≡ Menu




La Guerra de Troya: historia, causas, consecuencias y más

La Guerra de Troya, dentro de la mitología griega, se describe como el conflicto armado que dejó entrever la envergadura de grandes acontecimientos en la historia de Grecia, pelea que duró 10 años y se originó por el amor de una mujer.

La interesante historia

La Guerra de Troya fue un conflicto armado en el que se retaron una liga de ejércitos aqueos, fundadores de la isla de Creta, contra la ciudad de Troya y sus aliados. El inicio de esta guerra fue la respuesta que tuvieron los aqueos al rapto que hubo de Helena de Esparta por parte del príncipe Paris, un soberano de origen troyano.

Tambien Te Recomiendo Ver...

Por ser uno de los episodios más épicos que ha tenido la historia de la mitología griega, ha sido referenciada por muchos autores con diversas historias y versiones diferentes que fueron reconstruidas por poetas griegos y romanos. (Ver articulo: Amaltea)

El contexto del desarrollo de la Guerra de Troya, la ubica en que los hechos ocurrieron entre el siglo XIII a. C. y el siglo XII a. C., cuando Troya estaba situada cerca del estrecho de los Dardanelos, noroeste de la península de Anatolia, donde hoy en día está situada Turquía. La causa originaria de esta guerra seria la enemistad entre los persas y los griegos.

Tambien Te Recomiendo Ver...

Según estudios, la causa de la enemistad, fue la rivalidad entre griegos y troyanos que surgió tras querer tener el dominio de las rutas comerciales marítimas, en un lugar muy estratégico, pues Troya era muy rica y muy poderosa debido a que ejercía un control por el paso por un estrecho muy importante para el comercio.

¿Cuáles fueron las causas para que esto sucediera?

Por ser la Guerra de Troya una de las historias más relevantes de la mitología griega, varios autores le han dado su propio toque a los relatos, prevaleciendo el carácter romántico. Todo comienza por el amor desenfrenado de un hombre hacia una mujer. Cuentan que Helena de Grecia era una mujer hermosa.

Tambien Te Recomiendo Ver...

Su belleza hizo que el príncipe Paris de Troya, cayera perdidamente enamorado a sus pies hasta el punto de querer llevarla consigo. Pero Helena no era libre, estaba casada con Melenao de Esparta, quien para recuperarla, convocó a los griegos para iniciar el ataque contra los troyanos.

Inicio de la Guerra

La armada de los griegos planificó realizar una emboscada a través de las playas de Troya, pero se encontró con gran parte del ejército troyano quienes ya los esperaban. La profecía indicaba que el primer griego en pisar tierra, sería el primero en morir en la guerra de Troya.

Protesilao, capitán de los filaceos, reparó esta profecía. Héctor, príncipe troyano, fue encargado de la defensa de la ciudad durante la guerra de Troya. Debía protegerla de los ataques de los aqueos. En la lucha, Héctor mató a Protesilao, y producto de esto, su esposa Laodamía se suicidó a causa del dolor.

Durante su participación, Aquiles mató a un hijo de Poseidón, Cicno, estrangulándolo ya que era inmune al ataque de las armas. (Ver articulo: Poseidón)

Los griegos asediaron a Troya durante diez años. Producto de esta guerra, el contingente griegos saqueo varias ciudades adyacentes a Troya y como parte de las ganancias, el guerrero Agamenón tomó como esclava a Criseida, hija de Crises, un sacerdote del dios Apolo.

Crises intentó pagar por el rescate de su hija pero sus esfuerzos fueron en vano, por lo que pidió ayuda a Apolo para que castigase a los griegos, azotando al ejército con una plaga.

Las consecuencias que dejó esta guerra

La Guerra de Troya no tuvo un único fin. Esta guerra trajo como consecuencia la destrucción total de Troya, muerte y desolación,  desvalijamiento de sus reservas, además de la imposición política y estratégica de los griegos, en especial los de la ciudad de Micenas.

En su desenlace se sumó una cadena de situaciones unidas a menudo por la relación de causa-consecuencia.

Sus personajes destacados

La historia describe muchos personajes que estuvieron involucrados en la guerra de Troya, pero aquí les traemos a los protagonistas principales de la historia.

Aquiles

Según los historiadores, Aquiles fue el más famoso de los héroes que convergen en Troya,​ así como el más ágil y veloz. Era hijo de Peleo y de Tetis y cuando nació, su madre quiso hacerle inmortal, utilizando un ritual donde debía sumergirlo en las aguas de la laguna Estigia.

