≡ Menu




Descubre todo sobre el rey Deucalión, el Noe bíblico

Deucalión, era el Noé bíblico de la mitología griega. Fue hijo de Prometeo y Pronoia, y marido de Pirra, con quien luego del diluvio repobló a la tierra.

Todo sobre él en la mitología griega

En la mitología griega, Deucalión era hijo de Prometeo y la oceánide Pronea. Reinó en las regiones próximas a Ftía. Su nombre denota la palabra griega “Dulce” y tal como a Noe, le fue ordenado fabricar una barca de madera, en la cual sobrevivió a un diluvio y después repobló la tierra con su mujer, Pirra.

Tambien Te Recomiendo Ver...

Deucalión y su esposa vivieron en Cino, donde luego de un tiempo muere Pirra. Luego de la muerte de su esposa, Deucalión viajó a Atenas, donde se dice que construyó un antiguo santuario en honor al dios Zeus, ubicado cerca de su tumba. (Ver articulo: Clitio)

Se dice que en la cima donde quedó varada su barca luego del diluvio, en una sima de Atenas, se realizaban cada año ofrendas con harina de trigo mezclada con miel para agradar a los dioses y no se repitiera la historia de aquella tragedia donde se acabó con toda la humanidad.

Tambien Te Recomiendo Ver...

¿Cuál fue su genealogía?

Deucalión y Pirra tuvieron tres hijos, llamados Helén, Protogenia y Anfictión, a quien describen en otras historias como Autóctono. Nuevos datos agregan el nombre de otros hijos, como el de Oresteo, Pandora y Tuya, quien se señala como la madre de los héroes griegos Macedón y Magnete.

Deucalión y el diluvio

La humanidad se encontraba aún en un estado moral primitivo, lleno de muchos excesos y pecados que se realizaban bajo el amparo del Rey de Arcadia, Licaón. Hasta el Olimpo llegaron las historias de lo corrompido que estaban los mortales, por lo que el dios de todos los dioses Zeus, decidió averiguarlo por sí solo.

Tambien Te Recomiendo Ver...

Bajo a la tierra disfrazado paseándose por varios lados del mundo como un observador paciente. En uno de los encuentros con LIcaón, quien era famoso por ser  éste le ofreció a Zeus un guiso hecho con carne humana.

El dios se sintió ofendido por aquel hecho y en castigo lo convirtió en un lobo. Zeus volvió al Olimpo convocando a una reunión con los dioses, de donde luego se acordó aniquilar aquella desalmada raza humana. Para acabar con la historia de pecado y excesos decidió destruir a todos los mortales lanzando un diluvio. (Ver articulo: El dios Zeus)

Mito de Deucalión y Pirra para niños

Entre los humanos estaba la pareja de justos y buenos conformada por Deucalión y su esposa Pirra. Para poder salvarse de aquella tragedia que se avecinaba, tomaron el consejo de Prometeo y construyeron una barca en la que se resguardaron de la lluvia, metiendo en ella sus pertenencias y algunos animales.

Para causar el diluvio Zeus recurrió a la ayuda de su hermano Poseidón, hermano de Zeus, quien reunió a todos los ríos. El propio Poseidón abrió con su tridente un hueco en la tierra, para  originar conmoción en a las olas.

El diluvio seria durante nueve días y nueve noches. Finalmente, el bote quedó varado en lo alto del monte Parnaso. Los ríos desbordados inundaron campos y sembrados, se llevaron templos y casas por delante destruyéndolas completamente.

Los hombres trataban de salvarse como podían. Pueblos enteros eran arrasados por la oleada  los que lograron salvarse de la inundación luego murieron de hambre.

La nueva generación

Al cesar las lluvias, Deucalión y Pirra se dieron cuenta de que eran los únicos supervivientes. Abandonados, solos y desesperados, rogaron a la diosa Temis, cuyo templo no desapareció bajo las aguas, que les diera una forma de cómo poblar nuevamente a la tierra con humanidad.

La diosa atendió sus plegarias y les ordenó que se vendaran los ojos, se desprendieran de sus ropas y que comenzaran a arrojar los huesos de su madre por encima de hombros.

Esta petición les pareció un poco profana, pues pensaron que se trataba de desenterrar muertos pero luego se dieron cuenta que era una metáfora de la diosa quien al decir madre se refería a Gea la madre tierra y que cambiaran huesos por piedras. Así lo hicieron.

De las rocas que lanzaba Deucalión brotaron hombres y de las piedras lanzadas por Pirra salían las mujeres. Zeus permitió que se crearan estos nuevos hombres y así se creó la nueva raza humana que permitió garantizar la existencia del género.

Heleno, hijo de Deucalión y Pirra, tuvo una posición especial entre los nuevos humanos, siendo el progenitor de los Hellenes o griegos.

Dejar Comentario