≡ Menu




Gauchito Gil: historia, ofrendas, oraciones, santuario y más

Gauchito Gil es una representación religiosa que forma parte de la devoción popular tradicional de Argentina. Su fama está basada en la vida de Gaucho Antonio Mamerto Gil Núñez, un personaje que tiene varios mitos lo que hace que nadie sepa sus datos con plena certeza. A pesar de ser una figura religiosa, su mito no está dentro de la liturgia católica.

Gauchito Gil

Historia              

Existen varias versiones sobre la historia de la vida de Gaucho Antonio Mamerto Gil Núñez, alias “Gauchito Gil”, cada una de ellas con leves diferencias. La de forma general señala que nació en Pay Ubre, cerca de Mercedes, en la provincia de Corrientes, en Argentina, alrededor de los años de 1840. Lo asesinaron un 8 de enero de 1878, estando a unos 8 kilómetros de la su misma ciudad natal, convirtiéndose este día en el Día de su santoral. (Ver articulo: Lobizón)

La primera versión

Una primera versión indica que Antonio Gil fue un astuto trabajador del campo, que vivió un romance con una mujer muy adinerada, que además era viuda. Al parecer, los hermanos de la viuda no vieron con buenos ojos esta unión, haciéndose enemigos del Gauchito Gil. De igual forma, con el matrimonio se ganó el odio y rencor del jefe de la policía, quien estaba enamorado de la viuda y la había cortejado recibiendo sólo rechazos de su parte.

Por el peligro que representaban esas amenazas, Gauchito Gil huyó de la ciudad, alistándose en el ejército para ir a pelear a la Guerra de la Triple Alianza, la cual tuvo lugar en los años de 1864 a 1870. Al regresar de la batalla, fue alistado en el Partido Autonomista para pelear nuevamente en una guerra, pero esta vez civil que se dio en contra del Partido Liberal opositor, pero por la imposición él desertó. Tomando en cuenta que la deserción era delito para la época, fue capturado, y como castigo fue colgado en un árbol de espinillo y luego degollado.

Cuentan que antes de ser ejecutado, Gauchito Gil le dijo a su verdugo que rezara en su nombre para salvar la vida de su hijo, el cual estaba muy enfermo. El verdugo hizo caso omiso a sus palabras, desconfiando de las mismas pero luego al llegar a su casa, su mayor sorpresa fue informarse de que su hijo se encontraba casi agonizando. Desesperado ante aquella situación, el verdugo recordó las palabras de Gauchito Gil y le rezó. En respuesta su hijo sanó de forma milagrosa.

Tambien Te Recomiendo Ver...

Como agradecimiento, el verdugo le dio al cuerpo de Gil sepelio apropiado. La historia sobre el milagro se corrió por toda la ciudad y eso bastó para que las personas le construyeran un santuario, el cual se mantiene hasta hoy. Como una forma de honrarlo, los pueblerinos tomaron como tradición ondear banderas rojas o también pintar de rojo los santuarios para venerar la imagen del Gauchito Gil. El color rojo es el que caracteriza al Partido Autonomista dentro de la provincia de Corrientes.

Una segunda versión

En esta segunda versión sobre la historia del Gauchito Gil se le describe al personaje como un cuatrero que se congraciaba con los pobres ayudándolos. Fue reclutado para participar en la Guerra de la Triple Alianza, de la cual desertó y fue perseguido por ese hecho; fue capturado y condenado por los delitos que cometió. Se dice que un comisario estaba a punto de dispararle debajo de un árbol, el Gauchito Gil se dirigió a él implorándole que no lo matara, y que iba a llegar pronto la carta de su inocencia, a lo que el comisario le respondió que igual, no por eso se iba a salvar.

Gauchito le indicó que cuando llegara la carta de su libertad, en ese momento iba a descubrir que su hijo estaba muriendo a causa de una enfermedad. Le dijo también que cuando llegara a su casa rezara por él y sólo así su hijo se iba a salvar, porque era el día en que se iba a derramar la sangre de un inocente. (Ver articulo: Leyenda de Coquena)

Tambien Te Recomiendo Ver...

En aquellos tiempos se tenía la creencia que el invocar la sangre de un inocente era un hecho milagroso. Al llegar a su casa, aquel comisario encontró a su hijo muy enfermo. El comisario comenzó rezar por él en nombre del Gauchito Gil y su hijo se curó, volviendo luego al lugar donde se encontraba el cuerpo de Gauchito Gil y le pidió perdón.

La tercera versión

Una tercera versión de la historia del Gauchito Gil narra que este personaje dirigía a un grupo de matones independientes que iban a todos los pueblos saqueando y robando, en especial a los ricos. Se dice que también iban matando a su paso a toda persona de tendencia liberal que se cruzara en el camino, pero al final terminó siendo capturado por un grupo de hombres de ese partido, quienes de castigo lo degollaron, en un lugar cercano a Mercedes en la provincia de Corrientes.

