≡ Menu




Descubre todo sobre Taranis, un dios celta.

Taranis, dentro de la mitología celta representa a uno de los dioses principales, el cual se ve sumamente relacionado con el trueno, llamado así el atronador, esta relación se debe específicamente con el ruido de destrucción que se puede apreciar en las tormentas. Este era un proto-celta y su nombre partía de la palabra Toranos, la cual significa trueno.

El dios Taranis para los celtas.

La deidad guerrera conocida como Taranis consta del significado del trueno, por la palabra taran en su nombre. Dentro de la mitología es asociado con dioses de otros panteones pertenecientes a mitologías distintas como el dios Júpiter (en la mitología romana) y Thor (dentro de la mitología nórdica). Todos estos dioses se encuentran relacionados por ser guerreros y maestros del trueno. ( ver articulo: Dios Júpiter en la mitología)

Este dios era especialmente adorado en Galia, la Bretaña Romana Asturias y los cántabros (estos dos últimos en la antigüedad formaban parte de los pueblos celtas y pre-celtas de la península ibérica). En estos lugares se les rendía culto de maneras impresionantes, en Asturias llegaron a nombrar ciertas provincias en su honor, como Taranes, Toraño, Tárano y Tarna.Taranis

Tambien Te Recomiendo Ver...

Taranis como dios es representado como una deidad guerrera y un constructor. Los celtas lo describen como un hombre de media edad con una barba y va cargando consigo un rayo y la rueda del cosmo, a veces se le representa montado en un caballo, otras veces el dios va a pie.

Este dios estaba relacionado particularmente a la función destructiva y el ruido ensordecedor de los truenos, además de esto también tenía relación con la luz, el cielo y la rueda cósmica. Esta es descrita como la que marca el ritmo de los días y las noches, está unida al universo y la noción de infinito parte de ella.

A este dios además se le atribuye la creación del muérdago. El muérdago es el símbolo que da unión al cielo con la tierra. Según la mitología celta, Taranis dirigió un rayo hacia la tierra que dio justo en un roble y soltando una de sus pequeñas ramas cayó un muérdago.

Tambien Te Recomiendo Ver...

Este dios guerrero era parte de la triada céltica, los dioses de la noche, acompañado con Esus (el dios de los arboles) y Teutates, otro de los dioses guerreros y de la lucha, pertenecientes a la mitología.

Mas sobre la mitología y la relación con el rayo:

El culto a este dios.

En la antigüedad, dentro de la cultura celta los druidas eran quienes más dedicaban alabanzas a los dioses. Los druidas hacían sacrificios en su nombre para poder demostrarle su adoración y respeto, en busca de que este no desatase su ira contra ellos. Entre los sacrificios que realizaban para el dios Taranis estaba quemar a los presos de las guerras amarrados a estacas de madera.

Tambien Te Recomiendo Ver...

Estos sacrificios al dios han sido narrados por Marco Anneo Lucano, un poeta romano que escribió de Taranis en la Farsalia.

Representaciones en la actualidad.

De este dios aun se conservan algunos objetos relacionados a él como pueden ser el Caldero de Gundestrup, es un recipiente ritual de piezas rectangulares el cual cuenta con la imagen de este dios, se encuentra ubicado en Dinamarca.

En la actualidad aun se conserva los nombres para ciertas regiones de Asturias, de las cuales se asignaron en la antigüedad en su honor, tales como: Taranes, Toraño, Tárano y Tarna. Además de ellas, en la región de Palencia se encuentran unas fuentes con su nombre llamadas Las Fuentes Tamáricas.

Relación con la rueda.

Este dios era relacionado con la rueda de seis radios, el cual es un símbolo para los celtas politeístas, debido a su estrecha relación con esto, Taranis también era conocido como el dios rueda. Estas ruedas eran de gran similitud con las que se presentan en las carreras antiguas, y por su gran relevancia se llegaron a fabricar en tamaño moneda para su venta.

La adoración a este símbolo parte de un culto hacia el dios del Sol en la época de bronce de Europa, por ello, esta generalmente iba acompañada de un caldero el cual de igual forma era como la rueda de seis u ocho radios.

Estas ruedas si bien no tenían una función específica igual eran muy utilizadas por los mortales, ofrecidas en los santuarios de los dioses relacionados a ellas, también utilizadas para tirarlas al río con el propósito de que se les concedieran deseos e incluso eran enterradas en las tumbas como símbolo de amuleto para el mas allá.

Dejar Comentario