≡ Menu




Descubre todo sobre Cuegle, un deforme ser mitológico

El Cuegle está considerado un monstruo dentro de la mitología cántabra, su forma es un tanto horrible, camina en dos patas, tiene la cara como un humano, aunque a veces parece un perro, la piel es negra, ataca al ganado y dicen que roba a los bebés de las cunas. A través de este articulo podrás ampliar el conocimiento sobre esta criatura mitológica.

¿Quién es Cuegle?

Se cree que es una entidad diabólica que forma parte de toda la extensa cultura mitológica cantabria, su aspecto es desagradable: tiene forma humanoide pero la cara es parecida a un monstruo, su piel es negra y una barba muy larga, el cabello es gris y sus brazos son largos, las manos no tienen dedos. Se dedica a robar ganado y niños recién nacidos, y tiene la facultad de observar el pasado el presente y el futuro.

Este monstruo es amigo de una  figura llamada Ojáncano (monstruo maligno de la mitología cántabra, personifica el mal entre los cántabros y representa la maldad, la crueldad y la brutalidades).

Características

Representa la desagradable figura de un humano con aspecto de monstruo, en la mitología cántabra se representa como una especie de humanoide que camina en dos patas, las cuales no contienen dedos, sin embargo se pueden detallar otras características:

  • Su piel es negra.
  • Tienen una barba larga y cabello gris.
  • Posee tres brazos sin manos o dedos, cinco filas de dientes, de uno a tres ojos en su cabeza, uno verde, uno rojo y uno azul.
  • Es capaz de leer el futuro a través de uno de sus ojos.
  • A pesar de su pequeño tamaño, es un ser muy fuerte.
  • La protección de los bebés se hace colocando madera de roble al lado de la cuna y hojas de acebo.
  • La sangre es blanca.
  • Tiene cinco estómagos, lo que hace que su voracidad sea muy grande.
  • Emite unos gritos muy fuertes cuando observa la presencia de humanos, los cuales hasta pueden llegar a morir del susto por su aspecto tan despreciable o por lo ensordecedor del grito.
  • Se dice que hasta los leones huyen cuando notan su presencia.
  • En su cabeza porta una especie de cuerno el cual le permite utilizar como instrumento para labrar en la tierra y buscar su alimento favorito, las orugas, asimismo lo usa para matar a los animales que se encuentran dormidos en los bosques.

 

Leyenda

Algunos dicen que los Cuegles nacen cada treinta años cuando se juntan con una anjana maldita y un oso, su apetito es tan voraz que es capaz de comer sin parar, sin embargo después comienza a tener cólicos tan fuertes que debe comer vainas y pan para poder aliviarlo, algunos dicen que no puede tomar leche, ya que puede morir por los gases.

Aborrece a los niños que tienen barroso sobre la cuna, el olor lo espanta, algunos pobladores no le matan con el objeto de dejarlo vivo y dejar que muera de viejo, al morir de esta manera el cuerpo comienza descomponerse y de sus estómagos salen unos gusanos blancos, que le permiten a las personas colocarlos en sus bolsillos, ya que esos insectos traen mucha suerte.

Las primeras referencias de Cuegle, aparecieron en la obra “Brañaflor”, un texto escrito por el folclorista Manuel Llano, allí se hace la explicación de cada cuanto tiempo deben nacer y cómo se forman, asimismo realiza muy detalladamente la descripción física de esta monstruo, y se nombra, además, como puede observar el pasado, el presente y el futuro con cada uno de sus ojos; al final hace una referencia de donde habitó el último Cuegle de Cantabria, y especifica que murió en una pequeña cueva de La Peona (comunidad autónoma de España).

Otros datos

Algunas leyendas describen al Cuegle como una criatura que cuando pequeña era presionado por su madre para comer hojas de roble y acebo, hasta aborrecerlas, de allí nace la creencia que para evitar que se robe a los niños se debe colocar ramas de esos árboles sobre la cuna. Esta criatura también se alimenta de las cosas que consigue robar de los huertos, asimismo es capaz de comer incluso carroña, cuando no consigue a su paso más que comer.

Durante el invierno no sale de su madriguera, por lo que se alimenta esperando a víboras, lobeznos y pequeñas comadrejas mientras duermen, aprovechando además elaborar sus ropas con las pieles de sus víctimas. Su día especial para cometer sus atrocidades era el domingo, ya que aprovechaba que las personas asistían a misa, y entraba en las casas con el objeto de robar y comer todo cuanto consiguiera, menos la leche.

Se llegó a considerar como una especie de plaga que traía algún beneficio solamente al morir, donde al descomponerse salían de su cuerpos ciertos gusanos, que quien los poseía poder tener más años de vida, protección contra el Ojancano.

jáncano.

Dejar Comentario