Gauchito Gil atravesó pantanos, bosques y peligrosos montes para llegar a su ciudad natal, escapando de quienes lo buscaban por haber cometido varios robos a los poderosos de esa época, atracos donde los botines además de dinero también era el placer de muchas mujeres. Al ser capturado, según cuenta su mito, su verdugo fue el primero en beneficiarse de los milagros otorgados.

Este hecho fue un 8 de enero, por lo que ahora en esa fecha se conmemora su día, fecha en la que se reúnen unas 300.000 personas, quienes cumplen una tradición que los convierte en hermanos en la fe. Estas mismas personas tiene un mismo objetivo, el de agradecer por los favores concedidos y participar de una fiesta, donde se reúnen a bailar el chamamé y también a tomar mate y comer asado.

Se dice que el Gauchito Gil es sólo uno de los centenares gauchos milagrosos que habitaron en el litoral argentino, formando parte de una lista de personajes que contaban con gran carisma y que buscaban resolver los problemas de la gente; muchos de ellos eran los curanderos del barrio, pero también eran ladrones, embusteros, astutos y milagrosos. Antonio Mamerto Gil Núñez se convirtió en una suerte de Robin Hood de los tiempos de la Mesopotamia Argentina. Gauchito Gil solía vestir de color rojo dada a su devoción por San Baltasar, el rey árabe que la mitología católica. (Ver articulo: La leyenda del familiar)

Leyendas en torno al Gauchito Gil

En torno a la devoción del personaje de Gauchito Gil se crearon dos historias referidas al paraje donde se construyó su santuario y respondiendo al supuesto deseo que sintiera Gauchito de seguir estando en ese lugar. La primera de ellas narra que con el pasar de los años se hacían más y más los devotos que asistían a visitar al santo para encenderle velas y hacerle sus promesas, tanto así que el dueño de la estancia donde se comenzó el santuario se sintió con temor de que le incendiaran su campo, por lo que el cuerpo fue trasladado al cementerio local.

Luego de esta acción, el dueño del sitio que era un próspero empresario, comenzó a tener graves problemas económicos, muriendo uno de sus hijos de una extraña enfermedad. Su hacienda se comenzó a deteriorar y los campos se comenzaron a secar, incluso el empresario también cayó en cama sin poder dar con un diagnóstico sobre las dolencias que lo aquejaban. Se dice que un día mandó a buscar a una mujer para que lo curara. Al verlo y examinarlo, la mujer le dijo que la única forma que iba a mejorar iba a ser cuando devolviera a su lugar el oratorio del Gauchito Gil.

El terrateniente construyó así en ese lugar un mausoleo, donde colocó una cruz tallada con material de madera muy fina específicamente en el lugar donde murió Gauchito Gil, el cual además amplió. Luego de aquello todo mejoró para el dueño del campo. El cuerpo del Gauchito Gil continuó enterrado en el cementerio, pero el lugar de su muerte se transformó en un centro para su culto.

Otra de las historias sobre la instauración de su templo se tejen alrededor de la aparición de algunos hechos sorprendentes que comenzaron a suscitarse cuando se asfaltaba una ruta. Los ingenieros de la obra decidieron trazar una línea recta como estrategia para acortar distancias sin tomar en cuenta que dicha línea estaba pasando por encima del oratorio del Gauchito Gil, por lo que se hizo necesario moverlo.

 

Los operarios, quienes eran gente de pueblo, les advirtieron a los socios que no era bueno pasar por encima de la tierra sagrada para los correntinos, pero los empresarios hicieron caso omiso de esto, en consecuencia, muchos peones se negaron a cumplir con aquella orden y terminaron renunciando. Cuando la maquinaria se acercaba a la zona no podían avanzar, imposibilitando a los operarios, mecánicos y a los mismos jefes para ponerla a funcionar cuando la dirección apuntaba hacia el santuario.

Los pocos operarios que aún quedaban comenzaron a desertar porque pensaban que aquello era obra del Gauchito Gil, quien se negaba a que lo sacaran de aquel lugar. Por todas las dificultades que se presentaron, los empresarios decidieron respetar el rincón y accedieron a que el camino hiciera una curva. De esta forma, el equipo decidió respetar el lugar del oratorio y los ingenieros terminaron pidiéndole perdón y también protección a Gauchito Gil para la obra. (Ver articulo: Curupí)

¿De qué es santo?         

Debido a la devoción que surgió por el mito de Gauchito Gil, este sentido de lealtad hacia el santo se extendió a todas las rutas del país, convirtiéndose en uno de los santos escépticos que más se tatúan las personas originarias de Córdoba. Es así que se volvió el patrono de las carreteras y de los camioneros, quienes fueron los primeros seguidores de este culto. Todos los 8 de enero en Mercedes, provincia de Corrientes, se celebran las fiestas su honor.

Se dice que todos los automovilistas que usualmente recorren las rutas del sudeste de la provincia de Córdoba les levantan gran cantidad de altares y ermitas para elevar el honor de su patrono, Antonio Mamerto Gil Núñez, “el Gauchito Gil”. Este patrono acompaña al viajero durante el recorrido en carretera, en especial los camioneros que deben recorrer varios kilómetros de distancias, ondeando al viento sus viejas banderas rojas pegadas a las banquinas.

