, perderán su belleza y fuerza y tendrán que caminar como nosotros   – en dos (2) piernas –  resultando doloroso.

Los tritones después de morir serán recordados por su ser amado, esa su razón de vivir.

En la mitología griega específicamente en la Teogonía de Hesíodo, habla sobre un ser llamado Tritón que habitaba un palacio dorado junto a sus padres en el fondo del mar, él tuvo contacto con los famosos argonautas.

Uno de ellos se llamaba Argo y desembarcó en la Pequeña Sirte allí se dirigieron al lago Trítonos para buscara una salida hacia el mar, al quedarse atrapados Tritón le ofreció su ayuda y los guió por el mar Mediterráneo.

Otra de la historias que también se cuentan es la de ser el verdadero padre de Palas y el padrastro de Atenea; en una pelea entre Palas y Atena, esta ultima resultó ganadora. También se le atribuye ser el padre Escila.

Su presencia también se evidencia en múltiples historias épicas y mitológicas romanas; una de las más famosas es  el desafío con Miseno – el trompetero de Eneas –, este desafío a Tritón de manera arrogante, debido a su acción el dios se molestó a tiró al mar muriendo ahogado.

 Sirenas japonesas

Japón también tiene a sus propias sirenas, ellos tienen tres (3) formas de llamarlos ningyo (pez humano), gyojin (hombre pez) y hangyo – jin (humano mitad pez).

En la antigüedad se afirmaba que las sirenas eran todo lo contario a las occidentales, las tenían boca de mono y cuerpo de pez, sus escamas eran de color dorado. El sonido que emitían era muy similar al de una flauta.

Se dice que tenían pequeños y delgados brazos escamosos con garrar retorcidas, no tenían apéndices, incluso se decía que tenían cabeza de reptil y dientes afilados. Sus cabezas tenían cuernos, y sus dientes eran muy similares al de un tiburón.

Se rumora que las sirenas japonesas son mujeres que muy bellas vestidas con kimono, que seducían a los hombre en la costa; luego de tenerlos embelesados se transformaban en un gran pez y los mataban.

Las lágrimas de las sirenas se transformaban en perlas; y el consumo de su carne proporcionaba juventud, su carne era muy codiciada en la realeza nipona.

El primer hecho registrado sobre la presencia de sirenas en Japón es en el año 619 – reinado de la Emperatriz Suiko – se dice que el ser fue encerrado en un estanque para el disfrute de la corte.

Una de las historias más contadas es sobre un pecador que un día salió a ejercer su oficio, ese día pesco un extraño pez el cual ofreció a sus invitados, ellos no quisieron comerlo; sólo uno de sus amigos – que estaba ebrio – tomó un trozo y se lo llevo a su casa. (ver artículo El Dios Dionisio)

Su hija se lo comió y él asustado por semanas decidió vigilarla, afortunadamente nada malo pasó. Pasó el tiempo y la jovencita se casó, tuvo hijos y vivió unos ochocientos (800) años pero sin envejecer.

Hay otras historias que afirman los pescadores que maten una sirena morirán, pero los que coman su carne vivirán mucho tiempo y se mantendrán jóvenes.

Sirenas y hadas

Las hadas guardan relación con las sirenas porque también son criaturas mitológicas. Por lo general se describen como pequeñas mujeres con alas asociadas con algún elemento de la naturaleza, pueden influir sobre las plantas y los animales, y son muy difíciles de en ver.

Sus cabellos son largos y se los peinan con valiosos peines oro, algunas tienen los pies palmeados y otras se parecen a las sirenas, todo dependerá de la mitología donde provengan.

Estas criaturas están presentes en varias mitologías como la celta, la griega y la vasca. La primera las llama ninfas de los bosques, la segunda ninfas, y la tercera lamias.

Son criaturas etéreas que pertenecen al mundo de los gnomos, elfos, duendes, sirenas y gigantes.

