≡ Menu




¿Quieres conocer todo sobre Heh? Apréndelo aquí

Heh, es el dios de la mitología egipcia, que representa al espacio infinito y la eternidad. En la mitología es la pareja de la diosa Hehet y es representado generalmente como hombre con cabeza de rana.

¿Quién fue el dios Heh?

El dios Heh fue identificado también con los nombres de Huh, Hah, Hauh, Huah o Hahuh. Su nombre significa “infinitud”. El significado principal del término heh era “millón” o “millones. Tiene su equivalente en femenino, con el nombre de Hauhet y su forma era representada como una serpiente o una mujer con cabeza de serpiente. Ver articulo: Sarpedón)

Su figura es presentada como hombre que esta arrodillado o sentado sobre el símbolo del oro y tiene sobre su cabeza una rana o en otras representaciones un disco solar. (Ver articulo: Euristeo)

Tambien Te Recomiendo Ver...

Lleva una cruz anj en su brazo y en sus manos lleva dos hojas de palmera las cuales significan los millones de años de vida que se tienen destinados para los egipcios de allí la relación del dios de la eternidad y las cosas en infinito. El dios Heh está representado gráficamente en la tumba de Tutankamón, uno de los descubrimientos arqueológicos más impresionantes de la historia en egipcio, debido a su gran riqueza arqueológica.

Mitología del dios Heh

En los comienzos del nuevo imperio, Heh surgió producto de la combinación de dos dioses egipcios, uno perteneciente a la Ogdóada de Hermópolis, llamado así a la asociación de ocho entidades divinas, que desempeña un papel esencial en el estudio del cosmos y las creaciones del universo. El otro, es el dios del tiempo infinito, lo relativo a la eternidad.

Se dice que en Hermópolis, cuyo término egipcio es Jmun, fue la ciudad del antiguo Egipto, en donde se rendía culto solar y el principio de la creación. Cada pareja correspondía a una etapa de fundación del mundo.

Es así como el dios Heh iba de pareja con la diosa Heket, la diosa benéfica, cuyo símbolo representaba la vida y fertilidad. Era la diosa que administra los nacimientos y como comadrona ayudaba en el parto. Juntos, representaban el espacio infinito.

Aunque se desconoce su origen, se sabe que la creación de la eternidad sucedió varias veces, equiparada al Heh primordialmente, por lo que se le designo el dios de la eternidad.

Fueron creados ocho repeticiones de la creación, lo cuales al estar conformados por parejas, mantenían la cúpula astral. A cada par de cuatro se les llamo los “pilares del cielo”, quienes fungían como guardianes de la bóveda.

Heh era respetado como un genio del tiempo infinito, del aire y de la eternidad. Tomado también como el dios del viento y bajo esta evocación se le relaciona con el dios Shu, apareciendo también relacionado con los cuatro pilares que sujetaban el cielo.

El dios Heh en jeroglífico

El signo de Heh en jeroglíficos, se muestra arrodillado con los brazos abiertos sosteniendo el cielo. Esta figura se utilizaba para representar la cifra de un millón en matemáticas, pero a su vez era el jeroglífico que significaba infinito en los cálculos egipcios. Por ello, Heh fue conocido como el “dios del millón de años”.

Habitualmente el dios Heh se representaba con forma humana, y dentro de los jeroglíficos, era simbolizado con una imagen masculina, con barba y la peluca tradicional de los egipcios. Su posición era de rodillas, con una de las rodillas levantadas, y ramas de palma impresas las cuales sostenía en cada una de sus manos.

Heh

Esta figura era utilizadas exhibidas en los templos para el ritual ceremonial, cuyo uso explica la utilización de la rama de palma como símbolo jeroglífico para rnp.t, que significa “año”. Esporádicamente, se incluye una rama adicional sobre la cabeza del dios, lo cual es una variante de la imagen.

Adoración al dios del infinito

El encarnado pero con forma algo abstracta, dios de la eternidad Heh, no contaba con un centro físico para rendirle culto o tributo. Tampoco se registró un santuario conocido por algún relato, historiador o fabula, pero sin embargo, si contó con una grado de veneración el cual giraba en torno a lo que su figura representaba y a las creencias personales que se originaron a partir de su mito.

La imagen del dios conformada por sus elementos iconográficos, reflejaban el anhelo de todo ser por querer vivir un millón de años o una reinado por tiempo infinito. Por ello es clásico observar que la figura del dios Heh se encuentre estampada en amuletos, objetos de autoridad e iconografía real, tal cual como la tumba de Tutankamón.

Dejar Comentario