Los camioneros disponen de altares a lo largo de los caminos con cintas rojas colocadas en cada banquina, también alrededor de los árboles habían muchas cintas rojas puestas, en la base del suelo una casilla de chapa pintada de rojo de un metro de altura. Para todos los conductores camioneros y automovilistas el Gauchito Gil es un “santo protector” dentro del ámbito de los camioneros; la mayoría de estos creyentes se lo tatúan como una manera de honrarlo y rendirle culto. El Gauchito Gil es uno de los santos más populares que más se tatúan los cordobeses, después le sigue San La Muerte. (Ver articulo: Difunta Correa)

¿Es bueno o malo?

Antonio Mamerto Gil el más humilde de los santos argentinos, pero a la vez uno de los más populares. Las muestras de fe hacia Gauchito Gil están desplegadas por todo el territorio nacional, rindiéndole homenajes también en diversos lugares del país. Pero pese a esto, el mito de Gauchito Gil no es reconocido por la religión católica, alegado la iglesia católica que no cumplía con los requerimientos pedidos por la Santa Sede en base al pasado que rodeaba al astuto personaje.

A esta respuesta negativa se le sumó también la posición de algunos sacerdotes quienes consideraban a Gauchito Gil un ladrón y ratero que si bien robaba para repartir entre los pobres, eso no se convertía en excusa certera para dejarlo cometer pecados, haciéndole perder algún atributo o virtud con la que pudiese contar para poder ser considerado un santo, para lo cual se debe acreditar una vida de fe muy ejemplar.

Gauchito Gil fue perseguido por las autoridades que lo señalaban como desertor del ejército, un delito que se pagaba con cárcel. También en una de sus historias se le describía como el jefe de una banda de asesinos y rateros que andaban con prostitutas, bebiendo e invadiendo los pueblos cercanos. La fama como ladrón era defendida por sus fieles, quienes aseguraban que sólo lo hacía para darle un poco a los que no tenían nada.

Para los fieles creyentes, Gauchito Gil era una mezcla entre Robin Hood y Jesucristo, que logró cierta popularidad entre sus paisanos y pasó a la categoría de mito y después de muerto se convirtió en un santo milagro. Existen varias versiones de su historia que lo describen como un bandido, ladrón y hasta asesino, pero también hay quienes afirman que Antonio Gil era muy buena persona; sólo un gaucho muy trabajador y pobre que siempre velaba por la situación de los demás.

Por motivos que aún no se han aclarado, Gauchito Gil se convirtió en un criminal, en un ladrón, aunque se dice que robaba sólo a los ricos para darle el dinero a los pobres y por ello fue ejecutado el 8 enero del año de 1878. Gauchito Gil pasó a ser conocido como el santo ladrón, el santo de los pobres y de los desesperados, o simplemente como el gaucho santo. (Ver articulo: Huayra Tata)

Por supuesto, la Iglesia Católica nunca ha reconocido los milagros hechos por este personaje, pero más que por falta de confiabilidad en sus milagros, es por la historia oscura que empaña su vida y su pasado; es por ello que la iglesia no lo considera de ningún modo como un santo. Sin embargo, estos elementos no han impedido que la fama de Gauchito Gil se fuese extendiendo por toda la Argentina, haciendo que cada vez sean más los que creyentes de su mito y los que le pidan favores o milagros.

Ofrendas           

Para honrar la memoria de Gauchito Gil y agradecer por sus favores, la gente le lleva todo tipo de ofrendas ante los múltiples santuarios que le han construido por toda la Argentina. Desde placas de bronce, fotos familiares, maquetas para la construcción de las viviendas, fotos de automóviles, y otras cosas son algunos de los objetos que llevan los fieles y creyentes.

Hay también los más osados que le llevan botellas con bebidas, cigarrillos de todo tipo, estatuillas con su imagen y a las cuales se les coloca el nombre de la persona o familia que hace el agradecimiento, junto a paquetes de yerba que son usadas para el mate y hasta prendas de ropa, siendo las más tradicionales los ponchos. Las ofrendas son colocadas mayormente en la parte de atrás del altar principal donde se dispuso de un lugar especialmente para la colocación de las ofrendas, las velas e imágenes del milagroso santo.

En dicho lugar también se hace apto para emplear alguna oración, colocando antes las típicas velas rojas junto a las estampitas con la imagen del Gauchito Gil y sus respectivas oraciones. La forma tradicional que tienen los fieles para poder solicitar por ayuda teniendo como medio la oración o un tipo de pedido hecho con mucha fe. Cercano a su santuario también está ubicado un espacio amplio, como una especie de patio donde existe un escenario en el cual los domingos se realizan diversas festividades, como bailes populares.

