≡ Menu




¿Quieres saber quién es Mapinguarí? Apréndelo aquí

El Mapinguarí es un ser mitológico nativo de Sudamérica, específicamente de las zonas selváticas de países como Brasil, Colombia, Perú y Bolivia. Se encarga de resguardar la integridad de las selvas, parece un oso y tiene rasgos que se pueden relacionar al hombre.mapinguaríHay que resaltar que el investigador que se dedicó a una investigación exhaustiva de este increíble ser que Mapinguarí fue David Oren, encargado en los estudios de las aves y en el transcurso de una de sus expediciones por la selva brasileña encontró diversos testimonios que aseguraban la existencia del Mapinguarí.

El Mapinguarí entra en la clasificación que se hizo sobre los animales que no han sido descubiertos o aparentemente dejaron de existir hace un tiempo, esta área se llama criptozoología y no se le incluye en la categorización de animales conocidos. Hay que tomar en cuenta que estas especies no pueden ser confundidas con animales monstruosos que son pertenecientes a la parazoología y algunas de las especies que entran en esta categoría es el Chupacabras, entre otros casos un tanto absurdos de hallar.

Los seres humanos convivimos en lugares cercanos a los que habitan distintos animales que nos han dejado indicios de su existencia, pero no se han encontrado las suficientes pruebas del paradero de estos animales, sólo existen ciertas pistas que nos pueden ayudar a darnos una idea. Sin embargo, hay otros tipos de animales que en ninguna ocasión han dejado señales de su existencia.(Ver artículo: Chullachaqui)

Tambien Te Recomiendo Ver...

¿Cómo es el Mapinguarí?

El Mapinguarí se puede identificar también por el nombre animal hediondo o animal estruendoso. Las creencias que se han transmitido con el paso del tiempo perteneciendo a las historias que forman parte de la ilusión de la cultura brasileña.

Mapinguarí posee únicamente un ojo, grandes garfios, sus pieles son de caimán, las patas se ven de manera inversa y tiene una segunda abertura en su estómago cumpliendo la función de boca. Sin embargo, hay personas que aseguran haber visto al Mapinguarí con un aspecto como el de las perezas, pero de gran tamaño. Cuando se levanta en sus dos patas puede alcanzar una estatura que supera los dos metros.

Tambien Te Recomiendo Ver...

Aparentemente no lastima a los seres humanos, sin embargo, para causar temor se levanta y las personas salen despavoridas. Sin embargo, se encontraron registros de que el Mapinguarí le comió las lenguas a una gran cantidad de reses. El Mapinguarí suele ser violento y se mueve con mucha lentitud, pero trata de movilizarse con cuidado para pasar desapercibido entre los arbustos.Aunque trata de ser cuidadoso, se puede percibir por el olor podrido que emana desde su cuerpo. Por otro lado, el Mapinguarí chilla de una forma peculiar y hace que sus presas se queden tullidos de miedo; este puede recibir lanzas, disparos o puede abrir un árbol por la mitad y no le afectará, sólo hay una cosa que hace huir al Mapinguarí y es el agua, el Amazonas tiene extensos caminos por donde fluye el agua y él se aísla de esas zonas. (Ver artículo: Ritos mayas)

Nuestros ancestros cuentan

En las comunidades indígenas se transmite la creencia que antiguamente uno de los curanderos de alguna tribu de la selva, buscaba el modo de hallar el misterio que siempre se ha querido encontrar, qué hacer para mantenerse en la vida. Sus años de dedicación lo llevaron a transformarse en una gran figura temida por los habitantes.

El sabio había cambiado a la figura de un animal osezno, que tiene un pelaje de color rojo, emanando una pestilencia a su paso, causando terror cuando se topaba con personas. Era común verlo al anochecer.

Tambien Te Recomiendo Ver...

El científico David Oren

Como hemos mencionado anteriormente, la persona que empezó a desarrollar sus trabajos de investigación sobre el Mapinguarí, mientras estaba desarrollando un trabajo de investigación sobre las aves, fue David Oren. Su especialización está basada en el estudio de aves y de restos de los huesos de los animales que dejaron de existir desde hace un tiempo.