Al hacerlo, Tetis lo agarró por los talones y lo impulso bajo el agua, mojando todo el cuerpo quedando éstos al aire, por lo tanto, de su cuerpo, era lo único vulnerable. De allí el dicho “el talón de Aquiles” para hacer referencia a la parte vulnerable de su cuerpo.

Un adivino llamado Calcas, marco su destino desde muy niño, profetizando su participación en la guerra de Troya, recalcando además que solo con él al frente, los griegos podrían vencer, pero a su vez le indicó que conseguiría la muerte durante la jornada. (Ver articulo: La diosa Afrodita)

Temerosa de la predicción, su madre decidió esconderlo, pero llegada la hora, no pudo impedir su destino y los griegos mandaron a buscarlo. Durante el enfrentamiento bélico, Aquiles se situó siempre en la delantera de las tropas griegas, logrando destruir gran cantidad de ciudades.

Una de sus recompensas obtenidas en la guerra de Troya fue a una joven llamada Briseida, mientras a Agamenón, jefe de las tropas griegas, se le obsequio una sacerdotisa de Apolo llamada Criseida. En venganza, el dios Apolo iracundo le envió a la tropa una nube de flechas con las cuales terminó con la vida de gran parte de los soldados. Temeroso de la reacción del dios, Aquiles propuso devolver la sacerdotisa al templo.

Pero Agamenón no estaba de acuerdo y a cambio accedió le pidió a Aquiles que el devolviera a su esclava. Al final, Aquiles lo hizo pero no quiso seguir en combate, circunstancias que aprovecho el ejército troyano logrando así grandes victorias. (Ver articulo: El dios Ares)

Los griegos le rogaron a Aquiles que volviese a combatir, incluso el rey le devolvió a Briseida, pero aun asi él se negó. Un hecho trascedente haría cambiar a Aquiles de opinión, y lo traería nuevamente a la escena de la guerra, la muerte de su amigo Patrocolo en manos del guerrero Héctor.

Aquiles decidió vengar a su amigo y enfrentó a Héctor matándolo con una lanza para luego atar su cuerpo yacente a su carro y arrastrarlo frente a las murallas de Troya por varios días. Solo con la intervención de los dioses y a cambio de una recompensa, Aquiles accedió a entregar el cuerpo de Héctor a su familia para que pudieran darle sepultura.

Se reanuda la lucha y esta vez Aquiles enfrentó a Paris. Pero Paris contaba con la protección de la diosa Afrodita, por lo que supo cómo acabar con la vida de Aquiles. Conociendo el punto vulnerable, su talón, le disparó una flecha, que le llego directo al talón, gracias a la dirección que le dio el dios Apolo a la flecha, herida que le provocó la muerte.

Ulises

Ulises, llamado también Odiseo, era rey de Itaca. En su participación en la guerra de Troya, Ulises parte junto a un grupo de aguerridos príncipes griegos, con el fin de tomar la ciudad, pero ésta se encontraba rodeada por murallas que eran inaccesibles.

Pero Ulises que era muy inteligente, tuvo una gran idea, construir un caballo de madera gigantesco con ruedas y contentivo de soldados que estarían escondidos esperando la emboscada.

El caballo fue abandonado en las puertas de la ciudad de Troya. Deslumbrados por la majestuosidad el gigantesco caballo, los troyanos abrieron el portón de la ciudad y lo empujaron dentro, sin sospechar del peligro que corrían.

Al caer la noche y aprovechando el descansando de los troyanos, los soldados abrieron una puerta secreta que tenía el caballo y se dispersaron por la ciudad. Abrieron el portón de la entrada para que el resto de las tropas griegas que se mantenían ocultas en bosque pudiesen entrar a la ciudad. Así se logró destruir la ciudad de Troya.

*Agamenón

Agamenón, es un guerrero hijo del rey Atreo de Micenas y de la reina Aérope, hermano de Menelao. En el momento en que Paris secuestró a Helena, todos los líderes griegos fueron convocados para organizar el ataque contra Troya.​

Los jefes se reunieron en el palacio de Diomedes en Argos, donde Agamenón fue elegido comandante en jefe de las tropas. Para el ataque el equipo entreno durante siete años.

Como estratega, Agamenón consultó a uno de sus servidores quien le adelantó que la guerra se desataría en el momento que surgiera una riña entre Aquiles y Odiseo. Mientras los griegos estaban reunidos en Áulide, surgió una señal parecida en el momento donde se hacía un sacrificio bajo las ramas de un árbol.