También se usaban otros galpones que poco a poco se van construyendo y convirtiéndose en santuarios donde la gente puede dejar sus ofrendas como parte de su agradecimiento. Lo mismo lo hacen con las placas contentivas de pedidos, velas, botellas, imágenes, entre otros elementos. A pesar de no contar con la bendición de la iglesia, llama mucho la atención ver la presencia en estos santuarios de sacerdotes de la iglesia católica con todo y sus atuendos, elevando sus oraciones dentro del sagrado recinto.

Muchos son los propios y foráneos, y hasta uno que otro curioso que desea conocer la historia de este versátil personaje y que visita con fervor estos santuarios, e incluso construye alguno comenzando con el vistoso altar acompañados de las respectivas ofrendas. Estos lugares se han vuelto sitios hasta turísticos de algunas localidades de Argentina y  muy visitados para cumplir promesas, pedir favores o milagros y de pasada tomarse una foto de recuerdo con las imágenes del famoso Gauchito Gil. (Ver articulo: Ekekos)

Oración a Gauchito Gil

Gracias a la fama lograda por este considerado el santo de los pobres, Gauchito Gil es muy solicitado con oraciones para pedir por Salud, dinero, trabajo, amor o hasta un milagro imposible que sólo bajo su gracia se puede lograr. Para los creyentes de este personaje, todo lo que el Gauchito Gil promete, todo lo concede. El mito o leyenda el gauchito Gil ha sido venerado muchos años, tanto en su provincia natal como en varias localidades del país. Según los relatos sobre su vida, Gauchito Gil habría militado en el partido liberal, por lo que siempre se identificó con el uso del color rojo.

En base a eso, sus devotos portaban siempre unas banderas contentivas de ese color. También le hacían ofrendas con velas, tipos de flores, cruces de distintos materiales y frutas diversas tanto dulces como cítricas. A la hora de hacerle un pedido al Gauchito Gil, dicen que los fieles utilizan una cinta roja sobre la cual se escriben las peticiones. Luego, siguiendo el ritual, tal petición se deja por toda una noche sobre la rama de un árbol, o también de un alambrado o incluso un palo que se mantenga clavado a la tierra. (Ver articulo: Viracocha)

Los creyentes encienden una vela colorada y junto con la cinta del mismo color, se extiende como tipo rosario, a lo que se le suma el rezo de alguna oración. Hay personas fieles a su mito que le encienden una vela colorada en un sitio especial, en carreteras o cruces de caminos y le hacen los respectivos pedidos. El mito encierra una tradición que es la de, si vas por la ruta o carretera y te cruzas con un santuario del Gauchito Gil, se tiene que obligatoriamente tocar la bocina para saludarlo.

Para el dinero               

Dentro de las peticiones más usuales que se le hacen al Gauchito Gil es para pedir prosperidad en los negocios y dinero. Como todas las oraciones, su pronunciación debe ir acompañada del encendido de una vela roja ante la imagen de Gauchito o portando un banderín rojo. Una de estas oraciones reza de la siguiente manera:

Oh! Gran Gauchito Gil,

Te pido de forma humilde,

Que sirvas de interceptor

Ante Dios, para que se cumpla

El milagro que te pido,

(En ese momento se hace el pedido deseado),

A cambio te prometo que cumpliré

la promesa hecha ante Dios

Y te brindaré por siempre mi fiel agradecimiento

Y demostrare por siempre también mi Fe

En Dios y en vos, Oh! Gran Gauchito Gil,

Amén!

Para el trabajo              

De igual manera, así como se le pide para la prosperidad y para el dinero, otra de las oraciones que se hacen más comunes son las realizadas para pedir ayuda y conseguir un trabajo seguro y productivo. Para cumplir con la oración se debe seguir también una serie de pasos y así honrar la devoción al Gauchito Gil. Se debe seguir así unas instrucciones y cumplir con una ofrenda. Como primer paso se debe construir una capilla y colocar en el interior de la misma una imagen del Gauchito Gil.

En el frente de la capilla se deben colocar dos cañas tipo tacuara con lienzos rojos, que es el color simbólico del Gauchito Gil. Luego se debe encender cada mes por un lapso de veinte días un velón de color rojo y ahí solicitarle lo que se desea. Como parte de la ofrenda y una vez que se haya cumplido la petición, se debe colocar en la capilla una flor de color roja, finalizando con la siguiente oración:

“Oh santito providente de las pampas,

Que has sido injustamente humillado,

levántate de tu tumba lejana y

aparécete ante mí

para poder así pedirte

(en ese momento se debe pedir el trabajo)

A cambio yo te prometo

ser  más generoso y responsable

para con quienes más lo necesiten”

Amén!

Protección      

Una manera de solicitarle algún favor al Gauchito Gil es escribiendo en una cinta de raso colorada aquello que se necesite pedir, para luego ser llevada y colocada durante la noche en algún cruce de caminos, o en lo alto de algún árbol. Los devotos de Gauchito Gil cada vez son más numerosos. (Ver articulo: Anfítrite)

Quienes acuden a su santuario en la provincia de Corrientes se multiplican cada vez por miles de fieles, ya que varios los que le rinden culto en diverso santuarios. Muchos le han levantado altares dentro de sus casas o en algún terreno baldío dentro de algún barrio o la vereda de una ruta ubicada en algún camino o simplemente la vereda de alguna avenida. Estos santuarios se han construidos como una forma de solicitar favores de protección tanto para la persona como para toda la familia.