David Oren, oriundo de Estados Unidos, establecido y nacionalizado en Brasil desde hace unos años atrás, se maravilló con las historias que escuchaba de un supuesto animal que aparecía en la selva del Amazonas de Brasil. En su camino logró recolectar diversos testimonios de personas que afirmaban que en algún momento tuvieron contacto con el Mapinguarí; llegó a entrevistar a ochenta personas sobre las apariciones de dicho animal. Aparentemente unas siete personas, aproximadamente, lograron vencer al animal según los testimonios que encontró David.

Desde que se estableció en Brasil, David ha descubierto unos cuantos grupos en la clasificación de pájaros. Por lo que, como hemos mencionado anteriormente, lo que han observado los indígenas no es una deidad que perteneció a sus comunidades. Se toparon en realidad con un animal que logró mantenerse a salvo con el pasar de los años.El científico especificó que la segunda boca es utilizada para poder mantenerse a salvo, es su mecanismo de defensa, por esa razón emana ese fuerte olor siendo un atractivo para las moscas. Por otro lado, él confirmó que le mostraron partes del cuerpo del animal, sin embargo, las piezas del animal no se las otorgaron por las creencias que tienen los indígenas al respecto.

David Oren ha sido una figura importante en la selva brasileña, por lo que ha estado desarrollando su trabajo en coordinaciones que se encargan de conservar la selva. Por otro lado se ha encargado de desempeñar un trabajo con distintas organizaciones que buscan la preservación del agua dulce hasta el año 2020. Ha sido el primer programa que se lleva a cabo en América del Sur.

En el año 2001 se le tildó de una persona que va en búsqueda del animal para cazarlo, fue un insulto para el científico y de inmediato se manifestó por otros medios.

Después de su continuidad en la investigación, el científico logró obtener más de cien personas que confirmaran la existencia del animal que subsistió en la amazonía de Brasil. Se dice que la gran pereza dejaba huellas que se pueden relacionar a las del hombre y sus heces a los de los potros, de igual manera ocurren con las señales que se han hallado del Mapinguarí, sus rastros concuerdan a las de la pereza gigante. (Ver artículo: Mabon)

Los científicos continúan en búsqueda del Mapinguarí

Hay un equipo de investigadores españoles que han emprendido un viaje en la búsqueda del Mapinguarí, un gran animal que se relaciona científicamente como un Megaterio, mejor conocido como una pereza de gran tamaño. El equipo decidió emprender este viaje hacia el Amazonas porque sus objetivos están basados en rendir un recuento científico sobre el Mapinguarí.

El cabecilla del programa que desplegó su búsqueda se llama Pedro Terrados, sus explicaciones afirman que los habitantes indígenas pueden confirmar que existe el Mapinguarí. Jorge Salinas, uno de los excursionistas, afirma que vio al Mapinguarí y que se mantienen presentes los recuerdos de los chillidos que emite el gran animal.

Inclusive, Salinas escribió un libro en el que destaca que se topó con un animal que se conoce localmente como curupira, y el encuentro fue en el primer viaje que realizó, hace veinticinco años atrás aproximadamente. Su declaración es igual a las demás, un gran animal que tiene aspecto de pereza gigantesca o de un oso que supera los tres metros de alturas, posee unos grandes garfios y se le había dado por una clase de animal que ya había desaparecido hace muchos años atrás. Pertenece a la familia de los Megaterios.

Sus trabajos de investigación ya se desplegaron en el norte de las tierras brasileñas, primero empezaron a tomar riendas en cuanto a las dificultades que viven las comunidades que viven en la selva, por causa de la tala de árboles, la cual es muy común en esas zonas, ocasionando grandes daños en la naturaleza, y dejando sin hogar a los animales que habitan en esas zonas. Por otro lado, el grupo que emprendió su viaje en búsqueda del Mapinguarí tuvieron que pedir autorización para ponerse manos a la obra en la expedición.Aparte de ir en búsqueda del Mapinguarí, el grupo español quiere alzar su voz para que las etnias indígenas sean visibilizadas, ya que las personas que están desarrollando trabajos en el Amazonas para destruir con la amazonía brasileña, están robando lo que le ha pertenecido a los indígenas desde tiempos remotos, dejándolos desamparados.

¿El Mapinguarí es real?