Se dice que existen cuatro (4) tipos de ninfas – el equivalente griego de las hadas –, entre ellas están:

Las Náyades viven en los ríos y son hijas de estos, la más famosa es Eurídice.

Oceánides son las hijas del océano, entre ellas destacan Doris, mamá de las nereidas; y Metis madre de la diosa Atenea.

Las Nereidas son hijas de Nereo, habitan el mar Mediterráneo. Son la típica sirena, mujeres con cola de pez, entre ellas destacan Tetis y Anfitrite.

Y por último las Driades, son las ninfas de los bosques, el árbol al cual se le asocia es a los robles.

Las ninfas son consideradas por la mitología griega como divinidades con una jerarquía de 2do lugar, dominan los elementos como el agua, el aire, la naturaleza  y el bosque; también se le pueden pedir favores.

Hay mas tipos de ninfas llegando a ser miles; generalmente de acuerdo al elemento que dominan se les da su nombre, por ejemplo están las Oceánides que pertenecen al mar, las Dríadas al los árboles, las Náyades al agua dulce, las Nereidas al río, las Auras al viento, las Oréades a las montañas, las Nebulae pertenecen a las nubes, y por último las Ménades files seguidoras del dios Dionisio.

Las ninfas a diferencia de las sirenas, sólo tienen criaturas del sexo femenino. No son inmortales. Se representan como bellas y jóvenes, usualmente su cabeza está adornada con una corona de perlas; podían estar desnudas o semidesnudas, muchas veces sus largos cabellos hacían de vestimenta.

A menudo se ven involucradas en relaciones sentimentales con dioses o titanes siendo esposas o amantes, siendo así su descendencia inmortal.  A pesar de no ser eternas su vida duraba muchos años y su cuerpo se mantenía joven.

A las ninfas les gustaba la música, tocaban instrumentos musicales, cantaban, bailaban y jugaban. Cuidaban y curaban al hombre, la naturaleza y los animales, y no le gustaban las injusticias. También representaban la fertilidad, la belleza y la vida; ayudan con la crianza de los hijos de los dioses. (ver artículo Sátiros en la mitología griega)

 Sirenas y dragones

Aunque no lo creas los dragones también están presentes en la mitología griega, su nombre viene de las palabras derkomaique (mirada aguda) y drakein (para mirar claramente).

Los dragones son descritos como criaturas mitológicas en forma de serpiente y dientes afilados que escupe fuego; otras definiciones le agregan alas, dientes venenosos y muchas cabezas. Por lo general los dragones se encontraban cuidando algún tesoro. Su medida estándar es de unos treinta (30) metros. Son seres considerados mágicos y mientras más antiguos más poderosos son.

Son ermitaños, les gusta vivir en cuevas o castillos abandonados; se dice que su cama favorita es una hecha con puro oro y tesoros. En algunos casos hay dragones con joyas incrustadas en la piel que a la larga le sirven como escudo, a eso se le suma que al pasar de los años su piel se vuelve más dura y escamosa.

Sus sentidos son agudos por eso puede detectar hasta el movimiento o sonido más sutil a su alrededor.

Dependiendo del tipo de dragón variara su ataque, el más tradicional y conocido es el del fuego, pero también existen los ataques con hielo, ácido, gas, mal aliento, o eléctrico. En cuanto a otras partes de su cuerpo puede atacar con sus garras, un golpe de alas, pateando, golpeando con su cola o mordiendo.

Existen muchos tipos de dragones pero para la mitología griega los más importantes son el Dragón de la Cólquida, la Hidra, el Ladón, y la Pitón.

El Dragón de la Cólquida era el guardián del Vellocino de Oro. Se dice que nunca dormía y tenai un espantoso silbido que escuchaba a kilómetros de distancia. Jasón y Medea se enfrentaron a él.

La Hidra cuidaba el pantano cerca de Lerna. Era la famosa y fea serpiente acuática que Heracles tuvo que matar para cumplir con uno de sus doce (12) trabajos. Algunos dicen que tenía nueve (9) cabezas, si le cortabas una (1) le salían tres (3).

