≡ Menu




Helios: su mitología, leyendas y todo lo que debes saber

Helios  del griego antiguo, significándose sol- es representación del sol. Hesíodo y Homero, lo identifican con uno de los hijos de los titanes Hiperión y Tea por ende hermano de las diosas Selene, la luna, y Eos la aurora.

Helios

Es representado con normalidad como una divinidad de gran belleza, coronado con una brillante aureola haciendo referencia a la del sol.

Tambien Te Recomiendo Ver...

Helios el dios del sol

Elevaba y conducía su carro cada día por el cielo hasta el Océano que circundaba la tierra y regresaba por éste, dirección este, por la noche para volver a aparecer y repetir el proceso hasta el fin de los tiempos. Aponerse el sol, el dios subía a una gran copa dorada en la que pasaba desde las Hespérides en la parte occidental hasta la tierra de los etíopes, con quienes se quedaba todas las horas de oscuridad.

Al momento de hablar de carro específicamente, cabe decir que fue Homero, el que primero dijo que era tirado por unos toros solares, pero posteriormente fue aceptada más la versión de Píndaro, quien escribió que en realidad, eran cuatro hermosos corceles que expulsaban fuego por sus bocas. Estos caballos recibieron, gracias a esto, recibieron los nombres de Flegonte –Ardiente-, Aetón –Resplandeciente-, Pirois –Ígneo- y Éoo –Amanecer-.

Tambien Te Recomiendo Ver...

Homero en vez de llamarlo dios, a menudo simplemente utiliza el termino Titán para referirse a Helios. Su equivalente en la mitología romana era Sol, y específicamente Sol Invictus. A veces al hablar de él, se le aludía con el epíteto homérico Panoptes -él que ve todo-.

A medida que pasó el tiempo, Helios fue cada vez más confundido con el dios de la luz, Apolo.

Helios y Apolo

Helios es identificado a veces con Apolo, ambos pueden ser conscientemente igualados, por simple mal utilización del concepto general de cada dios. En la obra de Homero, Apolo es descrito claramente como un dios completamente diferente a Helios, relacionando al primero con las plagas, contando con un arco plateado -no dorado- y sin características solares precisamente.

A pesar de estas confusiones tan comunes, Apolo nunca fue descrito por los poetas griegos conduciendo el carro del sol o hablaron de él en relación a este vehículo.

Tambien Te Recomiendo Ver...

Helios

Se debe dejar en claro que Helios era la personificación del sol, mientras que Apolo era la personificación de la luz, no eran ni serán el mismo dios como algunas personas piensan. Ambos dioses  son entes que si, están emparentados por sus elementos, difieren de intereses o propósitos parecidos, lo que hace tonto que si quiera se piense la posibilidad de que sean la misma persona.

Helios y su mitología

A pesar de lo que se podría pensar, Helios ha tenido muchas más participación en múltiples relatos y se relacionó con grandes personajes mitológicos, a diferencias de muchos otros dioses incluso más conocidos. Formo parte de la búsqueda de Perséfone después de su secuestro por Hades, Hécate fue quien descubrió el engaño a Hefesto, por quien Zeus destroyo el barco de Odiseo, entre muchas otras leyendas narradas.

Odiseo

En la Odisea, Odiseo y su tripulación superviviente llegaron a una isla, llamada Trinacia. La misma era consagrada al dios sol, donde vivían las hijas ninfas del mismo y allí a su vez, se guardaba el sagrado ganado rojo del sol. (Ver artículo Odiseo)Helios

Aunque Odiseo advirtió a sus hombres para que no lo hicieran para no hacer enojar al dios, éstos cegados por el hambre, lo ignoraron, terminando por matar y comer algunas cabezas del ganado. Las guardianas de la isla –las hijas de Helios-, se lo dijeron a su padre. El dios en vez de desquitarse el mismo, apeló a Zeus, quien destruyó el barco y mató a todos los hombres salvo a Odiseo como castigo.

Hefesto

Afrodita, diosa del amor y la esposa de Hefesto, se acostaba en secreto con el dios de la guerra, Ares, pero Helios, el señor del sol y el dios que todo lo ve, los descubrió. Indignado rápidamente se lo contó a Hefesto, quien los atrapo en el acto y para castigar al par de amantes, los atrapó en una de sus trampas, en unas redes tan finas que resultaban invisibles y los expuso en todo el olimpo.

Heracles

Cuando Heracles –Hércules- viajó a Eritia para cobrarse el ganado de Gerión, comenzó a cruzar el desierto libio pero quedó tan sofocado por el calor tan abrumador que disparó una flecha a Helios –el sol- en venganza. Helios ya cansado del ataque, le rogó que parase y el héroe le propuso un trato, pararía si a cambio, le permitía usar la copa dorada que Helios usaba para cruzar el mar cada noche, el dios acepto sin problema y así, Heracles usó esta copa dorada para llegar a Eritia. (Ver artículo Hércules)

Faetón

Era el hijo de Helios, un chico sumamente presumido, que siempre alardeaba con sus amigos que su padre era el dios sol pero nunca le hacían caso, creyéndole más uno de los chico que decía ser el hijo del mismísimo Zeus. Esto hizo enojar enormemente a Faetón que termino acudiendo a su padre y al ser tan benevolente, juró darle lo que el muchacho quería y este le pidió que le dejar conducir por un día el carro solar.

Aunque su padre intento de todas la formas disuadirlo, cumplió con su promesa y le permitió manejar todo un día el carruaje pero este preso del pánico al no saber manejar el mismo, primero girando demasiado al punto de enfriar la tierra, luego bajo tanto que seco y ardió la vegetación, convirtiendo muchas partes en desierto. Zeus tuvo que intervenir lanzando un rayo que hizo que el pobre joven cayera al mar y se ahogara.

Dejar Comentario