En el Amazonas brasileño se encuentran los hallazgos más frecuentes con respecto a estos seres gigantes, por lo general son encuentros fortuitos y que dejan un gran impacto porque el Mapinguarí no suele ser amigable, todo lo contrario, los habitantes de las selvas brasileñas han sido atacados por este en repetidas ocasiones.

Al parecer, la boca inferior del Mapinguarí, la cual expulsa un olor podrido, es el método que utiliza el animal para defenderse de los posibles ataques por parte de los contrincantes.

Es una incógnita en la actualidad poder afirmar con certeza, la existencia del Mapinguarí. Los resultados que declaró David Oren, especifican que el ser mítico es el resultado de conservación de grandes bestias, que se exterminaron hace más de diez mil años atrás. La fisonomía de las bestias de tiempos remotos y el Mapinguarí concuerdan totalmente. (Ver arículo: Leyenda del Ucumar)

Hasta el momento, la información suministrada por parte del investigador David Oren, se puede considerar como una realidad, ya que no se ha podido desmentir esa posibilidad de que el Mapinguarí pertenezca a la familia de unas perezas gigantescas que existieron en tiempos remotos.

Contacto con el Mapinguarí

Las personas que han tenido la oportunidad de toparse con el Mapinguarí, han declarado que se han encontrado con un animal que tiene una boca en la parte posterior de su abdomen, la cual expulsa un horrible olor y tiene unos garfios temibles.

Se ha podido determinar que las personas han declarado que el Mapinguarí tiene preferencia por incluir en su dieta a los apetitosos humanos que se le atraviesen por el camino. Sin embargo, en las zonas en las que habitan no hay facilidad para degustar a las personas de las comunidades, por lo que, tiene que optar por una alimentación a base de la parte interna de los cocoteros que logra abrir con sus garfios gigantes. De este modo, podemos determinar que su alimentación puede ser a través de plantas y carne animal.

Aquellos que han visto al Mapinguarí son personas que habitan en Sudamérica, y David Oren se tomó la tarea de encontrar la testificación de las personas que se han encontrado a esta criatura; éste impresionó por el hecho de encontrar tantos testigos que afirmaran la existencia de este animal, ciertamente fue algo que no se esperaba.

El investigador hizo declaraciones al respecto, considera que la existencia del Mapinguarí se debe a un animal que se preservó con el paso de los años y que pertenece a una especie extinta hace muchos años atrás, no considera que el Mapinguarí sea una transformación del sabio curandero que buscaba vivir en la eternidad. El animal no llega a invadir las comunidades, ya que se encuentran muy lejos de su ubicación, también se aleja de las zonas por donde corre el agua y busca los lugares más escondidos de la selva donde no se vaya a mojar.

Mapinguarí como descendiente del megaterio

El Mapinguarí es un animal de gran tamaño que se relaciona con la pereza gigante que existió hace muchos años atrás, en la era prehistórica. Es un animal que pertenece a la familia de sangre caliente, que entra a la clase mamífera. Posee cuatro patas, pero llegaba a pararse en dos, logrando obtener una estatura que oscila que superan los seis metros de altura.

Ya es una clase que no se halla, sin embargo, se puede encontrar que en la actualidad han aparecido casos en Sudamérica. El megaterio se trasladó al Norte de América al momento de la unificación de los dos continentes, por lo que se pueden hallar vestigios del animal en Texas.

Al igual que sus descendientes, la pereza de gran dimensión llevaba una alimentación a base de las plantas que se encontrara en el camino, principalmente los árboles más frondosos son los que aprovechaban para alimentarse.

¿Cómo eran los megaterios?

Podemos encontrar que la fisonomía no ha variado mucho con el paso del tiempo con los Mapinguarí, la testa es pequeña en relación a las otras partes del cuerpo del animal. Sus patas se podían diferenciar de la siguiente manera, las patas de adelante eran más alargadas que las patas de la parte de atrás.