La mayoría de estos pequeños santuarios han sido construidos en la ciudad de Buenos Aires. Allí, han sido envueltos con telas rojas, rodeando el lugar también con velas del mismo color y una cruz construida de madera y en un mural está dispuesto un cuadro del Gauchito Gil. Muchos que van a hacerle sus peticiones se acercan a tocar la cruz, prenderle una vela o simplemente plantar una tacuara con un banderín colorado contentivo con los nombres de las personas para quienes se pide la protección o para brindar testimonio sobre los milagros realizado por el Gauchito Gil.

Otro de los rituales que se le hacen para pedir protección es que dentro de los santuarios se enciende una vela roja o colorada, y tomando una cinta del mismo color roja o colorada y con la petición escrita, se va pasando todo el largo de la cinta de un extremo a otro entre los dedos de la persona como una especie de un rosario. En ese mismo momento se le reza una oración al Gauchito Gil, implorándole que interceda por nosotros ante Dios nuestro señor. Para finalizar se culmina con el rezo de un Padre Nuestro, un Ave María y un Credo.

Luego de esto, se toma la cinta de ritual y se lleva a hasta el cruce de algún camino, que éste también cerca de un árbol. Adicional y si las condiciones lo permiten, se puede encender una vela roja o colorada. Hay personas que sólo encienden la vela colorada en un cruce de caminos sin la cinta y a pesar de eso le hacen el pedido así. Otra de las estrategias que hacen a la hora de solicitar un pedido al santo es ofreciéndole y realizándole una novena, la cual deben comenzar un día lunes.

 Santuario          

El santuario de Gauchito Gil se encuentra actualmente construido en el lugar de un emplazamiento que está ubicado en las cercanías del sitio donde ocurrió su muerte. Esto está situado a unos 8 kilómetros de la ciudad de Mercedes, donde es visitado por cientos de miles de peregrinos cada año, especialmente el 8 de enero, que es el día donde se conmemora el aniversario más de su muerte. La tumba de Gauchito Gil está dentro del Cementerio de la Ciudad en Mercedes.​

Por la fama de su mito, el culto del Gauchito Gil se ha extendido desde la Provincia de Corrientes hasta el resto del país, por lo que aunque existe un santuario central, se puede observar a lo largo de los caminos urbanos y rurales, la construcción de diversos santuarios en honor al Gauchito Gil, los cuales se caracterizan por poseer las banderas y cintas de color rojo. Su mito ha incluso cruzado las fronteras de Argentina ya que se dice que se han construido santuarios en Chile, específicamente en la carretera Austral, y también en Uruguay en la ciudad de Mercedes.​

Otros de los santuarios está ubicado en las afueras de la ciudad de Barcelona, en España, colocando específicamente en el km 5,5 de la ruta BP-5002. Su santuario principal tiene como características que es un lugar raro el cual no tiene propietario y crece año a año debido a la llegada de más fieles que le van dejando sus ofrendas, placas de agradecimientos, entre otros elementos en cada una de sus visitas. Se le ve como un edificio de arquitectura poco ordenada y un tanto caótico y ruidoso por demás, donde son colocadas muchas radios con una fuerte música.

Tiene la particularidad de ser un lugar poco común que a simple vista no pareciera tener nada que ver con lo que es un centro tradicional de oración dónde más bien debería reinar el silencio. Se debe reconocer incluso que el impacto de la primera impresión que da al visitarlo resulta un poco negativo.

Alrededor del lugar están dispuestos varios puestos o comercios que venden las imágenes del santo, estampitas y recuerdos que llevan los visitantes del santuario; también venden ropa, Cds y películas. A pesar de todas las condiciones que presenta el lugar, se presenta como un buen ambiente familiar, donde en todo momento se le brinda respeto al peregrino. Se pueden observar a los vendedores ofreciendo sus productos pero sin necesidad de acosar o molestar a los visitantes del santuario.

Visto desde la ruta, el santuario no tiene tampoco buen aspecto, pero los visitantes pueden tener la tranquilidad al entrar en él. Se pueden estacionar frente al mismo en unos terrenos los cuales están dispuestos para ese fin y dónde siempre se encontrará con alguien que va a estar colaborando con la vigilancia. A este vigilante se le conoce con el apodo de “ el chamigo”, el cual al llegar le dirá que en ese lugar nadie toca nada, simplemente están todos para ayudar.

Los milagros

La fama que se ha ganado el Gauchito Gil principalmente es de ser un santo muy milagroso, siendo su primer milagro logrado incluso en la víspera de su muerte, cuando le salvó la vida al hijo de su propio asesino, el cual estaba enfermo de gravedad. Muchos opinan que para poder realizar estos milagros ya está convertido en un espíritu muy avanzado y como tal no le son necesarias las ofrendas materiales que le hacen como el caso de las botellas de vino fino o incluso paquetes de cigarrillos caros.