El Ladón era un dragón de cien (100) cabezas que custodiaba las manzanas – de oro –  del jardín de Hespérides. Algunas leyendas cuentan que fue asesinado por Heracles los hubiera matado a flechazos envenenados con sangre de Hidra.

La Pitón era una serpiente de gran tamaño. La verdad tiene demasiadas versiones, una dice que era la guardiana de la caverna de Temis, en ella decía sus oráculos; otra dice que se origino luego del diluvio de Deucalión, se dice que fue producto de la tierra; y otra que fue una serpiente enviada por Hera a los bebés Apolo y a Artemisa.

Si no fuesen suficientes todas esas características físicas, a eso se le agrega la capacidad de hacer conjuros. Por estas razones los dragones son unas de las criaturas más temidas y respetadas del mundo. (ver artículo Alecto)

Leyenda de sirenas y marineros 

Los orígenes de estas criaturas son inciertos, para la cultura helenística son diosas del más allá que le cantaban a los muertos, específicamente en las islas Afortunadas o en las islas de las Bienaventuranzas.

Para los griegos no se sabe quiénes son sus verdaderos padres son Melpómene y Aqueloo, musa de la tragedia y dios primogénito de los dioses ríos respectivamente; otros autores que son hijas de Estérope la musa de la danza y la poesía; también se rumora que nacieron de la sangre de Aqueloo cuando Heracles lo hirió gravemente.

Su forma hibrida (mitad mujer mitad pez) – para algunos – tiene su origen como forma de castigo a Deméter por permitir que Perséfone fuera robada por el temido Dios Hades. Otros autores afirman que la hermosa diosa Afrodita despojó a las sirenas de su encantadora belleza, al irrespetar el arte del amor.

El número XII de la Odisea habla sobre la travesía de Odiseo para llegar a la isla de Ítaca, mandó a su tripulación que lo amararan al mástil de la embarcación mientras pasaban por una isla donde habían sirenas, mientras tanto ellos remarían sin parar con cera en los oídos, para no escuchar sus hipnotices cantos.

Hay autores que afirma fueron cuatro (4) sirenas llamadas Teles, Redne, Molpe, y Telxíope.

Para los egipcios también existían las sirenas, estas eran aves representadas como Ba, era un ave con cabeza humana que se dirigía con su vuelo desde su tumba para reencontrarse con Ba.

Uno de los sitios en el mundo que tiene más historias sobre sirenas y marineros es una del mar Mediterráneo situada específicamente  frente a la costa de Sorrento, allí ha habido muchos naufragios desde tiempos antiguas en donde se han visto involucradas las sirenas. Es uno de los lugares más temidos por los marineros para navegar.

En el arte los romanos tomaron de los griegos estas criaturas mitológicas, de ahí en adelante la pasión y el interés por estos seres se extendió por todo el Mediterráneo. En el arte cristiano aparecieron las sirenas en los libros carolingios y los merovingios, luego tuvieron presencia innumerables elementos arquitectónicos.

Otras leyendas hablan sobre el origen de las sirenas a causa de los terremotos y actividades volcánicas en las costas africanas, hace millones de años. Algunos “hombres” se quedaron en la tierra y otros saltaron al agua, de ahí se formaron las sirenas.

En el antiguo Egipto dibujaban sirenas atravesadas con arpones y cazadas con redes, estos son considerados los dibujos más antiguos sobre sirenas.

La isla de Capri era considerada por los antiguos como el hogar de las sirenas, unas criaturas con hermoso rostro de mujer y cuerpo de pájaro. Su canto hermoso era su principal atributo, con el atraían a los marineros para luego ser devorados.

El cuento La Sirenita (Hans Christian Andersen) habla sobre una joven criatura enamorada de un príncipe humano, que por amor cambia su cola por caminar en dos piernas; lamentablemente el príncipe se casa con otra mujer, la Sirenita muere al no querer matar al príncipe para recuperar su cola, convirtiéndose en espuma marina.