Su dentadura estaba bien constituida para poder alimentarse de los árboles y su armazón era más fuerte que las que pueden poseer los elefantes. Para poder saber cuántos años tenía un megaterio o si era macho o hembra, dependía del color de su pelo. Poseía una cola de unos cincuenta centímetros aproximadamente, aparentemente llevaban una vida en soledad. (Ver artículo: Centauros)

Los hijos de los megaterios permanecían con la hembra hasta que alcanzara la talla necesaria para que pudiera defenderse y empezar a llevar una vida solitaria, los primeros años eran alimentados por la leche que producía la madre, se cuenta que al momento de su nacimiento pesaban aproximadamente unos veinte kg.

El aspecto del megaterio es similar al del Mapinguarí, porque ellos no transmiten agresión por su fisonomía. Sin embargo, nos podemos sorprender por el nivel de agresividad del animal cuando ellos se sienten amenazados por otra especie. Cuando entraba en combate con algún contrincante, podía ocasionar graves lesiones que causaban la muerte, debido a sus garfios gigantescos. Podían atacar a los miembros de su familia, por otro lado, en el ciclo de apareamiento los megaterios por general peleaban constantemente.

 Hábitat

Al igual que los Mapinguarí, los megaterios habitaban en zonas comprendidas desde Estados Unidos, donde se encuentran los rastros de los animales en la parte sur, hasta el final de Argentina. En Brasil es donde habitaba en las zonas selváticas y es donde las creencias sobre el Mapinguarí abundan, sobretodo en las zonas donde hay gran cantidad de flora. Los que permanecían en Estados Unidos, por lo general, evacuaban en cavernas.

Costumbres del animal

La pereza gigante es un animal completamente terrenal, era combativo con otras clases de animales y también con los de su familia, también podía atacar a las personas que se hallaban cerca del megaterio, por lo general los que siempre estaban al combate eran los varones.

Reproducción y crecimiento

Cuando la hembra paría era una camada de dos o tres, el momento de apareamiento era corto y los varones tenían mayor número de combates. El tiempo de formación de los animales en la hembra duraba alrededor de un año, apenas nacían alcanzaban un metro de estatura.

La hembra se dedicaba a sus hijos durante cinco años, para que después pudieran partir, normalmente vivían en los árboles hasta un tiempo determinado de su crecimiento, se mantenían en las zonas cercanas a la madre. Ese lapso de tiempo permitía que las crías se formaran de la manera adecuada, para poder independizarse en el momento idóneo sin estar cerca de la mamá. Este tipo de cuidado era el que les brindaban los megaterios hembras a los hijos cuando habitaban en la selva.

Pero cuando los megaterios residían en las llanuras, se puede destacar que los hijos, a los pocos días de nacidos, podían empezar a acompañar a la madre hacia donde se desplazara, la mamá se encargaba de su cuidado en caso de que hubiese algún tipo de amenaza. Cuando cumplían tres años dejaban de darles leche materna y a los cinco años, las madres partían porque podían arreglar sus vidas de manera independiente.

Hallazgos del animal

Los investigadores que se conocen que han dedicado un tiempo a la investigación del Mapinguarí y los megaterios comenzaron en 1785, en Argentina, cuando se encontró la estructura de un animal íntegro, quien halló estos restos que aparentemente concuerdan con la estructura de un megaterio fue Fray de Torres, él optó por extraer los restos y reconstruirlos aparte en una base para que se pudiera exhibir. (Ver artículo: Grifos mitológicos)

Por otro lado, nos encontramos con que el científico Charles Darwin fue una de las personas que también emprendió un viaje hacia Argentina y pudo obtener, en Punta de Alta, una gran cantidad de restos de distintos animales, sin embargo, eran restos de los que se ya se conocía su existencia; también entre los que obtuvo fue el de un megaterio y otras especies que no han sido reconocidas aún.

Finalmente nos encontramos con el investigador David Oren, que se destacó en la búsqueda del Mapinguarí en el Amazonas que pertenece a Brasil. Él logró recopilar las muestras necesarias para demostrar que el Mapinguarí es un descendiente de los megaterios que hicieron vida a lo largo de esas tierras en tiempos remotos. Se le acusó de una persona que estaba enloquecida, como otros cazadores que van tras la pista de su presa, lo cual es totalmente falso, ya que se encuentra desarrollando otro tipo de trabajos que van en el beneficio de las selvas del Amazonas, que en la actualidad van en detrimento por el abuso de los recursos que ofrece a los habitantes de las comunidades indígenas.

