≡ Menu




Descubre todo sobre Yidam en la meditación de la mitología budista

Yidam, dentro de la corriente del budismo vajrayāna, se le denomina a aquel ser completamente iluminado que además es utilizado como lámpara en un proceso de meditación personal, retiro espiritual o de vida.

¿Qué es un Yidam?

El término Yidam suele traducirse como aquella deidad asociada a la meditación, aunque es más preciso traducirlo como una característica búdica.​ Un Yidam, es un ser iluminado con el que la persona se identifica durante el proceso de la meditación. En dicho proceso, el propio ser se percibe basado en su esencia, su propia naturaleza búdica. (Ver articulo: Vajrapani)

Dentro de la religión budista se identifican algunos Yidams, siendo los más populares Hayagriva, Vajrakilaya Samputa, Guhyasamaja, Yamantaka, Hevajra, Kurukulla, Cakrasamvara, Vajrayoguini, y Kalachakra.

Las formas populares conocidas de budas como bodhisattvas, Padmasambhava, algunos dharmapalas, que son las deidades de riqueza e incluso las representaciones yab-yum, entre otras, también pueden ser considerados como Yidams, seres iluminados.

Los Yidams conceptualmente, conforman una forma específica de un tipo de Buda, así como la naturaleza básica o potencial del estudiante que transita en la via para convertirse en un buda. Para ello se aplican técnicas de meditación donde se resaltan las características del Yidam hasta que consigue un completo enlace con éste.

El Yidam aplica tanto para el género masculino como el femenino. Los aspectos esenciales del Yidam están asociados a lo característico de la disciplina budista, ligado a la persona que practica esta doctrina. Los orígenes del Yidam van de la mano con el temperamento psicológico de cada individuo y las cualidades de cada creyente.

El Yidam es una etapa de evolución hacia la iluminación completa del ser y de acuerdo con algunas culturas, se considera como la evolución de la propia mente de aquellos individuos practicantes del budismo. (Ver articulo: Maitreya)

Yidams y sus atributos

El término yi-dam, esta entro de los relatos tibetano donde aparece como yid-kyi-dam-tshig que significa “samaya de la mente”. Esto quiere decir es el estado donde el hombre se siente un ser indestructiblemente, enlazado con la pureza de la naturaleza, donde se puede liberar la mente.

Contiene  cuatro puntos como los puntos cardinales, teniendo que en el Centro su elemento es el Éter, el tipo de Buda es el Regente o Vairochana, siendo su pareja Dharma-Dhatu. Su color representativo es el Blanco y tiene por enemigo la Ignorancia.

En el Este, su elemento regidor es el agua, el tipo de Buda Regente, Vajrasattva o también conocido como Vajrapani, siendo su pareja Mamaki. Aquí su color representativo es el azul y el enemig la Ira, teniendo como virtud la sabiduría como un espejo. Su Bodhisattvas es Kshitigarbha, Lasema, Maitreya, Pushpema.

En el punto Sur, su elemento es la Tierra y el Buda Regente es conocido como Ratnasambhava, el cual tiene como pareja a Sang-Yay Chan-ma. El color representativo es el amarillo, su enemigo es el Egoismo, posee como virtud la ecuanimidad. Los Bodhisattvas son Akasha Garbha, Mahlaima, Samantabhadra, Dureme.

Dentro del punto Oeste, se tiene como elemento el Fuego y el Buda Regente es el conocido como Amitābha. Su pareja es Cokarmo y su color simbolico es el Rojo. Tiene como enemigo el  apego y como virtud la sabiduría discriminadora. Los Bodhisattvas: Chenrezig, Chirdhima, Jampal, Aloke.

En el punto Norte, se presenta como su elemento el Aire  su color es el Verde. El Buda Regente es el conocido como Amoghasiddhi junto a su pareja Dolma. Tiene como enemigo los celos y como virtud la sabiduría que todo lo penetra. Los Bodhisattvas de este punto son Chag-na-Dorje, Gandhema, Dibpanamsel, Nidhema.

El Yidam es una de las tres raíces de la religión, representa la deidad de la meditación elegida o tutelar, que en sí, es la raíz del progreso espiritual. Los Yidams a menudo se clasifican de acuerdo a su forma pacífica e iracunda.

La práctica del Yidam

Dentro de la doctrina del budismo tibetano, los fieles alumnos tendrán un yidam, es decir, realizaran una práctica de un buda o de un dios en particular con el que sientan mas conexión kármica. Esto equivale para ellos a una encarnación de la verdad y es lo que invocan como la razón elemental de su práctica.

Durante el ejercicio, estos fieles han reconocido el yidam como una especie de resplandor natural que forma parte de una mente iluminada. Pueden observar las apariencias con este reconocimiento y hacer que broten como deidades.  Mediante la realización de la práctica, seleccionaron a una deidad y protegieron el ejercicio sobre la base de un compromiso establecido con la senda del yoga de la deidad.

Se cubrieron todas las etapas de generación, de finalización, e integraron, las cuales luego de pasarlas  llegan a su realización final que es completar el logro y la iluminación como resultado final. A medida que se profundiza la práctica, el vínculo que se establece es cada vez más intuitivo porque se lleva a cabo la práctica con determinado yidam en particular, de manera inequívoca y natural.

Dejar Comentario