Un animal acuático como el dugongo también dio pie para crear las fabulosas historias acerca de las sirenas, este animal amamanta a sus crías sacando la mitad de su cuerpo del agua, tal cual fuera una mujer amamantando. A cierta distancia y con muchos días navegando sin comer fácilmente puede ser confundido.

Sirenas que cantan

El canto de las sirenas es uno de sus principales atributos – aparte de su belleza – el representa el espejismos y el hechizo a los hombres para que no lleguen a su destino. Con él son atraídos, seducidos y luego jalados hacia el mar, son devorados, todo dependerá del autor.

Su canto viene acompañado de instrumentos musicales como la lira, la flauta y en algunos casos de arpa.

Las sirenas eran el terror del Mar Mediterráneo.

Otra pequeña historia donde se evidencian sus encantos es la Odiseo y Cirse, este guerrero cae en sus encantos por un (1) año, luego se decide por regresar con su amada Penélope. Antes de hacerlo es advertido que se topara con bellas sirenas y su hermoso canto – no se sabía que gozaba de mayor belleza – le aconsejó taparse los oídos con cera, si no quería morir.

Mito de las sirenas

El primer registro sobre la existencia de las sirenas es la famosa obra la Odisea, sin embargo ya existían representaciones graficas de las mismas, ellas simbolizan el alma de los muertos, las utilizaban como monumentos y ofrendas de índole funerario, también la del transporte de las alamas al dios Hades.

Otra asociación con la muerte era atraer a los marineros con su belleza, canto y melodía producida con sus instrumentos, finalmente sucumbían a sus encantos encallando las naves, su poder hipnótico hacia que se terminaran ahogando y formaran parte de la colección de huesos y piel secándose al sol. Las letras de sus canciones invitaban al placer y al conocimiento según algunos autores.

El fin de las sirenas – según la Odisea – se da cuando Odiseo y su tripulación se resisten a sus encantos y siguen de largo hacia Ítaca; estas cayeron al mar, algunas murieron y otras se convirtieron en riscos, el cadáver de Parténope fue el único arrastrado hasta tierra firme (Nápoles).

Para Hesíodo existía una isla llamada Antemoesa en donde según él habitaban estos seres, allí había un prado florido en donde cantaban y atraían a los navegantes; los romanos le llamaban escollos de las sirenas o Sirenum scopuli.

Otra historia sobre esta isla es la de Jasón y los Argonautas, ellos fueron salvados gracias al canto de Orfeo que opacó el canto de las hermosas sirenas.

Se dice que las islas de Punta del Faro o Los Gallos, fueron hogar de las sirenas que tenían forma de ave. Usualmente estas islas están compuestas por rocas, acantilados o tienen arrecifes cerca, cualquier elemento es útil para un naufragio.

No sólo en la antigua Grecia existieron historias de sirena, en la antigua Babilonia también. La diosa siria Derceto ofendió a Venus, como castigo se enamoro de un pastor y tuvieron una hija, cuando nació se acabó el enamoramiento por parte de la diosa abandonando todo, se atrojó al mar y como castigo de los dioses la convirtieron en sirena para hacerla sufrir eternamente.

En Irlanda existen las Merrows, la única diferencia con las sirenas es que tienen membranas en sus manos, tienen prendas mágicas y su comportamiento es agresivo con los humanos. Si un hombre le quita la prenda y la esconde, ella deberá ser obligatoriamente su esposa.

Para Escocia existen las Ceasg o doncella de las olas, su cola es la de un salmón. Existen dos posibilidades si las atrapan, te concederá tres deseos para dejarla libre, o si te enamoras de ella te llevara a lo profundo del mar.

Finalmente tenemos a los Chinos, ellos las describían como criaturas hábiles, versátiles, con la capacidad de tejer un fino material y que sus lágrimas se convertían en perlas. Su canto era su mecanismo de defensa para no ser atrapadas.