Parque Nacional Mapinguarí

El parque Mapinguarí fue inaugurado el 5 de junio de 2008. Sus principales propósitos se basan en mantener el cuidado de los diversos ambientes que habitan el parque; está bajo la administración de la Escuela Chico Mendes.

Por lo tanto, se busca mantener la ecología y con la meta de conservar todas las aguas que fluyen en el parque Mapinguarí que abarca Purús y Madeira, de este modo podrían conseguir que se fomente el cuidado de las bellezas que se consiguen en el parque Mapinguarí.

Ubicación del Parque Mapinguarí

Es un parque que se ubica en el Amazonas brasileño, abarcando distintas zonas como Canutama, Lábrea y una parte de Porto Velho, podremos conseguir grandes extensiones de cada territorio. Por otro lado nos conseguiremos grandes recorridos de aguas y las sabanas inundadas. (Ver artículo: Eneas)

El parque Mapinguarí se puede ubicar del lado izquierdo de las aguas de Madeira y del lado derecho Purús. Las aguas esenciales que fluyen por el parque Mapinguarí son Acua, Mucuim, Inacorra, Umari, Ciriquiquiqui, Punicici, Coari, Anaique y las aguas del río Coti. En el año 2010 se incluyeron en el parque algunas extensiones de tierra, pero por otro lado, se sacó del parque otras áreas.

Desarrollo del Parque

El parque Mapinguarí comprende una temperatura que oscila entre los 23°-32°C, por lo general la temperatura habitual es de 27° grados C. También nos podremos encontrar que en tiempos de sequía, es común que las grandes extensiones de llanura se incendien, sin embargo, en otras épocas nos podremos encontrar que esas tierras se pueden inundar con cierta frecuencia.

Por otro lado, se han hallado nuevas clases de pájaros que habitan en el parque en medio de los cambios que puede existir entre un ambiente y otro dentro del parque. Se busca incentivar el desarrollo de proyectos con carácter investigativo, incentivar la conciencia del ambiente, disfrutar del entretenimiento que ofrece el parque y el turismo.

Hay que reconocer que es necesario seguir fomentando que las personas que habitan en el país se mantengan al tanto de las bellezas que posee el parque, porque para poder realizar un cambio consciente en cuanto al tema de la destrucción de la selva de Brasil, ya que posee uno de los territorios más grandes en toda Sudamérica. Por esta razón hay que elevar la consciencia de las personas para que cuiden el parque y todos los territorios naturales del país, para que comprendan todo lo que poseen gracias a los programas que se llevan a cabo dentro del parque.

Reducción del Parque Mapinguarí

En el año 2012 se hizo una petición para que se establecieran programas que vayan dirigidos a la conserva de los ríos del Amazonas. Por otro lado el mismo año, se llevó a cabo una reducción de terreno en el parque, dando permiso de que se realizaran trabajos en el área minera. El parque Mapinguarí no fue el único en perder territorio, otros parques nacionales como Campos Amazónicos y Amazonía también tuvieron una modificación en las áreas limítrofes.

De igual manera, algunos bosques también sufrieron un cambio en cuanto a su espacio. Los bosques que fueron intervenidos son Itaituba I, Itaituba II y Crepori. Al siguiente año de las declaraciones sobre la reducción de cada una de estas áreas, optaron por realizar una asamblea con el objetivo de consultar todas las decisiones que se llevaron a cabo.

Episodio televisivo de Mapinguarí

Beast Hunters es un programa que se enfoca en transmitir los casos sobre aquellas personas que cazan animales que normalmente son fuera de lo común. Se transmitió a partir del 9 de marzo de 2011 en el reconocido canal de National Geographic.

En cada capítulo del programa que cazan monstruos, se trasladan a un territorio en cualquier parte del planeta para iniciar la investigación sobre la bestia. Por lo general, se utilizan las personas que habitan cerca del monstruo, buscan testigos que afirmen la existencia de la bestia por algún encuentro con él y en ciertos casos emprenden la búsqueda de la bestia. El capítulo del Mapinguarí duró 45 minutos, fue transmitido el 4 de marzo de 2011 y se llamó temor del Amazonas, donde se emprendió la búsqueda de este asombroso animal que tiene aspecto de gran pereza.

Dejar Comentario