A cambio de los milagros cumplidos, los creyentes le hacen visitas a sus santuarios. Se dice que más que las cosas materiales, el santo pide a cambio de un favor recibido es hacer otro bien al prójimo, cosa que es de más interés para el Gauchito, ya que eso también lo ayudará a producir más números de milagros.

Uno de los milagros realizados fue la solicitud de un milagro ante un problema de salud de un familiar. El favor se hizo y el familiar se recuperó, entonces en vez de regalarle una estatua o realizar un viaje tan largo hasta Mercedes, con ese dinero ayudaron a una madre a comprarle medicamentos a su hijo enfermo. Quizás la madre estaba solicitando ayuda para conseguir ese dinero y por ello al usarlo en buena causa, el mismo se le devolverá, haciendo un bien con otro bien.

En otro caso se cuenta que una persona estaba pidiéndole ayuda al Gauchito Gil, para que mejorara la salud de un amigo enfermo, pero en vez de viajar hasta el santuario para darle las gracias por la cura, se le solicitó que empleara dicho tiempo para visitar una casa de huérfanos o un asilo de ancianos y jugar o simplemente charlar con ellos, brindándoles compañía para que así se sintieran menos solitarios y un poco más queridos. Este es el tipo de ofrendas que Gauchito Gil solicita a cambio de los milagros realizados.

Milagro de Amor

El Gauchito Gil es un tipo de santo que moviliza a cientos de miles de devotos por todo el país. Recibe la visita de más de 200 mil personas las cuales convergen en sus santuarios para ofrendar y agradecer por sus milagros, en la conmemoración del día de su muerte. Estas movilizaciones se repiten, en cada santuario construido en su honor por toda la geografía argentina.

Así como los santuarios, también los altares se van reproduciendo en cada ruta, los cuales son igualmente visitados diariamente por decenas de creyentes. Es habitual verlos llegar cargando flores, con cigarrillos, botellas de vino, latas de cerveza y placas de agradecimiento que son usadas para adornar los templos por todo el país. Esta pequeña introducción sirve de marco para el relato de una historia de Amor, que se convirtió luego en un milagro de amor.

Es la historia de una mujer llamada Loly, quien se casó con un hombre llamado Amor Ojeda a sus cincuenta años. Los dos eran correntinos y se conocieron cuando ambos trabajaban en una capilla rosarina, donde eran colaboradores de las monjas de Cáritas. La fe fue un punto en común que compartió primeramente esta pareja desde que iniciaron su relación.

A pesar de conservar una cultura religiosa tradicional enmarcada dentro de las sendas de la iglesia, Loly se enfermó de gravedad, cosa que hizo que su esposo Amor buscara nuevos lugares y nuevas figuras donde poder depositar su fe. Fue así que alguien les conversó sobre la historia de Gauchito Gil, el gaucho pagano y así emprendieron un viaje hasta Corrientes para conocer su altar y pedir por la salud de su amada.

Tras varios días de súplica, rezos, rituales y otros, sumados a los cuidados del amoroso esposo hacia su esposa enferma, hicieron que pronto la mano sanadora de Gauchito intercediera a su favor. A cambio del favor realizado, el esposo de Loly construyó un santuario conocido con el nombre de Cruz Gil, el cual se levantó sobre un terreno que tenía la mujer en desuso.

La construcción fue hecha por su esposo Amor, gracias a la ayuda de otros fieles del Gauchito Gil quienes también donaron algunos materiales y las horas arduo trabajo. Otro de los fieles donó la cruz correntina que se encuentra en la entrada de la capillita, al igual que la figura del Gaucho que  tamaño real, es quien recibe a los visitantes.

Para Loly, el Gauchito Gil tiene la imagen que muchos piensan la gente, el no mataba, sólo se dedicaba a ayudar y aún hasta después de muerto sigue ayudando a la gente. Por cosas del destino, su esposo Amor murió primero que ella y en su honor sigue manteniendo los cuidados del santuario de aquel santo que puso en prueba su fe y la reafirmó, profundizando el amor y la dedicación que cada uno sentía por el otro.

Hoy en día, Loly se ocupa aquel lugar rodeada en cada espacio por lo detalles que surgieron de una idea que nació de su esposo, como un gesto de Amor, ya que él levantó ese santuario en su nombre, agradeciendo por devolverle la salud de su mujer y ella en correspondencia le devuelve el gesto sosteniendo su fe. Su cara se emociona al hablar de Amor, que era su amor.

Novena al Gauchito Gil              

Dentro de las ofrendas que se le realiza al Gauchito Gil está la promesa de rezarle un novenario para solicitar su intercesión ante Dios en una petición por un milagro de enfermedad o de cualquier otra cosa que aparentemente sea imposible de lograr o por lo menos presente características de tener algo de complejidad.

Para la realización de esta novena se siguen los pasos tradicionales como lo es montar en primera instancia un altar el cual puede ser pequeño y muy intimo en un lugar especial que cuente con energía positiva. Debe tener una imagen de Gauchito o algún otro elemento representativo como una vela roja, una cinta o banderín rojo. La oración empleada en estos novenarios es la que usan los fieles para las peticiones generales.