Un dragón salió y devoró un nido del árbol comiéndose a los ocho polluelos y su madre. La señal fue interpretada por Calcante la comoun indicio de que los griegos debían partir a luchar contra Troya durante nueve años, y al décimo la ciudad caería.​

Otro de los relatos indican que Agamenón mató un ciervo que estaba consagrado a la diosa Artemisa, lo que provocó su cólera y en respuesta la diosa le envió una peste al ejército griego, frenando la briza para que no pudieran partir del puerto. (Ver articulo: La Diosa Artemisa)

La única manera de aplacar la furia de la diosa era que se le ofreciera en sacrificio a Ifigenia, la hija de Agamenón. Diomedes y Odiseo fueron los encargados de ir a buscarla al campamento bajo engaño, haciéndole creer que se iba a casar con Aquiles.

Cuando iba en la vía para el sacrificio, la propia Artemisa la llevo a otro sitio y se salvó de la ofrenda. Calmada la ira de la diosa dejo que el ejército partiera hacia la costa de Troya. Agamenón tenía más de cien barcos, incluyendo a los de los arcadios a su mando. ​

En el décimo año de la guerra, Agamenón se enfrentó con Aquiles en una disputa por la posesión de Briseida. Aquiles abandonó el campo de batalla, y los griegos fueron víctimas de varios desastres por esta causa.

​Zeus, el dios de todos los dioses, le envía un mensaje a Agamenón a través de un sueño con la intensión de persuadirle de la idea que llevara a los griegos a la batalla contra los troyanos.​ Para poner a prueba a los griegos, les da la orden de volver a casa. Todos acatan menos Odiseo, que insiste en prepararse para la batalla.

Agamenón mató a varios de los troyanos durante una contienda. Agamenón le ofreció a Héctor luchar contra él, pero Áyax fue elegido en su lugar por sorteo. Se inicia un nuevo episodio de la guerra donde los griegos fueron derrotados​ y Agamenón resultó abatido. Por esta razón les aconsejó emprender la huida y regresar a casa. Nuevamente los héroes hacen caso omiso.

Tras un fracaso en el intento de mediar con Aquiles, Agamenón convocó a los jefes para dictar las estrategias a seguir en un nuevo combate.​ Odiseo y Diomedes fueron enviados como espías, para luego retomar la contienda con los troyanos.

Agamenón volvió a ser uno de los más aguerridos acabando a muchos enemigos con sus propias manos, pero pese a su labor, fue herido por Coón y obligado a retirarse.​ Héctor se adelantó victoriosamente, y Agamenón aconsejó de nuevo a los griegos que se salvaran emprendiendo la huida. Odiseo y Diomedes se resistieron a dejar la pelea, y esta vez la batalla seria cerca de los barcos.

Poseidón, el dios del mar, también se le apareció a Agamenón disfrazado de un anciano y le infiltró coraje. Patroclo, el amigo de Aquiles, muere en batalla, haciendo que Ulises vengara su muerte y se reconciliara con Agamenón.

Helena

Helena, era hija de Leda y el dios Zeus. Sobre la concepción de Helena se cuenta que su madre estaba casada con Tíndaro, rey de Esparta, pero fue seducida por el dios del rayo cuando este tomó la forma de un cisne y la sedujo. De esa unión nació Helena, la mujer más bella del mundo.

Debido a su belleza, Helena tenía muchos pretendientes, por lo que el Rey no quería elegirle entre ellos un esposo por temor de que el resto tomara venganza por la decisión. Se cuenta que entre los pretendientes figura Odiseo de Ítaca, Ulises, quien establece un acuerdo entre todos, que prometieran defender el matrimonio de Helena respetando a quien ella eligiera.

Helena decide por Menelao, quien cumpliendo con la petición de su mano, envió a su hermano en su lugar, Agamenón. Los hermanos fueron acogidos bajo la protección del rey Tindaro desde que fueron desterrados de Micenas, luego que su padre Atreo fue asesinado por Tiestes y su hijo Egisto.

Por tradición, Menelao heredó el trono de Esparta y junto a su esposa Helena como su reina, gobernaban, mientras su hermano Agamenón se casó con la hermana de Helena, Clitemnestra. Poco después lograron recuperar el trono de su padre en Micenas.

Se dice que enviado a hacer tratos diplomáticos a Esparta, Paris se enamoró perdidamente de Helena y con la ayuda de la diosa Afrodita, la raptó y la sedujo, llevándola de regreso a Troya como esposa. Todos los reyes y príncipes de Grecia fueron llamados a cumplir juramento de  recuperarla, marcando así el inicio de la guerra.

