≡ Menu




Descubre todo sobre el rey Atreo, soberano de Micenas

Atreo, fue el Rey de Micenas. Fue traicionado por su hermano gemelo Tiestes y su esposa cometiendo adulterio. Atreo se vengó matando a los hijos de su hermano y haciendo que éste los comiera.

La Casa de Atreo

El rey Tántalo, abuelo de Atreo, gozaba del aprecio de los dioses del Olimpo, en especial del dios Zeus. Era invitado constantemente a los banquetes de los dioses. En correspondencia, Tántalo invito a los dioses a su casa para retribuirles el detalle.

Tambien Te Recomiendo Ver...

Tántalo se percató que no tenía suficiente comida para ofrecer a todas las deidades que visitarían su palacio, por lo que decide matar su hijo Pélope, degollándolo y picándolo en pedazos, para utilizarlo como la carne que ofrecería a sus invitados. (Ver articulo: La diosa Eos)

Tambien Te Recomiendo Ver...

Los dioses se dieron cuenta de lo que se les había servido, sintiéndose sumamente ofendidos por aquel acto atroz. El rey Tántalo fue castigado por su crimen, siendo atormentado por los dioses eternamente y además caería una maldición sobre todos sus descendientes. Para enmendar el crimen, los dioses le devolvieron la vida a Pélope.

Atreo, el Rey maldito

Pélope fue padre de Atreo y Tiestes, quienes eran hermanos gemelos. Luego tuvo un tercer hijo, Crisipo, quien por ser el menor, se convirtió en su favorito. Cegados por los celos, los gemelos dieron muerte a Crisipo.

Tambien Te Recomiendo Ver...

Pélope maldijo a sus hijos y a su descendencia, repitiéndose de alguna forma la historia. Esta seria segunda maldición lanzada sobre la dinastía de Tántalo. Los hermanos huyen y se refugian bajo el amparo del rey Estenelo, quien al morir les cede el trono a ellos. Solo uno podría ser el sucesor y tras la disputa, sale vencedor Atreo. En venganza, Tieste, enamoró a la esposa de su hermano, Aerope, teniendo un romance con ella. (Ver articulo: Demeter)

Atreo se enteró de la traición y bajo engaño, invita a su hermano para ofrecerle un banquete y hacer las paces. Atreo asesinó a los hijos de Tiestes, los cocinó y se los dio a comer. Al darse cuenta de lo que se había comido, Tiestes maldijo a Atreo y a su generación. Por su parte, Aerope, desesperada por aquella escena, salió huyendo y se ahogó en el mar. Esta era la tercera maldición.

Tiestes se venga de Atreo

Tiestes recibió órdenes del dios Apolo de vengar el asesinato de sus hijos. Le quedaba una hija, Pelopia, a la cual violó en la oscuridad, y le dejo una espada al marcharse. De aquel encuentro quedó embarazada. Pelopia se casó con Atreo, quien se alegró de que su nueva esposa le diera un hijo, llamado Egisto, creyendo que el niño era suyo.

Pero las maldiciones de los dioses continuaron. Una sequía comenzó a arruinar el reino de Atreo, indicando que solo se acabaría si Tiestes aparecía. Tiestes aparece, pero lo hacen prisionero. Atreo le dijo a su supuesto hijo Egisto, que tomara la espada de su madre y matara al prisionero. El joven entró en la celda del cautivo, y al verlo, Tiestes reconoció su espada de inmediato.

Tiestes mandó llamar a su hija Pelopia, y al relatarle la historia, ella se mató con la espada. Egisto, también se entera de la verdad y decide vengarse de Atreo, dándole muerte. Tiestes se convirtió entonces en rey de Micenas en lugar de su hermano.

Agamenón, hijo de Atreo

Agamenón, hijo de Atreo, fue salvado de ser asesinado por su niñera de bebe y para salvarlo, fue enviado al exilio. Ya mayor, se casó con Clitemnestra, hija del rey de Esparta, quien le ayudó a reclamar el trono de Micenas. Tiestes y su hijo Egisto se fueron al exilio y Tiestes murió al poco tiempo.

Clitemnestra concibió un hijo y tres hijas con Agamenón. Antes de participar en la guerra de Troya, Agamenon sacrificó a una de sus hijas, la diosa Artemisa, degollándola para que su armada tuviese buenos augurios. Luego, le mintió a su esposa sobre el paradero de la pequeña, diciéndole la habían mandado lejos para que se casara. (Ver articulo: La diosa Afrodita)

Clitemnestra descubrió el crimen de su hija y en venganza, se hizo amante de Egisto, hijo de Tiestes. Juntos planearon el asesinato de Agamenón, a quien despedazaron mientras se bañaba, cuando regreso de la guerra de Troya.

Atreo

Nuevamente interviene el dios Apolo, quien visitó a Orestes, hijo de Agamenón, informándole sobre la muerte de su padre y le exigió que lo vengara, a lo que el joven se opuso firmemente, pues sabía que si mataba a su madre, las las diosas del inframundo lo castigarían con la locura. Sin embargo cedió, asesinando a su madre y al amante. (Ver articulo: Circe)

Pero tal como era su temor, las diosas del inframundo lo atormentaron con la locura y tras un año, Oreste buscó ayuda en el altar de la diosa Atenea. Fue sometido a un juicio donde lo declararon inocente y lo liberaron de la maldición. Subió al trono de Esparta y su linaje fue el primero libre de la maldición de su familia.

Tesoro de Atreo

Como el Tesoro de Atreo, era conocida la tumba de éste. Es una arquitectura en forma de bóveda, o “tholos”, como son le llama a las construcciones funerarias de forma circular, que forman parte de la cultura micénica. Es un templo de estilo clásico, generalmente griego, circular y rodeado de un claustro.

La tumba de Atreo es el monumento arquitectónico más colosal que se conoce en Grecia. Está en las afueras de la ciudad de Micenas.

El tholos  estaba compuesto por dos cámaras, de donde se destaca una bóveda que era falsa, la cual estaba en una posición intercalada, haciendo ver el espacio más reducido, con precisiones verticales y no desnivelas, como en una verdadera bóveda.

Un lado de la parte superior de entrada este monumento, fue arrancada y trasladada a la ciudad de Londres junto con esculturas del templo ateniense del Partenón. Actualmente, forman parte de la exposición permanente en el Museo Británico.

Dejar Comentario