Estos rezos pueden ser de manera individual o en colectivo y  deben comenzar un día lunes, y desarrollados durante nueve días seguidos. Se debe recitar una vez por día comenzando con la señala de la cruz, seguido de un Padre Nuestro y el Ave María. Luego se pronuncia la siguiente oración:

Oh! Santo padre Gauchito Gil,

Te pido de la manera más humilde

Que sirvas de intermediario

Ante Dios nuestro señor,

para que me conceda el milagro que te pido,

el cual es (allí se debe hacer la solicitud de lo que se desea)

Y a cambio yo te prometo (y en ese momento se dice a lo que la persona se compromete)

lo cual cumpliré fielmente.

Esta es mi promesa la cual hago ante ti y ante mi Dios

Te haré ver y sentir mi fiel agradecimiento,

Demostrando así la Fe que tengo en Dios y en vos

Gauchito Gil. Amén!

Pasados los nueve días del novenario, se debe publicar esta oración en algún medio escrito junto al agradecimiento por el favor recibido.

Su día es el 8 de Enero

El 8 de enero es tomado oficialmente como el Día de Gauchito Gil, según dicen los escritores no tanto porque es la conmemoración de su muerte, sino porque es la fecha en que se recuerda el primer milagro que realizó el ahora llamado Gaucho de los pobres. Fue un 8 de Enero que en la víspera de su muerte, predijo la enfermedad del hijo de su verdugo, un jefe de la policía que estaba buscándolo para castigarlo por los crímenes cometidos como Antonio Mamerto Gil Núñez.

Gauchito Gil le indicó que su hijo estaba muy enfermo y que sólo si éste rezaba en su favor, su pequeño mejoraría. Y así pasó, el hijo de su verdugo se salvó y la historia de este primer milagro sirvió para iniciar la fama de la que hoy por hoy goza el llamado también santo de los pobres. En conmemoración de su santo se realizan diversas actividades para honrar su memoria.

La programación se desarrolla todos los 8 de enero, tanto en la tumba de Antonio Mamerto Gil Núñez ubicada en el cementerio local, como en los diversos santuarios que existen en toda Argentina. Parte de la celebración consta de llevar varias banderas rojas, para recordar la participación del Gauchito Gil en los colorados.

Las actividades también se enmarcan en la realización de cadenas de oración, colocación de ofrendas, música, entre otras cosas. Suelen realizarse comidas o meriendas en las zonas habilitadas junto al santuario para facilitar a cualquier persona que acudan a rezar poder compartir con los suyos el Día del Gauchito Gil. En esta fiesta todo es de color rojo, las banderas, las velas, las cruces, los atuendos, todo lo que identifica al gauchito Gil, el santo pagano. Estas fiestas son muy famosas y son de los eventos más conocidos por los fieles de la región.

Canciones en su honor

Múltiples han sido las actividades que realizan los fieles al mito de Gauchito Gil para poder honrarle, rendirle culto y veneración, incluyendo cosas del arte como pintura, escrituras, poemas y canciones. En ese sentido, muchos compositores le han dedicado letras sentidas y de corazón al gaucho milagroso, colocándoles ritmo que las hacen pasar de simples poemas a canciones movidas. Este es una forma también de ofrendar al santo, pagar alguna promesa o por el contrario solicitar alguna ayuda. Uno de estos temas se titula “Injusta Condena”, cuya letra dice:

(I estrofa)

Fue en la cruz del camino,

Cipo de la vida y la muerte,

siempre estuvo un cardillo.

Este custodio fiel de tu muerte.

Donde el viento acunó las banderas,

Enastadas en lugar de tacuaras,

y con brillosas rojas lumbreras,

tu gente reza ante el ara.

(Estribillo)

(II estrofa)

Te ofreciste al Salvador,

para aliviar desconsuelo,

y ver tu pueblo con regocijo,

en un milagro de amor se convierte.

Antonio Gil era tu nombre,

Un gaucho noble con el alma buena,

tu vida se vio truncada,

por una ilegal condena.

Tatuajes de Gauchito Gil 

Dentro de las figura religiosas más utilizadas para realizarse diseños de tatuajes son las del Gauchito Gil o cualquier elemento que esté asociado a él, como las banderas rojas y las cruces de los caminos. Este aspecto resulta muy llamativo para aquellos que no conocen la historia del gauchito.

Cabe destacar que el Gauchito Gil es una de las figuras religiosas con mayor devoción popular en la Argentina. La mayoría de las personas que se hacen tatuajes con la imagen del gauchito son los viajeros, conductores o camioneros como una forma de que el santo les brinde la protección debida mientras recorren las carreteras, en especial los que hacen viajes por largas temporadas y trechos largos.

