≡ Menu




Cancerbero: todo lo que debes saber de este ser mitológico

El Cancerbero, es un perro de tres cabezas, guardián del portal que vincula al mundo de los seres vivos con “el Hades”, más allá de la muerte, el lugar donde van las almas de los muertos.

¿Qué significa Cancerbero?      

La palabra «Cancerbero», es usada para referirse a un guardián, vigilante o portero.  Con el paso de los años, la imagen del Cancerbero ha ido evolucionando, convirtiéndose en un perro más doméstico, de colores más claros, un tamaño más canino y no tan gigante.

Tambien Te Recomiendo Ver...

En la mitología, el Can Cerbero, era un perro vigilante, de aspecto infernal, con tres cabezas, ojos rojos sangrientos y con una luz por dentro, cabezas de perros rabiosos y en vez de una cola una serpiente con veneno mortal.

Las cabezas del Cancerbero tenían nombres: veltesta, tretesta y drittesta, que significaban cabeza izquierda, tercera y derecha. Cada una de ellas tenía colmillos afilados, de los cuales se desprende un veneno mortal al producirse una mordida.

Tambien Te Recomiendo Ver...

Sus enemigos le temen dado a su gran fuerza y su agresividad con la que cuenta este animal, condiciones que son apoyadas con las serpientes que se desprenden de su cola y que son su complemento a la hora del ataque.

El Cancerbero, descripción

El Cancerbero es una criatura con la forma de un perro rabioso con tres cabezas, cuerpo de dragón y varias serpientes venenosas que salían de su dorso. Sus ojos son rojos y brillantes con una luz sobrenatural, característicos de los espíritus del inframundo

 

El Cancerbero es fiel vigilante del portal entre el mundo terrenal y el inframundo, y su trabajo consiste en no dejar pasar a ningún mortal al espacio de los muertos, ni a ningún espíritu al mundo de los vivos, trabajo que ha sido retado por muchos pero que no han salido con vida luego de su feroz ataque.

Tambien Te Recomiendo Ver...

Así como otras criaturas extrañas de la mitología, se dice que era hijo de la ninfa Equidna y Tifón, dos monstruos mitológicos considerados como los padres de todas las criaturas místicas del inframundo. Además, Cancerbero era hermano de Ortro, un perro infernal de dos cabezas. (ver articulo: Medusa en la mitologia griega)

El Cancerbero es descrito por algunos autores como un perro enorme y en otros relatos se dice que era de un perro de tamaño normal. De igual forma, la leyenda más común dice que tenía tres cabezas y mientras que otras fabulas señalan que contaba con más de cincuenta y hasta cien. Su tez es de color negro, lo que hace que resalte el fuego sobre natural que brota de sus ojos.

Cancerbero

Esta criatura del inframundo, es capaz de destrozar a vivos y muertos, dada la fuerza sobrenatural y la agresividad incontrolable con la que se planta ante los contrincantes que quieran retarlo o hacerlo desistir de sus labores como fiel guardián.

Los puntos débiles del Cancerbero  

Cancerbero tiene dos puntos débiles claves que lo han hecho cerder en la batalla. El primer punto es la miel y el otro la música. De ahí se origina el dicho que reza que  la música amansa a las fieras mas dificiles  y el cancerbero no es la excepción. Orfeo, el dios de la música, toco una lira, dejándolo sumergido en un sueño profundo, en medio de un encuentro entre ambos personajes.

Además de la música, quienes han sobrevivido a la presencia del Cancerbero, señalan que con miel, específicamente con tortas de miel, se puede aplacar la furia del perro infernal. El viajero que intente cruzar el umbral de los dos mundos, debe llevar una buena provisión de tortas de miel, ya que de los contrario el cancerbero se lanzará al ataque y éste quedará a merced del perro de por vida. (Ver articulo: Hefesto)

Cancerbero y Heracles

Arrepentido por haber matado a su esposa y sus tres hijo, mediante un ataque de ira provocada por la diosa Hera, esposa de Zeus, el semi dios Heracles, hijo del dios del rayo, quería volver a ser un ser puro. Para esto debía cumplir con 12 trabajos encomendados por el Rey Euristeo.

Muchos fueron los trabajos encomendados, uno con mas dificultad que otros, pero el último de los doce trabajos de Heracles consistió en capturar a Cancerbero. Para enfrentar este reto, el semi dios se preparó y aprendió a sobrevivir, planificando su entrada al mundo de los muertos.

La diosa Atenea y Hermes le ayudaron en su paso por el inframundo. Heracles disparó una de sus flecha a Hades, tomando a la criatura por la fuerza, luchando con éste hasta lograr someterlo. Se dice que Cerbero permanece encadenado a las puertas del Hades, siempre presto y vigilante.

Dejar Comentario