Sirenas en la biblia

Las sirenas también se hacen presentes en la biblia, a continuación te presentaremos algunos extractos de versículos donde las mencionan:

Isaías (13:22): “Y entre las ruinas de sus palacios resonarán los ecos de los búhos, y cantarán las sirenas en aquellos lugares que fueron consagrados al deleite”. Según autores significa la destrucción de Babilonia.

1 Job 30:29: “Hermano he venido a ser de sirenas; y compañero de avestruces”.

2 Isaías 13:21: “Y reposarán allí fieras, y se llenarán las casas de eco; y reposarán allí sirenas; y demonios allí danzarán…”

5 Jeremías 50:39. “Por esto habitarán fantasmas en las islas; y habitarán en ella hijas de sirenas; no será habitada, no, ya por el siglo.

Por tanto, allí morarán fieras del desierto y chacales, morarán también en ella polluelos de avestruz; nunca más será poblada ni se habitará por generaciones y generaciones.”

6 Miqueas 1:8. “Por esto plañirá y trenará, irá descalza y desnuda; hará plañido como de dragones, y llanto, como de hijas de sirenas”

Se dice que en mucha biblias actúales la palabra sirena fue sustituida por chacal u otras, todo esto a partir del texto hebreo. La palabra sirena era utilizada en un principio como traducción de septuaginta, hasta que actualmente se dieron cuenta que sólo son seres mitológicos; por esta razón decidieron sustituirla.

¿Las sirenas son reales?

La verdad sobre las sirenas es incierta, comúnmente se piensa que no son seres reales debido a la inexistencia de evidencia científica y por culpa de los taxidermistas que han sido capaces de fabricar supuestos especímenes combinando distintas especies animales, y cuando se les practicaron los exámenes comprobaron lo anteriormente expresado.

En 1997 los científicos de la Administración Nacional Oceánica y Atmosférica captaron sonidos extraños que decidieron bautizar como Bloop, pensaron que fue hecho por una criatura no conocida.

Esos Bloops fueron analizados posteriormente y se descubrió que eran la combinación de varios sonidos animales y además de eso tenían variaciones o cambios de frecuencia como la voz del ser humano, además de transmitirse varios mensajes.

También se encontraron grabaciones en Ciudad de Cabo (África), en donde se escuchaba a delfines comunicándose con la criatura que emitía los Bloops. Posteriormente los guardias costeros encontraron a un tiburón blanco muerto, en su interior tenía una extraña criatura, el tiburón murió atravesado por estacas en el fondo del mar.

Los análisis a los restos de la criatura no fueron compatibles con ninguna especie conocida de la tierra, el ácido graso líquido era la primera vez que se encontraba, los dientes encontrados eran caninos, incisivos y molares, su parte inferior era muy similar a la de un manatí.   

En 2004 hubo varias ballenas varadas en Washington, según un video aficionado también había unas extrañas criaturas que al parecer eran unas sirenas.

En fin es difícil saber si las sirenas existen o no ya que los restos encontrados no coinciden con especie conocidas, los supuestos especímenes no han tenido un contacto prolongado con humanos y las poca evidencias existentes han sido desaparecidas. Por ahora la existencia de las sirenas es todo un misterio.

Sirenas muertas

En agosto del 2014 fueron hallados lo que parecían los restos de una sirena en las costas de Pajapan en Veracruz (México), sus fotos circularon rápidamente por varias redes sociales.

Surgieron diversos puntos de vista, unos decían que era mentira, otro si creían que era real y otros exigían una investigación para esclarecer el caso.

El alboroto no duro mucho, resulto ser uno de los ejemplares utilizados en la famosa película Piratas del Caribe: en mareas misteriosas en el año 2011, algunas grabaciones fueron hechas en el lugar. El diseño fue creado por el renombrado artista de efectos especiales Joel Harlow.

Algo muy parecido sucedió en las costas de Honduras y Florida.

En el 2006 el artista Juan Cabana creó a Magyr, Nerina en el 2008 y Valisna en 2012. Sus obras fueron creadas con peces muertos y restos de otros animales.

Dejar Comentario