Aunque son los camioneros los principales usuarios de los tatuajes, esto no es limitante. Existen también jóvenes que se tatúan la imagen del astuto fugitivo, como una manera de expresión sobre juventud y hasta de rebelión ante situaciones diversas. Sin embargo el motivo principal por el cual las personas buscan llevar en parte de su cuerpo la figura del Gauchito Gil es el de agradecer por protección y guía en el camino, para eliminar los obstáculos y así llegar con bien a sus respectivos destinos.

También hay una película 

La fama del Gauchito Gil ha llegado a la pantalla grande, ya que muchos escritores se han interesado en dar a conocer sus interesantes y versátiles historias. Muchos han sido los films grabados, que pasan por la ciencia ficción y también documentales cargados de testimonios, la mayoría hechos por los beneficiarios de sus múltiples milagros. Una de estas películas se tituló: “Gracias Gauchito”, un film de corte argentino-paraguaya, cuyo rodaje contó con escenas realizadas en el viejo cine ubicado en la ciudad de Asunción.

También contó con locaciones en Luque y Pirayú. Esta película se produjo bajo la dirección del argentino Cristian Jure, y su estreno se llevó a cabo en los meses de enero o marzo del 2018. Este proyecto se iba a grabar en un principio totalmente en Argentina, pero luego sus guionistas y el director, aceptaron mudar el rodaje a Paraguay. El elenco se conformó por actores argentinos y paraguayos, con apoyo de las empresas Aleph Media y Arco Libre, en alianza estratégica con Hei Films, nueva unidad de negocios de HEi Network.

El emblemático cine Cañisá, ubicado dentro del barrio Trinidad, sirvió de ambiente para recrear tres de las locaciones que fueron utilizadas para contar la historia del Gauchito Gil, personaje de gran devoción popular en Argentina. Dentro de la historia se cuenta la vida del gaucho argentino llamado Antonio Mamerto Gil que nació en el 1840 y murió en 1878. El films contiene una versión sobre lo que fue su participación dentro de la Guerra de la Triple Alianza transcurrido entre los años 1864 y 1870.

También se refleja el episodio sobre la deserción de la guerra civil correntina, la cual le trajo como consecuencias la persecución de la que fue víctima y que luego finalizó con su captura y muerte. De igual manera, se incorpora a la trama el hecho de haber curado al hijo de su propio ejecutor, luego de rezarle y pedirle perdón, atribuyéndole dicho hecho en uno de sus primeros milagros que luego fue lo que le dio la fama no solo en su natal país sino en otras partes del mundo.

En esta filmación participaron también seis técnicos de Argentina aparte de su director. También el asistente de dirección, el director de fotografía, la directora de vestuario, más dos actores, entre otros. El equipo de rodaje incluyó un grupo de 50 personas, 25 de ellas eran los actores y con la puesta en escena de 200 extras.

 El número de la suerte

El número de la suerte del Gauchito Gil es el 8. Además de ser el Día de su santo también se convirtió en un número de suerte en especial dentro de los juegos de azar. Miles de devotos y seguidores, o incluso aquellos que se dejan llevar por los pálpitos y cábalas en fechas especiales, jugaron a favor de la suerte el número del día en que se celebra popularmente las festividades del Gauchito Gil.

Muchos de los seguidores de este personaje esperan ansiosos el 8 de Enero para jugar ese número atrayendo no sólo suerte sino también dividendos a sus hogares. Esto además de ser otra forma de honrarlo se ha convertido en un tiro certero, pues el número siempre sale en cualquier edición de las loterías Argentinas.

Aseguran que esta coincidencia no suele darse con otras fechas y conmemoraciones en el año, pero muchos se dejan llevar por sus pálpitos y juegan el número 08 con el fin de conmemorar el día del Gauchito. Para muchos seguidores de este santo popular que apuestan a “su día”, el hecho de que salga el 08 como el dato ganador solo se puede tratar de una “jugada” más del gaucho milagroso.

Imágenes

El mito sobre la vida y obra del Gauchito Gil sigue creciendo cada vez más, y es por ello que miles y miles de argentinos convergen en sus distintos santuarios ubicados la mayoría en las orillas de las carreteras, ya que era el protector de los camioneros. Y es allí precisamente donde se reúnen, oran en su memoria, agradecen y piden favores a quien llaman el gaucho justiciero y también defensor de los humildes.               

La figura del Gauchito Gil es venerada en todo el país, es por eso que existen muchos santuarios importantes que se han construido para rendirle homenaje. Su santuario original se encuentra ubicado en la provincia de Corrientes, a 8 km de la ciudad de Mercedes, lugar donde las historias sobre su vida coinciden en señalar que fue donde resulto asesinado, un 8 de enero del año 1.878.

Es en la fecha del aniversario de su muerte donde se conmemoran sus fiestas y demás rituales, por lo que cada uno de los altares que conforman estos santuarios están cargados de su imagen, la cual de forma general se le puede observar como un hombre de campo con sombrero, portando un palo o un machete y con una camisa de color rojo que se volvió su color representativo y simbólico dentro de su leyenda y el que es usado en las banderas que son ondeadas en su honor por miles de peregrinos argentinos. (Ver articulo: Leyenda del Ucumar)

Dejar Comentario