≡ Menu




Aprende todo sobre mulukú, parte de la mitología africana

En la cultura africana existe una entidad, conocida como Mulukú, con características especiales que posee un don de ser Superior, con grandes conocimientos en siembra y agricultura, además se le atribuye que fue el creador del mundo, el hombre y la mujer, con la intención de entregarle su sabiduríaMulukú 1

¿Quién era Mulukú?

Mulukú era una deidad con características de un ser Superior, que existía en las poblaciones centroáfricanas, quien tuvo la idea de que emergieran de la tierra los seres humanos. Esta entidad, se conocía como un especialista en materia de la siembra y el cultivo, por lo que creativamente, busco una tierra fértil donde excavó dos orificios para que de éstos nacieran, lo que hoy en día conocemos como el hombre y la mujer.

Estas dos personas al nacer, sintieron un agradecimiento y especial cariño por su creador; mientras que Mulukú pensaba que aún no estaban preparados, porque consideraba que carecían de sabiduría, para que vivieran sin la ayuda divina, entonces es cuando decide instruirlos, sobre todas las actividades que se podían hacer en la tierra con la siembra y la cosecha, provisionándolos de todas las herramientas y conocimientos necesarias en el arte de la agricultura. (Ver Arículo: Unkulunkulu)

Mulukú 2

Para que iniciaran las primeras siembras, les entregó semillas de mijo, que les dejó para que vivieran de este cultivo. Mulukú era una deidad que sentía mucho afecto por el prójimo, razón que se le atañe como el creador del hombre y de la mujer, y además según la cultura africana, fue quien creó el mundo y todo lo que existe dentro de él.

Origen

Mulukú, es un ser superior que es visto como un dios, que tiene su origen en África y en Nigeria, donde los pobladores dentro de sus culturas tenían la creencia que existían seres mágicos y dentro de éstos cuentan con Mulukú, el creador del hombre y del mundo. La cultura africana a esta deidad, se honra como el dios de la agricultura.

Tambien Te Recomiendo Ver...

Mulukú 4

Leyenda

Existen innumerables cuentos y leyendas que se relatan en África, sobre sus creencias y mitos, por lo que no escapa dentro sus fabulas el tema de la creación del hombre y de la mujer, y el mundo para que vivieran dentro de él, quien siendo un conocedor y dedicado a la agricultura, sentía la necesidad de tener compañía a otros seres, que fueran hacendosos y trabajadores, para entregarle las tierras, el conocimiento, sabiduría, herramientas y hasta semillas, para que continuarán con la labor de cultivo. (Ver Artículo: Olorum)

Mulukú, pensaba cual sería la mejor forma de contar con otros seres,  a quien le entregaría toda su sabiduría, y es cuando se le ocurre de buscar un terreno que fuera apto para la siembra, y así lograr su propósito, y al encontrarlo, abre dentro del mismo, dos huecos donde siembra dos semillas, y que más tarde nacen de un hoyo el hombre y del otro la mujer. A cada uno de éstos le otorga características similares y con roles diferentes.

Observaba que estaban carentes de conocimientos y sabidurías y procede a educarlos, con todo lo relacionado al arte de la agricultura y el cultivo de plantaciones, les entrega herramientas de trabajo y semillas de mijo, frutas y vegetales,  para que sembraran y se sustentarán con ésto, sin la ayuda divina. Pero, la pareja de humanos no fueron constantes y abandonaron las siembras y las tierras.

Tambien Te Recomiendo Ver...

Tanto el terreno como las plantas se debilitaron y se marchitaron  por que no tenían los debidos cuidados, y enseguida se convirtieron en tierras áridas y desiertos.

Mulukú 3

Entonces es cuando Mulukú, se molesta y se siente traicionado por la raza humana, por lo que decide entregarles sus secretos y confianza a los monos, que habitan dentro del poblado, les ordenó que bajarán de los árboles, para que tomarán la posición de los seres humanos, y les da  todo lo que les había otorgado a los humanos.

Al darse cuenta, que los monos, tenían la capacidad de trabajar con fuerza y dedicación y de forma correcta, les corta la cola y se las coloca a los humanos, exclamando: “los monos serán humanos” y los “seres humanos serán monos”.  A partir de este momento, se entiende que los humanos de la era moderna, son aquellos simios que ocuparon el puesto de los primeros individuos.

El desenlace de esta historia

Mulukú, siendo una deidad de origen africano, quien poseía un carácter cariñoso y sentía amor por su trabajo y por el prójimo; y con la ambición de entregar toda su sabiduría a otros semejantes, crea de manera natural mediante la siembre de semillas al hombre y a la mujer, que los creo con las mismas debilidades y cualidades, para que produjeran por sus propios medios alimentos.

Se puede notar en esta leyenda, que Mulukú, no se refiere a los animales como especies inferiores, sin embargo, no les entrego tanto afecto como se los dio a los seres humanos, que terminaron traicionando su confianza.

 

Dejar Comentario