Los  dioses presentes

Durante la épica guerra de Troya no solo participaron mortales y héroes, también contó con la intervención de los dioses del Olimpo, solo que según las causas estaban divididos en los bandos.

Dioses que apoyaron a los griegos

La historia relata que en apoyo a los griegos estuvo la diosa de la guerra Atenea, quien fue la más firme y aguerrida de la contienda. La diosa Hera, quien por ser de naturaleza vengativa, apoyó a los griegos para vengarse de que Paris por el hecho de escoger a Afrodita como la diosa más hermosa y no a ella. Hefesto, el dios del fuego y de la herrería, también se ubica del lado de los griegos.

La lista continúa con el dios de los mares Poseidón, quien se enfrenta a su hermano Zeus, enviando a Apolo a ayudar al rey troyano Laomedonte. Éste les prometió una recompensa si le ayudaban a levantar murallas alrededor de la ciudad para la protección. El rey no cumplió con el acuerdo, por lo que Poseidón envió a un monstruo marino a atacar la ciudad. El dios Hermes y Tetis, la ninfa, madre de Aquiles que luchó durante la guerra de Troya al lado de su hijo.

Dioses que apoyaron a los troyanos

Del lado de los troyanos la historia registra a la diosa Afrodita, quien fue complice en el rapto de Helena. Se dice que estuvo del lado de los troyanos para proteger a Paris durante todo el conflicto bélico.

Apolo fue otro de los dioses presentes durante la guerra de Troya. Durante su actuación dejo de manifiesto un aspecto cruel y despiadado. Ayuda a Paris a matar a Aquiles guiando su flecha hasta el talón de éste.

La diosa Artemisa, la hermana gemela de Apolo, participó apoyando a su hermano. Impidió que los griegos se marcharan del puerto hasta que no le dieran a una doncella en sacrificio como ofrenda. Para esto se eligió a Ifigenia la hija de Agamenón, pero al final fue rescatada por la misma Artemisa.

El dios Ares, dios de la guerra. Se dice que en su participación Ares fue herido por Diómedes con ayuda de la diosa Atenea. Herido, se retiró al Olimpo y obligó a los troyanos a retirarse del a contienda. La diosa Leto, la madre de los gemelos Apolo y Artemisa, lucho junto a sus hijos.

¿La Guerra de Troya fue real?

Como parte de los mitos se duda si la guerra de Troya fue real, si ocurrió o no e incluso si se desarrolló de esa forma o no. Ya al existir dos posibles causas de su origen, hacen que la historia carezca de veracidad.

En la década de 1870, investigadores se trasladaron a la zona para realizar excavaciones y demás investigaciones que dejasen prueba de aquel mito. Las primeras excavaciones dejaron evidencia de hallazgos como Tesoro de Príamo.

Una nueva excavación realizada desde 1882, dejo como resultado revelación de nueve ciudades construidas sucesivamente las unas encima de las otras. La complejidad y las contradicciones encontradas hasta el momento hacen imposible confirmar como histórico el relato.

Tomando como suceso histórico el asedio y saqueo a Troya fue sometido, no resulta fácil identificar los nuevos hallazgos en tiempo y espacio. Se encontró cerámica micénica así como rastros de destrucción y de incendios.

Hasta el momento, existen más evidencias que conducen al desarrollo de una guerra real que tuvo lugar a finales de la época prehistórica, que a una guerra mítica acaecida en tiempo tan tardío como el siglo XIII a.C

¿En cuál fecha se desarrolló esta guerra?

Respecto a la guerra de Troya, esta narra sucesos ocurridos mucho antes, hacia el 1300-1200 a.C. Se llegó a decir que estos hechos se comunicaron durante siglos, incorporándoles nuevas etapas de la historia para las siguientes generaciones de oyentes, paseándose por otros contextos que quedaran añejos para la época.

A través de investigaciones se ha tratado de dar con la fecha exacta de la guerra de Troya, esto a con hallazgos a las armas y las tácticas de combate que se describen en la fábula. Estas existieron en los tiempos que van desde el s. XV a.C. y hasta el s. VIII a.C. Asimismo, los valores humanos y morales de los que se guían los protagonistas que era parte de la cultura de las personas existentes en el siglo VIII.

¿Cuantos años duro?

Profecías describían que la guerra duraría 10 años. El conflicto bélico en si pasaría 9 años y en el año 10 sería la destrucción total de la ciudad. Tras batallas de vencer y salir vencidos, el cerco de Troya duró diez años.

Los griegos idearon una nueva estrategia para atacar nuevamente. Construyeron un gran caballo de madera hueco donde se esconderían soldados griegos encabezados por Odiseo.

