≡ Menu




Aprende todo sobre la serpiente mitológica jichi

Jichi, es un personaje de la mitología amazónica, quien se tiene que tener cuidado puesto que si tratas mal el agua o si no la administras bien, ella se puede ir y propiciará la sequía, la mala pesca y la escasea de caza, es una serpiente gigante protectora del agua, conoce más sobre este enigmático personaje.

¿Quién es?

Es un personaje perteneciente a la mitología amazónica específicamente a las historias de Bolivia en las etnias de sus tierras bajas. Jichi es descrito como una serpiente muy grande que habita en las zonas con grandes cantidades de agua como en los ríos, lagos, cascadas y pozos; en algunos lugares de Bolivia como se le asocia con la fertilidad femenina, la piedra y los astros.

Jichi es considera la deidad protectora de las aguas; es un personaje que normalmente no se ve ya que cuando sale el sol suele esconderse, pero que cuando los seres humanos no cuidamos el agua como corresponde no no lo administramos sabiamente, Jichi se marcha del lugar propiciando que haya escasea de agua y genera la sequía, esto produce que no haya pesca y los animales se escondan haciendo que la cacería se vuelva escasa y por lo tanto la vida insostenible. (Ver artículo: Pincoya)

El Jichi no pertenece a ninguna especie de animal marino ya que es mitad serpiente mitad saurio (especies de reptiles que tienen cuanto patas, unos ojos con los párpados movibles y con una cola larga), en algunas versiones se le consideran legado y muy largo con una cola muy flexible que la ayuda a realizar ágiles movimientos, con unas cortas extremidades unidas por una membrana.

Origen

Se cree que el origen de la leyenda proviene de los Arahuacos (etnia que habitaba Suramérica hace unos 4000 años aproximadamente,en específico, en algunas zonas de Venezuela, Perú, Colombia, Bolivia y Paraguay), en donde con el tiempo se fueron escuchando las historias desde distintas partes de América.    (Ver articulo: Mama Quilla)

También se considera que proviene de esta etnia debido a la cosmovisión que tenía la cultura Tucano (etnia que se acento en Colombia y Brasil en el Amazonas) el cual dejó un texto que explicaba su visión cosmogonía la cual dice que en el pasado los más antiguos contaban que en el rió de Amazonas había un lago de leche, en el nace toda la vida y por consiguiente el origen de todos nosotros, de ese lago salió la madre del agua, quien era una anaconda y ésta empezó a subir por todo el río subiéndonos a sus espaldas en contra de la corriente con la finalidad de buscar la tierra alta en donde los seres humanos proferíamos cultivar y en donde formar una cultura en donde vivir.

A la anaconda se le fumaba tabaco para poder decidir cual camino escoger y así las personas pasaban por distintos caminos en donde formaban historia y en donde la gente rezaba para con la finalidad de elegir el camino correcto, con el paso del tiempo las personas empezaron adquirir habilidades curativas que fueron pasando a la historia como también el canto que con los viajes que recorrían las personas generaron muchas conversaciones. Ese lugar se convirtió en uno muy importante puesto que ahí fue en donde la anaconda o Jichi los dejó y se convirtió en una piedra, en donde también los seres humanos fueron creados en carne y hueso, y en donde dejaron sus huellas grabadas en piedras.

Tambien Te Recomiendo Ver...

Jichi se lleva el alma de las personas

En algunas versiones se cuenta de que cuando un ser humano ve a Jichi, sea hombre o mujer, este se lleva su alma y al llegar a su casa el ser humano que fue robado empieza a tener actitudes locas y comienza a destrozar la casa, cuando las personas se dan cuenta de lo que ha pasado les cuenta agarrar al hombre o mujer a quien le robaron el alma puesto que se vuelven muy fuertes ya que se unieron a Jichi.

Si se desea curar a la persona lo mejor que se puede recurrir es al tabaco, ya que es el mejor compañero de los cazadores y de los viajeros, por lo tanto hay que fumarlo con una pipa y echarle humo, también se le puede agregar la hoja de güembé que tiene la finalidad de amarrar, esto se le coloca a la persona como si lo estuviera santiguándolos y el alma de la persona vuelve a donde le pertenece. Lo malo sucede cuando el hombre o la mujer se quedan con el Jichi puesto que si él quiere llevárselo lo hará y la persona morirá ya que al llevarse el alma hará que el cuerpo muera, entonces ahí la cura no servirá.

Dejar Comentario