Un espía griego llamado Sinón, convenció a los troyanos de que el caballo era una ofrenda a Atenea, por lo que lo dejándolo entrar a la ciudad, desatándose el último enfrentamiento que dejo la ciudad en ruinas.

También hay una película sobre esta historia 

De esta historia mitológica se han hecho varias producciones, incluso de la vida de sus personajes por separado, pero siempre haciendo alusión a la guerra y la participación de éstos en ella. Una versión se hizo en los años 60 y luego se retomó en el 2012. La sinopsis describe los antecedentes que originaron la guerra situando razones de poder, gloria, honor, y algunos por amor.

La película se desarrolla en los tiempos de la antigua Grecia, donde la pasión de dos amantes, Paris, príncipe de Troya y Helena, reina de Esparta, desencadena una guerra que arrasó con una civilización.

Todo se origina con el robo de Helena a su esposo, el rey Menelao, por parte de Paris. Esto es tomando como un gran insulto intolerable. Siguiendo las tradiciones y cultura, la ofensa a Menelao también involucra a toda la familia por lo que se une su hermano Agamenón, el poderoso rey de Micenas, que es quien convoca a todas las grandes tribus de Grecia para recuperar a Helena de manos de los troyanos y defender el honor de su hermano.

La Guerra de Troya

Sin embargo es solo una excusa para Agamenón que en realidad necesita tener el control de Troya llevado por su desmedida codicia y así asegurarse de ser el líder de todo un imperio.

Para su protección la ciudad se encierra entre grandes murallas que impiden el paso de los griegos a Troya y para su defensa se nombra al poderoso príncipe Héctor. Estas murallas forman parte de una fortaleza que ningún ejército puede penetrar.

Pero un hombre se hace clave en la invasión a Troya Aquiles, considerado el más grande guerrero. Con un carácter arrogante, de rebeldía y aparentemente invencible, Aquiles busca mediante su participación en esta guerra es solo su propia gloria.

Sus ganas de tener fama y renombre es lo que lo lleva a atacar las puertas de Troya bajo el estandarte de Agamenón, pero será el amor el que finalmente decida su destino. Dos mundos enfrentados por el honor y el poder, una guerra donde miles de hombres morirán en su lucha y una nación quedará reducida a cenizas.

Guerra de Troya para niños 

Hace muchos años atrás, ocurrió una guerra muy famosa donde se enfrentaron griegos y troyanos, por el amor de una bella mujer llamada Helena.

El escenario de esta famosa guerra fue el pueblo de Troya, una ciudad grande, llena de muros muy altos que fueron utilizados para poder defender a sus habitantes y estar preparados para pelear contra cualquier atacante.

En Troya, gobernaba el rey Príamo, quien tenía dos hijos. Uno se llamaba Paris, un hombre muy hermoso y romántico, y el otro era Héctor, un hombre valiente y fuerte guerrero.

Todo comenzó cuando el príncipe Paris se encontraba por la ciudad de Esparta, en Grecia y de repente vio a una mujer muy hermosa, de un perfil extraordinario con cara dulce y tierna que se llamaba Helena. Fue amor a primera vista, el príncipe quedó rendido a sus pies, pero Helena no podía responderle porque estaba casada con el rey Menelao de Grecia.

Esto no detuvo al príncipe Paris y su amor fue tan grande que lo impulso a cometer una locura,  llevándose consigo a Helena a Troya a escondidas de su esposo. Al enterarse de lo sucedido,  el rey Menelao se llenó de furia y deseos de venganza contra la ofensa.

Convocó a todos los reyes de Grecia para que juntos declararan la Guerra a Troya. Se reunieron miles de naves y millones de soldados que partieron hacia Troya para restablecer el honor del rey y recuperar a la reina Helena.

Al llegar a Troya, rodearon la ciudad. Entre los soldados griegos destacaba uno por su valentía, se llamaba Aquiles. La guerra les llevó diez años y todavía no había un ganador.

Uno de los guerreros, Ulises, ideo una estrategia para tener la victoria definitiva y construyo un arma con la cual poder penetrar las grandes murallas que rodeaban a la ciudad de Troya. Este ingenioso soldado hizo un enorme caballo de madera con el objetivo de hacerlo pasar como un regalo para la diosa Atena.

Pero todo era una trampa. Dentro del gran caballo iban escondidos los soldados griegos que atacaron una vez estando dentro de la ciudad. Otros que se mantenían en los alrededores se unieron en lo que fue la batalla final. La ciudad quedó totalmente destruida y ese fue el fin de Troya.

Dejar Comentario